PUBLICIDAD
 
domingo, 8 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    3
     

    Emiliano Acosta Pacheco y el evangelio en las Islas Canarias

    En el año 1948-49 llegado de Cuba, el pastor Emiliano Acosta Pacheco, funda en la Orotava una congregación sin denominación concreta.

    ORBAYU AUTOR Manuel de León 01 DE DICIEMBRE DE 2016 08:44 h
    Emiliano Acosta

    En el año 1948-49 llegado de Cuba, el pastor Emiliano Acosta Pacheco, funda en la Orotava una congregación sin denominación concreta pero que después asumiría las características organizativas y de cultos de las Asambleas de Hermanos. Contaba con una membresía de unas setenta personas. En 1953 Emiliano Acosta regresa a Cuba, siendo sustituido por Juan Antonio Monroy y Agustín Santana.



    En 1955, don Jaime Carder se traslada desde Las Palmas a Tenerife y es nombrado pastor de la iglesia de Santa Cruz. A partir de ese momento, los cultos serán realizados en la casa de los Carder. La formación de las dos iglesias de denominación libre o independiente, una en cada capital de provincia, se consolidó en 1957, cuando la Iglesia Cristiana Evangélica de Santa Cruz de Tenerife y la Iglesia Cristiana Evangélica de las Palmas participaron en la fundación de la Federación de Iglesias Evangélicas Independientes de España (FIEIDE).



    No me resisto a dejar los meros datos de unos tiempos difíciles y a la vez ricos en sentimientos de entrega y pasión por los seres humanos. El relato que hace Juan Antonio Monroy de aquellos años, escrito con nostalgia de tantos amigos muertos, esconde la emoción de haber vivido en ese momento. Dice Monroy:




    “Yo apenas llevaba seis meses de convertido, ya sentía dentro de mí la pasión evangelística que siempre me ha caracterizado y creía que un cuartel, con tantos jóvenes soldados, sería el lugar ideal para dar testimonio de mi nueva fe. ¡Ingenuo de mí! ¡No sabía lo que me esperaba en aquél ejército de Franco, dominado por el nacionalcatolicismo!

    El primer domingo que me dejaron libre me dirigí a la dirección que había conseguido en Tánger. Llamé a la puerta. Abrió un hombre de unos 30 años. Era Genaro March. Me recibió con amabilidad. Dijo que sí, que era evangélico; la reunión de aquél día tendría lugar en el domicilio de su novia, Etelvina. Allá fuimos los dos. Un salón relativamente pequeño. Unas 15 personas. Genaro me presentó. Dijo de dónde procedía, cómo me llamaba, todo eso. Y añadió literalmente: “parece buen muchacho”. En este punto interviene uno de los presentes en la reunión y dice, también literalmente: “El otro al principio tenía la misma cara de tonto que éste y todos sabemos cómo resultó”.

    Me quedé de plomo. Cara de tonto debía tener, con aquél desangelado uniforme caqui y el pelo cortado al cero. Pero al afeitarme aquella mañana ante el espejo yo no lo había notado.

    Pedí permiso para hablar; dije que yo había acudido allí en busca de una iglesia y de hermanos espirituales. Sólo eso. Dije más, pero no lo recuerdo. Se llamaba Moisés el hombre al que parecí tonto. Poco tiempo después me resultó muy simpático. Nos hicimos buenos amigos. Me explicó el porqué de aquél juicio improcedente. Al llegar yo acababa de despedirse otro soldado evangélico conocido por Santitos. Era hijo del obispo de la Iglesia Española Reformada Episcopal, Santos Molina. Al parecer, Santitos no había dejado entre ellos buena impresión. No quiero escribir más.

    Genaro March vivía con su madre y su padrastro, a quien llamábamos don Manuel. Hasta su muerte fue un peso pesado en la congregación. El y su mujer, Sira, habían pasado años en Cuba. Sira se desvivía por su hijo, siempre delicado de salud. Genaro y yo convertimos la hermandad espiritual en esa clase de amistad que según la Biblia es una fortaleza. Dejó la tierra cuando yo vivía en Madrid. Etelvina, que lo amaba hasta la desesperación, quedó con fuerte dolor en el alma, consolada por los dos hijos que tuvieron tiempo de engendrar.

