PUBLICIDAD
 
sábado, 21 de septiembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Jose de Segovia
10
 

La ortodoxia sin amor es monstruosa

En busca de autenticidad (4): Schaeffer buscaba el contacto humano que abriera la comunicación que el debate cerraba. Es la ortodoxia compasiva del que ha aprendido del Pastor que dejó sus 99 ovejas para buscar la perdida. Las redes serían otra cosa si los que aman la verdad siguieran su ejemplo.

MARTES AUTOR José de Segovia 18 DE JULIO DE 2017 10:00 h
Schaeffer no era un académico, sino un evangelista.

“La ortodoxia bíblica sin compasión”, era para Schaeffer, “la cosa más fea del mundo”. Si hay alguien a quien le importaba la verdad, ese era él –la “verdadera verdad”, la llamaba–, pero sin amor, le resultaba monstruosa. Es lo que más lamentaba de su juventud, el celo inmisericorde con el que defendió “la sana doctrina”.



Entendía a sus críticos, porque él había sido uno de ellos. Sobre ellos habla este artículo, el penúltimo ya de esta serie sobre el legado de Schaeffer.



 



En L´Abri se compartían comidas, reuniones, paseos y trabajos prácticos, pero no era una comunidad tipo menonita.

Tras la crisis que lleva a fundar la comunidad de L´Abri en 1955, su antiguo colaborador Carl McIntire le acusa nada menos que de “comunista”. Así de disparatados eran los argumentos del nuevo fundamentalismo en plena “guerra fría”. Veía fantasmas donde nos los hay. Ya que si de alguna manera habría que describir las ideas políticas de Schaeffer, sería como conservadoras. A lo que probablemente McIntire se refería, era a su concepto de comunidad, pero en L´Abri se compartían comidas, reuniones, paseos y trabajos prácticos, pero no era una comunidad tipo menonita.



Hasta el año 54, Fran siguió dando clase de teología pastoral en el Seminario de Fe de la Iglesia Presbiteriana Bíblica, que había nacido de la división del Seminario de Westminster y la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa. La separación del fundamentalismo histórico que da lugar al nuevo fundamentalismo, se basa siempre en el grado de separación de los “culpables por asociación” y la cuestión de la “libertad cristiana”, que lleva a un sectarismo y legalismo, que sigue caracterizando este tipo de iglesias hasta el día de hoy.



El conflicto estalló en el mensaje de graduación de curso en 1954, que tituló “Lenguas de fuego”. Habló de la necesidad de mantener la verdad por “la única fuente de poder que el pueblo de Dios tiene, Cristo mismo”. Al acabar, un dirigente de la denominación dijo a su esposa Edith que iba a haber una división. Lo que ocurrió al año siguiente de comenzar L´Abri, cuando el sínodo se divide en dos y nace Covenant College, donde está ahora el instituto que lleva el nombre de Schaeffer. Como L´Abri no era una iglesia, las comunidades que nacieron de su obra, constituyeron una denominación que ha crecido mucho en Gran Bretaña, la Iglesia Presbiteriana Internacional. La más conocida hoy, es la que está en el barrio londinense de Ealing.



En un sentido, Schaeffer siguió siendo fundamentalista. Samuel Escobar recuerda su insistencia en el término “inerrancia”, durante las reuniones de preparación del Pacto de Lausana en 1974. Aunque la palabra significa lo mismo que “infalibilidad” –la expresión habitual en inglés que utilizan las confesiones históricas–, evangélicos conservadores como él, pensaron que no era suficiente. Al final prevaleció la opinión de Stott, que hace la redacción final del documento, donde no se habla de “inerrancia”. Schaeffer es uno de los descontentos que funda el Concilio Internacional sobre Inerrancia Bíblica en 1976, que hace una declaración en Chicago, al año siguiente.



 



Como L´Abri no era una iglesia, las comunidades que nacieron de su obra, constituyeron una denominación que ha crecido mucho en Gran Bretaña, la Iglesia Presbiteriana Internacional.

