PUBLICIDAD
 
lunes, 23 de octubre de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Wenceslao Calvo
    16
     

    La libertad del predicador

    ¿Por qué todos tienen derecho a decir lo que piensan y el predicador no tiene derecho a proclamar lo que dice la Biblia?

    CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 03 DE AGOSTO DE 2017 09:57 h

    La libertad de expresión tiene diversos escenarios donde puede manifestarse. Algunos de los tales son clásicos y están en la consideración de todos, como la tribuna de un parlamento, las páginas de un periódico, el micrófono de una radio o las cámaras de una televisión. Otros escenarios son más recientes, como las redes sociales.



    Pero hay un escenario donde la libertad de expresión tiene unas peculiaridades especiales y ese lugar es el púlpito. La palabra predicador, que es la traducción de la palabra griega para heraldo, se refería en su origen al personaje que era portador de mensajes oficiales, habiendo sido investido para esa función por la autoridad competente, a fin de poner en conocimiento de todos alguna noticia importante. La paz, las festividades, la guerra, los juegos u otros acontecimientos eran el contenido de sus mensajes. Dicho contenido debía ser entregado tal como había sido recibido, sin añadir ni quitar nada. El heraldo era responsable de ser fiel a lo que se le había encomendado; lo que hicieran sus oyentes con el mensaje era responsabilidad de ellos. Pudiera ser que algunos mensajes fueran agradables a los oídos, pero también pudiera ser que otros no lo fueran. En cualquier caso, el heraldo sabía que debía transmitir lo que se le había dicho que dijera.



    Su libertad de expresión estaba limitada a lo impartido por el monarca, magistrado, príncipe o gobernador que le había enviado. Es decir, no tenía la libertad de decir lo que le viniera en gana. Pero si se sujetaba al contenido del mensaje recibido, su libertad para proclamarlo era total y nada ni nadie podía coartarla. En resumen, no tenía libertad en lo que se refiere al contenido del mensaje, pero tenía toda la libertad para proclamarlo fielmente.



    Este es el caso del predicador cristiano. Se pone tras el púlpito con un mensaje que no es suyo y sobre el que no tiene derecho de autor para decir lo que quiera, por lo que está totalmente limitado en su libertad de expresión en cuanto al contenido. Pero también se pone tras el púlpito sabiendo que el mensaje que ha recibido ha de proclamarlo con total libertad, con denuedo, porque está respaldado por la máxima autoridad, independientemente de si gusta o no a sus oyentes. Es decir, con el predicador cristiano sucede una paradoja. No tiene ninguna libertad, pero tiene toda la libertad. No tiene ninguna libertad para alterar el contenido del mensaje; pero tiene toda la libertad para transmitirlo. Su carencia de libertad es señal de la autenticidad de lo que proclama. Su plenitud de libertad es señal de su gloriosa investidura.



    Pero hay en España quienes pretenden que el predicador cristiano altere su mensaje para que se adapte a las circunstancias actuales y al pensamiento dominante. No sólo lo pretenden sino que toman las medidas necesarias para obligarle a que diga lo que ellos quieren que diga. Y aquí es donde el predicador cristiano debe decidir qué va a hacer con el mensaje recibido. Si es fiel al mismo se pone en contra de los enemigos del mensaje; si no es fiel al mismo se pone en contra de quien le envió. Personalmente tengo claro a quién prefiero tener en contra.



    El dilema del predicador cristiano no es nuevo. En la misma disyuntiva estuvieron Elías, Amós, Jeremías o Juan el Bautista, quienes fueron heraldos de Dios para denunciar la iniquidad reinante en su tiempo. Pero como su mensaje, que no era suyo, ponía en evidencia el pecado, el precio que tuvieron que pagar por ser fieles al mismo fue muy elevado, desde la persecución hasta la muerte.



    Hoy se da por sentado que el periodista puede escribir lo que quiera, porque eso es libertad de expresión, que el político puede decir lo que quiera, porque eso es libertad de expresión, y que el ciudadano puede hablar lo que quiera, porque eso es libertad de expresión. Y nadie se atreverá a poner en entredicho tales manifestaciones, porque si se hiciera se estaría amenazando el propio sistema de libertades. Pero ¿puede el periodista escribir, el político disertar y el ciudadano hablar y no puede el predicador predicar? ¿No puede decir que es malo lo que es malo, aunque muchos digan que es bueno? ¿No puede decir que es bueno lo que es bueno, aunque muchos digan que es malo? ¿Por qué todos tienen derecho a decir lo que piensan y el predicador no tiene derecho a proclamar lo que dice la Biblia? ¿No puede llamar pecado a lo que la Biblia llama pecado? ¿No puede llamar honroso a lo que la Biblia dice que es honroso? ¿No puede llamar a las cosas por su nombre? ¿Todos pueden hacer uso de su libertad, menos el predicador? ¿Hay libertad para la tribuna, para el micrófono, para la cámara y no la habrá para el púlpito?



