PUBLICIDAD
 
lunes, 23 de octubre de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Isabel Pavón
    30
     

    La membresía de la iglesia

    Una crítica al libro 'Edificando iglesias sanas', de Jonathan Leeman (IX Marks).

    TUS OJOS ABIERTOS AUTOR Isabel Pavón 10 DE FEBRERO DE 2017 11:43 h

    En esta ocasión me decido a dar una triste opinión sobre el libro de Jonathan Leeman titulado "La membresía de la iglesia, edificando iglesias sanas", pues realmente no sé qué pueden llegar a edificar sus páginas, más bien creo que intentan aislar, subyugar y esclavizar al creyente. Para ello, iré copiando algunos de los párrafos que negativamente más me han sorprendido al comprobar cuánto se alejan del evangelio que he aprendido en estos años de camino, observando el comportamiento de Jesús y su obra magistralmente compasiva hacia la humanidad. Hay libros y libros y con sinceridad digo que me habría gustado encontrar menos lecciones desagradables. Por supuesto, no puedo ponerlos todos porque sería lo mismo que copiar el manual entero. No obstante, como está en internet y es de descarga gratuita, vosotros mismos podréis echarle un vistazo e investigar si lo que escribo es cierto, si mi opinión sobre él va descaminada. En definitiva, no me parece que sus páginas estén recubiertas con la libertad que da Cristo y por tanto, con el evangelio de la gracia, sino, más bien, está impregnado de un fanatismo impresionante que nos llega a España desde tierras y costumbres extranjeras con intención de que nos instalemos en nuestros propios guetos eclesiales, bajo una autoridad humana suprema e intolerante que no mudará su modo de pensar.



    Es este un libro que encaja en las mentes de aquellos dirigentes que buscan formar, no una iglesia, sino una secta. Obras como esta, paridas como churros por autores fundamentalistas, ahogan, esclavizan y apartan de Dios haciéndote creer con engatusamientos que te están acercando. Aquellas personas que desean formar parte de este modelo terminan renunciando a la liberación que nos trajo Jesús, pues hay líderes que, con poder humano, actúan por encima de él.



    Comienzo con unas líneas que aparecen en la introducción y hace referencia, a modo de crítica, a los creyentes que no se hacen miembros oficialmente de la congregación a la que asisten sin pararse a pensar cuál puede ser el motivo de tal decisión, porque motivos los hay, muy legítimos y muy aceptables y muy justificados.




    Tampoco les parece mal que un cristiano pase los años recorriendo diferentes congregaciones o que decida asistir indefinidamente a una iglesia sin llegar a unirse a ella.




    Cuando un cristiano pasa años recorriendo diferentes congregaciones es que todavía no ha encontrado su lugar y por alguna razón lo sigue buscando. No se aparta de la iglesia, no se va fuera de ella sino que sigue averiguando donde se encuentran cristianos comprometidos a los que puede ayudar y de quienes puede recibir ayuda, aportando cada cual su parte y trabajar juntos para la gloria de Dios. Ese cristiano que va de una iglesia a otra tiene inquietudes. Con mayor o mejor acierto busca el verdadero evangelio y quiere seguirlo. Anhela que le hablen de Jesús, quiere oír de él. Quiere desarrollar sus dones y siente que no hay lugar para él. Quien escribe este libro no se ha parado en pensar cuál puede ser el motivo de que existan cristianos que van de acá para allá buscando ese lugar donde sentir que forma parte. El problema, según el autor, está en el que deja de asistir o va a varios lugares de culto, no en lo que se fragua dentro de tal o cual congregación y los motivos que llevan al feligrés a salir de allí. En todo momento se da por sentado que los líderes (palabra que no me gusta usar de modo positivo) son perfectos, sin mácula y por eso no comprenden que algunos se les vayan de las manos. Aquí va otro párrafo:




    Pero que sea Jesús quien tiene el imperio debería producir el efecto contrario en nuestro concepto de la iglesia local: debería aumentar nuestra valoración de ella. La iglesia local también es una servidora de Jesús y él le concedió una autoridad que tú y yo no tenemos como cristianos individuales.




