PUBLICIDAD
 
sábado, 23 de junio de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    Doña exigencia

    Intentar ser perfectos y no cometer errores es un error en sí.

    ÍNTIMO AUTOR Yolanda Tamayo 04 DE SEPTIEMBRE DE 2017 17:20 h

    Doña exigencia madrugaba y antes de emprender las tareas cotidianas se tomaba un café; exquisitamente preparado por ella misma, mientras visualizaba como iban a desarrollarse todas y cada una de las actividades del día presente.



    Le gustaba tenerlo todo bajo control, escrupulosamente contrastado, no dejando margen a error alguno, sin saber, que eso en sí mismo es un error.



    Comprobaba cada una de sus acciones, verificaba antes de marcharse que todo en casa estuviese perfectamente cerrado, apagado, ejecutado. Tras su inspección diaria abandonaba el hogar y para no perder ni un segundo de su bien tejido tiempo salía a la calle con paso firme y ligero.



    Aquella mañana desafortunadamente algo no iba a salir bien. Lo intuyó en el preciso instante en el que intentó cruzar la calle y el semáforo se apagó. Los viandantes se atrevieron a cruzar entre los insultos que vociferaban los conductores con prisas. Ella, incapaz de saber que hacer siguió calle abajo hasta encontrar un lugar apropiado para cruzar.



    Doña exigencia comenzó a temer que al no haber previsto aquel incidente podría llegar tarde al trabajo.



    Así que con premura aligeró aún más sus pasos para poder ganar tiempo al tiempo.



    Era tal su veloz caminar que no se dio cuenta de que había comenzando a llover.



    Una gota dio paso a otra y en cuestión de segundos un fuerte chaparrón regaba la ciudad.



    Pero: ¿cómo puede ser que llueva, si los pronósticos climatológicos daban sol para hoy?



    Doña exigencia corrió a refugiarse bajo el toldo de una panadería. Sus inmaculados zapatos estaban mojados, goteaba agua del alisado cabello, su chaqueta y falda lucían un aspecto empapado. Algo no estaba saliendo bien y ella comenzó a angustiarse.



    En cuanto cesó la lluvia volvió a ponerse en camino, más aprisa, casi corriendo para poder llegar a tiempo a su trabajo.



    Por fin se hallaba dentro del gran edificio cuando comprobó que todas las luces estaban apagadas. Preguntó al guardia de seguridad que pasaba y este le contestó que había un apagón general.



    Sin pensarlo mucho subió andando los veinte tramos de escalera que la llevaban hasta la planta décima del edificio de oficinas donde trabajaba. Llegó exhausta, con el corazón a punto de estallar. Allí, todos sus compañeros, en corro, charlaban sobre el infortunio matinal bromeando de las situaciones que aquel incidente había provocado, situaciones graciosas como el aspecto de aquella circunspecta compañera que acababa de llegar.



    Doña exigencia ocupó su lugar de trabajo y con rictus serio comenzó a ordenar su escrupulosa y bien ordenada mesa mientras pensaba en que aquello nunca le volvería a suceder.



    Convencida de que todo lo ocurrido era evitable tomó la resolución de levantarse media hora antes y así prever cualquier incidencia.



    A la mañana siguiente Doña exigencia se levantó media hora antes y a la semana siguiente tras un incidente sin importancia decidió levantarse una hora antes.



    Al cabo de un tiempo Doña exigencia casi no dormía pensando en que algo nuevo e imprevisible  podría arruinarle la rutina del día siguiente pudiéndole ocasionar un desarreglo en su previsible y monótona existencia.



    La pobre acabó enfermando, sin ser consciente de que existen cosas que escapan a nuestro control. Y aun así se sentía francamente mal por no haber previsto su enfermedad.



     



    Intentar ser perfectos y no cometer errores es un error en sí.



    Qué sensato es levantarnos cuando nos caemos y seguir nuestro sendero comprendiendo que toda caída conlleva una enseñanza si estamos dispuestos a aprender de ella.



    Los errores nos permiten crecer, madurar, aprender. No debemos justificar el error que cometemos, pero hemos de saber que mediante su corrección podemos aprender la lección correcta para no volver a equivocarnos.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Doña exigencia
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Daniel Toda la Biblia: Daniel

    Podemos atravesar por situaciones injustas por amar al Señor. Pero Dios controla la historia.

     
    Me gustan los lunes Me gustan los lunes

    Porque el lunes también puede ser un gran día.

     
    ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes

    Ritmos alegres para celebrar el mayor regalo: el amor de Dios.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.