PUBLICIDAD
 
sábado, 24 de febrero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    El Credo Apostólico
     

    La ascensión de Cristo

    Tras resucitar, el Credo dice que Jesús "subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre".

    ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 11 DE ENERO DE 2017 09:26 h
    La ascensión de Cristo / Harlan - Waiting for the word (flickr - CC BY 2.0)

    Prosigo, conforme establece el texto del Credo, hablando de la ascensión del Señor. Tras resucitar, el Credo dice que Jesús "subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre".



    Del hecho histórico de la ascensión tenemos tres relatos en el Nuevo Testamento. Dos en los Evangelios -Marcos y Lucas- y uno en el libro de los Hechos.



    Cuarenta días después de su resurrección y tras numerosas apariciones, el Señor congregó a sus discípulos en la cumbre del monte de los Olivos. Allí habló con ellos y, mientras les bendecía, se alzó del suelo y fue arrebatado en una nube hasta el cielo de donde vino. El texto de Hechos lo cuenta así: "Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las razones que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entretanto que él se iba he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: “Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo" ( Hechos 1:6-11).



    La ascensión de Cristo contiene numerosas lecciones de carácter práctico. Destacan estas cuatro:



    Primero, nos confirmó como testigos. "Me seréis testigos", dijo a los suyos. En el sentido cristiano un testigo no es un teólogo, sino simplemente el que cuenta lo que ha vivido y sentido en su experiencia con el Señor.



    Segundo, motivó el descendimiento del Espíritu Santo. Poco antes de la pasión lo afirmó con absoluta claridad: "Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuere, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré" (Juan 16:7). El cumplimiento de esta promesa tuvo lugar después de que Cristo hubo ascendido al cielo. El Espíritu Santo significa poder en la vida, en el testimonio, en la predicación. "Recibiréis poder", dijo a los suyos el Señor resucitado. Y este poder nos asiste hasta hoy. No hay nada en el mundo, absolutamente nada que pueda sustituir al Espíritu Santo en el poder de la predicación cristiana.



    Tercero, la ascensión de Cristo puso en nuestras manos un ministerio divino. "Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra" (Hechos 1:8), dijo Jesús. Somos obreros del más importante de los señores. Somos poetas del Evangelio celestial. Somos cantores del amor y de la redención de Dios. Somos músicos de una melodía espiritual todavía inacabada. Somos la única esperanza de la felicidad del mundo.



    Cuarta y última lección, la ascensión de Cristo nos hace depender del cielo. Los apóstoles quedaron "con los ojos puestos en el cielo". Y es así como hemos de vivir nuestra vida en la tierra. Nosotros somos como un árbol al revés. Nuestras raíces están en el cielo y del cielo recibimos la savia y la fortaleza que necesitamos para nuestra vida y nuestro trabajo. Como los apóstoles, también nosotros hemos de vivir con la mirada puesta en el cielo, porque allí está el que nos ayuda con sus continuas intercesiones ante el Padre. "Si, pues, habéis resucitado con Cristo -escribe San Pablo a los colosenses-, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios" (Colosenses 3:1).



    Dios está en el cielo y Cristo está con Él, puesto que ascendió al cielo. Hemos de buscarle aquí, ahora, en la tierra  fría  e inhóspita que pisamos a diario.



    José Luis Hidalgo, el poeta santanderino muerto de una enfermedad temprana, dedicó estos versos a la búsqueda de Dios. Le buscaba en la inmortalidad del ser.



    "Déjame que, tendido en esta noche,

    avance como un río entre la niebla

    hasta llegar a Ti, Dios de los hombres, 

    donde las almas de los muertos velan.

    Los cuerpos de los tristes que cayeron

    helados y terribles me rodean;

    como muros encauzan mis orillas,

    pero tengo  desiertas mis riberas.

    Yo no sé dónde estás, pero te busco,

    en la noche te busco y mi alma sueña.

    Por los que ya no están sé que Tú existes

    y por ellos mis aguas te desean.

    Y sé que, como un mar, a todos bañas;

    que las almas de todos Tú reflejas,

    y que a Ti llegaré cuando mis aguas

    den al mar de tus aguas verdaderas.



    El poema de Luis Hidalgo ofrece materia para pensar. Cuando el hombre siente la sed física encuentra a su disposición el agua que le satisface; cuando el hambre alerta el estómago acude a los alimentos que le son propios. Pero el hombre se siente igualmente poseído en su alma por una sed y un hambre que nada tienen que ver con la materia. Son sed y hambre de Dios. Y este clamor del hombre por llenar de algo digno el centro de su vida es la huella de Dios en nuestra  vida.



    Posiblemente sea un medio que Dios emplea para manifestarse a nosotros, para decirnos que hay medio y remedio a esas ansias espirituales que atormentan al hombre en su búsqueda de Dios.



    Por desgracia, no todos los que sienten el vacío en su interior suelen acudir a Dios. Cuando el joven rico entendió de Cristo que debía despojarse de toda su riqueza en favor de los pobres, se fue triste, renunciando a Dios como el nuevo centro de su vida. Los personajes de "Esperando a Godot'', obra de Samuel Becket, tampoco llegaron a encontrar al ser que habían estado esperando y que daría a sus vidas un significado.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - La ascensión de Cristo
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica

    Entrevista al presidente de los dos Congresos Iberoamericanos celebrados en México, el último el 14-17/02/18. Proyectos conjuntos sociales, políticos y en los medios por una mayor presencia e influencia de iglesia y creyentes evangélicos en la sociedad. 

     
    ¿Una fe que razona o una razón que cree? ¿Una fe que razona o una razón que cree?

    En nuestras decisiones cotidianas ¿unimos la fe y la razón? ¿Es la fe cristiana una “fe ciega”?

     
    “La cristianofobia es una realidad en Europa”

    Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

     
    El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

    “No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

     
    “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

    Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: 2º Crónicas Toda la Biblia: 2º Crónicas

    Cuando solo seguimos a personas, corremos el riesgo de caer en mecanismos sectarios e idolatría. Este libro nos enseña a buscar a Dios.

     
    ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal

    En el ministerio hay desgaste, pero la gracia del Señor siempre está presente.

     
    La Biblia, ¿machista? La Biblia, ¿machista?

    Al acercarnos a la Biblia, es importante entender el contexto en el que fue escrita.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.