    El honor del predicador es el más elevado que pueda haber, porque lo que proclama es de parte de Dios. Pero el puesto de predicador es el más comprometido que pueda haber, porque el aborrecimiento hacia Dios se vierte contra él. Pero ese mismo riesgo que corre por ser fiel al que le envió es un honor añadido al de haber sido enviado. El mandato de un viejo predicador, que estaba en la cárcel por predicar, a un joven predicador fue: ‘Que prediques la palabra.’ (2 Timoteo 4:2). Un mandato que es muy pertinente actualmente.


     

     


    16
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Shaul
    12/08/2017
    17:03 h
    15
     
    El verdadero pastor, nacido de nuevo en forma genuina, vive en comunión permanente con Cristo a través del Espíritu Santo y a través de Él y con Su poder es instrumento para el Ministerio del Paracleto de Convencer al mundo; a) de pecado; b) de Justicia y si no es escuchado, c) de juicio. Dentro de la Iglesia: a) En la Enseñanza; b) en la Confraternidad o Unidad en: 1) El culto (en el templo y células) 2) En la vida comunitaria. C) La Administración a través de la compasión y el servicio al nece
     

    EZEQUIEL JOB
    08/08/2017
    05:20 h
    6
     
    Creo que las predicaciones ya no es lo mas importante, porque ahora todos tenemos acceso a una Biblia. Por centrarnos en "predicar" La Palabra, nos olvidamos de lo mas importante que es VIVIR COMO BUEN CRISTIANO, en todo momento y lugar. Solo estamos formando cristianos de "iglesia", oyentes, pero no hacedores de La Palabra. El objetivo de la "Gran Comisión"(Mat28:19-20), es hacer DISCÍPULOS, que vivan como Cristo MANDA. Un cristiano tiene a Dios cuando PERSEVERA en los MANDATOS DE CRISTO(2Jn1:9
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    JavierJP
    10/08/2017
    10:36 h
    12
     
    @9Dentro de las iglesias hay muchos no nacidos de nuevo por eso es tan necesaria la predicación expositiva. También te darás cuenta de que el crecimiento espiritual requiere comunión, al igual que utilizar los dones que el Señor te da y son para edificar su iglesia, no para uno mismo. A mi me costo entender que Dios no quería que estuviera aislado del mundo con mi Biblia,sino en comunidad(heb10:25)
     
    Respondiendo a JavierJP

    EZEQUIEL JOB
    10/08/2017
    16:10 h
    13
     
    Muchísimas gracias, Dios os siga bendiciendo para su Gloria, Honra y Alabanza.
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Angel
    09/08/2017
    20:30 h
    10
     
    Una cosa no quita la otra Ezequiel. Nos equivocamos seriamente cuando pretendemos elevar nuestra experiencia personal a nivel de lo que es general. La predicación se hace necesaria para la conversión de los no creyentes y, después sigue siendo necesaria para la formación de los creyentes en la iglesia. Eso no quita la realidad de tu experiencia; se complementa. Tampoco se hace discípulo uno a sí mismo (habrá casos en que sí) sino con el concurso de otros hermanos/as. (Mt.28.19-20)
     
    Respondiendo a Angel

    EZEQUIEL JOB
    14/08/2017
    18:41 h
    16
     
    Angel, me parece que la predicación dentro las iglesias ya no es aplicable, sino que se debe aplicar la enseñanza. La predicación solo es para los inconversos. Hay diferencia entre predicar y enseñar (Mat11:1), me parece que el Autor del artículo hace referencia a la enseñanza y no a la predicación.
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    EZEQUIEL JOB
    10/08/2017
    16:11 h
    14
     
    Gracias, agradezco vuestra opinión, es muy reconfortante, Dios os bendiga aún mas.
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    JavierJP
    09/08/2017
    09:47 h
    7
     
    La predicación expositiva de la Palabra si es lo mas importante, según la propia Escritura es la única forma de que un incrédulo obtenga la fe y sea salvo(Rom10:17). Un creyente también va creciendo espiritualmente escuchando la Palabra, sin dejar de leerla por su cuenta. Un requerimiento al pastor es el de discípular a los miembros de la iglesia local, pero no puedes discipular un impio, antes este debe ser convertido y nacer de nuevo.
     
    Respondiendo a JavierJP

    JavierJP
    10/08/2017
    10:26 h
    11
     
    @8, estimado ha sido bonito leer tu testimonio, ademas es idéntico al mío, el Señor tuvo misericordia de mi y me encontró del mismo modo, a solas con su Palabra, pero eso no es la norma. Claro que el Señor quiere moldearnos a la imagen de su Hijo, nos habla a través de su Palabra y también a través de personas. Es cierto que hay muy mal testimonio entre muchos que se llaman cristianos, hay que testificar de obra y no solo palabra, hacer y no solo decir.
     
