PUBLICIDAD
 
martes, 28 de febrero de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Jeff Fountain
    2
     

    ¿Era Lutero populista?

    Lutero estaba comprometido con la verdad divina, no con la manipulación emocional. La fuerza impulsadora de su vida era la búsqueda de la gracia de Dios.

    ACTUALIDAD FUENTES Evangelical Focus AUTOR Jeff Fountain TRADUCTOR Cristina Rovirola 23 DE ENERO DE 2017 12:32 h

    ‘Lutero’ y ‘Populismo’ son dos palabras que nos encontraremos frecuentemente este año. En este 500 aniversario del inicio de la Reforma, se espera que los populistas tengan importancia en las elecciones en unas quince naciones europeas.



    Inevitablemente, se afirmará repetidamente que Lutero era populista. Así que, ¿lo era? Eso depende de lo que queremos decir con ‘populismo’. 



    La definición de diccionario dice: apoyo a las preocupaciones de personas ordinarias, o la capacidad de ser atractivo o dirigido a las personas ordinarias. No hay nada de malo en esto. Los populistas pueden ser de izquierdas, derechas o centristas. No se pueden identificar ninguna condición económica o social. No está limitado a ninguna clase social en particular.



     



    EMOCIÓN



    Hoy en día el término ‘populista’ se usa como la capacidad de atraer a un público alienado (‘los hombres y mujeres olvidados’) a través de una retorica atractiva y promesas irreales (‘Hagamos Gran Bretaña/los Estados Unidos grande otra vez), y afirmando que se posicionan en contra de una élite establecida que les ha fallado a la hora de proporcionarles bienes (‘¡Enciérrala!’). Su objetivo es construir un apoyo popular suficiente para ganar el poder político (‘Recuperemos nuestra tierra’) y desplazar al poder corrupto que hay (‘drenar la ciénaga’). 



    El populismo crece en tiempos de incertidumbre, desempleo y adversidad, buscando chivos expiatorios por todo lo malo en la sociedad (‘judíos, gitanos, homosexuales, marroquís, musulmanes, mexicanos, refugiados, expertos…’). Este tipo de populismo polariza a la sociedad (‘nosotros versus ellos’). 



    Los populistas aprovechan oportunidades para utilizar la tecnología más reciente para hacer llegar su mensaje a las masas, creando un cortocircuito de los medios de comunicación tradicionales que se identifican normalmente con el gobierno establecido. Las redes sociales, especialmente Twitter, se ha convertido en la manera favorita de los populistas de responder inmediatamente a los desarrollos más recientes y para mantener la iniciativa. Los populistas generalmente usan lenguaje ‘políticamente incorrecto’, hablando el lenguaje de las personas de la calle, sin miedo a confrontar, ofender o alienar, evitando la amabilidad diplomática. 



    Los populistas apelan a la emoción más que a la razón, y en los peores casos manipulan intencionalmente su público a través de la propaganda, lo que todo el mundo llama ahora ‘noticias falsas’. Se dice frecuentemente que la primera víctima de la guerra es la verdad. Pero durante el 2016 se extendieron tantos eslóganes emocionales con tan poca relación a la realidad que ‘post-verdad’ ha sido la palabra escogida por el Diccionario Oxford como Palabra del Año – descrita como ‘un adjetivo definido como relativo o referido a circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales’. Aunque el concepto de post-verdad ha existido durante la última década, el Diccionario Oxford observa ‘un aumento en frecuencia este año en contexto con el referéndum de la UE en Gran Bretaña y la elección presidencial en Estados Unidos’. 



     



    FUERZAS IMPULSADORAS 



    Así que, ¿era Lutero un populista? No era un político que buscaba el apoyo popular. No tenía ambiciones políticas. Nunca se apoyço en ninguna oficina política. Era un teólogo, pastor, predicador, profesor, escritor y traductor de la Biblia. Y aún así, su diálogo, sus acciones y sus escritos tuvieron impactos políticos profundos que reconfiguraron el mapa político de Europa.



    Su mensaje, que al inicio no estaba dirigido al público, definitivamente revolvió las masas. Después de la publicación de sus 95 Tesis, multitudes se acercaban para saludarle en sus viajes. En su llegada a Worms para su juicio, le acompañaron dos mil seguidores a su alojamiento. Un escritor contemporáneo hizo encuestas a la gente en todo el territorio germánico y concluyó que tres de cada cuatro personas con las que había hablado daba su apoyo a Lutero.



