PUBLICIDAD
 
sábado, 21 de abril de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Estudios bíblicos (CVII)
    1
     

    Abdías y la justicia de Dios con Edom e Israel

    Para muchos resultaría ideal que Dios fuera parcial, contemplando siempre con malos ojos a unos pueblos y con buenos siempre a otros. Así lo creyó en el pasado Israel y posteriormente no pocas naciones autodenominadas cristianas.

    LA VOZ AUTOR César Vidal 15 DE MARZO DE 2017 19:00 h
    justicia, espada balanza

    Durante los meses anteriores, nos hemos detenido en los distintos profetas. He procurado seguir un orden cronológico para ayudarles a entender el contexto de lo sucedido a Israel a lo largo de su Historia. Del Antiguo Testamento hemos dejado dos libros pendientes en esa andadura que nos ha llevado años.



    Uno es el libro de Abdías y el otro, el de Rut. En el caso de Rut, la decisión está relacionada con el hecho de que es un prólogo ideal para el Nuevo Testamento y así, Dios mediante, lo veremos la semana que viene.



    En el de Abdías, porque su datación es insegura y porque también –por raro que les parezca– puede ser un prólogo para el Nuevo Testamento.



    Algunas personas ubican la época de Abdías poco después de la destrucción del templo de Jerusalén y del reino de Judá ya que describe (v. 11-12) cómo los idumeos se aprovecharon del final del reino judío de manera carente de compasión. Efectivamente, puede ser así, pero también podría tratarse de un texto post-exílico en el que Dios anuncia el juicio que acabará cayendo sobre Edom.



    A decir verdad, la ubicación cronológica es secundaria. No así el contenido del libro. Abdías se dirige a Edom porque los profetas, en no pocas ocasiones, no se dirigen sólo al pueblo de Dios sino también a las naciones (v. 1). Fue el caso de Abdías con Edom, pero, como hemos tenido ocasión de ver, lo mismo hemos examinado en Isaías y Jeremías, en Ezequiel y Daniel, en Amós y Habacuc.



    Objetivamente hablando, Edom era una nación pequeña y de escasa relevancia. Descendientes de Esaú, el hijo del patriarca Isaac y hermano de Jacob, sus habitantes ocupaban un territorio ubicado en la frontera sur de las actuales Israel y Jordania extendiéndose hasta el norte de la península arábiga.



    Los idumeos o edomitas eran una nación de relevancia muy limitada si se comparaba con grandes imperios como Asiria, Babilonia o Egipto y se hallaba más a la altura de otras más pequeñas como la federación filistea –de la que procede el nombre Palestina- o Judá. Sin embargo, a pesar de su limitación, Esaú estaba enferma de auto-satisfacción. Su soberbia la había engañado convenciéndola de que nada podía hacerle frente (v. 4). De hecho, Edom estaba tan satisfecha en su egocentrismo que no se percataba de que podía ser víctima de simples salteadores (v. 5). Sin embargo, al final, la realidad se había impuesto y había quedado tan de manifiesto que sus mismos aliados se habían aprovechado de ella (v. 7).



    El origen de aquella desgracia nacional –presente y futura, quizá– se hallaba en una soberbia que se había traducido en el odio hacia su hermana Israel, en el gozo nacido de la desgracia judía y en el aprovechamiento del drama sufrido por el pequeño reino (v. 10-14).



    Edom se comportó como otros pueblos a lo largo de la Historia que se han visto reconcomidos por el rencor hacia grupos envidiados. Los nacionalistas ucranianos que ayudaron a los nazis en las tareas de exterminio de los judíos; los distintos pueblos balcánicos que se entregaron al exterminio de los vecinos en un ajuste de cuentas homicida; los hutus que, apoyados por clérigos católicos que incluían obispos, estuvieron a punto de exterminar a los tutsis en Ruanda son sólo algunos ejemplos de conductas semejantes. Casi en ningún caso se puede hablar propiamente de una nación, pero sí de grupos que, rezumantes de soberbia nacionalista, decidieron exterminar al vecino odiado y seguramente también envidiado. El final de esas tragedias siempre suele ser similar.



    A pesar del éxito que puedan tener los agresores en un momento dado, les espera el juicio de Dios. Como señala Abdías (v. 15-21), Edom acabaría siendo juzgado por un Dios al que repugnan la soberbia nacionalista, la envidia del vecino, la cobardía sanguinaria, el saqueo de los que no se pueden defender. Sin embargo, el mensaje no queda limitado a Edom. Dios no hace acepción de personas y, por lo tanto, juzgará de acuerdo a principios morales y no a raza, nacionalidad o pasaporte.