Por otro lado, es evidente que Fran se libra del concepto de separación fundamentalista, que había fomentado un pietismo alejado del mundo. Su mensaje es tremendamente contemporáneo, lleno de referencias a la cultura y el arte de su tiempo, que pone en relación con el Evangelio. Es más, habla de música, películas y libros que ni siquiera los teólogos liberales estaban comentando, ya que estaban más interesados en el “evangelio social”, que en la contracultura de los 60. No tiene miedo a asistir a conciertos de rock, ver cine considerado inmoral, o leer literatura existencialista. Todo lo examina y prueba, a la luz de la Palabra de Dios, para mostrar la verdad de Cristo.



 



¿ACADÉMICO O EVANGELISTA?

Algunos académicos han despreciado la obra de Schaeffer como “simplista, superficial y tendenciosa”. La describen como una “concatenación de juicios sin fundamento, basados en medias verdades”, que bordean la “paranoia”. Y no han faltado profesores que han criticado su visión de Aquino o Kierkegaard, su idealización de la Reforma y su mantenimiento de “el mito de la América cristiana”. Todos ellos son aspectos discutibles de su obra, pero sus críticos olvidan que no era un académico, sino un evangelista.



Su doctorado del año 54 era honorífico. Nunca pretendió ser especialista en nada. Le interesaban las líneas generales de la Historia, no lo particular. Temía perder de vista el bosque, al mirar los árboles. No se puede juzgar la obra de Schaeffer por su visión equivocada de un autor o momento concreto. A él le gusta citar nombres, pero eso no significa que los conociera en profundidad. Son las referencias por las que busca identificarse con el no creyente, no el análisis de la obra de alguien en concreto. Y se caracterizan siempre por su amplitud de miras.



 



L´Abri no quería ser un lugar de retiros, donde uno se excluyera del mundo y la realidad de la vida.



Es por eso que aunque su formación musical es clásica, le encanta citar grupos de rock. No era monotemático. Todo le interesaba. No habla de sus gustos, sino de la cultura que le rodea en su sentido más amplío. Es la curiosidad intelectual del que no conoce fronteras. Ya que lo malo no es no saber, sino no querer saber. Ese es el problema de la mayoría, no que no conozca algo, sino que no le interesa.



A Schaeffer, nada humano le era ajeno. Es por eso que rechaza el calificativo de “intelectual” para L´Abri. Le preocupa “la vida real”, no las discusiones académicas. Tenía tiempo para “preguntas genuinas”, no excusas para la controversia. Por otro lado, rehuía la super-espiritualidad de “la experiencia en la cumbre de la montaña”. No quería que L´Abri fuera un lugar de retiro, donde uno se excluyera del mundo y la realidad de la vida. Es por eso que Fran siempre habló honestamente de sus luchas y fracasos.



 



¿MAYORÍA MORAL?

A las críticas que recibió de fundamentalistas y académicos, se une la visión incómoda con la que se observa su papel político en la Mayoría Moral de la Era Reagan a principios de los 80, poco antes de su muerte. Es una época poco conocida en medios hispanos, porque su libro “A Christian Manifesto” (1981) nunca fue traducido, pero sí que Vida sacó el texto en que se basa la serie de documentales que hizo con el cirujano infantil cristiano Everett Koop –amigo de la familia, que trató a su hija Prisca ya en 1950–, cuando estaba al frente de la salud pública estadounidense, “¿Qué le pasó a la raza humana?” (1983).



Hasta 1977 la obra de Schaeffer relaciona el cristianismo con la cultura, pero evita la lectura socio-política que caracteriza al medio conservador estadounidense del que provenía. Era una reflexión fundamentalmente europea, que desde una perspectiva histórica refleja la serie de documentales “¿Cómo debemos vivir entonces?” (1976). La idea de hacer estas películas viene de su hijo Franky. Nacido tardíamente, después de sus tres hermanas, es el único hijo varón de la familia, que recibe toda la atención de su madre, al estar enfermo de polio desde los 2 años. Escapa del colegio donde estaba interno en Inglaterra y se educa en L´Abri, sin ir a ninguna escuela. Tenía 23 años cuando dirigió la serie.