    Entre las personas que había en aquella reunión, donde me llamaron tonto, estaba Matilde Tarquis. ¡Qué gran mujer! ¡Qué ejemplo de entrega a Dios y al prójimo! ¡Qué grandeza espiritual! Embellecía todo lo que tocaba. Siempre tenía palabras tiernas. Era maestra de los jóvenes, compañera de los adultos, nodriza de los ancianos. Para mí Matilde Tarquis fue un ángel protector. En el número 7 de la calle Prosperidad solía reunirse con otras tres mujeres: Teresa, Marina y Clara, la dueña de la casa. A pesar de la escasez de la época, el grupo se las arreglaba para hacerme llegar alimentos que suplementaban la escasa y mala comida del cuartel. Un par de años más tarde regresé a Tenerife como pastor de dos iglesias. Entre ambas me daban 300 pesetas al mes. Matilde pagaba muchas veces mi pensión a doña Guadalupe, en cuya casa de Santa Cruz me hospedaba cada quince días. Los otros quince los vivía en La Orotava. Doña Guadalupe me decía simplemente que una persona de la iglesia había pagado mi estancia. Pero yo sabía que era Matilde. No quería que su mano izquierda supiera lo que la derecha hacía.

    Matilde tenía tres hermanas: Celinda, Julia y Dácil. A ésta última la vi pocas veces. Julia sí, acudía con Matilde a todas las reuniones. Si puede decirse de una mujer que es un torrente de alegría, Julia lo era. Celinda contrajo matrimonio con Manolo González, miembro de la Iglesia en Las Palmas. Fue mi primer viaje en avión. La pareja me invitó a su boda y pagó el billete del aeroplano. Manolo y Celinda, Celinda y Manolo, eran dos almas de Dios. Consagrados, practicantes de la fe, entregados a Dios. Entre ellos viví una escena que hasta hoy tengo grabada en la mente. Manolo tenía un taller de ebanistería. Se asoció con otro miembro de la iglesia y esto fue su ruina. Predicando yo un domingo en la Iglesia de Las Palmas lo llamé por teléfono pidiéndole que me invitara a merendar antes de la reunión. Dijo que sí. Cuando llegué a su casa puso sobre la mesa tres vasos de agua y dio gracias a Dios por ellos. No tenían otra cosa, pero agradecían al Señor lo que tenían. El agua.

    ¡Cómo se amaban! No tuvieron hijos y vivía el uno para el otro, o para la otra, como se quiera. Su amor estaba prendido del tiempo. Amaban como si el mundo fuera a acabar al día siguiente. El murió antes que ella. Aquello trastornó la vida de Celinda. Me escribía largas cartas pidiéndome que le explicara con argumentos de la Biblia si Manolo seguía desde el cielo sus pasos en la tierra. Tampoco yo tenía respuesta. No la respuesta que ella esperaba. Harta de investigar decidió preguntárselo a su Manolo. Voló a su encuentro en ese lugar donde todo es misterio para nosotros y toda claridad para quienes allí viven.

    ¡Tía Inocencia era diferente! La llamábamos así porque era tía de Emiliano Acosta, a quien tengo reservado amplio espacio en mi próximo artículo. Tía Inocencia era viejita, menudita, frágil como el aroma, delgada como un suspiro. Nunca la enseñaron a leer ni a escribir. Pasó sus años fuertes trabajando en el monte. Con mucho esfuerzo había logrado construir una casita con bloques de cemento en la parte alta de La Orotava, en La Florida. Allí vivía con su única hija, Anita, de unos 35 años entonces. Le sobraban kilos. Tenía una pierna amputada. Pasaba los días dándole con la pierna buena a una máquina de coser, que le proporcionaba algún dinero. La casa no tenía baño. Yo viví con Tía Inocencia dos años. Dormía en una habitación que había construido para su sobrino Emiliano. Comía lo que había. Tampoco yo podía colaborar mucho económicamente. Todas las mañanas Tía Inocencia me despertaba con una tacita de café, la achicoria que entonces había. Siempre tenía los pelos revueltos. A veces algunos de ellos nadaban en el café. Yo los quitaba y punto en boca.

    ¡Qué feliz fui en aquella casa, en aquella zona de altura, querido por todos los miembros de la congregación que pastoreaba!

    El día que abandoné La Orotava rumbo a Marruecos no pude despedirme de Tía Inocencia. Anita me dijo que no quería verme partir y se escondió en algún lugar del monte. ¡Los sentimientos encadenan! Estaba en Madrid cuando Manuela, vecina y también evangélica, me escribió diciendo que Tía Inocencia había muerto.

