PUBLICIDAD
 
viernes, 21 de julio de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
4
 

El opio del pueblo y el Reino de Dios

El fracaso no tan lejano de aquellos experimentos humanos es sólo la antesala de más fracasos venideros.

CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 18 DE MAYO DE 2017 09:23 h

Entre las frases que han caracterizado la crítica más demoledora hacia la religión, incluido el cristianismo, estaría la de que la religión es el opio del pueblo. Llegó a ser el santo y seña del marxismo y de todos los movimientos revolucionarios que surgieron de su seno en los siglos XIX y XX, constituyéndose en emblema de su rechazo total hacia el fenómeno religioso. El materialismo, ya fuera histórico, dialéctico o científico, era la verdad que los clérigos habían querido ocultar a las masas para tenerlas adormecidas con sus cuentos sobre Dios, el cielo y el infierno, a fin de vivir bien ellos en esta vida a costa de la credulidad de la gente en la otra vida.



Parecía que el argumento era irrefutable y a partir de entonces la religión fue catalogada como uno de los elementos constituyentes de un sistema opresivo y alienador que perjudicaba a una mayoría de explotados y beneficiaba a una minoría de explotadores. El engaño había durado ya demasiado tiempo y ahora alumbraba para la humanidad una nueva era en la que el materialismo científico sería la verdad que guiaría a los pueblos por las sendas de la justicia y de la paz. Todos los sueños y quimeras de la religión acerca de un reino de Dios serían barridos por el establecimiento del paraíso en la tierra, paraíso labrado por los hombres y mujeres entregados a la causa revolucionaria. Se establecerían estructuras sociales y políticas basadas en las verdades que dicho materialismo proporcionaba, con gobiernos populares presididos por la solidaridad y la justicia social entre las masas campesinas y obreras, en una hermandad donde los hombres serían dueños de sus destinos, sin necesidad de ningún ser superior que les dictara las normas para construir tal comunidad igualitaria y feliz.



¡Qué gran peso de superstición y mentiras nos habíamos sacudido de nuestros hombros! No es extraño que los mantenedores de ese inicuo sistema, que era el opio del pueblo, fueran pasados por las armas, al ser parásitos chupadores de sangre ajena.



Se derribaron gobiernos, se echaron abajo estructuras obsoletas y las iglesias se convirtieron en casas del pueblo, centros de cultura o meros museos aleccionadores de un pasado oscuro. Se establecieron nuevos gobiernos basados en las excelentes verdades recién descubiertas y se comenzó una nueva andadura en la historia de la humanidad.



Pero algo falló, porque las brillantes esperanzas pronto empezaron a dar paso a realidades insospechadas y no previstas que emborronaban aquel cuadro maravilloso de concordia y armonía. Y aunque al principio todos los males se achacaban a las calumnias infundadas de los enemigos del pueblo, interesados en desprestigiar los logros conseguidos, con el paso del tiempo se constató que la realidad era tozuda, de modo que hasta el más ciego podía ver que no se trataba de calumnias sino de hechos puros. Los dirigentes del nuevo sistema de cosas exigían fe a sus incondicionales en la esperanza social que predicaban, negando la realidad empírica, materialista podría decirse, de unos hechos que hablaban bien alto sobre la existencia de una clase privilegiada que había hecho del poder un medio para vivir bien. Y así fue como los que juzgaron implacablemente a los clérigos se convirtieron ellos mismos en sostenedores de un sistema de cosas basado en mentiras, en el que los eslóganes y grandes fórmulas eran mero opio para obnubilar las conciencias.



¡Qué decepción! El paraíso en la tierra había fracasado con estrépito, convirtiéndose en una pesadilla de la que había que escapar como fuese. El siglo XX que vio nacer tales esperanzas, certificó también su hundimiento.



Y ahora henos aquí en el siglo XXI, con la sensación de que el fracaso no tan lejano de aquellos experimentos humanos es sólo la antesala de más fracasos venideros, porque mirando aquí y allá, considerando el estado actual de nuestro mundo y su situación de precariedad e inestabilidad, surge la zozobra sobre el futuro que nos aguarda. De los que pretenden arreglar las cosas, como el aprendiz de brujo en aquella película de Disney, es factible temer que las empeoren, en unos casos por deliberada mala voluntad y en otros por incompetencia, porque ¿quién tiene la suficiente capacidad para arreglar este mundo?



Y así es como llegamos a la conclusión de que el Reino de Dios sigue siendo una necesidad vital e irrenunciable. Un Reino que no nace de aquí abajo ni es sostenido por la pericia de ciertos hombres. Un Reino que viene de lo alto y al frente del cual hay un hombre; pero no un hombre cualquiera, ni siquiera un hombre destacado. Un Hombre único investido con plenos poderes personales para instaurar ese sistema de convivencia que permanecerá para siempre. Y es que el fracaso reiterado y estruendoso de todos los sistemas humanos no hace sino corroborar la singularidad e indispensabilidad del Reino de Dios. Un Reino insustituible que cuanto más se le pretende suplantar y negar más innegable se hace su necesidad.



