PUBLICIDAD
 
sábado, 25 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Estudios bíblicos (XCIII)
    3
     

    Daniel y la profecía de los cuernos pequeños

    Los libros proféticos (XXV):  Daniel (IV):  la profecía cumplida y la derrota segura de los cuernos pequeños.

    LA VOZ AUTOR César Vidal 23 DE NOVIEMBRE DE 2016 20:00 h
    cuernos pequeños, profeta Daniel

    Para aquellos empeñados en proyectar el libro de Daniel hacia el futuro en un ejercicio de imaginación, el capítulo 8 representa una nueva oportunidad. El cuerno pequeño vuelve a ser el Anticristo como gobernante político –no hay un solo pasaje en la Biblia donde se de ese significado al término anticristo- y a continuación aparecen en raudal las más delirantes especulaciones.



    Aclaremos ya desde el principio que el cuerno pequeño del capítulo 7 surge a partir de Roma y el del capítulo 8 a partir de Grecia con lo cual es imposible que hablemos de lo mismo.



    Por añadidura, los datos del capítulo 8 son mucho más fáciles de identificar que los del capítulo 7 donde cabe un par de posibles identificaciones. Eso sí, algo de Historia hay que saber para comprender la profecía –más que cumplida– de Daniel.



    Daniel señala que la visión la tuvo cuando aún reinaba Baltasar (Belsasar) (8: 1). Lo primero que vio fue un carnero con dos cuernos desiguales de los cuales el mayor se hizo todavía más grande y embistió adonde quiso (8: 3-4). La referencia es fácilmente identificable como el imperio medo-persa en el que los persas –el cuerno más alto– siempre fueron más importantes que los medos y siguieron aumentando su relevancia a partir de Ciro hasta el punto de que, convencionalmente, se suele hablar de imperio persa.



    Contra el carnero –Medo-persia– se alzó un machó cabrío de origen occidental (8: 5) que se expandió con tal velocidad que parecía no tocar la tierra (8: 5). Un rey controlaba a esta potencia –el cuerno entre los ojos (8: 5)  que batió en toda regla a los persas (8: 6-7). La referencia a Alejandro Magno es clarísima.



    No sólo es que aniquiló al imperio persa sino que, por añadidura, el simbolismo es magnífico. En su camino hacia el rey persa, Alejandro se detuvo en Egipto y descendió hasta el oasis de Asiut donde se rendía culto a Amón. Los astutos sacerdotes egipcios dijeron a Alejandro que era hijo del dios Amón, algo que el joven macedonio aceptó encantado y, como muestra de ello, acuñó monedas en las que aparecía con los cuernos de un macho cabrío.



    Por cierto, hasta el día de hoy, los árabes siguen llamando a Alejandro “el de los dos cuernos”. Hay que reconocer que el símbolo trasladado por Daniel difícilmente hubiera podido ser más acertado.



    Como es sabido –y vio Daniel– Alejandro, el gran cuerno, murió y en su lugar surgieron otros cuatro (8: 8). Así fue. El imperio de Alejandro acabó dividido entre Casandro en Macedonia, Lisímaco en Tracia y Asia menor, Seleuco en Siria y Ptolomeo en Egipto.



    De uno de estos cuatro reinos surgiría un cuerno pequeño –otro más, otro diferente– que se extendió hacia el sur, oriente y “la tierra gloriosa”, es decir, el territorio de Israel (8: 9). Obviamente, Daniel estaba viendo a Antíoco IV Epífanes que descendía de los seleucidas y que se extendió en esas direcciones. Entró, al sur, en Egipto y, a oriente, en Elimais y Armenia. No sólo eso. Ofendería gravísimamente a Dios y lograría suspender el sacrificio y profanar el templo de Jerusalén (8: 10-11).



    Así fue efectivamente porque Antioco IV conquistó Jerusalén y convirtió el templo en un lugar de culto a Zeus a la vez que sacrificaba cerdos en el altar de los sacrificios. Como dice el v. 12 “hizo cuanto quiso” y, efectivamente, así fue. De hecho, prohibió el cumplimiento de la Torah y quemó las Escrituras a la vez que paralizaba la vida del templo.



    Antíoco IV se presentaba a sí mismo como Epífanes (manifiesto, es decir, dios manifiesto), pero los judíos, realizando un juego de palabras, lo llamaban Epímanes (el loco).



    El drama era tan sobrecogedor –ni siquiera Nabucodonosor se atrevió a tanto– que no sorprende que se planteara la duración de aquel ultraje causado por el cuerno pequeño (8: 13). La respuesta fue clara: dos mil trescientos días (tarde y mañana es el término para hablar de un día, como sabe cualquiera que lea el capítulo 1 de Génesis).