Franky acusa ahora a su padre de ser el “arquitecto intelectual” de la derecha religiosa norteamericana, pero ¿quién le metió en esa “guerra cultural” que enfrenta a la sociedad estadounidense desde finales de los años 70, por la ley del aborto? ¡Franky mismo! La compleja relación de este padre con su hijo se ha convertido ya en parte de la cultura popular americana, desde que Franky escribiera libros como “Loco por Dios: cómo crecí como uno de los elegidos, ayudé a encontrar la derecha religiosa y viví para retractarme de todo (o casi todo)” (2007) o su trilogía de novelas sobre Calvin Becker, “hijo de una familia misionera reformada presbiteriana de Kansas, basada en Suiza” y su “volcánica curiosidad sexual”.



 



Franky acusa ahora a su padre de ser el arquitecto intelectual de la derecha religiosa norteamericana, pero fue él quien le introdujo en la política.



Después de pintar un tiempo, hace tres libros en los 80 con ideas de su padre, expresadas con dureza, pero sin su compasión, hasta que se dedica a dirigir cine de terror – no ya de serie B, sino Z, casi “gore” –. Deja de ser evangélico en 1990, para hacerse ortodoxo oriental y ahora se define como un “ateo que cree en Dios”. Tras lanzar a su padre como artífice de la Mayoría Moral de Reagan, deja el ala religiosa del partido republicano, dedicándose a ensalzar a los Marines, tras entrar su hijo en el cuerpo. Ahora es demócrata liberal, pero no deja de hablar de sus padres. A sus 64 años, parece que se ha quedado anclado en la fase edípica de “matar al padre”, para quedarse con la madre sólo para él, como demuestra su libro “Sexo, Mamá y Dios” (2011). 



Los críticos de Schaeffer no saben a qué atenerse con él, lo mismo exalta a su padre, que le acusa de maltratador. De quien siempre habla, es de su madre. Basta leer el obituario que escribió en Huffington Post, para darse cuenta hasta qué punto estaba enfermizamente unido a ella. Su obsesión por la sexualidad le lleva a unos terrenos nada recomendables para los que idealizan L´Abri y los Schaeffer – cuyo matrimonio describe como “desastroso” –, pero tampoco para los que odian su “educación fundamentalista”, porque para Franky, la familia lo es todo. En ocasiones tiene el genio y creatividad de su padre, pero a menudo es “adicto a la mediocridad” que él mismo desprecia. Lo que le ha faltado siempre es la compasión que tenía su padre.



 



ORTODOXÍA GENEROSA

Si “ningún crítico ha hecho tanto daño a la obra de su vida, que su hijo –dice Os Guinness–, con un hijo así, ¿quién necesita enemigos?”. La gracia que mostró su madre con él, después de las miserias que escribió sobre su matrimonio, es para mí un reflejo de la generosidad que tuvo siempre su padre. “El problema no es tanto que Frank revele y proclame los fallos y debilidades de sus padres”, dice Guinness –algo que honestamente siempre Schaeffer reconoció–, “sino que le acuse de hipocresía e insinceridad, algo que estaba en el corazón mismo de su vida y su obra”.



Alguien como Guinness, hijo de misioneros en China –como Edith–, fue parte de L´Abri durante seis años –cuando escribió, para mí, su mejor libro, “Polvo de muerte”–, pero abandonó la comunidad, acusando a los Schaeffer de nepotismo. Como en tantas organizaciones, se mezclaba la familia con el ministerio, pero “por muy grande que sean sus defectos y lo equivocado que pudiera estar en detalles de filosofía e historia”, Guinness dice que “nunca ha conocido a nadie como Francis Schaeffer, que se tomara a Dios, las personas y la verdad, tan apasionadamente en serio”.



