PUBLICIDAD
 
miercoles, 17 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
José de Segovia
12
 

La honestidad y crisis de Francis Schaeffer

En busca de la autenticidad (2): la diferencia para Schaeffer, por la que el cristianismo es distinto a cualquier otra religión, es que “Dios lo hizo todo”.

MARTES AUTOR José de Segovia 04 DE JULIO DE 2017 10:08 h
schaeffer Schaeffer con su esposa Edith en las montañas de Suiza, donde tuvo una crisis a principios de los 50.

Hay libros que uno no lee, sino que le leen a uno. Eso me pasó a finales de los 70, cuando leí “La verdadera espiritualidad” de Francis Schaeffer (1912-1984). Basta leer el prefacio y díganme si no quieren seguir leyendo… 



“Hacía ya muchos años que me había convertido del agnosticismo al cristianismo. Después fui pastor durante diez años en los Estados Unidos y luego trabajé en Europa durante varios años más en compañía de mi esposa Edith. A lo largo de todo este tiempo sentí fuertemente la carga de defender la posición del cristianismo histórico, así como la pureza de la iglesia visible. Sin embargo, gradualmente, se me fue presentando un nuevo problema: la concordancia con la realidad. En primer lugar, me parecía que muchos de los que tienen una posición ortodoxa tienen poco que ver con la realidad. En segundo lugar, me dí cuenta de mi propia falta de concordancia con la realidad.”



 



EL NUEVO FUNDAMENTALISMO



Para entender la crisis de Schaeffer en los años 50 tenemos que darnos cuenta de dónde venía. Como dije en el primer artículo, él no sólo se había convertido a la fe cristiana, sino que entró en un movimiento evangélico que le aleja del protestantismo nominal de sus padres. Es así como llega a formar parte del fundamentalismo histórico que representa el anciano Machen y su crítica a la teología liberal, al formar la Iglesia Ortodoxa Presbiteriana y el Seminario de Westminster en Filadelfia. Lo que ocurre es que esto no le era suficiente. Schaeffer opta por el nuevo fundamentalismo que ahora conocemos, al entrar en la Iglesia Bíblica Presbiteriana y el Seminario de Fe del joven fiero McIntire… ¿en qué se diferencia del otro?



 



Schaeffer fue convertido del agnosticismo al cristianismo a los 18 años.



El neo-fundamentalismo es un movimiento que propugna una separación de segundo y tercer grado, o sea de todo aquel que sea “culpable por asociación” y no se haya separado de los que no se han separado. Su fanatismo le lleva a no distinguir una jerarquía de doctrinas, en la línea tradicional de Agustín. Para ellos, es tan importante tu posición sobre el milenio o el bautismo, como la doctrina de salvación. Y sobre todo se vuelve a un pietismo, que no sólo se caracteriza por no fumar o beber –como todavía se hacía en Westminster–, sino por su alejamiento del mundo y sus entretenimientos. Algo que chocaba con el interés de Schaeffer por el arte y la cultura, pero lo asume, igual que Edith deja de bailar, aunque lo hiciera en la escuela secundaria.



No distinguir entre ambos fundamentalismos lleva a grandes confusiones. La cuestión aquí no es el valor de la “sana doctrina”, sino ¿qué significa eso?: ¿las verdades fundamentales del cristianismo?, ¿o cualquier creencia que uno considere bíblica? Y sobre todo, ¿qué responsabilidad tenemos en esta lucha?: ¿has de dedicar tu vida a disparar contra todo lo que se mueve?, ¿o tienes sencillamente que vivir tu fe y proclamar la realidad esencial del Evangelio? En la práctica, ¿qué implica ese cristianismo?: ¿el juicio sobre los que te rodean?, ¿o la verdadera libertad? Y por último, ¿qué tiene que ver con el mundo?: ¿se trata sólo de cuestiones espirituales?, ¿o tiene que ver con la vida misma?