    Tal y como están muchas iglesias evangélicas en el tema del abuso de autoridad, he aquí un buen plato para consumir. Si la iglesia local está formada por miembros individuales, cristianos ellos, ¿cómo es que estos no tienen autoridad en el servicio a Jesús, ya sea de manera comunitaria como individual?, ¿cómo se pueden separar estos dos conceptos?, ¿quiénes son los que forman la iglesia local a la que se refiere?, y ¿quienes son entonces los que poseen la autoridad exclusiva? Al parecer, los integrantes se ven obligados a obedecer siempre lo que se les diga, sea lo que sea. Siguiente:




    Si eres un cristiano que vive en un país occidental y demócrata, hay muchas posibilidades de que necesites cambiar tu manera de pensar acerca de la iglesia y de cómo te relacionas con ella. Es muy posible que minusvalores tu iglesia. Que la desprecies. Que la deformes de tal manera que también deformes tu cristianismo.




    Ojo. Al parecer, los que vivimos en países democráticos tenemos la posibilidad de deformar el cristianismo, ¡Cuánto miedo hay a la democracia en los templos! ¿Quizá los que viven en países con dictadura tienen menos problemas porque están más acostumbrados a la obediencia autoritaria? ¿Está proponiendo el autor el modelo de dictadura en la iglesia? Creo que sí. ¿Fue ese el método que usó Jesús con los que le seguían? No, el que quiera ser el mayor, que sea el menor. Continuo:




    (La iglesia local) No es una asociación benéfica donde la membresía es opcional. No es un grupo abierto de personas que comparten un interés en asuntos religiosos y que se reúnen semanalmente para hablar de lo trascendente.




    No será una asociación benéfica pero bien que te exigen los diezmos y las ofrendas y el pago de gastos especiales y otras necesidades, y regalos para los dirigentes que gustan de viajes caros y lujosos, buenos hoteles y buenas comidas a costa de los miembros oficiales. Lo que quiere decirte es que, aunque para nada te convenza lo que se hace en tu iglesia, estás obligado a firmar el papel y a cumplir con las obligaciones sectarias que deciden los que te imponen la membresía. Otro párrafo:




    Los cristianos participan de la Cena del Señor sin unirse a la iglesia. Los cristianos ven la Cena del Señor como una experiencia privada y mística apta para los cristianos y no como una actividad para los miembros de la iglesia que se han sumado a una vida colectiva con los demás miembros.




    Eres cristiano pero, si no estás inscrito, no tendrías que participar en la Cena del Señor ya que actúas de manera privada, no tienes el mismo calibre que las personas que te rodean, eres cristiano de segunda o tercera. Es algo incongruente puesto que si estás allí, ya no es un acto privado. En fin, según el libro, hagas lo que hagas, creas en lo que creas, sólo un documento firmado puede permitirte la participación y la unión con el resto de hermanos. Es posible que con tanta insistencia lo único que se pretenda aquí sea tenerle bien cogido en asuntos económicos. ¿Imaginas a Jesús haciendo una lista de discípulos y otra de visitantes o simpatizantes? Otro párrafo:




    Los cristianos toman decisiones importantes en su vida —trasladarse, aceptar un ascenso laboral, escoger una esposa, etc— sin considerar los efectos que esas decisiones traerán a la familia de amistades en la iglesia, o sin consultar la sabiduría de los pastores y de otros miembros de la congregación. Los cristianos compran casas o alquilan apartamentos sin apenas considerar que algunos factores —como la distancia y el costo— afectarán su disponibilidad para servir a su iglesia.




    Que no se nos ocurra cambiar de barrio, ya que no somos dueños de nuestros gastos, para eso están los pastores, para llevarte la contabilidad, tu nómina es suya y la suya, suya también. Es más, si te mudas no podrán vigilarte ni llevar el control de tu tiempo. Tampoco puedes aceptar un ascenso, ese que te dará otra calidad de vida a ti y tu familia y que tanta falta os hace. Tienes que vegetar sin aspirar a nada, aunque estés preparado para ello. Ni siquiera enamorarte sin consultar "la sabiduría" (¿Todos los pastores son sabios y puestos por Dios?) de los pastores y miembros oficiales de la congregación. Tienes que dejarte llevar por la autoridad de quien gobierna ese local donde te reúnes, aunque nunca te pregunten tu opinión ni les interese tu estado espiritual, convéncete, no eres válido. Ya a estas alturas del libro, y sólo vamos comenzando, te estarás dando cuenta del interés que tiene el autor en que se firme la inscripción. Quieren que te entregues a la dirección absoluta de los hombres. Llegas a una iglesia y te subyugas al gusto del pastor y amigos circundantes. Él te dirá si esa chica es para ti o para otro, o para él mismo. ¿Imaginas a Jesús actuando así con sus discípulos? No, Juan, esta le va más a Fulano. Menganita, no te hagas novia de Zutano, mejor de Tutano que me es más dócil y engatusándolo a él, te tengo engatusada a ti bajo mi dominio. ¿Son estos los motivos principales del cristianismo, que alguien quiera imponerte la sumisión para doblegarte? ¿Existe tanta gente frustrada que para llevar a cabo sus fines se meten en las iglesias? No tendrán el gobierno de la nación, tampoco el mando sobre alguna empresa, pero sí el de una iglesia local y a ti mismo. ¿Qué decisión te queda por tomar libremente? Ninguna. No te dejarán ni la opción de cometer ya que son los dirigentes de tu congregación los que se equivocarán por ti.