 



Os Guinness, hijo de misioneros en China, fue parte de L´Abri durante seis años cuando escribió tal vez su mejor libro, Polvo de muerte



Como decía mi maestro en el Instituto de Londres para el Cristianismo Contemporáneo y colaborador de L´Abri, Jerram Barrs: “Schaeffer creía apasionadamente que la Caída es un hecho histórico que ha cambiado todo en la vida. En particular, esto significaba para él, que debía ser siempre consciente que era un pecador en pensamiento, palabra y obra. Fue la misericordia y fidelidad de Dios, la que trajo tan inesperada bendición a su ministerio, no sus dones, habilidades, poder o justicia propia.”



Es esa conciencia de la gracia de Dios, la que le hizo mostrar esa misma gracia a otros. Le dio un sentido de la dignidad de todo ser humano –por el que “para Dios, no hay personas pequeñas”, como solía decir– y una compasión que le llevó a evitar un enfrentamiento agresivo con sus enemigos. Una de las historias más sorprendentes que he leído sobre Schaeffer, es sobre una vez que dio un seminario en Londres y al llegar el tiempo de coloquio, alguien le hizo el típico comentario fuera de tono, que mostraba esa agresividad que caracteriza ahora las discusiones en Internet… ¿saben lo que hizo?



Al acabar la reunión, muchos querían hablar con el conferenciante, pero él fue detrás de la persona que le había atacado, para mostrarle que sus diferencias no significaban que no quería tener relación con él. Buscaba el contacto humano que abriera la comunicación que el debate había cerrado. Es la ortodoxia compasiva del que ha aprendido del Pastor que dejó sus noventa y nueve ovejas, para buscar la que se había perdido (Lucas 15:4). Las redes serían otra cosa, si los que aman la verdad siguieran su ejemplo.


 

 


10
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Manolo
28/07/2017
12:56 h
10
 
En los países cautivos por la tendencia dominante del "buenismo amoroso"(que solo es calor humano) la postura mas fácil es dejarse acunar por el cómodo adormecimiento del "to er mundo e bueno"; pero esta postura no es la que Dios ordena en "ir y predicar este Evangelio a toda criatura"; hace días salió en TV un cura simpático que vino a decir: "no conozco este Mandamiento(creo que el cuarto) pero nosotros nos limitamos a "amarnos". Es la síntesis de derivas colectivas a nivel nacional,mora
 

TeoGraduado
20/07/2017
16:14 h
8
 
José muy buena toda esta serie sobre Shaeffer.
 

Protestantólogo
20/07/2017
11:23 h
5
 
Es insostenible esto de “nuevo fundamentalismo”. Precisamente G. Machen, el artífice académico del fundamentalismo (Princeton, Westminster), rehuía del término. De hecho McIntire dirigió lo de “neo” a la nueva conformación conservadora liderada por Bob Jones III e Ian Pasley. En estas cuestiones el respaldo histórico e “ideocrático” debe ser riguroso. Lo mismo la distinción sesgada “académico”/”evangelista”. Schaeffer hizo una defensa militante de la ortodoxia, sesgo propio de un pastor.
 

jorgevaron
18/07/2017
20:25 h
2
 
Un genuino siervo de Dios, y feliz o lamentablemente tan hombre como cualquiera de nosotros. Dios será siempre glorificado en sus verdaderos hijos.
 
Respondiendo a jorgevaron

Protestantólogo
19/07/2017
14:58 h
4
 
Pese a amigos y detractores, Schaeffer no abandonó, salvo excepciones (asistencia a conciertos de rock, visualizar cine considerado inmoral, trato familiar), la posición fundamentalista. Según Barry Hankins, profesor de la Universidad de Baylor: "Schaeffer fue incluso un separacionista de segundo grado", lo que lo distanció con la Asociación Nacional de Evangélicos, Seminario Fuller y por momentos del evangelismo inclusivista (cooperación con líderes y agencias liberales) de Billy Graham .
 
Respondiendo a Protestantólogo

Protestantólogo
19/07/2017
14:21 h
3
 
La ortodoxia sin amor tiene una ventaja sobre el “amor” sin ortodoxia, como la tienen las dictaduras de derecha sobre los sistemas totalitarios de izquierda, pueden revertirse (léase Chile vs Cuba). Esto permite ver fantasmas donde los hay, porque Satanás es una historia en olvido. El celo inmisericorde en defensa de “la sana doctrina”, debe dirigirse contra las “doctrinas de demonios”, no contra sus poseedores eventuales, que es una de las marcas de los escritos de Carl McIntire.
 