Si hay algo que caracteriza el pensamiento de Schaeffer, es la búsqueda de autenticidad, como titula Duriez el libro que ahora ha publicado Andamio en castellano. Es la honestidad de alguien que se examina a sí mismo y se hace las preguntas que todos dan por obvias. El lenguaje cristiano está lleno de presupuestos que nadie reconoce, aparte de ellos mismos. Se ha creado una jerga, que no sólo es incomprensible para el no creyente, sino que ya no significa nada para los propios cristianos. Son expresiones piadosas que cambian según los círculos y las modas, pero que ni siquiera se puede decir que son bíblicas, más que en apariencia.



 



Schaeffer fue pastor de una iglesia en San Luis, Misuri, antes de ser misionero en Europa.



Toda esta inmensa construcción se le vino abajo a Schaeffer en las montañas de Suiza, a principios de los años 50. La pregunta que todos se hacen es: ¿qué es lo que paso? Después de haber leído mucho de lo que escribió y lo que se ha publicado sobre él, a lo largo de los años, tengo que decir que no es fácil responder a esta cuestión... 



 



CRISIS, ¿QUÉ CRISIS?  



Me ha llamado la atención que ninguno de los biógrafos observa su mediana edad. A estas alturas de la vida, puedo decir que no se ven las cosas como joven radical, propenso al fanatismo, que a los cuarenta años. Por supuesto que hay gente que se queda anclada en esa fase, pero al llegar a la edad de Schaeffer en los 50, lo normal es la crisis de los cuarenta, cuando uno se pregunta quién es y lo que se ha perdido en el camino.



 



Schaeffer predicando en la primera iglesia donde fue pastor en Grove City, Pensilvania.



Lo que despista en él es siempre su lenguaje intelectual, que da una falsa impresión, ya que dice su yerno que era bastante emocional. No es raro que algunos pensaran que se había vuelto ateo de repente. Su duda es tan radical que parece cuestionar la existencia de Dios y verdades fundamentales del cristianismo. Yo no creo que ese fuera el caso, porque cuando él lo cuenta, es en el prefacio de su libro sobre “La verdadera espiritualidad” (1971), no en el prólogo a “Dios está ahí” (1968).



Aunque su libro no se publica hasta principios de los años 70, hubo muchos borradores anteriores. Su problema con los editores es que él quería mantener el estilo oral que tenían estas charlas. La primera vez que habló de estas cosas fue en un campamento de familias de misioneros presbiterianos en Estados Unidos en 1953, pero sus reflexiones no toman la forma que hoy conocemos, hasta que las presenta en la comunidad que forma en Suiza, L´Abri, ya en 1964. El primer antecedente lo encontramos cuando publica en 1951 un artículo, fuera del círculo separatista de revistas como The Bible Today o The Beacon, en una publicación general para escuelas dominicales, que se llamaba Sunday School Times.



 



Schaeffer predicó en una antigua capilla protestante suiza en Champèry, que estaba vacía cuando llegó en 1949.

Schaeffer comenta en esas notas la falta de poder y gozo que hay entre aquellos que profesan un cristianismo bíblico. Buscan la pureza, pero esta ha de llevar al amor, algo que brilla por su ausencia en círculos conservadores. Lo que él plantea, “no es un problema intelectual, sino espiritual”, dice. Algo que constata en él mismo, como paladín de la ortodoxia, que era. Descubrir la realidad de su vida le lleva a una depresión en que lucha contra el enojo y la frustración, recuerda su familia. No juzga la Biblia, sino su cristianismo. Duda de su fe, pero no doctrinalmente, sino experimentalmente.



 



LA OBRA QUE CRISTO TERMINÓ



Por un lado, hay una evidente liberación del legalismo. Como hemos dicho, el neo-fundamentalismo en que se había formado Schaeffer, estaba lleno de reglas de separación y pureza, que no reconocían la libertad de conciencia. Su hija Susan –casada con mi amigo Ranald Macaulay– recuerda como a los 10 años ve a su padre en 1951 beber por primera vez vino – ¡no lo usaban ni para celebrar la Santa Cena! –. No es que ahora empezara a fumar y a beber, sino que ya no le importaba que otros lo hicieran.



