PUBLICIDAD
 
miercoles, 23 de mayo de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Estudios bíblicos (XCI)
    2
     

    El profeta que vio caer imperios

    Los libros proféticos (XXIII): Daniel (II): el profeta que vio desaparecer imperios (Daniel 4-6).

    LA VOZ AUTOR César Vidal 11 DE NOVIEMBRE DE 2016 14:00 h
    estatua Nabucodonosor, sueño Nabucodonosor, La estatua del sueño de Nabucodonosor

    Los imperios siempre creen que van a ser eternos. Los antiguos egipcios estaban convencidos de que la divinidad del faraón y la repetición anual de ciertas ceremonias religiosas garantizaban que su imperio permanecería poderoso y próspero.



    Por supuesto, lo mismo pensaron los greco-macedonios, los romanos, los bizantinos, los españoles, los franceses, los británicos, los japoneses, los austriacos, los soviéticos y hoy en día los norteamericanos.



    Ni qué decir tiene que no todos fracasaron tan rápidamente como el Reich de los mil años hitleriano que sólo duró doce, pero todos se equivocaron de manera clamorosa. Naturalmente, es fácil referirse a lo ya pasado, pero señalar el futuro en medio de un imperio en pleno auge es peligroso. Fue precisamente lo que hizo Daniel.



    Nabucodonosor, hombre supersticioso como tantos gobernantes a lo largo de la Historia –más cerca ha sido el caso de Arzalluz o de Pujol en España o el de Reagan en Estados Unidos– se sintió horrorizado cuando tuvo una pesadilla.



    El recurso inmediato fue acudir a los adivinos y magos (4: 7), pero también a Daniel cuya notable categoría espiritual era reconocida (4: 8). Quizá Freud y Jung habrían apuntado a una interpretación del sueño que coincidiría con la de Daniel, pero que no tendría su altura espiritual. Por añadidura, de haberse encontrado en la corte de Nabucodonosor, puede que hubieran preferido guardar silencio para evitar desagradables consecuencias. No fue el caso de Daniel.



    Nabucodonosor iba a recoger simplemente los frutos de su soberbia. Al cabo de un año (4: 29-33), Nabucodonosor seguía siendo el monarca orgulloso de siempre –quizá incluso más– y el contenido del sueño se convirtió en realidad. La dolencia de Nabucodonosor posiblemente fue la licantropía y, ciertamente, en los anales de Babilonia hay una brecha correspondiente al período del que habla Daniel que indica, siquiera indirectamente, la historicidad del pasaje.



    Durante años, con un rey sometido a una grave dolencia mental, Babilonia no pasó por sus mejores tiempos. Sin embargo, todavía no había llegado su hora. Y es que, históricamente, no suele ser tan extraño que en el devenir de una nación, a un desequilibrado lo suceda el que pondrá trágico punto final a una época.



    La caída de Babilonia se produjo cuando la medida de sus pecados –la ausencia del peso moral indispensable– llegó al límite que Dios consideró intolerable. La escritura en la pared (5: 1-5) resultó un mensaje que, una vez más, los encargados oficialmente de leer las señales de los tiempos fueron incapaces de interpretar. De nuevo, no fue el caso de Daniel que fue traído a la presencia de Baltasar-Belsasar (5: 10-12).



    Una vez más, Daniel no fue complaciente con el poder sino que anunció el mensaje debido. Baltasar no había querido tener en cuenta los antecedentes de Nabucodonosor (5: 17-23). De hecho, había seguido siendo un idólatra de esos que rinden culto a imágenes de plata, oro, bronce, hierro, madera y piedra, justo esas imágenes que “ni ven, ni oyen ni saben” (5: 23). El resultado es que había llegado el final de aquel imperio. Soberbia, culto a las imágenes, insistencia en no aprender las lecciones del pasado… el resultado era que Dios había contemplado a Babilonia y había llegado a la conclusión de que no tenía el peso moral que debía.



    Poderosa, pero liviana e insignificante éticamente, había llegado el día de su juicio. Por increíble que pudiera parecer, medos y persas –unas tribus bárbaras del norte– acabarían con la altiva Babilonia. Así fue. Aquella noche, según nos informan las fuentes antiguas, Ciro desvió el lecho del río que cruzaba la considerada inexpugnable Babilonia. Sus tropas, caminando por la noche por el lecho seco del río, cayeron por sorpresa sobre los babilonios y los aniquilaron. Nunca volvería a levantarse aquel imperio babilónico.



    Sin embargo, por muy justa que haya sido la caída de un imperio, no hay ninguna garantía de que la situación será mejor con el que lo suceda. Cierto, los judíos de las naciones del Este de Europa salvaron la vida con la derrota del III Reich, pero, en pocos años, un país tras otro se vio sometido a la URSS. No puede decirse que a Bulgaria, Hungría o Rumania le fuera mejor con la URSS que con el III Reich.



    Babilonia desapareció, pero los persas –a pesar de ser más justos y humanitarios– no significaron el final de las dificultades para el pueblo de Dios. El libro de Esther muestra cómo los judíos estuvieron al borde de ser exterminados en masa; el de Daniel nos enseña cómo los cortesanos envidiosos –aunque parezca mentira no sólo hay envidia en España- intentaron acabar con un hombre íntegro cuya mayor falta había sido anunciar con antelación y con valentía lo que iba a suceder (c. 6).



    Que lo arrojaran al foso de los leones –unos animales que no dejaban ni los huesos de sus víctimas– era fácil de esperar e incluso casi obligado. Que Dios preservara a Daniel y castigara a sus canallescos enemigos también era previsible. Sin embargo, no siempre sucede así y, como ya vimos en la anterior entrega, el que cree en Dios y desea serle fiel sabe que el Señor lo puede salvar, pero que incluso si no lo hiciera por razones que están en Su voluntad no por eso renunciaría a su integridad (3: 17-18).



    Naturalmente, realidades tan claras y, a la vez, tan prácticas no resultan agradables para los que no desean arriesgar su comodidad. Por el contrario, resulta más fácil convertir a Daniel en un personaje que sólo habló de un futuro lejano, un futuro tan distante –y, a la vez, tan disparatadamente falso– que no va a inquietar a los habitantes de ningún imperio ni tampoco nos va a obligar a reflexionar sobre el aquí y el ahora.



    Pero de eso hablaremos en las próximas entregas.



     



    Lecturas recomendadas: Daniel c. 4, 5 y 6



    Continuará


     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Manuel5
    15/11/2016
    16:58 h
    2
     
    Si bien los medos no destruyeron la ciudad de Babilonia (en Daniel 5:31 y siguientes no viene nada de eso) y como todos sabemos Alejandro Magno quiso hacerla capital de su Imperio en el año 326 a.E.C.
     

    Galo Nómez
    11/11/2016
    19:15 h
    1
     
    No es increíble que los medos y persas acabaran con Babilonia. La historia está más que saturada de imperios poderosos destruidos por pueblos bárbaros
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El profeta que vio caer imperios
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Es Dios un 3 en 1? ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Jesús ¿el único camino para llegar a Dios?

    Hay miles de formas de buscar a Dios ¿No es exclusivista, intolerante y orgullo espiritual que el cristiano afirme que Jesús es la única opción válida?

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte? ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Jeremías Toda la Biblia: Jeremías

    Muchas veces este profeta se desanimó por la falta de respuesta, pero siguió adelante con valentía.

     
    ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes

    Ritmos alegres para celebrar el mayor regalo: el amor de Dios.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.