    En páginas posteriores el autor justificará que los miembros de la misma iglesia vivan cerca, que no se muden a ningún otro sitio aunque la casa sea mejor y los gastos menores. Aconsejan convivir en el mismo barrio que tus hermanos en la fe porque así puedes invitarlos a comer, comprarles el pan y llevárselo a casa y los chicos irán al mismo parque, jugarán juntos sin tener que integrarse con otros niños de la sociedad donde viven, y porque dice el autor que el mismo Jesús se sometió física y geográficamente cuando vino al mundo, ¡Sí, dejó el cielo!, escribe. Otra frase lapidaria:




    Los cristianos no se unen a las iglesias; se someten a ellas.




    ¿Que anuncia este libro? Lo primero que Dios dio a Adán y Eva fue libertad, ya desde el principio les otorgó la libertad de poder decidir. Además, al atarte de esta manera elegida por el escritor, la iglesia local nunca podrá mejorar ya que los miembros no tendrán oportunidad de ejercer los dones que el Señor ha puesto en ellos. Te enseñan que el Espíritu Santo no habita en ti, habita entre los que quieren poseer tu libertad. Este deseo de sometimiento y más sometimiento no es otra cosa que anularte por completo. Si no fuera así no harían tanto hincapié en el concepto de autoridad.



    Hablando de Pentecostés, de cuando los 120 estaban reunidos en el aposento alto y se convirtieron tres mil dice así:




    tres mil nombres más son añadidos: Santiago, Lidia, Zebedeo, Prócoro, Jaime, Sancho, Alicia, etc (algunos nombres inventados para hacerlos más cercanos a nuestra época). Los discípulos cuentan el número y guardan un registro oficial. Ahora saben quién forma parte del grupo.




    ¿De verdad piensa que los números son exactos, que había gente tomando nota de los nombres para hacer un registro oficial? Me parece increíble que haya quien crea en la exactitud de las cifras bíblicas de este modo acérrimo en vez de pensar en una aproximación. Y, sobre todo, que fueron registrados, ¿para qué? ¿Para pedirles o para darles?




    Los cristianos son responsables de someterse a sus líderes en particular. El autor de Hebreos escribe:"Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos".




    Para que el creador de Hebreos escribiese algo así cabe suponer que estos eran buenos pastores pero ¡ay!, si este mismo autor levantase hoy la cabeza, ¿qué clase de dirigentes vería? El reconocimiento del débito de autoridad y sujeción es algo que el Señor pone en cada uno de nosotros. Reconocemos quien está tocado por el Señor, quien está ungido, quien le sirve y por eso nos sujetamos a esa persona, pero obedecer a alguien sin ton ni son es algo que no puede imponernos nadie, por muy líder que se sienta. Quien quiera honra que la gane. Otra perla más:



    Hablando del gobierno expresa:




    El presidente debe autorizarte oficialmente para poder representar sus decisiones. Ni siquiera sus más íntimos amigos o miembros de su familia hablan en nombre del presidente y se jactan de poder hacerlo. El riesgo es demasiado alto para cualquiera que se atreva a ello. Pues bien, aquí va otra pregunta: ¿Has hablado alguna vez en representación de Jesús y de su Reino? ¿Te ha autorizado alguien para representar las decisiones del Rey? Un poco más adelante, sobre este mismo tema, escribe: ¿Cuál es la moraleja? Que es igual de presuntuoso afirmar que tienes la autoridad de representar al Rey Jesús —el Hijo divino—, que afirmar que tienes la autoridad de representar al presidente de EE.UU.. Y más adelante: Básicamente, Jesús otorgó a los apóstoles esta clase de autoridad: la autoridad de colocarse frente a un confesante, considerar su confesión, considerar su vida y emitir un juicio oficial en nombre del cielo. ¿Es esta confesión verdadera? ¿Es este confesante sincero? Dicho en otras palabras: Los apóstoles tenían la autoridad celestial para declarar quién en la tierra era un ciudadano del Reino y, por tanto representaba al cielo.