En la comunidad que fundó, L´Abri –sobre la que hablaremos en el siguiente artículo–, no se permitía el uso el drogas, pero como veremos, recibió a mucho jóvenes con ese problema, que no enfrentó moralistamente, sino existencialmente. Para él, “su perdición es respondida por la existencia del Creador”, no por un nuevo legalismo. En ese sentido fue clave también para él, el estudio de la Epístola a los Romanos, probablemente el libro de la Biblia que más habitualmente exponía en la comunidad y en conferencias. 



La expresión más repetida por él en aquella época, es “la obra terminada de Cristo”. Schaeffer descubre que el cristianismo no es un sistema de valores –como ahora tanto se suele decir–, sino la vida que se basa en “la obra sustitutoria de Jesucristo en la Historia”. Viene por la experiencia del “poder del Cristo crucificado, resucitado y glorificado, por medio del Espíritu Santo, a través de la fe”.



La diferencia para Schaeffer, por la que el cristianismo es distinto a cualquier otra religión, es que “Dios lo hizo todo”. El creía que “no podemos hacer nada para salvarnos, porque Cristo lo ha hecho todo”. Aunque comenzara hablando de cuestiones culturales y emocionales, usando ejemplos del arte y la filosofía, siempre acababa mostrando nuestra culpabilidad moral, para anunciar que Cristo murió por nosotros en la cruz.



Schaeffer se veía a sí mismo como un evangelista. Nunca pretendió ser otra cosa. La pregunta para él, no es cuáles eran los valores del cristianismo, por lo que merecía la pena creer en él, sino si el cristianismo es verdad. No era una cuestión intelectual, sino de la realidad de la vida misma. Ya que si el cristianismo es verdad, entonces afecta a toda nuestra vida. Es “la verdadera verdad”, como solía decir.


 

 


12
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Rupi Fabro
15/07/2017
01:57 h
12
 
¡QUÉ EXCELENTÍSIMO ARTÍCULO, TAN ESCLARECEDOR!!!!
 

Earendil
07/07/2017
13:53 h
11
 
Al final lo que Schaeffer vivió es lo que vivimos cada cristiano día a día...no puedo acusar en absoluto al Schaffer de todo lo que intentó para agradar a Dios (eso no le convierte en ningún fundamentalista ni fanático en sentido peyorativo)...como tampoco puedo acusar al Schaffer que fue alumbrado a otra realidad de cristianismo...porque sólo su actitud primera le llevó a ser alcanzado por Dios en un grado más alto y mejor. No debemos juzgar, los corazones solo los conoce Dios.
 

unapastoraateaseatrincheraensuiglesia
05/07/2017
12:32 h
10
 
Aprecio mucho la obra del Hno.SHAEFFER fue un gran Apologista del Cristianismo.La crisis espiritual que tuvo que le llevo a dudar aun de su Conversion ocurre no siempre en los Cristianos verdaderos.Creo que en esos momentos de incertidumbre lo que nos mantiene en pie es haber tenido una verdadera esperiencia con el HIJO DE DIOS. saber a ciencia cierta que EL ESTA VIVO. De forma subjetiva.Francisco gomez
 

Protestantólogo
04/07/2017
19:56 h
5
 
La Biblia señala un modelo de separación para cuanto grado sea necesario a fin preservar la sal, salvación del mundo. Buena parte de su potencia explicativa y estratégica se centra en esto. La “culpabilidad por asociación” ilícita es medular para las políticas de alianzas permitidas y/o prohibidas. El genio del fundamentalismo fue justamente distinguir jerarquías de doctrinas, es un movimiento transversal. La “realidad” personal o social por lo común no concuerda con el diseño del Creador.
 

