PUBLICIDAD
 
miercoles, 23 de agosto de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Noa Alarcón
    8
     

    Ministerios de éxito

    A veces, que no queramos renunciar a nuestros privilegios, o a nuestra posición, o a nuestra seguridad económica, no es más que un tropiezo para el reino de Dios.

    AMOR Y CONTEXTO AUTOR Noa Alarcón Melchor 24 DE ABRIL DE 2017 12:03 h

    He hecho un par de investigaciones antes de sentarme a escribir. Normalmente, el trabajo previo al artículo me lleva una o dos horas hasta que reúno todos los datos y compruebo que esté todo bien. Hoy me ha llevado diez minutos, porque estaba todo ahí, a la vista.



    La primera ha sido en una base de datos de libros evangélicos. He buscado referencias que utilicen la palabra éxito en su título o su subtítulo y solo de libros publicados en los últimos diez años había más de sesenta referencias. Y sí, todas provenían de traducciones estadounidenses al castellano.



    La segunda investigación ha venido como consecuencia de esta primera. En libros publicados en España, por autores españoles, no había prácticamente ningún libro ni referencia relacionada con la palabra éxito. Así que he acudido a BibleGateway.com (que, para quien no lo sepa, es una web donde consultar diferentes versiones bíblicas de decenas de idiomas del mundo, de manera gratuita). He clasificado algunas de las versiones en castellano de la Biblia por época y por epicentro de traducción. He buscado cuántas veces aparecía en esas traducciones la palabra éxito.



    En las traducciones más tradicionales hechas en España, y las más antiguas, éxito casi no aparece. La Reina-Valera de 1960 solo tiene 4 referencias (la RVR95, 5). La Reina-Valera Contemporánea, que es una revisión de 2009 con énfasis en el español de América, ya tiene 16 referencias. La Biblia de las Américas, realizada en los años 70 pero con la mente puesta también en Latinoamérica, tiene 18 referencias. Luego damos el salto: la Nueva Versión Internacional y la versión Dios Habla Hoy, hechas ambas en épocas más recientes (alrededor de los años 90) y con epicentro en Latinoamérica, tienen 33 y 38 referencias a éxito respectivamente. Y cuando vamos a la Nueva Traducción Viviente, que es una versión al español de América de una versión inglesa de la King James, y cuyo epicentro está en Estados Unidos, las referencias suben a 58.



    Como resumen podría decirse que cuanto más cerca estamos de Estados Unidos y más cerca a nuestra época actual, más se va viendo una explicación de ciertos conceptos o ideas a través de la noción del éxito. Es algo común en lengua y cultura inglesas que, a través de las traducciones, va permeando en la cultura evangélica latinoamericana y también, poco a poco, por contacto, se deja ver aquí en España.



    Lo cierto es que la cultura del éxito no es una cuestión cristiana. Muchos estudiosos están de acuerdo en que parte del “sueño americano” se ha traducido en esta cultura del éxito, que como toda corriente social y cultural tiene límites poco definibles.



    El sueño americano, ese del que tanto se habla en las películas, es un fenómeno único que nació del contraste con el que se encontraron los primeros pobladores de las colonias estadounidenses. El historiador Paul Johnson, en Estados Unidos, la historia, describe con mucho detalle esa fascinante parte de la historia de la nación. Hay que tener en cuenta que los primeros pobladores oficiales del territorio norteamericano eran europeos (ingleses sobre todo, pero también irlandeses, holandeses e italianos, por ejemplo). Formaban parte de una vieja Europa que estaba llena de historia, de monumentos y ruinas, pero también estaba llena de gente, que tenía sus campos de cultivo saturados de tener que abastecer a tanta población, que hacinaba en ciudades mal cuidadas a los que intentaban salir de la pobreza del campo. En Europa no había más que toda aquella miseria social y laboral.