    Estas líneas me parecen de las más crueles. Siete veces aparece la palabra “autoridad” en alguno de sus significados. Aquello de id y predicar hasta los confines del mundo queda abolido por el autor del libro, no somos embajadores de Cristo en la tierra, no, para dar testimonio de lo que hemos visto y oído tenemos que esperar el pistoletazo de salida de un mandatario que no es Cristo. Para dar testimonio de la verdad, para hablar del Señor, debe haber alguien que te autorice, ¡o no! Sólo los apóstoles tienen poder (Pedro, las llaves, escribe él) para hacer juicio sobre ti, para salvarte o condenarte, para aceptarte o rechazarte o expulsarte. Queda anulada la obra liberadora y de redención de Cristo. Si no sabes convencer a los dirigentes de tu iglesia para que te permitan hablar de Dios, estás perdido. Siguiente:




    ¿Cómo puedes obedecer las palabras de Pedro: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros?” (1 P. 4:10) Sólo puedes cumplir todos estos mandamientos a través de la membresía en la iglesia local.




    Aquí parece que quiere comenzar a darte permiso para ejercer tus dones, pero sólo si te has inscrito en una iglesia local y cumplir con los preceptos que esta te imponga porque si no los cumples no te aceptarán. Es evidente que en esta obra se doblega el poder del Espíritu Santo a una inscripción impresa. Si no lo haces, ni el Espíritu Santo ni tú podréis ejercer. Otra cosa, si no tienes oportunidad física de asistir a ninguna iglesia, ¿qué ocurre contigo?




    Anteriormente he dicho que el miembro de la iglesia es un representante identificado de Jesús y voy a sostenerlo.




    Esta prepotencia es de locos: ¿Jesús necesita tu inscripción para saber que ha muerto y resucitado por ti y si no te identificas por escrito?, malo, malo.




    Por cierto, algunos de los mejores ancianos no contratados en la iglesia no son los hombres que ascienden en la escalera profesional, sino aquellos que están dispuestos a descender por el beneficio de la iglesia.




    Deduzco que el autor reconoce dos tipos de ancianos, unos contratados y otros no. Con los contratados no se mete. Los no contratados son los llamados a no ascender en la escala eclesial, así que siempre quedarán bajo la autoridad de los contratados. (Haga el favor de poner atención en la primera cláusula porque es muy importante. Dice que... la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte). Cuanto menos aspires a superarte más te dejarás manejar, eso es lo que interesa.



    Nos describe también como en una iglesia había un inmigrante, alguien llamado Mono que decidió quedarse en América a hacer su vida. Finalmente la iglesia le excomulgó por no haber dicho desde el principio cuál era su situación, no tenía papeles. Le retiraron la membresía y le invitaron a marcharse. Una muestra de lo que no hay que hacer con los desvalidos, los sin papeles. Así, dice el escritor, la congregación demostró su amor a Mono.



    Termino. Considero que este libro está repleto de un burdo chantaje autoritario, que hay párrafos nocivos para el espíritu, consejos duros y declaraciones esclavizantes. Utiliza textos bíblicos que favorecen vilmente al servilismo hacia los pastores, su sueldo, el doble honor que dicen merecer, exigen nuestra boca cerrada y nuestra actitud de marioneta pasiva. Poco Jesús y poco evangelio veo en sus páginas.



    Con toda pomposidad nos llegan pastores convencidos de estos conceptos erróneos y obligan a las personas que asisten a la iglesia a obedecerles. Confieso que yo, como cristiana, no perteneceré a ningún lugar donde se impongan estas exigencias, donde se baje a Jesús del trono para sentar a los hombres.


     

     


    30
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Jedidías
    29/05/2017
    09:47 h
    30
     
    Agradezco que la mayoría de los que han leído el libro indiquen que el artículo está totalmente fuera de contexto ya que, solo leyendo los párrafos extraídos, veo que la crítica es, en la mayoría de los casos, infundada, subjetiva y carente de base bíblica. Es decir, incluso los párrafos sacados de contexto que la autora usa no servirían para criticar los conceptos que ella pretende derribar. De hecho, estoy de acuerdo con muchos de esos párrafos.
     

