PUBLICIDAD
 
domingo, 21 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Misioneros españoles en Filipinas
 

Manrique Alonso Lallave

Tres pastores protestantes fueron envenenados en Filipinas, que habían sido comisionados por esta Sociedad Bíblica de Londres. Marton en 1856. Rangel en 1869. Manrique Alonso Lallave en 1890. 

ORBAYU AUTOR Manuel de León 27 DE JULIO DE 2017 18:00 h
Manrique Alonso Lallave

Ya hemos considerado la vida de Alonso Lallave tanto en su actividad como pastor evangélico en España como en Filipinas. Ahora solo queremos recoger del Missionary herald de la American Board of Commissioners for Foreign Missions de 1821, un artículo de su hija Esther Alonso, cuando esta residía en San Sebastián y ya era graduada del “Instituto Internacional de señoritas” que dirigían William Gulick y su esposa Alicia Gordon.



“En 1897 Esther Alonso, - la autora de este artículo- pasó los exámenes en la "escuela de filosofía" de la Universidad de Madrid, recibiendo el grado de "Licenciado en filosofía y Letras." Desde entonces ha sido profesora en el Instituto Internacional. Consagrada a la obra de elevar el nivel cultural a las mujeres de su país, si las circunstancias le permitieran, con mucho gusto iría a las Islas Filipinas para continuar el trabajo comenzado por su padre, de los cuales cuenta la historia siguiente:




“Hace cincuenta y nueve años nació un muchacho en Fuente de San Esteban, provincia de Salamanca, España, bautizado con el nombre de Manrique Alonso. Tomaría el apellido Lallave de la madre como es lo normal. De niño era muy religioso, y aunque casi todos los miembros eran médicos o farmacéuticos y eran grandes amigos se inclinaría por la iglesia católica de la ciudad. El niño creció, y era tan estudioso manifestando un gran talento que los frailes de un convento dominico lo llevaron con ellos y le hicieron un fraile de su orden en lugar de un gran hombre de su país.

Fue un día feliz para la madre cuando sonaron las campanas del monasterio por la recepción de un nuevo miembro; porque había dicho que no podría ser feliz si él no servía a Dios más activamente. Allí cambió su nombre y se convirtió en el fraile Nicolás. Después de un poco de tiempo la orden lo envió a las Filipinas como un misionero. Su viaje estuvo lleno de aventuras, como la del Istmo de Suez que no estaba abierto, teniendo que navegar por la costa de África.

Tardaría seis meses en llegar a Manila. Allí comienza la parte más interesante de su vida. A Pangasinan, una provincia de la isla de Luzón, fue el grito que necesitaba un misionero, y la orden le fue dada a mi padre. Cuando era una niña, mi padre me decía cómo había pasado cuarenta días comiendo los frutos de los árboles y dormido bajo su sombra sin protección de los salvajes excepto lo que podrían ofrecer un caballo y una pistola; después de esos cuarenta días, incursionó a entrar en una aldea, si se podría llamar, donde los habitantes habían matado a cada misionero que había dormido allí por tanto como una noche. La intención primera de este pueblo salvaje era matar a Fray Nicolás, pero sabía que si disparaba la pistola se alejarían con el ruido. Sucedió como pensaba; estaban asustados, y el jefe vino y se arrodilló delante de él, solicitando que el fraile pidiese lo que más le gustase. Él respondió: "Una casa", y muy pronto, bajo su dirección, un monasterio fue levantado. Algunas de las casas fueron hechas después a la moda europea, y en poco tiempo había bautizado a la gente cuyo nombre de la aldea era Urdaneta. Tan pronto como los superiores de la orden oyeron que Fray Nicolás se estaba haciendo muy popular y de la riqueza de las ofrendas de las personas que casi lo adoraban, le llamaron nuevamente a Manila, donde lo quisieron tanto que incluso el arzobispo de Manila, después de Sevilla, lo llamó siempre, "este es mi hijo amado en quien me complazco. "

Allí, en la ciudad llamada "la hermosa hija del Pasig", tuvo lugar la conversión de este Fraile joven y muy estudioso. Un día, sobre 1899, a lo largo de los muelles, ataviados con túnicas blancas y negras, cuando un capitán inglés le entregó un libro y se fue. Lo llevó a su celda, y, como él sabía un poco de inglés, comenzó a estudiar a altas horas de la noche, comparar el inglés con el griego y el hebreo; y las escamas cayeron de sus ojos y vio la multitud de errores que había cometido.

La luz del espíritu de la verdad iluminaba su corazón, y una noche él oró a Dios y dijo: "Yo soy un protestante." Puede imaginar el horror de los otros frailes cuando sabían que el hermano Nicolás era protestante y había declarado a sí mismo como tal en un Consejo de la orden. Inmediatamente llegó el castigo. Fue puesto en prisión, todos sus bienes fueron confiscados y quedó sin comunicación con el mundo exterior. Permaneció allí durante unos meses hasta que el superior decidió enviarlo a España para ser juzgado y condenado; por lo que fue expulsado para siempre de las islas que tanto amaba.