    Respondiendo a JavierJP

    EZEQUIEL JOB
    09/08/2017
    15:43 h
    9
     
    El único discipulado que conozco, es el que recibo al leer La Biblia y meditar en ella, toca mi conciencia, empecé a cambiar para bien, me entregué al Señor yo solo en la soledad de mi cuarto. Creo Dios quiere enseñar a cada uno mediante La Biblia, mediante su Espíritu, haciéndonos entender La Escritura. No desmerezco la predicación verbal, considero mas efectiva la predicación con el ejemplo, sin palabras (1Ped3:1-2). El "impío" glorifica a Dios al VER las buenas obras de los cristianos(Mat5:16
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    EZEQUIEL JOB
    09/08/2017
    15:15 h
    8
     
    Estimado JavierJP, me convertí leyendo La Biblia, nadie me predicó, empecé a leer La Biblia para hacer la "contra" a unos "cristianos" que conocía, me predicaban La Biblia y me trataban de "mundano" y que me voy al infierno, asistían asiduamente a una iglesia, pero en su casa eran peor que yo, hablaban malas palabras y maldecían, trataban mal a los vecinos, siempre tenían pleitos y rencores, y no eran honestos en su vida diaria. Los impíos no asisten a una iglesia evangélica, ellos nos observan.
     

    AMLTNY
    07/08/2017
    12:36 h
    5
     
    buen articulo, pero triste en la realidad , por varias razones : un predicador fiel a la Palabra en ciertos países puedes verse censurado y no poder proclamar lo que la Palabra dice porque molesta , y triste por partida doble, porque hay iglesias que quieren en vez de un predicador un payaso que los haga reir y asi pasar un buen rato, no quieren un predicador que le hable de la santidad, el seguir a Cristo, sino un cuenta chistes que le alegre la tarde..
     

    unapastoraateaseatrincheraensuiglesia
    04/08/2017
    09:18 h
    4
     
    Respondiendo al Sr.Campis el predicador tiene que ser valiente y hablar lo que DIOS le mande que hable porque sino mAs vale que deje el ministerio y se dedique a otra cosa.francisco gomez L
     

    Calvo
    04/08/2017
    08:38 h
    3
     
    Sabias palabras. Espero que tanto predicadores como oyentes tomemos muy buena nota y seamos fieles al Señor y a su Palabra sin olvidar las palabras de Pablo a Timoteo y prediquemos y oigamos la Palabra.
     

    Norberto Amoroso
    04/08/2017
    03:07 h
    2
     
    Pido permiso para imprimir este artículo y entregarlo a mi pastor. Se emocionó mucho al leerlo, pues él defiende con celo la Palabra de Dios desde el púlpito, y es criticado a veces de emplear palabras duras.
     

    campis
    03/08/2017
    10:25 h
    1
     
    Ni en el púlpito, ni fuera del mismo; ni con asuntos relacionados con Dios y su Evangelio, ni con los de cualquier otro tipo. No se puede decir lo que a uno le venga en gana, sinó la verdad. Pero volviendo al tema: en muchas ocasiones, no se presiona al predicador, sinó que simplemente no se le llama para que ejerza su don de maestro y heraldo. Por suerte, hay muchas otras maneras de transmitir el mensaje: personalmente y a través de las redes sociales de comunicación. Joaquim Campistron.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La libertad del predicador
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    José Luis Andavert, 32 años sirviendo en Sociedad Bíblica José Luis Andavert, 32 años sirviendo en Sociedad Bíblica

    El que ha sido director de la entidad durante 32 años nos habla de su experiencia y las expectativas de futuro en la Sociedad Bíblica de España.

     
    El secesionismo catalán: análisis de César Vidal El secesionismo catalán: análisis de César Vidal

    ¿Hay base para un independentismo catalán? ¿Cuál es el papel de Podemos, Iglesia católica, oligarquías catalanas, CUP y los antisistemas? Entrevista a César Vidal.

     
    El Coro de la Reforma en Galicia El Coro de la Reforma en Galicia

    Emilio Lagos y Jonatán Recamán cuentan la experiencia de cantar las verdades de la Biblia en varios conciertos en las principales ciudades de Galicia.

     
    “La ley LGTBI genera más problemas que los que soluciona” “La ley LGTBI genera más problemas que los que soluciona”

    Rubén Navarro, de ADF International, considera que la ley que se debate este martes en el Congreso supone una pérdida de derechos para el conjunto de los ciudadanos y un peligro para los que disientan de las opiniones protegidas por la norma.

     
    “El crecimiento evangélico en España no es solo numérico”

    Máximo Álvarez presenta el nuevo mapa misionológico de España, donde todavía hay 526 ciudades de más de 5.000 habitantes sin presencia evangélica.

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Yo no estoy en venta! Yo no estoy en venta!

    "Los llamados afuera" (15J). Jóvenes cristianos reunidos en la Puerta del Sol de Madrid denuncian la trata de personas como una forma moderna de esclavitud y tráfico humano. Un flashmob realizado por tres ONGs que ayudan a mujeres que huyen de la esclavitud sexual en España.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #75: cuando no podemos ver a Dios 3MJ #75: cuando no podemos ver a Dios

    Lo que hace la diferencia en la historia es la victoria sobre la muerte.

     
    Indiferente Indiferente

    La indiferencia nos aleja de otros y de sus circunstancias. Los cristianos somos llamados al amor. ¿Lo demostramos?

     
    Trata, la realidad olvidada Trata, la realidad olvidada

    Millones de personas viven en la esclavitud hoy. Está ocurriendo en todo el mundo, también en nuestras ciudades.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.