    Los que se atrevieron (o tuvieron medios) para aventurarse en un viaje por barco incierto hacia los nuevos territorios, no obstante, lo que se encontraron fue con algo radicalmente diferente. Las tierras de América del Norte eran ricas y nuevas, y tremendamente productivas. Además, estaba aquella sensación irresistible de tener por delante todo un territorio sin explorar, vastas extensiones de tierra a disposición del primero que las reclamase. Cualquiera con un poco de espíritu emprendedor podía medrar en aquellos paisajes tan sobrecogedores y nunca antes vistos. Y así hicieron. Los registros dicen que en apenas cincuenta años la estatura media de los que habitaban en las colonias de América aumentó varios centímetros sobre la media europea, solo por poner un ejemplo. Mientras que en Europa tener familia numerosa era una tarea terriblemente costosa (sobre todo por el elevado precio de la vivienda en las ciudades), América del Norte se empezó a poblar rápidamente no solo por la inmigración, sino también porque las familias podían permitirse tener más hijos, porque tenían con qué alimentarles y el precio de la vida era relativamente más barato. Una de las cuestiones más impresionantes que narra Paul Johnson en su libro acerca del primer siglo y medio de asentamientos permanentes en América del Norte es algo que ahora se nos queda difícil de entender con ojos del siglo XXI: cuando los primeros pobladores llegaron allí con la intención de quedarse, en América del Norte no había nada más que naturaleza. Las civilizaciones construidas por los nativos americanos estaban basadas en el respeto absoluto a la tierra que les sustentaba, y por eso no tenían una civilización con grandes construcciones o una gran modificación del entorno. Y, aparte, los nativos americanos vivían en pequeños reductos en comparación con las vastas extensiones de bosques y montañas, llanuras, ríos y lagos de aquel territorio nuevo. Aparte de ello, no había nada. Y si pensamos bien el contraste, ahora Estados Unidos es una tierra que está llena de cosas, y por “cosas” podemos referirnos desde grandes rascacielos hasta suvenires baratos de plástico en las tiendas de regalo de los aeropuertos. Pero trescientos años atrás, cuando en el siglo XVIII empezó a poblarse, todo eran materias primas sin explotar. Johnson habla de las dificultades de los pioneros para cargar en los pequeños barcos que les trasportaban las mercancías e incluso los animales vivos para el ganado, necesarios para formar colonias y subsistir. Los que fueron a vivir a América transformaron eso y, por medio de la industria, se convirtieron en una floreciente nación.



    Ese es el origen del sueño americano: realmente cualquiera que tuviera ganas de trabajar y un poco de espíritu emprendedor tenía posibilidades de medrar en aquella tierra rica. Cuando después de la Segunda Guerra Mundial nació “oficialmente” el concepto de sueño americano, todo se había transformado ya; existían ciudades, había una industria asentada. Pero, aunque sus pobladores no tenían la necesidad de vivir directamente de la tierra, por alguna razón la tierra seguía siendo próspera.



    Aún hoy, a pesar de las crisis económicas y de los problemas de distribución de la riqueza, Estados Unidos sigue siendo un país próspero que conserva ese espíritu de que allí cualquiera que se esfuerce puede conseguir lo que se propone.



    Y es en este lugar, y en este contexto, donde surge la idea del éxito como un motor de la sociedad. Es algo típicamente estadounidense hablar de buscar ese éxito personal en la vida, aunque a veces éxito tenga límites volubles. El éxito es lo que cada uno considere que necesita para acceder a una vida con un alto nivel de bienestar. Para los pioneros, éxito era una buena cosecha anual que les permitiera poder alimentarse durante el invierno y obtener algo de dinero vendiendo los excedentes. Hoy éxito tiene un cariz algo más trascendental, y se ha acabado convirtiendo, en cierto sentido y para cierta parte de la cultura estadounidense, en un fin en sí mismo. El éxito proviene del esfuerzo personal de cada uno, no es algo que llegue de la nada. Y es lo que, en última instancia, le da sentido a la vida. Esa es la cultura del éxito.



    Lo que ha ocurrido es que esa cultura del éxito se ha utilizado para explicar la vida cristiana. Para un estadounidense criado en esta clase de mentalidad, resulta fácil de entender, aunque no sea necesariamente exacto ni se corresponda con la verdad del evangelio. Pero fuera de la cultura estadounidense lo que nos llega es un concepto muy diferente que no se puede aplicar en las mismas condiciones.