¿Qué ocurría en España en aquel tiempo? La expulsión de Reina Isabel II y el establecimiento de la República. Un día una nave llegó a Gibraltar procedente de Manila y en la cubierta había un caballero leyendo con gran ansiedad los papeles en español que alguien trajo a la embarcación. ¿Por qué estaba él tan feliz y tan agitado que las lágrimas casi venían a sus ojos?  Porque era un hombre libre: para entonces la proclamación de la libertad de pensamiento era un hecho. Él podría entrar en su país no como hermano Nicolás, sino como Manrique Alonso.

Otra vez sus amigos le ofrecieron muy buenas posiciones como capellán en las cárceles o regimientos, pero se negó. "Lo que he hecho es hecho; Yo no puedo regresar otra vez a mis viejas creencias." Estudió las doctrinas evangélicas y fue entrenado como pastor. Escribió un libro, titulado "Los frailes en Filipinas," y cuando fue impreso, la imprenta sería sancionada por las autoridades por haber impreso un libro como ese. El impresor estaba tan asustado que reunió todos los volúmenes que aún estaban en sus manos para quemarlos, pero mi padre el día antes había tomado una cantidad con él y envió a los ministros de la nación, el Museo y Manila. La prohibición de la publicación del libro fue proclamada, y hoy en día el gobierno español no ha permitido que se imprimiera.

Después de que él había sido durante varios años pastor evangélico en una iglesia de Madrid, se casó con una muchacha joven de la congregación. Un año después de que nací fue a Sevilla como pastor. Quince años ocupó esa posición y aunque estaba feliz en su trabajo, sin embargo, anhelaba volver a Manila a trabajar allí. Con ese deseo que se tradujo en Pangasinan casi todo el nuevo testamento y se ofrece a la sociedad bíblica en Londres para ir como misionero allí. Cuando vio que los sueños de la última parte de su vida debían cumplirse, gritó con alegría; así que un día nos dejó tres niñas y cuatro niños con mi madre en Sevilla y fue lejos de nosotros para abrir la obra, planeando venir más tarde por nosotros.

No sabemos aún cómo sucedió, pero antes de que mi padre llegase a la bahía de Manila, los periódicos de la ciudad anunciaron la llegada del ex Fraile. Inmediatamente fue visto por los espías, se mantuvieron nuestras cartas de él hasta tres o cuatro días antes de que él falleciera, y en todos los sentidos intentaban quitarle la vida, algo muy duro para él. Dos meses después recibimos en Sevilla las noticias por cable que mi padre estaba muerto. Resultaba imposible de creer, y hasta un mes después, recibimos cartas de él diciendo que él estaba bien. Su última carta fue fechada dos días antes de su muerte y escribió lo siguiente: "estoy bien y feliz, y muy pronto le escribiré todo, diciendo que he tenido gran éxito en todos los planes que estoy llevando a cabo. Por fin me han dado todas sus cartas, y cuando vi los policías que las traían (porque han puesto una guardia en mi puerta para ver quiénes son las personas que vienen a mí) que saltó de su silla y besó y cantó y gritó al mismo tiempo."

Y sin embargo, él estaba muerto! ¿Qué clase de enfermedad tenía que duró tan poco tiempo? El médico nos ha enviado unas líneas: "Don Manrique Alonso ha muerto de una mala fiebre; sus últimas palabras fueron para la obra que había comenzado aquí y para usted." Pasaron los años y algunos caballeros que vinieron de Manila nos dijeron que no era la fiebre que había matado a nuestro amado padre; no, era veneno. Otra vez intentamos no pensar en eso, pero vino palabra de Manila, diciendo: "Don Manrique Alonso fue envenenado". Pero vive en un mundo mejor, feliz con una felicidad que nadie puede tomar lejos de él y coronado con el hermoso lema de su vida: "Es el amor que me mueve en mi vida". FIN




La Sociedad Bíblica hace constar que tres pastores protestantes fueron envenenados en Filipinas que habían sido comisionados por esta Sociedad Bíblica de Londres. Marton en 1856. Rangel en 1869. Manrique Alonso Lallave en 1890.



Conocerá lo ocurrido en 1872, al Obispo electo de Cebú Sr. Alcalá Zamora, nombrado por el Gobierno radical del Sr. Ruiz Zorrilla, su amigo último, durante el reinado de Don Amadeo de Saboya, y a quien en los pocos días que vivió en Manila, no saludaban en la calle, por precepto de sus profesores, padres dominicos, los estudiantes de Sto. Tomás.



El coronel Pazos y Vela Hidalgo, Gobernador de Marianas que no era amigo de los frailes, fue asesinado.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Manrique Alonso Lallave
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.