Respondiendo a Protestantólogo

Manolo
20/07/2017
13:44 h
7
 
C.5. Coincido con usted, no obstante ignorar la Sana Doctrina impide/disminuye (a mi entender) cuatro cosas; 1ª la Práctica del verdadero Amor relacionado con la Justicia; 2ª desconocer el Poder de Dios; 3º un mayor derramamiento de la Gracia específica, 4º la santificación del creyente y la sociedad, mora
 

Manolo
18/07/2017
13:34 h
1
 
Que duda cabe Don José, la ortodoxia de la "verdad" sin Amor es el fanatismo mas monstruoso y, el "amor" sin la Verdad ortodoxa es mojigatería sin sal que solo sirve para tirarla al suelo; Pablo dice: seguir la Verdad en Amor(; solo la Persona de Jesucristo es el equilibrio perfecto de la Verdad y el Amor(Jn 1:17); mora.
 
Respondiendo a Manolo

Protestantólogo
20/07/2017
11:23 h
6
 
Es tan destructiva la ortodoxia sin amor como el “odio al padre”, fase edípica que aspira a su desaparición, que es, creo, en lo que incurre una y otra vez el neoevangelicalismo, al señalar al fundamentalismo- su ascendiente inmediato- como el principio de todos los males, por sobre el ateísmo, la herejía liberal, los esfuerzos del neomarxismo por “poseer” la cultura hasta hacerla presa de la alienación derivada de la promiscuidad y sus mecanismos totalitarios de control. Más reflexión.
 
Respondiendo a Protestantólogo

Manolo
22/07/2017
13:46 h
9
 
C.6. Si he entendido bien coincido, pero no se que será peor; el "odio" al Padre Eterno de la Verdad con intención de lograr su "desaparición" o, la descarada sustitución del Padre Eterno por otro "padre" no eterno con una concatenación de aportes múltiples que conlleva fruto del engaño y la mentira; desafortunadamente estas dos opciones son las dos vertientes de la idolatría en todo el mundo localizadas en el ateísmo comunista y las religiones apóstatas; mora.
 



 
 
ESTAS EN: - - - La ortodoxia sin amor es monstruosa
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán

Beltrán analiza el mayor estudio científico realizado hasta la fecha, su metodología y conclusiones. Una entrevista de Julio Pérez (Onda Paz, El Tren de la Vida).

 
España, ante la ‘tormenta perfecta’ España, ante la ‘tormenta perfecta’

La crisis de investidura tras las elecciones nacionales, la amenaza de un Brexit duro y la sentencia del "procés" en septiembre colocan a España ante una "tormenta perfecta" social, política y económica, opina César Vidal.

 
“Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

 
Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

 
“Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

 
“Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

 
“Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

 
FOTOS Fotos
 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: el valor de una adolescente Héroes: el valor de una adolescente

Marcó el rumbo de la historia al dejar de lado el rencor y convertirse en un agente de bendición para quien no lo merecía.

 
El informativo #12: Por la vida y la familia en México El informativo #12: Por la vida y la familia en México

La actualidad evangélica desde México a la Unión Europea, donde se pone en marcha un proyecto pionero de estudio del cerebro.

 
El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca

Entre otros temas, viajamos a Hong Kong, donde se ha celebrado un congreso para promover la unidad de los cristianos chinos.

 
El informativo #10: Día mundial contra la trata El informativo #10: Día mundial contra la trata

Visitamos las excavaciones arqueológicas que revelan la ciudad bíblica de Gat. Un testimonio directo nos explica cómo los cristianos memorizan la Biblia en Corea del Norte.

 
El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años

Tras conocer algo más sobre la fe de los astronautas repasamos la actualidad visitando Brasil, Montreal, Taiwán y Jerusalén.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.