PUBLICIDAD
 
martes, 25 de abril de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Noa Alarcón
    7
     

    El famoseo según Cristo

    Dios no nos acomodó la vida, la muerte y la resurrección de Cristo a nuestras normas visuales ni a nuestras expectativas.

    AMOR Y CONTEXTO AUTOR Noa Alarcón Melchor 17 DE ABRIL DE 2017 18:10 h

    En el análisis que Murphy-O’Connor hace de la vida del apóstol Pablo en Pablo, su historia, se pregunta si Pablo se encontró con Jesús durante su ministerio en algún momento, ya que ambos, según todos los indicios, se encontraban en Jerusalén en aquel tiempo: Jesús cumpliendo con sus tres años de ministerio, convocando a sus discípulos, a sus seguidores y a los que querían escucharle y recibir milagros; y Pablo, siendo un fariseo celoso de la ley, buen estudiante, aplicado judío. Sin embargo, a nosotros desde aquí nos parece curioso que no coincidieran, siquiera, en el momento de la crucifixión. No hay que desmentir ningún texto bíblico: es una cuestión de percepción. Nosotros hemos visto montones de películas que narran el tiempo de la pasión de Cristo con boato y bandas sonoras épicas de fondo, y nos parece que el suceso más trascendental de la humanidad debía tener toda la atención y toda la expectación de la ciudad. Sin embargo, la realidad es bien distinta. Había mucha gente siguiendo el camino de Jesús hacia la muerte, pero también había mucha gente en Jerusalén porque eran los días de la Pascua, y la ciudad doblaba su población, y se arremolinaban en el templo para sacrificar a los animales de la fiesta, y se preparaban para no tener que realizar ninguna actividad a la caída de la noche. Dice Murphy-O’Connor:



    “Era tal el caos que reinaba el día de la preparación de la Pascua, que nadie salía a la calle si no tenía necesidad de ello. Un pequeño desfile de soldados romanos escoltando a un criminal camino de la cruz no debió causar mucho entusiasmo entre los habitantes de Jerusalén. Es más, la pequeña comitiva de la crucifixión de Jesús no debió ser sino un obstáculo más para cruzar la calle”.



    No solo el hijo de Dios murió como un criminal sin serlo, sino que, además, no le importó a nadie. Todo el mundo estaba liado con sus ocupaciones, con sus deberes, esforzándose por contentar a Dios con la celebración de la fiesta. Todo lo que narran los Evangelios es cierto, pero no ocurrió como algo terrible más que para los cercanos a Jesús. No hubo banda sonora épica mientras Jesús era llevado a la cruz para morir: solo el ruido de los animales por el camino, el trasiego de la gente haciendo las últimas compras para la celebración. El silencio del cielo.



    Y esto nos hace pensar, porque nosotros somos los hijos de la era de las imágenes, y queremos el boato, la trascendencia, aunque sea de pega, de efecto especial de celuloide. Y, sin embargo, Dios no proporcionó nada de eso. Es cierto que hubo un temblor, que el cielo se nubló y que el velo del altar se resquebrajó, pero ¿quién fue consciente de ello, en su conjunto, aquel día ajetreado? La mujer que limpiaba a fondo el polvo de su casa antes de que cayera la noche porque se acercaba el sabat y no podría hacerlo al día siguiente, quizá sintió el temblor, pero ¿qué sabía ella del velo del templo? ¿Qué sabía del hombre al que ajusticiaban a pocos metros de su casa? No era más que otro al que los romanos iban a crucificar. Ya había dos allí. Uno más.



    Aparentemente, nada de lo que pasaba podía romper la vida cotidiana. Y resulta curioso que en ese preciso momento el propio Dios no interrumpiera más aún en la línea temporal. Es curiosa la “manía” de Dios de establecer señales para los momentos clave de la vida de Jesús sin acudir al boato ni a la gloria humana. Nació en un pesebre, con pastores que olían a oveja como corte de bienvenida. Los que acudieron a rendir culto al rey fueron astrónomos de otras naciones paganas, una pequeña comitiva llegada a Palestina igual que cualquier otro turista de la época. Incluso el siguiente instante trascendental, la resurrección de Jesús, tuvo a mujeres como protagonistas principales, que fueron de las primeras en recibir el mensaje y ver a Jesús, y no había nadie menos fiable ni menos glorioso que una mujer como testigo en aquel momento. Y, según relatan los Evangelios, Jesús estuvo muchos días ya resucitado entre ellos, yendo y viniendo, apareciéndose y desapareciendo, dejándose ver, pero no convocó a las autoridades, ni a las multitudes, ni hizo una rueda de prensa (entiéndaseme), que hubiera sido lo más lógico desde el punto de vista humano para avisar de que acababa de pasar algo tan sumamente glorioso como la resurrección del hijo de Dios.



