PUBLICIDAD
 
sábado, 18 de noviembre de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    El olvido de los ayes

    Las bienaventuranzas adquieren pleno sentido cuando se sigue la línea bíblica y se les ve junto a su “ay” paralelo.

    DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 22 DE AGOSTO DE 2017 16:24 h

    Hace alrededor de una década escribí un artículo sobre las bienaventuranzas y los ayes. Hoy quería escribir sobre el olvido de estos ayes que guardamos en el baúl de los recuerdos. Siempre me ha llamado la atención que, habiendo un capítulo en los Evangelios en el que se pone en paralelo tanto las bienaventuranzas como los ayes, nos hayamos fijado tanto en las primeras y hayamos olvidado de una forma tan tremenda los segundos. Los ayes, a pesar de su importancia y del paralelismo entre éstos y las bienaventuranzas, se han olvidado. Sí. Olvido de los ayes. Éstos son los grandes olvidados de los cristianos. ¿No os parece a la vez curioso e interesante el tratar el tema?



    Las bienaventuranzas nos encantan, cantidad de predicaciones, escritos y comentarios sobre ellas. La mayoría de los cristianos se las conocen de memoria, quizás más siguiendo la versión que encontramos en Mateo que en Lucas. Quizás Lucas es más seco. Nos dice escuetamente “Bienaventurados los pobres”, así, sin adjetivos, ni comentarios ni ningún otro añadido.



    Sin embargo, es más extraño el que, teniendo las bienaventuranzas un paralelismo claro y explicado, no les hayamos hecho tanto caso. ¿Nos escandaliza que a la bienaventuranza “Bienaventurados vosotros los pobres”, se le ponga en paralelo “¡Ay de vosotros los ricos!”? (Ver Lucas 6:20-23).



    ¿Nos asusta el paralelismo que habla de pobres y ricos sin contradecir el tema de los pobres en espíritu? ¿Nos da miedo, en un mundo en donde la riqueza es considerada como prestigio, lanzar uno de los ayes a estos ricos? ¿Es que, al poner en paralelo a pobres y ricos, su bienaventuranza y su ay, podemos deducir que la riqueza es la causa de la pobreza? ¡Cuántas preguntas!, pero yo creo que no deberíamos dar por olvidado y cerrado el tema de los ayes. Es el paralelismo de las bienaventuranzas. Es algo como para no olvidar. Ver las bienaventuranzas del Evangelio de Lucas.



    Jesús se fija en el mundo de los hambrientos y lanza para ellos otra bienaventuranza. Se acordó de ellos. Hoy, cristianos del mundo, tenemos entre nosotros unos mil millones de hambrientos y otro infinito de subalimentados. “Bienaventurados los que ahora tenéis hambre”. ¿Hasta dónde nos puede llevar esta bienaventuranza para la práctica de la solidaridad con los hambrientos de la tierra? No creo que vayamos a interpretarla como hambre espiritual, porque el ay que le es paralelo lo desmentiría. “¡Hay de vosotros los que ahora estáis saciados!”. Mirad de nuevo el Evangelio de Lucas.



    No se puede hacer un ay dirigido al hambre espiritual. Los ayes son malaventuranzas para los saciados. Cada uno de los ayes se podría llamar así: malaventuranza. Tened cuidado, acumuladores de la tierra, los que estáis saciados. El hambre también puede sobrevolar sobre vosotros: “¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! Porque tendréis hambre”. A nadie le gusta este paralelismo de la bienaventuranza, este “ay” que se lanza contra los insolidariamente saciados.



    Cuando hablamos de hambre y sed de justicia, algo que por otra parte también es correcto, pero que lo aplicamos de forma general y única, parece que suavizamos tanto la bienaventuranza como la malaventuranza, el ay. Lo que pasa es que este paralelismo que hace Lucas nos lanza a mirar tanto a los hambrientos de pan como a los ahítos por sobreabundancia de medios, de alimentos. A estos ahítos se lanza uno de los ayes o malaventuranzas. Quizás por eso no nos sea fácil recordar los ayes y preferimos acallar nuestras conciencias aprendiendo de memoria la bienaventuranza y olvidando el “ay”. Es un error, es como, de alguna manera, mutilar el Evangelio de la gracia y de la misericordia de Dios.



