PUBLICIDAD
 
viernes, 16 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Jonathan Tame
    3
     

    ¿Hacer la nación grande otra vez?

    A los ojos de Dios, la grandeza de una nación está en cómo trata a otros países, y la prosperidad material se debe ver como el resultado de la obediencia a los caminos de Dios.

    JUBILEO TRADUCTOR Joana Morales 10 DE DICIEMBRE DE 2016 19:10 h
    Un seguidor de Trump. / Agencias

    Uno de los eslóganes de Donald Trump en su campaña electoral ha sido el compromiso de “volver a hacer América grande”. Queda por ver qué significará ese comproimo en términos de objetivos políticos o resultados, pero dado que muchos evangélicos han votado a Trump, vale la pena recordar cómo se ve la grandeza nacional desde una perspectiva bíblica.



    Vamos a empezar con los inicios de la nación de Israel. Abraham fue llamado por Dios para salir de la ciudad de Ur (en lo que hoy es Irak) e ir a otra tierra, en donde Dios haría de él una nación grande.



    Al principio no se nos dice mucho acerca de la naturaleza de esta grandeza, pero en el capítulo 18 Dios lo desarrolla en mayor profundidad: “¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer, habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra? Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él”. (Gen 18:17-19)



    Christopher Wright enfatiza que la grandeza de Israel (el cumplimiento de la promesa de Dios) surgiría a través de su ética distintiva, no de su riqueza, ni de su poder político o militar. Esta fue la esencia de su misión nacional: ser un modelo para las naciones circundantes de cómo vivir según los caminos de Dios, que son justos.



    Posteriormente, el contenido de este código ético se complementó con la ley mosaica. En el libro Dios, justicia y sociedad, Jonathan Burnside hace hincapié en que las relaciones correctas eran el denominador común de la ley, y que “la vocación de Israel es mostrar a las naciones cómo es una sociedad ordenada en terminos relacionales”.



    Es decir, a los ojos de Dios, la grandeza de una nación está en cómo trata a otros países y, en lugar de ser el objeto de la bendición de Dios, la prosperidad material se debe ver como el resultado de la obediencia a los caminos de Dios. Administrar esa prosperidad implica la voluntad de compartir; las políticas aislacionistas no son compatibles con este ideal.



    Hay algunas historias del Antiguo Testamento en las que podemos ver una aplicación clara de esta idea. El libro de Rut es un gran ejemplo: la historia de cómo la ley permitió a una viuda indigente y extranjera integrarse en la sociedad israelita, hasta el punto de que llegó a ser la bisabuela del rey David.



    Cuando la reina de Saba fue a visitar al rey Salomon, hijo del rey David, le elogió no sólo por su esplendor y riqueza, sino también por la sabiduría de su gobierno, la felicidad de su pueblo, la justicia y la rectitud de su reinado y su devoción a Dios (1 Reyes 10:1-9). Curiosamente, la visita tenía un fuerte carácter comercial, ya que intercambiaron oro, especias y joyas, entre otras cosas.



     



    Ruth segando / James Tissot 1896



    Sin embargo, a menudo Israel es reprendido por no estar a la altura de los caminos de Dios, siendo ejemplo de lo contrario a la grandeza. Normalmente la idolatría era el primer pecado en el que caían: no sólo la burda inclinación ante imágenes de dioses falsos, sino también la adoración más sutil a cosas creadas en lugar de a su Creador, que es la raíz espiritual que se haya bajo el consumismo hoy en día.



    Había también una serie de pecados económicos: manipular el mercado con pesos y medidas corruptos (Amós 8:5); hacer caso omiso de las obligaciones de asistencia a huérfanos y viudas (Zac 7:9-10); y explotar a los trabajadores mal pagados o inmigrantes (Deuteronomio 24:14). Dios no mide la grandeza de un sistema económico en términos de lo que puede ofrecer a la gente más inteligente, sino en si cubre las necesidades básicas de todos los miembros de la sociedad.



    El sistema judicial también estaba corrupto, ya que los ricos podían librarse mediante sobornos y a los pobres se les negaba la justicia (Amós 5:12). Hoy en día, el precio de la representación legal es prohibitivo para los pobres, por lo que no es sorprendente que sólo las personas con ingresos bajos terminen en el corredor de la muerte.