    Hugo Perez Antonio
    28/03/2017
    00:07 h
    29
     
    Hermanos y visitantes de esta pagina, he leido el libro, incluso otros hermanos mas, hablo por mi, no por los demas hermanos, nada de lo que aqui se expone, como lo quieren hacer ver dice, el autor de este articulo, ha sacado fuera de contexto los escritos, le ha dado una forma mounstrosa, ha desfigurado el libro de una forma increible, los que aun no lo han leido, ruego por favor leerlo, solo asi podran dar un veredicto propio, sin dejarse llevar por lo que otros dicen. Bendiciones
     

    Cristiano Fredy
    05/03/2017
    04:14 h
    28
     
    La hermana se equivocó esta vez, como a muchos hijos de Dios nos suele suceder. Esta mala crítica es una clara invitación a que cada cristiano haga lo que bien le parezca. Dios le de llene de sabiduría para enmendar esta grave murmuración. El libro es excelente y no es dogmático como lo sugiere. Bendiciones.
     

    Raul
    02/03/2017
    15:39 h
    27
     
    No se que decir del criticador, al parecer es una reacción a la idea que tiene la biblia sobre lo que es una iglesia. Y creo que esta cargada de subjetividad mas que de objetividad. Debes ser mas sincero en tus criticas y no sacar partesitas que den ideas equivocadas del libro y la intención del autor.
     

    David
    01/03/2017
    21:52 h
    26
     
    Para poder opinar acerca de un texto es necesario leerlo, y al leerlo me sumo a decir, que las frases están fuera del contexto de cada capítulo que refiere lo que se menciona, lamentablemente sucede situaciones negativas en el liderazgo de la iglesia actual, y las experiencias de hermanos también has sido verdaderas, oro para que su vida sea restaurada y sanada, pero creo en la membresía de la iglesia dentro del proyecto de nuestro Dios es parte del reino aquí en la tierra
     

    Juan Angel
    25/02/2017
    12:04 h
    25
     
    (1) Creo que hay muchos malentendidos. No he leído el libro de Leeman (aunque sí las 9 marcas de Mark Dever, de algún modo libro fundacional de este ministerio). No me hace feliz ni este comentario de Isabel Pavón ni la réplica de Javier Pérez. Y es así porque creo que las cosas son algo más complicadas. La característica relacional más importante del cristianismo es la sujeción en Cristo. Es el principio a partir del cual Pablo habla de la sujeción. Una sujeción en todas direcciones.
     

    Richard Baxter
    21/02/2017
    12:12 h
    24
     
    He leido el libro... y no se de donde vienen todo estos comentarios subjetivos, sino de alguna mala experiencia del pasado de la autora. Recomiendo la réplica recién publicada en PD de Javier Pérez.
     

    benjaminbt
    17/02/2017
    01:50 h
    23
     
    he leido el libro de J.Leeman y no encuentro nada de lo que critica.Leeman habla de iglesias, y la critica ¡dale con los dirigentes! que, por cierto son interesados y prepotentes, mientras los cristianos que pasan años merodeando iglesias tienen motivos legitimos y justificados.La critica parece señalar que si una iglesia exige la membresia a un creyente para que pueda usar sus dones en su medio, es antibiblico, Por cierto ¿seguro que el "creador" (sic) de Hebreos tiene la cabeza agachada? Pena.
     

    isabel
    15/02/2017
    23:34 h
    22
     
    Estoy de acuerdo yo viví mas o menos lo mismo
     

    unapastoraateaseatrincheraensuiglesia
    13/02/2017
    07:05 h
    20
     
    No he leido el libro del Sr. LEMAN. pero si estoy de acuerdo con. Mucho de lo que escribe. ISABEL porque lo he vivido.Lo de someterse a los pastores es correcto porque es BIBLICO,pero antes de someterme al PASTOR. yo personalmente lo examino con una LUPA para ver si el verdaderamente esta sometido al SEÑOR. Y no hablo de PERFECIONISMO porque todos somos humanos y erramos pero si que viva una vida consecuente con lo que predica..Es mas lo del ABUSO ESPIRITUAL es una realidad.Francisco gomez
     
    Respondiendo a unapastoraateaseatrincheraensuiglesia

    EZEQUIEL JOB
    14/02/2017
    02:41 h
    21
     
    Estamos de acuerdo a sujetarnos a nuestros pastores, porque lo dice la palabra, siempre y cuando ellos sean ejemplo de la grey, mostrando como debe ser un buen cristiano, y no sometiendo la voluntad o el juicio de las personas."1Pe 5:2-3 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey."
     