    La cifra es correcta porque fue el tiempo que duraron (171-165 a. de C.,) las acciones sacrílegas de Antioco IV. De hecho, finalmente los rebeldes judíos pudieron volver a consagrar el templo. ¿Es esta interpretación y no la que ve en este texto al Anticristo en este capítulo la correcta? Sin la menor duda.



    De entrada, en el v. 17 se nos habla de que se trata de una visión “para el tiempo del fin” aunque ese dato queda matizado por el hecho de que ese fin es el de la ira (8: 19), hecho este que debería recordarse cuando se leen ciertos pasajes de la Biblia. Es decir, no se nos está hablando de hechos que sucederán dentro de milenios sino mucho antes.



    Por si hubiera alguna duda, el ángel señala la interpretación de los símbolos: el carnero es Medo-Persia (8: 20), el macho cabrío es el rey de Grecia y el cuerno grande su primer rey, es decir, Alejandro (8: 21), los cuatro cuernos fueron los cuatro reinos que surgieron después de Alejandro (8: 22) y, tras éstos, un cuerno pequeño que sería malvado y que se levantaría contra el mismo Dios (8: 25).



    Su final no sería por mano humana. Efectivamente, Antíoco IV murió no asesinado sino de enfermedad, una enfermedad que los judíos atribuyeron, comprensiblemente, a la acción de Dios.



    Por supuesto, la profecía tardaría muchos días en cumplirse, pero aún así, Daniel quedó enfermo por días y no podía ser menos ya que implicaba que si, algún día, había un regreso a la Tierra –es así como se llama en las fuentes judías al territorio histórico de Israel- el templo volvería a ser horriblemente profanado, de hecho, más que bajo Nabucodonosor.



    No sorprende que Daniel no sólo se sintiera horrorizado sino también confuso sin terminar de entender lo contemplado (8: 27). Nosotros sí podemos entenderlo con notable claridad siempre que estemos dispuestos a leer la Biblia con atención y no a perdernos en absurdas –incluso ridículas– especulaciones sobre el futuro.



    Daniel no es un plano de nuestro futuro sino una clara descripción de la Historia que obliga a reflexionar por nuestro bien en el día de hoy. Los cuernos pequeños que persiguen al pueblo de Dios aparecen vez tras vez a lo largo de los siglos.



    Blasfemos altivos, arremeten contra los que pretenden ser fieles a Dios y, sobre todo, intentan extirpar el testimonio de las Escrituras quemándolas de la misma manera que hicieron en su día Antíoco IV, los emperadores romanos o la Inquisición.



    Por un tiempo, siempre parecen que se van a imponer y que se han impuesto sobre Dios y Su pueblo. Así es porque, históricamente, no han tenido problema alguno en derramar la sangre de los fieles a la enseñanza de la Biblia. Sin embargo, es un craso error aceptar ese punto de vista porque, al fin y a la postre, comparados con Dios son sólo pequeños cuernos que acabarán derrotados y será así porque Dios es el Señor de la Historia. Esta es la realidad de la Biblia. Lástima que algunos prefieran elucubrar con un futuro que, por añadidura, no tendrá nunca lugar.



     



    Continuará



    Lectura recomendada: Daniel 8


     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    ramon
    30/11/2016
    17:40 h
    3
     
    Saludos. El metodo gramatico historico es el unico valido para interpretar tanto genesis 1, como el material profetico, y como el resto de las Escrituras. Nadie tiene ningun derecho ni la Escritura le da ese derecho de cambiar del metodo gramatico historico al alegorico. Es un error garrafal; por eso hay tantas escuelas teologicas, siendo que el metodo correcto es uno solo. Que paradoja, no creen ustedes.
     

    Manuel5
    24/11/2016
    09:17 h
    2
     
    En cuanto los cuatro diadocos (sucesores) de Alejandro de Macedonia pienso que es un error del escritor (Daniel) fruto de lo que se creía en la época en que se escribió el texto, pues los sucesores fueron CINCO que después de luchas entre ellos quedaron en DOS. Nunca cuatro.
     

    Manuel5
    24/11/2016
    09:13 h
    1
     
    Es más ,contra los que dicen que "el tiempo del fin" está en el futuro , en Daniel 11:40-41 nos relata que "en el tiempo del fin" Edom y Moab escaparan de sus manos. Y como sabemos todos son nacionalidades que ahora ya no existen.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Daniel y la profecía de los cuernos pequeños
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Quién pastorea al pastor? ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.