    Esto puede resultar sorprendente para muchos, pero Dios ordenó a Israel ser ejemplo de lo que es una guerra ética: entre otras leyes, no había reclutamiento, siempre se intentanban coneguir soluciones diplomáticas para la paz en primer lugar, y se prohibió arrasar las tierras por las que pasaban (Deut 20).



    Cuando los vecinos de Israel violaron estos principios, los profetas Isaías y Amós les reprendieron por sus excesos militares. Dado que EEUU es la mayor potencia militar del mundo, tiene la responsabilidad de ser un buen ejemplo en lo relativo a las normas de guerra actuales.



    La grandeza ante los ojos de Dios se asocia con la humildad; a los israelitas se les advirtió que no olvidaran nunca el hecho de que la gracia inmerecida de Dios era la fuente de su bendición, y que no pensaran con orgullo que su propio poder e ingenio era lo que les hacía ricos (Deuteronomio 8:10-14).



    De hecho, los que tienen grandeza probablemente nunca utilizan ese adjetivo para describirse a sí mismos; del mismo modo, hay que tener cuidado al aplicarlo a tu propia nación.



    Todos estos hilos y muchos más conforman el tapiz de cualidades que constituyen la grandeza de Israel como nación, y que puede inspirar a otras naciones en la actualidad. Todas estas cualidades tenían que trabajar de forma integrada para formar y gobernar el ideal de Dios para la sociedad en un mundo caído.



    En consecuencia, no hay ninguna base bíblica para destacar sólo una o dos posiciones éticas y excluir todas las demás, lo que puede dar lugar a la clase de animosidad polarizada y voto monotemático que ha dividido a tantos en la guerra de culturas estadounidense.



    Jesús es el único que tiene autoridad para decir cuál la ley más importante, y según él es amar a Dios con todo tu corazón y con toda tu mente, y a amar a los demás (incluyendo a nuestros enemigos) como a nosotros mismos.



    Hablar es fácil, pero cumplir lo que se dice es mucho más difícil. Oramos para que Dios equipe a las iglesias de EEUU para que puedan ayudar a que su país vuelva a ser grande: no a través de los discursos de un partido político defectuoso, sino sirviendo y testificando juntos a nivel local en la búsqueda del reino de Dios y su justicia, que es lo que exalta a una nación (Prov 14:34).



    Jonathan Tame es director del Jubilee Centre (Centro del Jubileo), en Cambridge.



    Este artículo apareció por primera vez en la página web del Centro de Jubileo y se ha republicado con permiso.


     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    EZEQUIEL JOB
    21/12/2016
    17:28 h
    3
     
    El fracaso de Israel fue querer andar en la ley, pero sin tener el Espíritu, lo cual es imposible (Jn15:5). Una vez venida la FE, y el Espíritu morando en nosotros, ahora sí podemos agradar a Dios solo en Cristo Jesús Señor Nuestro. El problema de los EEUU y de Europa es que se están apartando de la doctrina Cristiana, aprobando el matrimonio gay, dejando de orar en las escuelas, los padres no están enseñando el evangelio a los hijos en el hogar (Deut4:10), mas están recibiendo de la televisió
     

    Óscar Margenet Nadal
    13/12/2016
    01:52 h
    2
     
    Excelente exposición. Desnuda el innegable peligro que nos acecha: el de separar el mensaje bíblico de nuestra vida cotidiana. El apóstol Pedro nos sorprende cuando afirma que 'todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia.' 2ª Pedro 1:4. Somos administradores de un legado eterno; haremos bien nuestra tarea solo conociendo mejor al Señor Jesucristo.
     

    mnehoda
    11/12/2016
    16:32 h
    1
     
    En base a la lectura de Deuteronomio 4.6-8, encontramos: Un Dios GRANDE, un Libro GRANDE y un Pueblo GRANDE. Dicho al revés, la grandeza de un Pueblo está en directa proporción a la grandeza de su Libro observado y su Dios respetado.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Hacer la nación grande otra vez?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.