    A nosotros ahora, en la era del espectáculo, nos parece que, si no hay cámaras que lo atestigüen, cualquier suceso carece de importancia; mientras que todo lo que sale por televisión adquiere una trascendencia automática, aunque sea algo triste y deslucido. Dios no trabajaba según esas reglas. Y no nos acomodó la vida, la muerte y la resurrección de Cristo a nuestras normas visuales ni a nuestras expectativas. Así que debemos aprender a mirar tal y como Dios la ve la importancia de las cosas.



    Esto dice mucho del carácter de Dios. Durante su ministerio, Jesús atraía a la gente y a las multitudes, pero no fue hasta que no se reveló en toda su naturaleza, como el Cristo resucitado, el Mesías esperado, que no se convirtió en el abismo de luz del que hablaba Kafka, que atrae y fascina a partes iguales. Y, aun así, sigue siendo voluntad de cada persona individual acercarse a él, porque aunque él se muestre en todo su esplendor, no obliga a nadie a acercarse.



    Jesús, que es Dios hecho carne, mantiene su misma cualidad, su absoluto atractivo y, a la vez, un total desapego por todo lo que los humanos consideran importante o trascendente. No va a doblegarse a “parecer” importante para atraer la atención de las personas. No va a doblegarse a lo que se considere moderno, glamuroso, poderoso o atrayente, ni a las amistades influyentes, ni a los lugares de moda. De hecho, el propio surgimiento del cristianismo como religión es una incongruencia: ¿quién va a adorar, voluntariamente, a un Dios que se humilla a sí mismo de todas las maneras posibles? Los romanos tenían a su césar como cabeza visible de su culto, una figura fuerte, autoritaria, que no desmerecía de los grandes dioses griegos, revestidos de poder y autoridad en sus enormes templos de piedra. Los propios judíos creían en un Dios que les había sacado de Egipto ejerciendo un poder sobrenatural sobre los elementos y que habitaba en uno de los templos más majestuosos de la antigüedad, el segundo templo que reconstruyó Herodes en Jerusalén sobre los cimientos del templo del gran rey Salomón. Y resulta complicado, desde su perspectiva, aceptar que ese mismo Dios, no obstante, llevó a cabo su plan de salvación sin ningún glamur, sin ninguna gloria, y sumido todo en una profunda humillación.



    Si hay algo que nos cuesta hoy en día admitir es que, si queremos ser auténticos seguidores de ese Mesías, ese hijo de Dios, en algún momento se nos exigirá renunciar a nuestra gloria humana y pasar por humillación, por calumnia o descrédito, porque ningún siervo es superior a su amo. Hay algo en ser cristiano auténtico que va en contra de nuestra intuición del siglo XXI.



    Para Dios, la importancia está en las cosas que se hacen por sí mismas, aunque no haya testigos, ni cámaras, ni mesa de debate, ni expertos analizándolo en directo. Para nuestra sociedad actual, nada tiene importancia si no tiene repercusión o una retransmisión en directo. De hecho, hay veces que se añade esa importancia a cosas que no la tienen por el revuelo mediático que levantan (póngase como ejemplo definitivo todo lo relacionado con la prensa del corazón).



    A veces, hoy en día, nos emociona y nos impresiona más un cristiano en el terreno de lo dudoso por ser famoso y salir en televisión que uno de esos siervos fieles que trabajan a nivel local en alguna asociación, o realizando alguna labor casi anónima. No es que ser famoso sea malo, pero hay que reajustar Santiago 2 a nuestro momento: “La fe que tenéis en nuestro glorioso Señor Jesucristo no debe dar lugar a favoritismos” (Stg 2:1, NVI), y parafraseo: “Supongamos que en el lugar donde os reunís entra un cantante cristiano famoso y entra también un pobre desarrapado. Si atendéis bien al famoso y le decís: “Siéntate aquí, en este lugar cómodo al frente”, pero al pobre le decís: “Quédate aquí al fondo de pie”, ¿acaso no hacéis discriminación entre vosotros?… ¿No ha escogido Dios a los anónimos según el mundo para que sean famosos en la fe?…”.



    Ni ser rico, ni ser pobre, ni ser famoso, ni ser anónimo nos hace algún cambio frente a Dios. Lo único que importa es que aceptemos a Cristo. Y si no importa para Dios, no debería importar para sus hijos, su iglesia. Da igual las bandas sonoras majestuosas y los planos épicos con los que narramos hoy la vida de Jesús: en su momento, todo se caracterizó por una peculiar humildad que, llegado a su extremo, se convirtió directamente en humillación. Y de ahí surge nuestra fe, nuestra esperanza. También nos espera la nueva Jerusalén al otro lado, la de las calles de oro; pero a este lado de la vida no podemos andar exigiendo ni pretendiendo el boato como excusa para ser cristianos. Si vamos a seguir a Cristo, en algún momento se nos pedirá que seamos como él, que aceptó el silencio y el desprecio en todos los momentos de su vida.