    EZEQUIEL JOB
    12/02/2017
    22:57 h
    19
     
    Que viene después?, un "catecismo" protestante?, un "magisterio" protestante o evangélico?, y luego.......un papa evangélico?,......una "inquisición" evangélica?. CUIDADO QUE PASE ESTO: "2Pe 2:1Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató,......", "2Pe 2:3y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas...........".
     

    EZEQUIEL JOB
    12/02/2017
    22:48 h
    18
     
    (2/2)En Pag 70,71 habla de la “Iglesia Universal” de Cristo será asentada sobre Pedro, en pag 75 dice que la iglesia es la máxima autoridad de Cristo, y no la Palabra la “sola escritura” (2Tim3:16)(Jn1:1), en pag 45 a los apóstoles (Hech5:1-12) confunde con “líderes” de la iglesia, y emplea esta palabra “líderes” en todo el libro en lugar de siervos (Mat20:27), en pag 28,98 dice que la iglesia y el cristiano es "representante de Dios en la tierra", y no luz del mundo como dice La Palabra(Mat5:14
     

    EZEQUIEL JOB
    12/02/2017
    22:08 h
    17
     
    (1/2)Lei el libro, yo diría que lo ha escrito un católico, en Pag 55,158 dice que ser cristiano es pertenecer a una iglesia, en pag 71,96 dice que la roca es Pedro en contraposición a La Biblia que dice que es Cristo(La Palabra,1Cor3:11,1Cor10:4), pag 80 dice que escoger a Cristo es escoger una iglesia local, y que ella define quien es cristiano, le da un “pasaporte”(pag78), está diciendo que la salvación es asistir a la “iglesia”, y no la obediencia a Cristo (La Palabra, Heb5:8-9, Juan14:21-23)
     

    barcemar
    11/02/2017
    23:21 h
    13
     
    El mal que tienen esos cristianos mariposas es el individualismo y no creen en una iglesia a la que esten unidos por algo mas que la propia conveniencia o el egoismo. No hay compromiso. No se cargan con nada mientras que dejan que sus hermanos lleven toda la carga tanto en el servicio como en la ofrenda, como en la enseñanza, etc. Tal vez convendría que se releyera el libro.
     
    Respondiendo a barcemar

    LaMata
    12/02/2017
    11:17 h
    15
     
    Eso sería una minoría nada significativa; la realidad es otra. Se trata a la congregación como si fueran ovejas discapacitadas, tontas, sordas, ciegas y mudas; impidiendo y no capacitando el desarrollo de los dones. Y por último, en lugar de cuidar y proteger a la iglesia, lo que hacen es blindarse en su ‘estatus’ y estatutos para hacer y deshacer sin contar con la iglesia, especulando con inmuebles y recibiendo salarios de ‘altos ejecutivos’ obtenidos mediante la la manipulación.
     
    Respondiendo a LaMata

    Arcones
    12/02/2017
    11:07 h
    14
     
    Esa es su percepción, lo cual no significa que sea la correcta; quizás se corresponda con una minoría; es decir, con un punto aberrante en la curva de Gauss. Ya que tal vez, una persona lo que busca es una iglesia bíblica, y solo encuentra estructuras jerarquizadas por 2 ó 3 familias, por 1 en los bautistas; en las que en lugar de edificar a la iglesia se edifican así mismos. Impiden el crecimiento, desarrollo y ejercicio de los dones de los miembros de la congregación, como si de discapacitados
     

    Dra.Cole
    11/02/2017
    10:05 h
    12
     
    Yo no he leído el libro -ni pienso- pero lo viví con un pastor tipo "ejecutivo". Poco amor y muchas cuentas... Desde luego no creó una iglesia sana, sino divisiones; huidas y lágrimas, entre ellas las mías. No me arrepiento de haber defendido el señorío de Cristo ante él y la congregación. El Señor fue la única mano tendida. ¡Mi escudo y castillo fuerte!! Enhorabuena por tu valentía siempre Isabel.
     

