PUBLICIDAD
 
martes, 16 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Noa Alarcón
4
 

Cómo hacer que el polvorín no arda

La respuesta, al menos de los que somos cristianos de verdad, no puede ser más odio a cambio.

AMOR Y CONTEXTO AUTOR Noa Alarcón Melchor 21 DE AGOSTO DE 2017 16:05 h

Mientras escuchaba la rueda de prensa del major de los Mossos d’Escuadra explicando las investigaciones que se están realizando en Ripoll alrededor de la radicalización de los terroristas (que un año antes de querer atentar eran chavales jóvenes del pueblo, sin más, de familia musulmana, pero todo lo normales que se puede esperar), me vino de repente la fuerte impresión de que yo vivo en un polvorín.



También vivo en una población mediana, tirando a pequeña, de Cataluña, donde hay una fuerte presencia musulmana, sobre todo marroquí. En mi mismo bloque son más de un tercio las familias musulmanas. Me cruzo con adolescentes y jóvenes musulmanes cada vez que salgo de casa. Sus hijos juegan en el parque con el mío, y van a clase con él. Compramos en las mismas tiendas. Esos son el objetivo primero de los terroristas, los que les dan seguridad e identidad dentro de una corriente de la religión musulmana que no comparten todos; los radicalizan y les convencen para inmolarse por el bien de Alá y del islam, y no lo hacen por ningún motivo superior o espiritual, sino porque saben que si un terrorista del Daesh viene a España a montar un atentado va a tener a la policía en su cogote en cuanto pise Barajas o El Prat. Pero, como se ha podido comprobar tristemente estos días, unos jóvenes de aquí radicalizados son mucho más invisibles al sistema y a las fuerzas de seguridad.



En cierto momento del fin de semana, alguien colgó en el foro del barrio de Facebook las fotografías de una manifestación de musulmanes en contra del atentado y del terrorismo en la plaza del ayuntamiento, y la gente de mi barrio empezó a llenar la publicación de insultos y mensajes racistas. Había una señora que decía que no se creía nada de la manifestación porque eso no eran más que cuatro carteles y luego iban asesinando a gente, y también se quejaba de que vienen aquí a robar y a aprovecharse del sistema, pero luego aseguraba que ella no era racista.



Creo que algunos de mis vecinos no son conscientes de que son profundamente racistas. Para ellos ser racista es proclamarte nazi, o ponerte el capirucho del ku-kux-klan, o liarte a bastonazos con los negros de la plaza. El insulto, la queja, el apartarte cuando te cruzas por la calle, el mirar mal, el reírte del acento del chino o del paquistaní de la tienda, eso para ellos no es racismo, es “ser normal”. Creo que nadie se lo ha explicado.



Yo he de reconocer que he tenido que preguntarme si yo también he sido racista, o si lo soy. Creo que muchas veces no he estado a la altura. Orando por este tema este fin de semana, decidí tomar parte, revertir ese proceso de ignorancia en mí, y me uní a los muchos que les respondimos. Yo intenté hacerlo sin herir, diciéndoles la verdad y con todo el humor que se podía. Algunos se acabaron callando. Los que más gracia me hacían eran los que me contestaban con insultos cuando se quedaban sin nada que decirme. El odio no tiene muchos argumentos, al fin y al cabo.



Y, repito, solamente me quedé en el grupo de mi barrio. Sé que eso mismo se ha ido repitiendo todos los días en los innumerables rincones de Internet. Y de la vida cotidiana.



Por un lado, me doy cuenta de que en mi pueblo y en mi barrio hay decenas de chavales con el mismo perfil que los terroristas de las Ramblas. Por otro lado, soy consciente de que la actitud de odio y de desprecio de parte de algunos, con la que conviven desde pequeños, aumenta las posibilidades de que se acaben radicalizando y sueñen con el falso prestigio de ser terroristas.



Vivo en medio de un polvorín. Y solo hay dos maneras de que no arda.



La primera es trabajar para evitar que se difundan ideologías yihadistas entre la población musulmana. La segunda es hacer entender a los necios, a los carcomidos por su propio odio, racismo e intolerancia, que le están echando gasolina al fuego con su actitud. A uno del foro le decía yo este fin de semana en un comentario que cuál era su propuesta, ya que tanto se quejaba de que se manifestasen. Si no se manifiestan, se quejan. Si se manifiestan, se quejan y les insultan porque no es suficiente para ellos. Luego andan exigiendo que los musulmanes no sean tan cerrados, que se abran y participen del barrio y de la vida del pueblo, pero cada vez que lo hacen les muelen a palos, aunque sean dialécticos. Le preguntaba si pensaba que así se solucionaba algo, y la respuesta fue un silencio incómodo.



Pero yo también creo que hay otra manera de evitar que arda el polvorín, aunque no sé cuánta gente se me querrá sumar a esto. Es aquello que como cristianos, hijos de Dios y representantes de su reino aquí, podemos hacer: orar. Si es que acaso seguimos creyendo en el poder de la oración. Si es que acaso el racista que todos llevamos en el corazoncito se decide a no salir, a sumirse de una vez por todas en la luz de Dios y difuminarse. ¿Nos atreveremos a orar por nuestros vecinos musulmanes? No digo de montar una campaña nacional, sino del compromiso primario de cada persona y de cada iglesia. No orar solamente por su conversión, no. Hablo de bendecirlos, de conocerlos, de mostrarles amistad y el amor de Dios en nuestras interacciones.