     

     


    7
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    unapastoraateaseatrincheraensuiglesia
    20/04/2017
    06:34 h
    7
     
    Es cierto vivimos en la era de la imagen y del protagonismo y lo triste esp tambien sucede en algunas iglesias.El SEÑOR nos enseño que debemos huir de esas cosas cuando lo quisieron hacer REY el huyo porque no vino para ser servido sino para servir.Lo que cuenta a fin de cuentas es lo que hagamos para la gloria de DIOS y la recompensa la recibiremos en la.eternidad.Francisco gomez
     

    rustvilla
    18/04/2017
    16:56 h
    6
     
    Brillante. Muchas gracias por el artículo
     

    el culé
    18/04/2017
    13:17 h
    4
     
    De veras que no es por fastidiar...pero...algo importante si trascendió en aquel Jerusalem de entonces (aunque no apareciera en "el Matutino de Israel"). Cuando Cleofas le dice al propio Jesús en Emaús: "¿Eres el único forastero en Jerusalem que no has sabido las COSAS que en ella han acontecido en estos días?...¿Qué cosas?...pues...lo ocurrido con Jesús nazareno...?..". En aquellos dïas...SI...se habló y se comentó... Jesucristo... SIEMPRE HA DADO QUE COMENTAR !!!. Lucas 24. Un abrazo.
     
    Respondiendo a el culé

    Noa Alarcón
    18/04/2017
    14:08 h
    5
     
    Hombre… pues claro que se supo, ¡no es eso lo que quería decir! Pobres de nosotros si hubiera pasado TOTALMENTE desapercibido, ja, ja… El revuelo llegó, y vaya si lo hizo. Precisamente en el libro que cito al principio señala después el problemón con el cristianismo con el que se encontraron los fariseos a comienzos del libro de Hechos, porque no les dejaba de crecer en las manos… ¡si hasta uno de los mejores de los suyos, el mismo Pablo, se acabó convirtiendo!
     

    gocarrillo
    18/04/2017
    04:33 h
    3
     
    Me encantó el artículo, me recordó el lenguaje y el "espíritu" con el cual el inigualable Giovanni Papini, escribió su controversial obra "Historia de Cristo".
     

    EZEQUIEL JOB
    18/04/2017
    03:01 h
    2
     
    Muy bien dicho Noa. Dios te siga bendiciendo mucho mas. La fama y la vanagloria de la vida no son de Dios: Lo único que importa es que OBEDEZCAMOS A CRISTO, u OBEDECER SU PALABRA que es lo mismo, para ser salvos(Heb5:8-9):"1Jn 2:15-16 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo."
     

    jorgevaron
    17/04/2017
    22:07 h
    1
     
    Hermoso artículo. No tengo mas palabras.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El famoseo según Cristo
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Restaurar al pastor Restaurar al pastor

    Marcos Zapata será uno de los ponentes del próximo Seminario de Teología y Psicología Pastoral que abordará el tema general “¿Quién pastorea al pastor?”.

     
    Erdogán y Turquía según C. Vidal Erdogán y Turquía según C. Vidal

    Entrevista a César Vidal de las razones que han llevado al escenario político actual en Turquía, cómo afecta a Rusia, UE, EEUU, ISIS, Siria, Irán e Israel; y el posible escenario al que conduce.

     
    Trump y Al Asad ¿qué pasa en Siria? C. Vidal Trump y Al Asad ¿qué pasa en Siria? C. Vidal

    Trump ordenó bombardear Siria tras un ataque con armas químicas que se interpretó causado por Al Asad ¿Es esto cierto? ¿Qué hay detrás de esta actuación? ¿Qué pasará con EEUU, Siria, Rusia, Irán e Israel? Entrevista a César Vidal.

     
    “Nos jugamos que podamos expresarnos todos los españoles con libertad” “Nos jugamos que podamos expresarnos todos los españoles con libertad”

    El presidente de Hazteoir hace balance de la campaña del autubús y expresa su preocupación por las leyes aprobadas que en su opinión intentan adoctrinar en la ideología de género.

     
    Venezuela tras el ‘autogolpe’ de Estado

    La crisis actual en Venezuela: un amplio análisis de las causas, situación social y política, y el posible futuro. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    8 causas: justicia social 8 causas: justicia social

    Los valores de la Reforma protestante impregnaron sociedades. Impulsaron e impulsan personas para luchar por la justicia social como compromiso ineludible y consecuente de su fe en Jesús.

     
    La Reforma protestante sigue viva hoy La Reforma protestante sigue viva hoy

    Hacedores de Historia, con la ayuda de varios jóvenes profesionales (dos artistas, dos abogados -uno político) analiza la vigencia de la Reforma en la sociedad y personas de nuestro tiempo.

     
    3MJ #56: las manos de Dios 3MJ #56: las manos de Dios

    Las marcas de la cruz en las manos de Jesús permanecerán por toda la eternidad, mostrando su amor por nosotros.

     
    Cristianismo para no cristianos: C. Vidal Cristianismo para no cristianos: C. Vidal

    Conferencia impartida por César Vidal dentro de un ciclo del Centro Cultural Argentino de Miami este pasado 10 de abril de 2017.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.