    Edom, efectivamente, sufrió en el s. II una gran derrota histórica a manos de los judíos mandados por Judas Macabeo, pero ése no fue el final de la Historia. También Judá volvió a apartarse de los caminos de Dios y el juicio recayó nuevamente sobre ella y el medio fue Edom. De manera bien significativa, cuando Jesús nació, el rey no era un judío racial –aunque ciertamente practicaba el judaísmo– sino un edomita llamado Herodes. Es difícil que pueda encontrarse un ejemplo más revelador.



    Para muchos, resultaría ideal que Dios fuera parcial, que contemplara siempre con malos ojos a unos pueblos y con buenos –siempre, siempre, siempre– a otros. Así lo creyó en el pasado Israel y posteriormente no pocas naciones autodenominadas cristianas.



    Sin embargo, la realidad es muy distinta como hemos podido ver estudiando a los profetas. Dios rechaza la idea de que la pertenencia a una confesión, a una raza, a una nación sea garantía de salvación y bendición. Por el contrario, Israel fue objeto de castigos continuos cuando se apartó del camino de Dios y, realmente, no podría haber sido de otra manera con un Dios que es justo.



    Así lo hemos visto en los profetas y así comienza el Nuevo Testamento cuando otro profeta judío dice a sus compatriotas: “Por tanto, dad frutos propios de la conversión y no comencéis a deciros a vosotros mismos: ``Tenemos a Abraham por padre, porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham de estas piedras” (Lucas 3: 8). No otro sería el mensaje del propio Jesús.



     



    Continuará


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    20/03/2017
    16:30 h
    1
     
    Dos cosas me impactan de esta profecía, César. La primera es que Dios presenta a Israel ante Edom como su hermano, lo segundo es que, según leí en biblias de estudio, esta profecía no tiene aplicación directa en el NT, como ocurre con todos los otros libros a excepción de éste y de Ester. Llego a pensar que la terrible situación de una persona que se aprovecha de la desgracia de su hermano aprovechando que cae el juicio de Dios se va a producir entre los creyentes ocurriendo los últimos tiempos.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Abdías y la justicia de Dios con Edom e Israel
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Es fiable la Biblia? ¿No está llena de errores? ¿Es fiable la Biblia? ¿No está llena de errores?

    Para los cristianos la Biblia es Palabra de Dios. Pero ¿tenemos el texto original? Muchos creen que contiene errores ¿Es así, o podemos fiarnos de lo que dice? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Guillermo y Milagros Aguayo: ¡Salvemos la familia! Guillermo y Milagros Aguayo: ¡Salvemos la familia!

    Entrevista al matrimonio Aguayo, impulsores del movimiento #ConMisHijosNoTeMetas que ha impactado Perú y todo Latinoamérica.

     
    La resurrección de Jesús ¿realidad o fantasía?

    ¿Hay alguna razón para creer en la resurrección de Jesús en pleno s. XXI? ¿Y qué más da si ocurrió o no? Reflexión de Andy Wickham.

     
    “Me preocupa más que los cristianos se callen a que los callen”

    Ser influenciadores en una sociedad secular es el tema central del próximo Fórum de Apologética (4-6 mayo). Jaume Llenas introduce el tema.

     
    ¿Enterró la ciencia a Dios?

    El avance científico borra la superstición ¿Elimina también a Dios? Andy Wickham debate la relación fe cristiana-ciencia ¿Incompatibles y opuestas?

     
    Héctor Pardo, el evangélico que negoció con las FARC

    'La Colombia evangélica lucha por el Evangelio, la paz y la justicia social', dice el líder evangélico Héctor Pardo, hijo de uno de los fundadores de la guerrilla en Colombia.

     
    “Es muy poco progresista querer destruir a la familia”

    Xesús Manuel Suárez cuenta el trabajo que se está llevando a cabo en Latinoamérica para que los evangélicos sean agentes de transformación.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Proverbios Toda la Biblia: Proverbios

    En este libro encontramos píldoras de sabiduría de Dios con un gran valor práctico.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
    ‘En la cruz’, Marcos Vidal y Ulises Eyherabide ‘En la cruz’, Marcos Vidal y Ulises Eyherabide

    “La realeza que se obstina, Tu cabeza que se inclina, Mi pobreza que termina en la cruz”.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.