    El que, realmente, tiene hambre y sed de justicia, ya se ubica en el terreno, en el ámbito de este ay: “¡Ay de vosotros los que ahora estáis saciados!”. Clama por medio de este ay buscando la justicia para con los hambrientos de la tierra.



    Luego viene la solidaridad de la bienaventuranza para los que lloran, los que sufren: “Bienaventurados los que ahora lloráis”. Está en contraposición y en paralelo con aquellos del mundo que pueden reír. ¿Quiénes son éstos? Seguro que se trata de risas insolidarias, de los que ríen dando la espalda a los sufrientes de la tierra, a los que quedan excluidos de los bienes del planeta tierra que en justicia les pertenece. Unos ríen mientras otros lloran. ¡Cuidado! Pueden llegar los tiempos de los lamentos, de los lloros, del crujir de dientes. No olvidéis este “ay”, esta malaventuranza: “¡Ay de vosotros los que ahora reís! Porque lamentaréis y lloraréis”. Aporta la necesidad de comprometerse con un compromiso que puede llegar a doler y a llevarnos a llorar con los que lloran. La bienaventuranza no alcanza a los que ríen su triunfo según los parámetros del mundo.



    No sé si os dais cuenta de que las bienaventuranzas adquieren pleno sentido cuando se sigue la línea bíblica y se les ve junto a su “ay” paralelo. Son ayes aclaradores, son ayes que sitúan a Dios cerca de los pobres y de los que sufren, son ayes solidarios y de denuncia contra la acumulación de riquezas y el desigual reparto de bienes del planeta.



    Otra bienaventuranza extraña que se entiende mejor desde su “ay” paralelo: “Bienaventurados sois cuando los hombres os aborrezcan”. ¡Qué extraño! No obstante son palabras del Evangelio. No todos los reconocidos como importantes, famosos, integrados en el sistema mundo, envidiados o que se les ve como gente prestigiosa, son los que entran dentro de la bienaventuranza. El ay es demoledor: “¡Ay de vosotros cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! Porque así hacían sus padres con los falsos profetas”. Uno de los ayes enviados al baúl de los recuerdos y que gracias a su paralelismo con la bienaventuranza, nos ayuda a interpretar los valores del Evangelio.



    No nos olvidemos de estos ayes que se ponen en paralelo con las bienaventuranzas, de estas malaventuranzas que son como advertencias, denuncias y llamadas de atención a los creyentes. Si queremos ser discípulos del Maestro y tener una espiritualidad integral, debemos aprender también estos ayes, estas malaventuranzas en paralelo con las bienaventuranzas tan conocidas por todos.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - El olvido de los ayes
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Evangelio y Reforma impactan Latinoamérica con César Vidal Evangelio y Reforma impactan Latinoamérica con César Vidal

    Viaje de César Vidal a México, Argentina, R. Dominicana y Perú: encuentros, conferencias y presencia en medios evangélicos y "seculares" logra impacto relevante en la sociedad.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    El camino de la Reforma protestante: César Vidal

    Análisis del inicio histórico de la Reforma protestante y su significado, ante los 500 años de aquel 31 de octubre en que Lutero clavó sus 95 tesis. 

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    José Luis Andavert, 32 años sirviendo en Sociedad Bíblica

    El que ha sido director de la entidad durante 32 años nos habla de su experiencia y las expectativas de futuro en la Sociedad Bíblica de España.

     
    “La ley LGTBI genera más problemas que los que soluciona”

    Rubén Navarro, de ADF International, considera que la ley que se debate este martes en el Congreso supone una pérdida de derechos para el conjunto de los ciudadanos y un peligro para los que disientan de las opiniones protegidas por la norma.

     
    “El crecimiento evangélico en España no es solo numérico”

    Máximo Álvarez presenta el nuevo mapa misionológico de España, donde todavía hay 526 ciudades de más de 5.000 habitantes sin presencia evangélica.

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    FOTOS Fotos
     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Historia de tres reyes Historia de tres reyes

    El egoísmo nos hace creer que es mejor y más fácil hacer todo solos.

     
    Toda la Biblia: Génesis Toda la Biblia: Génesis

    En el primer libro de la Biblia encontramos a un Dios que, desde el principio, está buscando  restablecer la relación rota con las personas.

     
    Lutero en España: la reforma invisible (documental) Lutero en España: la reforma invisible (documental)

    El documental emitido en TVE realiza un recorrido histórico desde el S. XVI hasta llegar a la actualidad para mostrar la realidad del protestantismo en España.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.