PUBLICIDAD
 
jueves, 18 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Jonatán Soriano
     

    Momentos en Moria

    No sé cómo sentirme. No alcanzo a comprender la magnitud de lo que estoy presenciando.

    UNIVERSO REFUGIO AUTOR Jonatán Soriano 04 DE SEPTIEMBRE DE 2017 16:54 h
    Niños y adultos haciendo una manualidad con piedras en la carpa.

    Creo que Moria es algo que no se puede prever de ninguna manera. Quizás por ello muchos de los momentos que se viven en el interior del campo me han parecido, como poco, inesperados. Me he dado cuenta que la construcción de esa realidad que había llegado hasta nosotros a través de las televisiones, las radios y las crónicas es algo postizo en su gran parte. Allí no hay lugar para el dramatismo al que estamos acostumbrados a recurrir para ornamentar historias a nuestra elección. Al contrario. Todo se ve superado por una caótica pero a la vez marcada rutina. Lo que no quiere decir que las personas se olviden de su sufrimiento y no hablen de ello, pero lo transmiten sin la solemnidad de un grupo de comunicación que se debe a un lector maleducado en un interés, sobretodo, voyeur.



    No sólo de pan vivirá el hombre. Cierto. Pero en Moria es el reparto de alimentos el que marca el orden de la jornada. A las ocho el desayuno. Un cruasán, un melocotón y una botella de agua de litro y medio por persona. El agua es para todo el día. Sin duda este es el momento más crítico. Todo el mundo está hambriento y sediento y supone un esfuerzo gestionar la espera. Especialmente la de los hombres solos. En tres ocasiones pude ver cómo 'reventaban' la fila. Algunos comenzaban a colarse, de tal manera que el resto empezaba a gritar y a ponerse cada vez más nervioso. Hasta el momento en el que todos echaban a correr hacia las mesas donde estaba la comida. Los que llegan antes cogen todo lo que pueden. Tiran la mesa al suelo, sin planearlo, y los que vienen detrás se tienen que agachar a coger la fruta del suelo. El catering recoge rápido las cajas en la furgoneta, en señal de castigo. Hay comida para todo el mundo. La policía grita desde una distancia preventiva y se cruza de brazos. La dialéctica murió en la antigua Grecia y esta es la moderna. Y en unos instantes la cola de la carrera ha desaparecido con la comida que permanecía en la mesa y las filas empiezan a disolverse. Después, algunos lo intentan en la cola de las familias pero sin éxito. Se controla por identificaciones.



    La comida, a la una, y la cena, a las ocho, son más tranquilas y marcan un antes y un después. En el caso de la primera, porque supone una frontera entre el ajetreo de las mañanas, cuando la gente va al médico o a intentar arreglar sus papeles, y el descanso de la tarde. Después de las cenas algunos jóvenes improvisan unas porterías y comienzan un partidillo. Resulta gracioso porque son grandes y el campo muy pequeño, lo que les permite plantarse en el área rival con dos pasos. Pero sonríen con sinceridad y contagian su entusiasmo. Siempre y cuando no se te ocurra meterte en medio.



    Los niños acaparan el resto del día, porque ya no hay más horarios. El equivalente de la siesta es una película infantil. Un momento de paz, a veces truncada, y contención. Lo digo porque no se sabe cómo será el resto del día. Si habrá columpios, dibujos, piedras o peleas. Pero entre media de todas esas sorpresas imprevistas van apareciendo como interferencias algunos adultos. En estas, he podido convertirme en un pésimo profesor de castellano para un periodista de Baluchistán que sueña con venir aquí y al que le encanta repicar noticias. También he sido el profesor de inglés más horrible del mundo con Rashid, de Marruecos. Y como dar es recibir y viceversa, también he aprendido cuatro cosas en árabe con Fadhi, que no pronuncia bien la ‘r’, y farsi con Ali Reza, un niño de diez años encantador y cariñoso. Ahora sé que se puede mantener una conversación repitiendo siempre las mismas afirmaciones o preguntas. Las palabras son sólo el envoltorio de los significados, que bailan en función de la necesidad del momento.



    Pero no todo son clases. Recuerdo más nítidamente tres momentos con los que acabo. Un viejo serio y gruñón con los niños que, después de toda una semana mirándonos sin intercambiar palabra, se acerca a mí con una toalla blanca y me pide un cúter. Se lo doy y me echa la toalla en las manos para que se la aguante mientras él la corta en dos mitades. Otro día se rompió una tubería de la caravana y comenzó a salir agua. Mientras le pedíamos a la policía que cerrase la llave los niños hicieron un círculo alrededor y algunos querían ayudar. Otro me preguntó que si podía beber del agua sucia del cubo. Alguien me enseña el vídeo de la travesía por mar de una familia que suele acudir a la carpa. Nunca podré olvidar la cara de la hermana mayor, mirando asustada de un lado a otro para ver a los guardacostas mientras se agarra a su chaleco naranja. Como esos que ponemos en las calles para protestar contra las acciones de los gobiernos. Es una barca pequeña pero hay cerca de treinta personas. Algunos adultos aplauden y sonríen para disimular la sensación de miedo a los más pequeños, según nos explicaron. Incluso se ve una cachimba en medio. Ahora veo a la niña en cuestión dibujando o jugando a las palmas en la carpa. Y no sé cómo sentirme. No alcanzo a comprender la magnitud de lo que estoy presenciando.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Momentos en Moria
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

    Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

     
    Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

    Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

     
    El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

    “No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

     
    “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

    Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    FOTOS Fotos
     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

    Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

     
    SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

    La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

     
    Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

    ¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.