    Parte del éxito de Estados Unidos ha sido su expansión cultural; y con ella ha venido el mestizaje. Estamos imbuidos de cultura estadounidense, queramos o no. En el mundo evangélico esa inmersión ha sido doble: por un lado, el influjo de películas, literatura, televisión y otras formas de consumo cultural. Por otro lado, porque la mayoría del protestantismo español proviene de misiones estadounidenses que dejaron su impronta en la vida y la mentalidad de las iglesias, y además porque una parte del crecimiento de las iglesias evangélicas durante el siglo XX proviene del apoyo estadounidense (apoyo de recursos humanos y económicos). Y todo eso va dejando un rastro importante en la forma de ser. Por otro lado, la naturaleza expansiva de la cultura comercial de Estados Unidos hace que ellos fueran los únicos con iniciativa y visión de mercado para empezar a traducir sus libros y materiales propios en inglés al español para venderlos tanto a los hispanos de Estados Unidos como fuera de su territorio. Y ya tenemos así el paisaje completo, a grandes rasgos.



    Algo como el concepto del éxito, que es propio de una cultura en particular (y de su historia), se toma como verdad universal y se extiende a otras culturas donde ese concepto no es vital. Poco a poco, esas otras culturas adoptan parte del nuevo concepto, pero sin arraigo histórico es necesaria una modificación que en la mayoría de los casos resulta conflictiva. Cuando vamos ya a las raíces del evangelio, del puro evangelio de las buenas noticias a través de Cristo, resulta un mestizaje muy insostenible.



    No estoy en contra del éxito, ni mucho menos. Y no estoy en contra de la cultura estadounidense. Pero es obvio, al observar la evolución de la presencia del término en las versiones bíblicas, que es algo que ha venido llegando poco a poco desde fuera. Tampoco soy yo una purista cultural; el mestizaje no es malo. O, en el mejor de los casos, es inevitable. Agarrarse a una especie de localismo cultural hoy en día se ve como un suicidio intelectual, y como algo peligroso que da pie a los extremismos, incluso políticos. No estoy hablando de eso. Hablo de que tenemos que empezar a poner filtros y a (vuelvo a insistir) empezar a usar la sabiduría de Dios para reconocer a qué cosas tenemos que quitarles prioridad y de qué manera podemos encontrar un modo de vivir el evangelio en su forma más realista, sin filtros innecesarios que al final no ayudan, sino que lo hacen todo más difícil.



    No hace mucho hubo un líder que preguntó en una red social, a modo de encuesta informal para sus seguidores, sobre bajo qué parámetros ellos considerarían que un ministerio tiene éxito. Y a mí esa pregunta aparentemente tan inocente me resultó muy perturbadora, porque aun entendiendo los términos, habría que pararse a considerar cómo definiríamos éxito.



    Al leer muchas de las referencias de libros cristianos que tratan acerca del éxito con esos términos propios del sueño americano (prosperidad económica, conseguir los objetivos que uno se ha marcado y obtener cierta seguridad a medio plazo), no puedo evitar pensar que la propia vida de Jesús no tuvo mucho éxito, entonces. Podía haberse esforzado por ser más productivo, la verdad. Cualquier analista de mercado actual tendría un par de cosas que decirle.



    Por otro lado, la propia vida de los apóstoles y los primeros discípulos también dejaba mucho que desear. Si utilizamos los términos actuales, el éxito para Pedro o para Pablo no estaba en conseguir los objetivos fijados, ni en hacer avanzar sus empresas a cierto ritmo anual. Aunque eso estaba presente, no era esa la base sobre la que se declaraba el éxito. Para los apóstoles el éxito era parecerse cada día más a su Señor y ser fieles en el camino que él les marcaba, aunque fuera duro y, en términos humanos, infructuoso. 



