PUBLICIDAD
 
martes, 23 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
2
 

Venden al pobre por nada... o por todo

¿Nos falta compromiso, nos falta pasión por la justicia, nos falta celo por la denuncia?

DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 01 DE AGOSTO DE 2017 16:05 h

Ya no se habla como en los tiempos proféticos. Nadie levanta la voz contra los que venden a los pobres, por nada o, como dice el título, quizás los venden por todo dejándolos sin nada. El profeta Amós decía: “Vendieron al pobre por un par de zapatos”. Ya nadie habla así, ni profetas, ni pastores, ni ningún tipo de religioso con voz pública. ¿Será que estamos en otro contexto cultural o que, simplemente, nos falta compromiso, nos falta pasión por la justicia, nos falta celo por la denuncia? ¿Se ha perdido la línea profética?



Jesús, como último de los profetas, comenzó su ministerio público con un programa que hoy no asumirían las iglesias. Hoy asumiríamos líneas evangelizadoras en el ámbito de la verbalización de la palabra, asumiríamos la predicación, la lectura de la Biblia, peticiones de diezmos y ofrendas, pero asumir como vital y central en el cristianismo la causa de los pobres, no parece fácil hoy en nuestros ámbitos cristianos. Al menos no con la contundencia y radicalidad con la que lo asume la propia Biblia, los profetas, Jesús mismo.



¿Será que somos más cultos, que practicamos un ritual más vertical hacia arriba y trabajamos menos en la horizontalidad del Evangelio donde se mueve el prójimo? ¿Será que tenemos un lenguaje más eufemístico, light y tolerante con la opresión y el despojo de los pobres?



¿Os imagináis esta forma de predicar: “Pisotean en el polvo de la tierra las cabezas de los desvalidos, y tuercen el camino de los humildes”, como gritaba el profeta? ¿Será que hemos pulido el lenguaje para no ofender a nadie? Hoy no sólo existen los hambrientos de la tierra, unos mil millones de personas, mujeres hombres y niños. Hoy existen a su lado muchos más que viven con menos de un Euro diario, existen los excluidos de los que nadie se preocupa y a los que nadie necesita. Esos que se dejarían oprimir con tal de llevar un plato caliente a sus hijos.



La radicalidad y el escándalo de la pobreza en el mundo son tan grandes, que volver a usar ese lenguaje sería más que pertinente. Los juicios duros deberían estar saliendo continuamente de la boca de los cristianos, estar en el centro de su mensaje.



¿Podría ser actual esta forma de hablar: “Sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder la causa de los pobres”?. Son palabras proféticas que quizás mantienen una actualidad sangrante. ¿Por qué nadie las dice o frases similares? ¿Es que, quizás, desde las comodidades en las que nos movemos es imposible que surjan estas frases? ¿Quizás es que, si hablásemos con tanta contundencia y denunciásemos de una manera tan fuerte correríamos el riesgo de tener que reducir nuestros niveles de vida y de prosperidad de los países del mundo rico? ¿Qué pasa? ¿Dónde se han guardado y ocultado las denuncias proféticas? ¿Es que, acaso, ya no son necesarias?



Quizás es que lanzar dardos o denuncias contra los poderosos y ricos de la tierra no esté de moda. Quizás influye aquello que tantas veces hemos dicho y hablado: la consideración de la riqueza como prestigio que exalta a los humanos y los hace intocables. Son valoraciones como estas las que nos vuelven ciegos espirituales.



¿Alguien hoy se atrevería a decir públicamente entre los ricos de la tierra el aserto bíblico: “La escasez del pobre está en vuestras mesas”? ¿Sería una locura? ¿Lo considerarían una provocación? ¿Alguien se atrevería a decir con el profeta Isaías: “¡Ay de los que juntan casa a casa y añaden heredad a heredad hasta ocuparlo todo”? Es uno de los ayes de Isaías contra los malvados que no está muy lejos de uno de los ayes del evangelista Lucas: ¡Ay de vosotros, ricos! Porque ya tenéis vuestro consuelo.



¿Es que, acaso, el lenguaje bíblico ya no está de moda? ¿Nos hemos pulido, nos hemos dado baños de cultura, de “respeto” a todos los posicionamientos? Si el profeta decía que los pobres eran vendidos y el requisito de esa venta era un par de zapatos, quizás hoy se es menos generoso. Se les vende por nada a cambio… o por todo sin dejarle nada. Dicen que los opuestos coinciden en el infinito. Hoy, a muchos pobres en el mundo, no les hemos dejado ni siquiera unos zapatos.



¿Calla la iglesia hoy ante la injusticia, ante los desiguales repartos, ante el empobrecimiento de tantos hombres mujeres y niños, o simplemente habla con un lenguaje teológico, suave, inofensivo, no denunciador? ¿Por qué no interpela hoy a los cristianos la pobreza en el mundo como interpelaba a los profetas? ¿Acaso es que se han endurecido nuestras conciencias mientras miramos hacia arriba o, simplemente, hacia otro lado? ¿Quién ha mutilado las gargantas de los creyentes para que se queden mudos ante estos temas?



La iglesia se esfuerza, aunque en términos relativos, a hacer una evangelización de anuncio. ¿Por qué no se hace también una evangelización de denuncia? ¿Por qué no se evangeliza también con acciones comprometidas con los sufrientes de la tierra? ¿Acaso estamos pasando de largo ante el prójimo apaleado? ¿Ya no hay capacidad para ser movidos a misericordia con buenos samaritanos en mundo de dolor?



Son preguntas que no si tienen respuesta o sólo se da ante ellas un silencio denso que parece que va a desplazar sobre nosotros el peso de todo el firmamento, un silencio que nos grita y ante el que no prestamos atención porque se ha endurecido nuestro oído al igual que nuestras conciencias y corazón… y no creo que yo esté llegando más lejos que la Biblia, que los profetas o que Jesús. La radicalidad de ellos supera en mucho a la posible radicalidad de este humilde artículo.


 

 


2
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Javier
07/08/2017
14:53 h
2
 
Hermano Simarro. Todo con equilibrio. El Evangelio no es sólo para los pobres, también es para los que nos rodean cada día en el trabajo, barrio...hay mucha gente pobre, no de recursos, sino de falta de amor. No es sólo denuncia, también es ir a las plazas y calles ¿por que tiene tanta reticiencia a estas formas de evangelizar?. Finalmente haber si escribe tambien sobre el pecado de los pobres. Se les ayuda, pero nos desaniman con sus engaños y tretas porque no buscan a Cristo sino sus intereses
 

Rene
02/08/2017
16:42 h
1
 
Enteramente de acuerdo con el tenor de este excelente artículo. Para complicar el problema expuesto por su autor, ¿qué decimos de instituciones teológicas evangélicas que expulsan a profesores que enseñan que este tipo de denuncia profética forma parte de la misión integral de la Iglesia de Jesucristo? Tristemente, esto está sucediendo y lo he visto especialmente en el Brasil, donde conozco a cuatro profesores que por su posición han sido acusados de marxismo y expulsados de sus cargos.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Venden al pobre por nada... o por todo
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.