PUBLICIDAD
 
martes, 16 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
José de Segovia
1
 

La complicada vida de Moby

Éste hombre es como si se hiciera todo para todos. Pero ¿quién es Moby de verdad?

MARTES AUTOR José de Segovia 13 DE DICIEMBRE DE 2016 09:50 h
Moby La vida de Moby está llena de contradicciones.

Acaba de publicar sus memorias, Moby, figura mítica de la música de baile, el hip-hop y el trance, remezclador, ensayista, fanático de la informática, compositor de bandas sonoras y mago de la tecnología. Su libro autobiográfico, “Porcelain”, retrata a este militante vegetariano, defensor de los derechos de los animales, abstemio, que no fuma, ni se droga, pero se confiesa adicto al porno. Todo esto y mucho más, dice ser Moby, ¡además de cristiano! Marcado por la pobreza, la inseguridad y la inestabilidad emocional, pero ¿qué es  eso del “cristianismo ecológico-vegetariano, puritano-calvinista, amante del porno?



Nuestro mundo no hay duda que es cada vez más complicado. En esta época, las etiquetas parece ser que cada vez significan menos. Algunas son sorprendentes, otras absolutamente lógicas, pero éste hombre es como si se hiciera todo para todos. Busca una causa humanitaria y Moby forma parte de ella. Piensa en un género de música y Moby lo habrá hecho. Mira una marca comercial, y Moby habrá puesto fondo a su publicidad. Pero ¿quién es Moby de verdad?



Descendiente del autor norteamericano del siglo XIX de origen puritano-calvinista, que escribió “Moby Dick, Richard Melville Hall nació un 11 de septiembre, pero de 1965, en el barrio neoyorquino del Harlem. Apodado Moby desde la infancia, su padre murió cuando tenía dos años en un accidente de coche relacionado con el abuso de alcohol. Su madre le llevó entonces a Danbury, Connecticut, donde le da una educación liberal. Elizabeth Hall era una hippie trabajadora que fumaba marihuana, pintaba y andaba con músicos. Llevaba a Moby a conciertos, clubs y comunas, pasando el famoso “verano del amor de 1969 en San Francisco.



 



Moby se crió con su madre tras la muerte de su padre alcohólico, cuanto tenía dos años.



DE LA BALLENA BLANCA A LA MÚSICA TECNO



A los 13 años Moby aprendió a tocar la guitarra y dos años después forma su propio grupo de punk al estilo de la nueva ola. Lo llamó Los Comandos Vaticanos. Cuando acabó la escuela secundaria en 1983, grabó su primer disco, “Escuadrón de Ataque para Dios. Comienza entonces la moda “house y se hace pinchadiscos, mientras juega con sonidos electrónicos. Un nuevo sello llamado Instinct le contrata, comenzando a actuar en clubes ahora desaparecidos, bajo el nombre de La Fraternidad. Es uno de sus muchos pseudónimos. El más conocido tal vez es Hijo del Vudú.



 



El nombre de Jesús aparece con frecuencia en los labios de Moby.

El año 91 llega sorprendentemente a las listas de éxito del Reino Unido con “Go, una versión de la banda sonora de la serie de televisión “Twin Peaks. Empieza entonces a remezclar la música de estrellas del pop como Michael Jackson, Depeche Mode o los Pet Shop Boys. Ficha el año 95 por una multinacional, pero hace un extraño disco que combina el trance con el punk, en medio de suaves canciones, casi acústicas. Con su álbum “Todo está mal decepcionó al público de las pistas de baile. Combina así los sonidos de guitarra más agresivos con cortes de relajante ambiente instrumental.



Moby hace un disco el año 97 sobre los “Derechos de los Animales, en medio de graves ataques de ansiedad. Su depresión se complica, cuando a su madre se le diagnostica un cáncer de pulmón, del que morirá algo después. Hace entonces un álbum orquestal con el nombre de “Hijo del Vudú, que se llama “El final de todo. Continúa con las bandas sonoras de películas, pero se plantea dejar la música, visto el repetido fracaso de sus últimos discos. Sentado en un parque de Nueva York en 1999, piensa en estudiar arquitectura, sin saber que acaba de hacer su mayor éxito, “Play, un original álbum que combina el blues y el gospel a capella con arreglos electrónicos, que se escucha en innumerables anuncios de televisión. Hasta aquí llegan sus memorias, en este primer tomo.



 



ENAMORADO DE CRISTO



El nombre de Jesús aparece con frecuencia en los labios de Moby. Canta al Hijo de Dios y aprecia los viejos espirituales del gospel. Tiene fama de ser cristiano, pero como en todo lo que dice él, hay una mezcla de verdad y propaganda, convicción y confusión. Dice “amo a Cristo”, pero en la misma entrevista con una revista semanal de Los Ángeles, en 1999 quiere “dejar claro que no soy un cristiano nacido de nuevo”. Ya que “no soy nada”, dice Moby, “no quiero definirme de ninguna manera, no veo por qué tengo que hacerlo y para qué serviría”. Por un lado afirma “no ser cristiano”, pero al mismo tiempo asegura: “Amo a Cristo”. ¿Cómo se entiende esto?