Angel
04/07/2017
18:47 h
4
 
Esa es la crisis que, en alguna medida hemos pasado bastantes. Lo bueno es que otros que las pasaron antes que algunos de nosotros (como en el caso de Schaeffer) contribuyeron a alumbrarnos a otros que sin su ayuda, las hubiéramos pasado "canutas". Sin duda, esa es también la labor de los maestros, como don de Dios a la Iglesia (con mayúsculas). Gracias José.
 
Respondiendo a Angel

Protestantólogo
04/07/2017
20:13 h
6
 
Lo que el autor llama “neo” es una vuelta a los criterios del puritanismo, ánimo organizador de la América primigenia, lo que entre otros redunda en un alejamiento del mundo y sus entretenimientos (Hollywood, casinos, alcoholismo, cigarro-cáncer, etc.), en el contexto de una Guerra Cultural declarada y brutal (guerra espiritual). Vivir tu fe no conlleva la privatización de la misma. Confunde legalismo con militancia y disciplina en tiempos de aguda prueba para la fe cristiana histórica.
 

Mac
04/07/2017
12:01 h
3
 
Creo que esta experiencia insatisfactoria la hemos tenido muchos, al replantearnos nuestras "creencias evangélicas". Después de treinta años de anciano en una iglesia evangélica, me replantee algunas doctrinas que dudaba que fueran bíbicas, de Dios, como el Dispensacionalismo, la teología del reemplazo del Israel de Dios por la iglesia, el reinado milenial solo para judíos,...llegando a la conclusión que esto, así no puede ser de Dios. Me he sentido violado, por ciertas tradicione protestantes
 
Respondiendo a Mac

Protestantólogo
04/07/2017
20:25 h
7
 
Schaeffer era un superdotado lo que podría explicar en parte sus crisis personales, duda existencial, depresión, enojo (que padeció parte de su familia), frustración. Quizás no entendió, que cara a la batalla, Judá (alabanza) tendría precedencia (Jueces 1:2). Hay varios sermones de McIntire en la red, alguien señaló: escuchándole te trasportabas a los pies de la cruz, la gloria de Dios era su enseña. Poder, combate, gozo, seguridad. Ortodoxia, ortopraxis, gloria. Otro grande: Harvey Springer.
 

Pedro Tarquis
04/07/2017
10:53 h
2
 
Fantástico José! Siempre muy interesantes y apasionantes tus artículos, pero éste en especial es totalmente oportuno, necesario y aplicable a la realidad de nuestra iglesia y sociedad. Un abrazo!
 
Respondiendo a Pedro Tarquis

Protestantólogo
04/07/2017
20:31 h
8
 
Cristo lo ha hecho todo, pero el hombre debe reivindicar por sí y ante sí el privilegio de portar la imagen de Dios, concedida, acicate de su dignidad (para no haber estudiado teología… me voy a wspear a mí mismo). El cristianismo es una cuestión intelectual (sabiduría de Dios) que embarga el corazón. Primero creer luego experimentar las consecuencias del acerto. La agenda de valores morales de los años setenta y posteriores no habría existido sin estos porfiados fundamentalistas. Un respeto.
 

DanielHofkamp
04/07/2017
10:30 h
1
 
Muy interesante, gracias José.
 
Respondiendo a DanielHofkamp

Protestantólogo
04/07/2017
20:38 h
9
 
Markku Ruotsila escribió “Fighting Fundamentalist: Carl McIntire and the Politicization of American Fundamentalism”, una de las primeras biografías académicas de McIntire. Restaura su lugar como uno de los líderes religiosos más consecuentes en los Estados Unidos del siglo XX, un serio combatiente teológico, político y social, organizador incansable, pionero en las teologías públicas, alianzas inter-religiosas y métodos políticos que darían origen a la sublevación de los creyentes consecuentes.
 



 
 
ESTAS EN: - - - La honestidad y crisis de Francis Schaeffer
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

 
Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

 
El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

“No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

 
“Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

 
Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

 
95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

 
FOTOS Fotos
 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

 
SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

 
Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.