    Arcones
    10/02/2017
    20:48 h
    11
     
    Un libro que ahorro leer!!! Como no lo he leído no puedo opinar, salvo la cita de He 13:17. De qué traducción? Porque en la 28ª edición del NT Gr, no dice eso, sino: Dejaos persuadir por quienes os aconsejan y sed dóciles, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta, para que hagan esto con gozo y no quejándose, porque esto no sería provechoso para vosotros. Se confunde el 'cargo' con la 'carga por servir al prójimo'; de aquellos polvos vienen estos lodos de 'Yuppie'.
     
    Respondiendo a Arcones

    elCamino
    12/02/2017
    11:52 h
    16
     
    Completamente de acuerdo. Es que una cosa es la fe en Cristo, en el sentido de la forma; y otra muy distinta lo que hacen las religiones que han creado estructuras jerárquicas, piramidales; cuando en el Nuevo Pacto, es una estructura cúbica, solo Cristo es la cabeza el ángulo. Hay pastores y maestros, diáconos,… pero no en el sentido de señorío; sino de servicio, de ser el menor. Pero ha degenerado en dictadores; esta es la situación en ciertos lugares de culto nutridos de este tipo de literatur
     

    mnehoda
    10/02/2017
    20:22 h
    10
     
    Aún no he leído el libro; solamente algunos párrafos. Tiene más de 160 páginas para examinar. Sin embargo, como pastor con más de treinta años de experiencia, he visto pasar mucha agua. Por un lado, es necesario estar congregado y realizar todo servicio para el Señor, a través de la iglesia, porque es el organismo creado por el mismo Señor Jesucristo. Por otro lado, es cierto que no pocas congregaciones pretenden controlar las vidas de sus miembros y manejarlas a su gusto y placer.
     

    EZEQUIEL JOB
    10/02/2017
    14:56 h
    5
     
    Casi todos los mandatos del Señor Jesús y de los apóstoles, hacen referencia a una vida cristiana personal en relación con el mundo, y muy poco a una "vida de iglesia", dos o tres ya son iglesia (Mat18:20). La palabra del Señor dice que somos "Luz en el mundo", y no "luz en la iglesia" (Mat5:14-16). Nos sujetamos a pastores en la congre (Heb13:17), pero antes debemos "considerar" su conducta (Heb13:7), y todos sumisos unos a otros (1Ped 5:5). La unica autoridad espiritual es Cristo (La Palabra).
     

    Javier Pérez Albandoz
    10/02/2017
    14:39 h
    3
     
    Hna. Isabel, me debato entre la incredulidad y la tristeza por su artículo. Se trata de un panfleto descarnado y despiadado mediante el cual, descontextualizando párrafos y frases, exponer sus propias ideas y prejuicios acerca de lo que bíblicamente representa ser un miembro comprometido con una iglesia local. ¿Dictadura, de diezmos obligatorios, de hojas, de exclusión, de exigencias? Nada de eso encontrarán los lectores en el libro. Le ruego que recapacite y ordene sus afectos delante de Dios.
     
    Respondiendo a Javier Pérez Albandoz

    Will Graham
    10/02/2017
    15:31 h
    7
     
    Sí, hermano Javier, aprecio las aportaciones de nuestra hermana Isabel y suelo leer más o menos todo lo que publica por aquí en PD, pero es verdad que en este artículo que la hermana no ha acertado. Creo que todos los que hemos leído el libro de 'La membresía de la iglesia' estamos de acuerdo contigo, hermano. De nuevo, aprecio la labor de Isabel; sin embargo, esta crítica no hace justicia al libro de Leeman. Animo a todos los lectores a descargar el libro gratis de la página de 9Marcas. WG.
     

    TeoGraduado
    10/02/2017
    13:23 h
    2
     
    No sé cómo un libro así puede llevar por título "edificando iglesias sanas".
     
    Respondiendo a TeoGraduado

    Veebee
    10/02/2017
    15:57 h
    8
     
    Hermano, como dice Javier Pérez, lee el libro (¡recomendado por unas personas como Timothy Keller, por cierto!) y a ver si te parecen justas las duras críticas de esta autora. Se puede bajar en PDF. Un saludo en el Señor!
     