    Casi todos los personajes de este capítulo se encuentran ya al otro lado de la tierra. Murieron Genaro, don Manuel, Cira, Moisés, Manolo, Celinda, Tía Inocencia, Anita. Matilde murió hace pocos meses, con más de 90 años. Siguen vivos Etelvina, Julia y Dácil.

    ¡Cada amigo que muere adelgaza nuestro futuro!




    Monroy también escribe un emotivo artículo sobre su amigo y guía espiritual Emiliano Acosta, que no podemos reproducir por falta de espacio, pero que son momentos literarios que quedarán para la historia. Alguno de los lectores de “Mis amigos muertos” como José Teófilo Gorrin Castellanos dirá que “la manera de escribir Monroy estos temas, tan íntimos, preciosistas, sencillos al ilustrar grandes capítulos de vidas cristianas, nos puso sobre aviso del estilo apropiado, para `contar´, desde corazón devoto, el relato”.



    Aunque huyamos del frio dato histórico de la vida de Emiliano Acosta lo resumiremos en unos cuantos trazos. Monroy nos ofrece dos versiones de su lugar de nacimiento: “Emiliano nació en Tenerife, pero sus padres, emigrantes, lo llevaron de pequeño a Cuba” y “Emiliano nació en Cuba de padres canarios”. No he podido avanzar ni en el lugar ni en le fecha de su nacimiento, pero en Cuba fue su conversión y sus estudios fueron en el Seminario Evangélico Los Pinos Nuevos en Villa Clara. Recién graduado en este Seminario, se embarcaría como misionero hacia Tenerife. En Santa Cruz reorganizaría un pequeño grupo, aumentándolo a más de cien miembros y fundando otra congregación en La Orotava. Volvería a Cuba para casarse con Blanca y volvería a Tenerife instalándose en Icod de los Vinos. Treinta años después, por los años 70, Emiliano comenzó a tener problemas de visión. Monroy desde la revista Restauración solicitó ayuda económica que los lectores cubrieron abundantemente, pero después de varias operaciones quedó definitivamente ciego. Dice Monroy de él:




    “Recuerdo a Emiliano con gran pasión. Durante el año y medio que estuve a su lado como ayudante de pastor, al tiempo que hacia “la mili”, me enseñó muchas cosas. Era pequeño de estatura, algo gordo, casi calvo. En mi vida he conocido a un hombre tan consagrado como él lo era. Oraba de rodillas varias veces al día. Leía continuamente la Biblia. Era humilde, amable con la gente, predicador tranquilo y sosegado, profundo al explicar la Palabra.”



     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Miguel
    02/12/2016
    10:12 h
    1
     
    ¡Qué pluma, la de Juan Antonio! Yo también estuve en Tenerife por los años ´68-´70 y conocía a Baltasar y Angeles Pacheco y creo que era sobrino de D.Emilio a quien llegué a conocer en La Oratava.¡Qué difícil la vida del pueblo llano entonces, pero siempre me acordaré del amor y cuidado de mís queridos hermanos allí! Esto es lo que nos unía...todo un ejemplo para la iglesia de hoy que todo lo tiene!
     

    José Gorrin
    15/11/2018
    12:15 h
    3
     
    Saludos Manuel. Soy el escritor del libro "Una vida de Santo en tierra de misión", de sonde Ud. toma la cita.De paso, sino tiene el libro se lo envío gratis en soporte.electrónico; era un párvulo pero recuerdo a Emiliano... Todavía quedan familiares suyos que asisten a la Iglesia de la ciudad de Las Tunas, en Cuba. Está bien el articulo que hace, y cualquier otro aporte no dude en pedírnoslo. Saludos Gorrin.(mi email: gorrinjoca@gmail.com)
     

    José Gorrin
    15/10/2018
    11:49 h
    2
     
    Soy José Teófilo Gorrin Castellanos, a quien mencionas en tu trabajo. Publiqué el libro de mi padre:Vida de Santo en tierra de misión. Te aseguro que Emiliano Acosta era nacido en Canaria. Eran como hermanos: mi padre Rev Eusebio Gorrin y Emiliano. A ese dúo se les incorporaba otro pastor español: Tomás Ventura. Yo recuerdo, y lo cuento en el libro, como entre los tres dicidieron quien sería el que iria de pastor a Las Canarias. Y pudo haberle tocado por suerte o al Rev. Ventura o a mi padre...
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Emiliano Acosta Pacheco y el evangelio en las Islas Canarias
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

    Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.