    En toda la vorágine del éxito, se nos olvida una cuestión sencilla: en términos bíblicos, el único éxito que queda claro es el de estar haciendo la voluntad de Dios en la vida de cada uno. Si cada uno estamos donde debemos estar, donde entendemos que Dios nos pone, y comprometidos a ser auténticos seguidores de Jesús hasta sus últimas consecuencias, no puede haber un éxito mayor. Y desde esa perspectiva, nadie tuvo más éxito que Esteban, que murió apedreado, o que Pablo, que cuando consiguió su objetivo de llegar a Roma lo hizo bajo cadenas. La vida cristiana real está llena de frustraciones humanas, pero lo mejor es que no pasa nada. Pero si nuestra felicidad consiste en hacer lo que nosotros pensamos que tenemos que hacer para agradar a Dios, eso le deja al Padre muy poco espacio para moverse en y a través de nuestra vida.



    A pesar de que me he enrollado mucho en este tema, yo quería llegar aquí con esta idea: que podemos renunciar al éxito y relajarnos un poco. Es una idea que merecería varias novelas que la narrasen, o varias películas que la contasen, o un par de libros que fueran a los pormenores. A veces la obsesión con el éxito, aun en nuestra vida cristiana y en nuestros ministerios, puede entorpecer el esfuerzo que Dios hace a través de nosotros. A veces, que no queramos renunciar a nuestros privilegios, o a nuestra posición, o a nuestra seguridad económica, no es más que un tropiezo para el reino de Dios.



    Siempre que llego a este lugar pienso en el propio Pablo. A menudo expresaba su deseo de hacer un viaje a Roma para estar con la iglesia que había en esa ciudad, y también para hacer su labor de expandir el evangelio. Sin embargo, lo intentaba una y otra vez y no lo conseguía. Estuvo así años. Sin embargo, finalmente fue a Roma, aunque encarcelado y con la intención de ser procesado judicialmente. Estuvo bajo arresto domiciliario durante años, así que Pablo no pudo cumplir con su propósito de recorrer la ciudad y predicar el evangelio. Y parecería una historia de fracaso. No obstante, durante el tiempo en que estuvo preso Pablo tuvo la oportunidad de hablar del evangelio con altos mandatarios, una oportunidad que nunca hubiera tenido según su plan original. El éxito, a pesar de la vida de Pablo, fue en última instancia para Dios. 



     


     

     


    8
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Otoño
    28/04/2017
    23:53 h
    7
     
    Unos buenos amigos misioneros, con años en España. Su casa siempre a rebosar de gente del pueblo, que los aprecian y les escuchan con respeto sobre Jesús. Hace un tiempo la iglesia en EUA que los apoyaba financieramente dejó de hacerlo porque no había resultados (conversiones/éxito). Nuestros amigos explicaron varias veces sobre el tema cultural. Su líder de misiones no escuchaba. Ellos han tenido la valentía de ser fieles a sus principios y seguir sin el apoyo económico: el Señor proveerá.
     
    Respondiendo a Otoño

    EZEQUIEL JOB
    02/05/2017
    21:04 h
    8
     
    (Sal 34:9-10Temed a Jehová, vosotros sus santos, Pues nada falta a los que le temen.Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; Pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.)(Mat 6:31-33No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas
     

    unapastoraateaseatrincheraensuiglesia
    27/04/2017
    15:32 h
    6
     
    Buen articulo NOA.hoy muchps bssan el exito. con el mismo patron como lo basan los mundanos .El exito e. la vida cristiana radica en estar en el centro de la volu tad de DIOS.Pudierase sufrir el MARTIRIO como muchos cristia os estan sufriendo en paises de religion MUSULMANA eso si que es EXITO estar dispuesto a morir antes que re unciar a la FE Francisco gomez
     

    Ángel Aránguiz
    27/04/2017
    06:00 h
    5
     
    Hermana Noa, llevo tiempo siguiendo sus Artículos, y agradezco a Dios por la claridad, sencillez y profundidad de ellos. ¡Quiera Dios un día venga a Chile! Bendiciones en Cristo.
     