    Respondiendo a Veebee

    Javier Pérez Albandoz
    10/02/2017
    14:50 h
    4
     
    Estimado hermano, le ruego encarecidamente que examine el libro por usted mismo, y viera como la crítica de la hermana Pavón atiende a su propio sesgo ideológico, y no según lo que el autor, Jonathan Leeman, trata de plasmar: Que la iglesia local está formada por una comunidad de creyentes comprometidos en el amor y el servicio al prójimo y bajo la guía y liderazgo del Señor Jesucristo. Nada parecido a las acusaciones que hace la autora del artículo. Dios le bendiga.
     
    Respondiendo a Javier Pérez Albandoz

    TeoGraduado
    10/02/2017
    15:20 h
    6
     
    Conozco el libro Javier, lo estuve viendo hace unos meses, y en nada cambia mi opinión. Lo del inmigrante sin papeles, y otras cuestiones como la mudanza a otro barrio, la aceptación o no de un trabajo, y otro sin fin de cosas bajo la autoridad de los líderes es algo que está ahí escrito. Cualquiera puede verlo. Honestamente ahora no recuerdo todos los detalles pero ciertamente me escandalicé en su día y este artíclo me lo ha recordado. Me sorprende que venga supuestament de una línea reformada.
     

    el culé
    10/02/2017
    13:06 h
    1
     
    Puedo garantizarte que muchas de las cosas que dices son auténticas...yo las viví en tiempo pasado. Ése hacer está muy desarrollado en el Pentecostalismo y en la mayoría de iglesias Carismáticas (no digo, todas). En ellas, te subyugan a su manera de "hacer y creer"; o...siempre serás un creyente de segunda(como bien dices). Además no te vale una carta de traslado de otra congregación, necesitas RELLENAR LAS HOJITAS DE TURNO...como bien apuntas. Son muchas las "sectas" tipo Jonathan Leeman. Paz.
     
    Respondiendo a el culé

    Veebee
    10/02/2017
    16:20 h
    9
     
    Hermano, como dice Javier Pérez Albandoz en otro comentario, contestando a TeoGraduado, "le ruego encarecidamente que examine el libro por usted mismo". A ver si al final le parece que Leeman está proponiendo un estilo de autoritarismo...yo solo veo un intento de ver lo que dice la Biblia sobre pertenecer a una iglesia local. Sencillamente eso.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La membresía de la iglesia
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    José Luis Andavert, 32 años sirviendo en Sociedad Bíblica José Luis Andavert, 32 años sirviendo en Sociedad Bíblica

    El que ha sido director de la entidad durante 32 años nos habla de su experiencia y las expectativas de futuro en la Sociedad Bíblica de España.

     
    El secesionismo catalán: análisis de César Vidal El secesionismo catalán: análisis de César Vidal

    ¿Hay base para un independentismo catalán? ¿Cuál es el papel de Podemos, Iglesia católica, oligarquías catalanas, CUP y los antisistemas? Entrevista a César Vidal.

     
    El Coro de la Reforma en Galicia El Coro de la Reforma en Galicia

    Emilio Lagos y Jonatán Recamán cuentan la experiencia de cantar las verdades de la Biblia en varios conciertos en las principales ciudades de Galicia.

     
    “La ley LGTBI genera más problemas que los que soluciona” “La ley LGTBI genera más problemas que los que soluciona”

    Rubén Navarro, de ADF International, considera que la ley que se debate este martes en el Congreso supone una pérdida de derechos para el conjunto de los ciudadanos y un peligro para los que disientan de las opiniones protegidas por la norma.

     
    “El crecimiento evangélico en España no es solo numérico”

    Máximo Álvarez presenta el nuevo mapa misionológico de España, donde todavía hay 526 ciudades de más de 5.000 habitantes sin presencia evangélica.

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Yo no estoy en venta! Yo no estoy en venta!

    "Los llamados afuera" (15J). Jóvenes cristianos reunidos en la Puerta del Sol de Madrid denuncian la trata de personas como una forma moderna de esclavitud y tráfico humano. Un flashmob realizado por tres ONGs que ayudan a mujeres que huyen de la esclavitud sexual en España.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #75: cuando no podemos ver a Dios 3MJ #75: cuando no podemos ver a Dios

    Lo que hace la diferencia en la historia es la victoria sobre la muerte.

     
    Indiferente Indiferente

    La indiferencia nos aleja de otros y de sus circunstancias. Los cristianos somos llamados al amor. ¿Lo demostramos?

     
    Trata, la realidad olvidada Trata, la realidad olvidada

    Millones de personas viven en la esclavitud hoy. Está ocurriendo en todo el mundo, también en nuestras ciudades.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.