Conozco la historia de varios musulmanes que se convirtieron a Cristo porque algunos chicos cristianos quisieron hacerse amigos suyos. Sin más intención, solo amigos. Y, con el tiempo, compartiendo sus vidas son sinceridad, acabaron viendo a Jesús a través de sus amigos. A eso me refiero. Mientras tanto que eso llega a suceder, vas haciendo de tu entorno un lugar un poco mejor.



Hay asesinos escondidos en todas partes. En cada corazón humano hay uno en potencia que si se alimenta adecuadamente sale a flote, porque eso hace el pecado con nosotros. No podemos decir que nosotros no seríamos capaces de matar a nadie, porque no es verdad. Hay asesinos escondidos entre los musulmanes que utilizan la excusa del odio y la religión y matar. Pero la respuesta, al menos de los que somos cristianos de verdad, no puede ser más odio a cambio.



La Alianza Evangélica Española lanzaba un comunicado estos días llamando a la oración: por la iglesia, por la sociedad. Yo voy a orar por el polvorín de mi pueblo. Voy a orar cada vez que baje a la calle y me cruce con mis vecinos musulmanes. Cada vez que pase por delante de la mezquita, dos calles más allá, voy a orar por ellos. Voy a bendecirlos en silencio y voy a pedir a Dios que me abra puertas para que pueda bendecirlos en persona. También oraré por los compañeros de colegio de mi hijo de familia musulmana, por sus hermanos mayores, los adolescentes más vulnerables a la radicalización.



Sé que, si sigo orando sin cesar, en cada ocasión que pueda, no como un esfuerzo extra sino sumándolo al torrente cotidiano de mi relación con Dios, pasarán cosas. Se abrirán puertas, surgirán oportunidades para conocernos mejor. Se irá invalidando ese muro invisible que de un lado y de otro crece y separa.



Sé que mi simple gesto no va a cambiar nada, pero estoy segura de que si los que vivimos cerca de entornos musulmanes simplemente hacemos alguna cosa de todo lo que el evangelio nos anima a hacer y a pensar acerca de nuestros prójimos, algo puede cambiar. Quizá solo sea una tendencia, o una pequeña base para la sociedad que le dejaremos en un futuro a nuestros hijos. Yo tengo ganas de hacer el experimento y ver hasta dónde llega el poder de la oración, en primera instancia.



Si alguien se quiere sumar a la iniciativa, que se sume conmigo. Y veremos cómo nos sorprende de unos meses a esta parte.



 



Como nota final, quiero decir algo: normalmente ignoro a la gente que viene a dejar comentarios sin ganas de diálogo y sí de incendiar, pero en esta ocasión voy a responder a todos los comentarios que se quieran dejar aquí en tono paternalista (diciéndome que no tengo ni idea de nada, o que soy una ingenua), o racista, o que fomenten cualquier clase de odio. No es el momento para dar rienda suelta aquí a la porquería que cada uno carga dentro. Si uno no entiende lo que pasa, mejor que acuda al Señor. Que busque, se informe y conozca. “La sabiduría es lo primero. ¡Adquiere sabiduría! Por encima de todas las cosas, adquiere discernimiento” (Proverbios 4:7). Y, mientras tanto, nos hará un favor a todos si permanece en silencio.


 

 


4
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

yvonbcn
13/09/2017
11:00 h
4
 
Querida Noa. Leo tu articulo con retraso pero me tranquiliza tus palabras. Vivo en Barcelona y desde los atentados, he tenido que oir muchas manifestaciones en contra de los musulmanes. Tengo la inmensa suerte de haber convivido con musulmanes desde la adolescencia y la inmensa mayoría de ellos no eran fanáticos, eran amigos. Yo se que el Islam no tiene nada que ver con terrorismo.. Como cristiano, oro por ellos. Tienen el mismo derecho que tenemos a la salvación en Cristo.
 

Javier
26/08/2017
17:38 h
3
 
Buen mensaje y buen espíritu al escribirlo. Hay que mostrar el amor a los musulmanes y orar por ellos. Eso es el Evangelio. Que duda cabe que esto es el mejor plan preventivo para evitar que muchos de ellos caigan en el extremismo. Más por otra parte orar para que el Señor use al gobierno y la policía para luchar contra el terror. Que los países se unan y combatan juntos para acabar con los asesinos. Difícil si pero si no oramos será imposible.
 

Earendil
26/08/2017
05:08 h
2
 
Querida Noa. Estoy de acuerdo con tus oraciones. Dios te abra puertas. Ya te comenté que Dios me ha permitido ser policía. Yo oraré por que haya paz entre los españoles y no desunión, que ofrece oportunidades al mal, también para que muchos musulmanes denuncien respecto a los posibles radicalizados (muchos jóvenes detenidos han manifestado que se salvaron de ser yihadistas gracias a las detenciones). Creo que hay que orar de forma en que tu espíritu agrade a Dios, y eso es muy personal. Un abraz
 

EZEQUIEL JOB
21/08/2017
17:56 h
1
 
Noa, Dios escucha la oración cuando viene de un corazón limpio, conciencia limpia, vida obediente a los mandatos de Cristo(1Jn3:21-22)(Jn8:29), caso contrario orar es perder el tiempo(Is1:15-19)(Pr28:9). Dios, es Dios de paz....para aquellos que hacen la paz. Recogemos lo que sembramos. Si nos volvemos mas a Dios, practicando y obedeciendo los mandatos del Señor Jesús, no nos preocupemos. "Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, Aun a sus enemigos hace estar en paz con él"(Pr16:7)
 



 
 
ESTAS EN: - - - Cómo hacer que el polvorín no arda
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

 
Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

 
El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

“No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

 
“Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

 
Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

 
95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

 
FOTOS Fotos
 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

 
SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

 
Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.