    Angel
    26/04/2017
    19:43 h
    4
     
    Gracias Noa. Mereció la pena que te "enrollaras" tanto hasta llegar al punto que pretendías. Así todos sabemos cuál es el contexto donde se originó el término "éxito". Pero todo tu artículo me ha hecho pensar que el éxito de Jesús, así como de cualquier seguidor suyo será el resultado de la entrega y el servicio por amor y, si es necesario, hasta la muerte: "Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado... verá el fruto de la aflicción de su alma..." (Is.53.10-11; Mr.10.45)
     

    el culé
    26/04/2017
    19:41 h
    3
     
    Yo te envío otra palabra que da entre "asco" y "pavor" : LIDER. Hay que ver el cómo les gusta a los responsables-caciquillos de allende el Charco. Y...¿sabes el motivo?...sencillísimo. En la Palabra de Dios hay valores,condiciones y responsabilidades para todos los sacerdotes, los creyentes, los ancianos, los pastores, y los obispos. Pero...NUNCA SE HABLA NI HAY NADA SOBRE LOS LÍDERES!!!. Así que...seamos Líderes y hagamos lo que nos de la gana!. Y... ahí entran la mayoría de ig.- carisma. Paz.
     

    EZEQUIEL JOB
    26/04/2017
    04:34 h
    2
     
    Gracias Noa, años me lleva desligarme mentalmente de "éxito" y "líder". Un ministro "exitoso" puede decirse que tiene una gran iglesia, dinero, fama, predica por todo el mundo. Para Dios, el que limpia los baños de su Iglesia puede ser mas exitoso, porque vive una vida limpia de pecado, en paz con todos, ayudando al necesitado(2Ped3:11-14), se mantiene fiel a Cristo hasta que El venga(Mat24:13)(Ap2:10). Nuestro "éxito" será cuando nos diga: "Venid, benditos de mi Padre, heredad .." (Mat25:34-46)
     

    Tutato
    25/04/2017
    07:39 h
    1
     
    ¡Excelente! Gracias. Para remarcar el tema del verdadero ÉXITO: la definitiva valoración del Señor y Juez es la que nos debe preocupar. Como decía el apóstol Pablo: " Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros o por tribunal humano, y ni yo mismo me juzgo, ...el que me juzga es el Señor".
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Ministerios de éxito
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes” “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes”

    Hablamos con Noa Alarcón sobre su próxima novela ‘Ernestina y los espíritus’, ambientada en el Madrid de la Primera República, un tiempo de convulsión social y política en el que el protestantismo llegó a España.

     
    El reo: Bonhoeffer contra Hitler El reo: Bonhoeffer contra Hitler

    Daniel Jándula nos presenta la tercera edición de la novela El reo, una ficción basada en la experiencia de Dietrich Bonhoeffer, el pastor protestante alemán que se opuso al nazismo.

     
    Análisis del crecimiento evangélico en España Análisis del crecimiento evangélico en España

    Durante el 8º Congreso Evangélico Dámaris Playá presentó un informe con las cifras de lugares de culto evangélicos en España y la evolución de la presencia protestante en nuestro país.

     

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas

    El joven estudiante de ingeniería usa sus recursos y talento para ayudar a niños que necesitan prótesis de mano, algo inalcanzable por otros medios.

     
    Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal)

    Análisis de la propuesta de Ley nacional pro LGTBI española. Implicaciones éticas, legales y de mordaza a las libertades. Y la postura que deberían tener los cristianos ante ella. Entrevista a César Vidal.

     
    J.C. Escobar: Reforma y Pentecostés inseparable

    Evangélicos españoles celebran #500Reforma en 2017, cinco siglos después de la Reforma protestante. El coordinador Juan Carlos Escobar habla de su experiencia, visión y obstáculos para esta conmemoración. 

     
    FOTOS Fotos
     
    Yo no estoy en venta! Yo no estoy en venta!

    "Los llamados afuera" (15J). Jóvenes cristianos reunidos en la Puerta del Sol de Madrid denuncian la trata de personas como una forma moderna de esclavitud y tráfico humano. Un flashmob realizado por tres ONGs que ayudan a mujeres que huyen de la esclavitud sexual en España.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #68: las manos de Dios 3MJ #68: las manos de Dios

    En la cruz sus manos fueron traspasadas. Esa es la muestra de su amor inquebrantable.

     
    Andar Andar

    Un vídeo de 2 minutos sobre el significado de Judas 24.

     
    3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme 3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme

    Frikrist nos habla sobre relaciones y por qué es importante seguir el plan de Dios.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.