En 1996 Moby había hecho un CD promocional en el Reino Unido con una entrevista en que le preguntaban: “¿Por qué dice tu disco “gracias a Jesucristo”? Su respuesta fue: “En mi propia extraña manera, soy cristiano, en el sentido de que amo realmente a Cristo y pienso que su sabiduría es la más fuerte y superior que he conocido. Creo que su descripción de la condición humana es la mejor que he encontrado. Y aunque intento vivir según las enseñanzas de Cristo, muchas veces fracaso. No me consideraría necesariamente cristiano, en el sentido convencional del término de ir a la iglesia o de seguir una creencia cultural, pero amo de verdad a Cristo y le reconozco, hasta donde puedo entender, como Dios”.



 



Moby se muestra en sus memorias marcado por la pobreza, la inseguridad y la inestabilidad emocional.

Aunque fue educado con una cierta influencia presbiteriana, Moby ha dicho a la revista Rolling Stone que descubrió el cristianismo, a la vez que la masturbación, cuando tenía trece años. Como estudiante de filosofía en la Universidad de Connecticut, se inició en una fe algo más profunda y menos motivada por la culpa. Vivía solo en una calle ruinosa de Stamford, rodeado de iglesias. Le gustaba escuchar la música gospel los domingos por la mañana, pero tenía miedo a entrar en el culto. Hasta que se hizo amigo de un pastor juvenil, que le animó a leer el Nuevo Testamento. Quedó entonces enamorado de Cristo y su enseñanza. Su primera reacción fue convertirse en lo que llama “un cristiano conservador convencional”. Leía la Biblia, asistía a una iglesia congregacional e intentaba convertir a la gente.



 



TODO ES TAN COMPLICADO



A principios de los noventa, Moby ya dijo que “empezaba a ver el mundo como realmente es, un lugar muy complicado”. Por mucho que amara a Cristo y admirara sus enseñanzas sobre la humildad, el perdón, la compasión y la paz, decidió que ya no podía identificarse como cristiano. “Porque llamarse cristiano implica una seguridad que yo no tengo”. Preguntado ahora por el diario El País, por qué su vida está tan llena de contradicciones, Moby contesta: “Soy un verdadero cristiano, pero también me gusta emborracharme y tener sexo”. Ya que “el mundo en que vivimos es muy complicado”.



 



Moby mantiene un cristianismo ecológico-vegetariano, puritano-calvinista, amante del porno.



“A un nivel muy personal”, dice Moby en esa entrevista a la revista semanal de Los Ángeles, “odio la idea de un Dios que castiga”. Ya que uno es “castigado por sus pecados, cuando la vida es dura, corta, brutal y difícil”. Porque ¡la gente ya se siente mal, tal y cómo es!”. En su ensayo sobre los “Derechos de los animales, el músico recuerda las palabras de Cristo, “no juzguéis, para no ser juzgados”, para desafiar al cristiano “a ocuparse de su propia salvación con temor y temblor”, pero “no preocuparse de los supuestos pecados de otros”.  Su religión parece ser ahora la tolerancia, unida a una extraña aceptación de sus dudas.



“Una parte de mí, envidia a las personas que se pueden definir, estricta y convenientemente, pero yo no puedo”, dice. “Mi sentido de identidad está ahí, pero bastante nebuloso”. A pesar de su militancia marxista en el pasado, su fervor vegetariano y adicción a la pornografía, Moby insiste sobre todo en la ambigüedad. Un pastor que le conoce en Nueva York, Paul Raushenbush, dice que Moby ha llegado a la conclusión de que no puede llamarse cristiano, mientras muestre esa ambigüedad. Pero “oro todo el tiempo”, dice Moby. Pide: “sencillamente que se haga la voluntad de Dios y no la mía”. Él espera que Dios responda así a sus oraciones, ¡y yo también!...


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Hemir
15/12/2016
13:20 h
1
 
Gracias PD! Un artículo muy interesante, y realmente profundo en ciertos pasajes. Imposible no sentirse identificado con Moby cuando dice que más bien su vida es una especie de "nebulosa". A muchos nos pasa, en una sociedad en donde parece que todos saben lo que creen, y creen lo que saben. Quienes decidimos caminar por la senda de ciertas ambigüedades, con pocas certezas y luchando a diario contra un mundo tan pragmático y plagado de respuestas fáciles, nos refresca leer algo como esto.
 



 
 
ESTAS EN: - - - La complicada vida de Moby
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

 
Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

 
El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

“No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

 
“Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

 
Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

 
95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

 
FOTOS Fotos
 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

 
SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

 
Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.