 



¿Opio del pueblo? El verdadero opio del pueblo consiste en vivir escamoteando y no queriendo ver esa realidad que viene a marchas forzadas, a medida que avanza la Historia, y que tendrá su culminación en el regreso del que dijo: ‘Mi reino no es de este mundo.i



i Juan 18:36


 

 


4
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Galo Nómez
20/05/2017
04:54 h
4
 
Marx usaba esa expresión-así como"el último suspiro del moribundo"para referirse al consuelo que podía entregar ante una adversidad al menos en apariencia irremediable. Ahora, si bien los ministros religiosos podían tener las mejores intenciones, eso no.ocurría con las autoridades políticas y eclesiásticas, que bien sabían manipular a través de la cultura de la fe. En cualquier caso, eso es la religión; no el cristianismo
 

Ben
20/05/2017
00:01 h
3
 
Felicidades, una lectura deliciosa tanto en forma como en fondo.
 

charly
19/05/2017
01:58 h
2
 
Eso esperamos y hoy en día que estamos viendo el vacío en que se sumerge esta sociedad, nos queda la evidencia más clara que la gran profecía está por cumplirse pronto.
 

Ángel Aránguiz
18/05/2017
14:14 h
1
 
¡Qué sencillo y extraordinario artículo hermano Wenceslao! Me bendicen sus palabras. Gracias y felicitaciones. Desde Chile, un abrazo.
 



 
 
ESTAS EN: - - - El opio del pueblo y el Reino de Dios
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal) Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal)

Análisis de la propuesta de Ley nacional pro LGTBI española. Implicaciones éticas, legales y de mordaza a las libertades. Y la postura que deberían tener los cristianos ante ella. Entrevista a César Vidal.

 
España, 40 años de democracia: luces y sombras (C. Vidal)

Logros de la democracia española teñidos de corrupción, clientelismo político y de Iglesia-Estado, junto a economía que grava las clases medias y un Congreso en crisis ¿Qué pueden hacer los cristianos? Análisis de César Vidal.

 
Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas

El joven estudiante de ingeniería usa sus recursos y talento para ayudar a niños que necesitan prótesis de mano, algo inalcanzable por otros medios.

 
J.C. Escobar: Reforma y Pentecostés inseparable

Evangélicos españoles celebran #500Reforma en 2017, cinco siglos después de la Reforma protestante. El coordinador Juan Carlos Escobar habla de su experiencia, visión y obstáculos para esta conmemoración. 

 
Jaque a Qatar en el tablero global (C. Vidal)

¿Por qué tras el viaje de Trump a Arabia Saudí los aliados de EEUU bloquean a Qatar? ¿Es cierto que es por su apoyo al terrorismo? ¿Qué significa esta jugada en la política mundial? Entrevista al historiador y analista político César Vidal.

 
G. Amarilla: la política como lugar de misión G. Amarilla: la política como lugar de misión

Entrevista al diputado uruguayo de fe evangélica Gerardo Amarilla, ex Presidente de la Cámara de Representantes, sobre su visión y experiencia en la vida pública.

 
Gary Wilkerson, ponente del 8º Congreso Evangélico

El hijo de David Wilkerson preside un ministerio mundial de evangelismo y ayuda al necesitado, World Challenge. Wilkerson habla de la Reforma, el movimiento pentecostal y los desafíos que la iglesia enfrenta en el mundo actual.

 
FOTOS Fotos
 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
Sellos para conmemorar la Reforma Sellos para conmemorar la Reforma

Lituania, Namibia, Brasil, Benín e incluso Polonia, entre otros, han lanzado sellos conmemorativos del 500º Aniversario de la Reforma. España, no.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
VÍDEOS Vídeos
 
La historia de Lutero, animación Playmobil La historia de Lutero, animación Playmobil

Animación "stop-motion" hecha con más de 4.000 fotos explica la esencia de la Reforma. Producción: Dan Rackham. Narración: Luis Panduro.

 
3MJ #64: estoy orando por ti 3MJ #64: estoy orando por ti

Es Jesús quien busca a Pedro para restaurarle. Así hace también con nosotros.

 
Ni te juzgo, ni me comparo Ni te juzgo, ni me comparo

"Libertad de expresión es que si pides respeto para tu opinión, también respetes la de los demás" (youtuber: Daniel González)

 
Repair Café en Toledo Repair Café en Toledo

Esta es una cafetería distinta, donde se ayuda y enseña a reparar objetos rotos. 

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.