PUBLICIDAD
 
sábado, 17 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Jonatán Soriano
     

    La vida en Moria

    Fui a Moria por doce días y me encontré con un vida paralela pero cercana a la vez.

    UNIVERSO REFUGIO AUTOR Jonatán Soriano BARCELONA 30 DE AGOSTO DE 2017 16:55 h
    Unos niños jugando en unos columpios improvisados en Moria.

    Fui a Moria por doce días y me encontré con un vida paralela pero cercana a la vez. Con otro significado, aunque estrechamente relacionada a las formas europeas de entender la sociedad. Y descubrí que, por encima de muchos aspectos negativos, es quizás uno de los pocos lugares en que hay personas que conservan una pureza única, hoy por hoy, en el continente.



    En ocasiones he sentido que estaba en uno de esos campamentos de verano en los que los niños comen melocotones para merendar mientras ven Aladdin en una pantalla de cine improvisada. Y se echan a reír cada vez que el ladrón burla a los soldados del sultán. Incluso los adultos que se han acercado a la carpa se emocionan y aplauden cuando besa a la princesa Yazmin. Entonces un niño me sacude el hombro y me dice con una sonrisa que mañana se va a Atenas, mientras dibuja una ola de mar en el aire con la mano. Entonces siento cómo se parte mi conciencia ilusoria de la situación y vuelvo a sorprenderme ante la vertiginosa realidad de Moria.



    Estéticamente, el campo de detención de Moria es un lugar horrible. Una antigua cárcel que aún lo conserva todo. Los alambres de espino. Las largas curvas de vallas. La tierra seca y la atmósfera cubierta de una capa espesa de polvo. Incluso conserva un letrero en el que se lee algo parecido a “Centro penitenciario de Lesbos”. Una población improvisada y desordenada ubicada en un montículo rodeado de olivos, muy Mediterráneo, y donde se concentran 3.500 personas. Algunos singles (hombres solos) hablan de “infierno” o “Guantánamo”, pero yo no se lo tomo en cuenta porque sé que son ironías forzadas.







    Quienes sufren más el campo son las familias. A muchas de ellas las hacen convivir en tiendas de pocos metros cuadrados. Tiendas de campaña plagadas de logos de ACNUR. Una de las campañas publicitarias más persuasivas de la historia. Nada del otro mundo. Paredes de tela, al fin y al cabo, entre las que llegan a vivir tres o cuatro familias, que en personas equivale a unas quince. Son útiles para no más que las comidas. Luego, algunos padres nos mandan a los niños para intentar dormir un poco o ganar algo de intimidad. Suerte de ellos, de los niños y las niñas, que decoran todo con su sonrisa. Y se pelean, y lloran y tratan de manipular, pero siempre vuelven a sonreír. Y es entonces cuando Moria cobra ese aspecto de campamento veraniego entre vallas de metal y concertinas, y contenedores de basura repletos de cajas de cartón y de escombros. Algunos siguen sentados ante Aladdin. Otros se han improvisado unos columpios con cartones y telas rasgadas. Tres gamberros han despeñado una silla de ruedas vacía por un pequeño precipicio. Y todos ríen. Como en un campamento de verano.



    Justo al lado de la entrada principal del campo se encuentra un espacio cercado aparte, que se divide en tres secciones. La “A”, y la más tranquila, es para familias. Sólo algunas son trasladadas allí porque el lugar es limitado. Hay módulos prefabricados con literas y lavabos. Nada que ver con los aseos comunes para el resto del campo. Agujeros en el suelo y cortes de agua intermitentes. Por eso los niños ondean las tarjetas azules con una letra a gigante inscrita en el dorso.



    La segunda sección es para adolescentes solos. Las miradas furtivas se mezclan con gritos de “hello, my friend” y todo el mundo golpea un saco de boxeo que cuelga de un gancho. Un día entramos en uno de los módulos para montar una litera porque habían llegado más chicos. No querían. Repetían “problem, problem” mientras señalaban el espacio entre las camas. Flequillos teñidos de rubio los afganos y camisetas de tirantes ajustadas los negros. En la pared una pintada que dice “lo siento mamá, te echo de menos mamá”.



    La sección “C” es para mujeres. Prácticamente todas cocinan o se sientan en el pasillo central común a todos los módulos, para hablar o ver cualquier cosa en el móvil. Es un espacio tranquilo pero a veces tiene aspecto de bazar y las maneras de hablar y los cuerpos alrededor de las ollas hirviendo le dan un aspecto tribal.



    No puedo olvidar tampoco la consulta médica. Siempre abarrotada por las mañanas, en una ocasión vi a una familia que pasó seis horas esperando. No se movían de la cola y la hora de comer ya había llegado. No he llegado a descubrir cómo funciona la consulta. Apenas se tiene relación con la doctora. Tan sólo en los dos viajes que se hacen al hospital de Mitilene. Montones de brazos se extienden hacia ella sujetando los papeles, y luego decide quién va y quienes no. Es un momento tenso porque hay problemas de comunicación, a la hora de comprender los diferentes idiomas, y todo el mundo grita y se altera. Todo ello frente a las oficinas de Frontex y de la policía, que hablan entre ellos o se sientan en los escalones de los módulos, ajenos. Y arriba, a través de las vallas, los niños y las niñas siguen jugando y riendo, como si quisieran que siguiese creyendo que esto no es más que otro de esos típicos campamentos de verano.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - La vida en Moria
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.