    Su posición valiente impulsó la imaginación popular y ha sido culpado por inspirar la sangrante Revuelta Campesina de 1524-26, el resultado de una colección tumultuosa de injusticias en muchas esferas diferentes: política, económica, social y teológica. Aún así, Lutero más adelante se unió a la ‘autoridad legal’ de los burgueses, nobles y príncipes, predicando sobre un progreso de avance pacífico y resistencia pasiva. Ninguna circunstancia justifica el uso de la violencia a favor del Evangelio, defendió. 



    Aunque su revolucionario y poderoso uso de la nueva tecnología de la imprenta, a veces su lenguaje vulgar, su atractivo a las masas y su oposición a las ‘elites corruptas’ de la iglesia e imperio definitivamente resuenan con su imagen populista, su meta era reformar, no derrocar, el orden establecido. Aun cuando fue excomulgado, Lutero vio la nueva estructura de la iglesia como una medida de emergencia. A pesar de su énfasis del sacerdocio de todos los creyentes, retuvo su rol como obispo. Nunca tuvo la intención de romper con Roma, como los populistas europeos de hoy quieren romper con Bruselas. 



    Lutero estaba comprometido con la verdad divina, no la manipulación emocional. La fuerza impulsadora de su vida era la búsqueda de la gracia de Dios, como enfatizó el Papa Benedicto cuando visitó el monasterio de Lutero en Erfurt en 2011. Su énfasis en la Biblia como la palabra de Dios, la iglesia como la gente de Dios, el sacerdocio de todos los creyentes, la confesión de Cristo crucificado y la libertad individual de conciencia y fe, después de 500 años ha sido aceptado de forma oficial por la iglesia de Roma, sería algo que Lutero se alegraría de ver.


     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Óscar Margenet Nadal
    23/01/2017
    18:44 h
    2
     
    ¿Si Lutero era 'populista'? ¡Claro que lo era! dicen unos. ¡Claro que no! dicen otros. Y arman una de esas discusiones que pocas veces terminan en paz. Mientras los del gorro 'Lutero Populista' y los del gorro 'Lutero Conservador' argumentan con fervor, un feliz acusador de los hermanos (Apocalipsis 12:10) se restrega las manos tras lograr su objetivo: dividir a la iglesia en dos nuevos grupos. El padre de mentira no descansa; ya está planeando nuevos desafíos.......
     

    Marc
    23/01/2017
    15:14 h
    1
     
    El verdadero populismo no miente. Cristo era populista porque tenía un discurso que apelaba a las emociones. ¿Mentía el Rabí? Claro que no. La definición actual de populismo es tan odiosa como llamar fundamentalistas a quienes son conservadores. Inventos de la prensa desalmada que solo le interesa el escarnio, el dolor, etc, para generar corrientes de opinión, revuelo social, etc, con el cual luego lucrar. Es evidente que Lutero si era populista pero de los buenos.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Era Lutero populista?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Las lecciones del Caso Nóos: César Vidal Las lecciones del Caso Nóos: César Vidal Análisis del significado profundo del primer juicio a un miembro de la Casa Real, Cristina de Borbón, cuya sentencia ha condenado a su marido Iñaki Undargarín a más de seis años de cárcel.
     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    Política de Trump: análisis de C. Vidal

    Relación con Israel y cristianos, Decreto refugiados, muro con México, política antiabortista, elección juez conservador para Supremo, postura internacional. Análisis de César Vidal. 

     
    Idea2017: ruptura y reconciliación

    El teólogo José Hutter introduce el principio bíblico de reconciliación y explica el desafío que supone vivirlo para los cristianos en un mundo roto.

     
    Pastor David Ortiz, superviviente y vencedor en el nombre de Jesús en Israel

    Entrevista al pastor David Ortiz, cuyo hijo Ami salvó milagrosamente la vida en Ariel (Israel) al estallarle una bomba que era para él. Su historia y la de su esposa Leah es un mensaje de esperanza y perdón en medio de la barbarie, y del poder de Dios obrando de una forma tan real como sobrenatural.

     
    España, paraíso de la trata en Europa

    Miles de mujeres son traficadas en España para su explotación sexual. Carolina Sánchez dirige dos casas de acogida para víctimas de trata en nuestro país.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    Los poetas y Dios 2016 Los poetas y Dios 2016

    Culminó el XIII Encuentro celebrado en Toral de los Guzmanes (León), con apoyo de ADECE y bajo el lema 'Natividad del Amado galileo'. Fotos de Pablo Rodríguez.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
    3MJ #50: no hay lugar para Dios 3MJ #50: no hay lugar para Dios

    Al rechazo y desprecio hacia Jesús, él responde ofreciéndonos un lugar. De eso trata el evangelio.

     
    8 causas: mártires 8 causas: mártires

    Muchos mantuvieron su fe en Cristo hasta las últimas consecuencias: llegaron a entregar la vida por mantener sus convicciones.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.