PUBLICIDAD
 
domingo, 23 de julio de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Estudios bíblicos (XC)
3
 

Daniel, el profeta que creció en el exilio

Los libros proféticos (XXII): Daniel (I): el hombre íntegro que creció y profetizó en el exilio (Daniel 1-3).

LA VOZ AUTOR César Vidal 03 DE NOVIEMBRE DE 2016 19:00 h
profeta Daniel, foso leones

En las entregas anteriores, aparecieron algunos temas de manera continua. Uno fue el final del sistema judío desde la monarquía hasta el templo pasando por la propia existencia del reino de Judá.



Aunque los ejecutores serían humanos, lo relevante es que se trataría de un juicio desencadenado por Dios tras no pocas advertencias y llamamientos al arrepentimiento. Otro fue la manera en que la aniquilación del reino de Judá no sería el final sino que iría acompañado de una deportación hasta el Eúfrates.



De manera inexorable, los anuncios de los profetas –aunque chocaran con lo que pensaba la inmensa mayoría– se fueron cumpliendo y así una generación tras otra se vieron tronchadas. Pero las experiencias fueron diversas. Jeremías no llegó a ser deportado, pero sí experimentó el exilio y la visión del cumplimiento de sus anuncios.



Ezequiel contempló, ya desde el exilio, el mismo proceso histórico, pero empotrado en un escenario distinto, el de los que ya sufrían el trasterramiento antes de la destrucción de Jerusalén y de su templo.



Daniel, finalmente, iba a encarnar la generación que llegó joven a Babilonia y aún podría ver, ya en la ancianidad, el final de ese destierro.



Desde el siglo XIX, la denominada pomposamente Alta crítica ha insistido en que Daniel no es, en realidad, una obra del siglo VI a. de C., sino un texto pseudoepigráfico del siglo II a. de C.



La única razón para realizar semejante afirmación es que Daniel contiene multitud de profecías que se cumplieron y, por supuesto, es imposible que así sucediera. El argumento es endeble porque Jeremías y Ezequiel también anunciaron el futuro y, por supuesto, acertaron.



Por añadidura, Daniel refleja tan cuidadosamente la realidad y el ambiente históricos del siglo VI a. de C., que no encajaría en una época tres siglos posterior. A decir verdad, sólo el prejuicio puede insistir en que Daniel no se escribió en la época en que transcurre su acción.



Discusiones de este tipo aparte, el mensaje de Daniel posee una enorme actualidad porque se refiere a un conflicto eterno, el de aquellos que son creyentes y, a la vez, tienen que vivir en un mundo que pasa del desprecio a la hostilidad con imprevisible realidad.



A decir verdad, eso es lo que debería esperarse de un contexto que no dudó en crucificar a la Luz del mundo o que, como dice el proverbio judío, “si Dios viviera en el barrio le romperían a pedradas las ventanas”. Esa realidad sólo ha quedado ocultada –pero no evitada- cuando alguna confesión religiosa ha pretendido tener el monopolio del pensamiento en una sociedad. Semejante hecho ha ido unido a la violencia e incluso al exterminio del disidente confirmando, de manera trágica, el que habría siempre gente que diera muerte a los verdaderos seguidores de Jesús y pensaría, sin embargo, que le rinde un servicio a Dios (Juan 16: 1-4).



Esa realidad, quizá incómoda, pero imposible de negar, aparece con enorme claridad en los tres primeros capítulos de Daniel.



En el primero, se relata la llegada de Daniel y de sus amigos a la corte babilónica. Jóvenes los cuatro, podían haberse adaptado como tantos otros a lo largo de los siglos, a la cultura dominante. Si para aquellos judíos del siglo VI a. de C., la prueba era mantener la fidelidad a las normas de la Torah –en este caso las de kashrut- en una sociedad que seguía otras costumbres dietéticas; a inicios del siglo XXI, puede ser enfrentarse con gallardía a cosmovisiones como la ideología de género o los nacionalismos.



Cuando toda la sociedad empuja en la dirección en que desean determinados grupos sólo los héroes, los fieles o los inconscientes se atreven a colocarse por delante. Además ¿por qué complicarse la vida por un alimento u otro? ¿Por qué buscarse situaciones incómodas oponiéndose a visiones morales que pueden destruir una sociedad, pero que son defendidas en su seno? ¿Por qué discutir con la ortodoxia oficial? En algunos casos, como muestra el capítulo 1, puede que esa negativa a seguir la corriente resulte relativamente fácil y provoque incluso cierta estima de la gente que está alrededor, gente que se percata de que “esos” no mienten, no incurren en inmoralidad sexual o no roban.



Incluso, ocasionalmente, pueden abrirse puertas que normalmente están cerradas como muestra el capítulo 2 donde Daniel revela a Nabucodonosor el contenido de su sueño. Por cierto, aunque el sueño ha servido para especular sobre el fin del mundo, nada dice al respecto. Se habla de una sucesión de imperios –Babilonia, Persia, Grecia, Roma– y de cómo en el cuarto –la Roma en la que los elementos patricios y plebeyos nunca llegaron a fusionarse como sucede con el hierro y el barro– llegaría el Reino.



Ni que decir tiene que para los cristianos, la profecía de Daniel se cumplió con enorme claridad cuando Jesús nació precisamente durante ese período histórico y anunció que si expulsaba demonios por el Espíritu de Dios, entonces el reino de Dios había llegado (Mateo 12: 28). Ir más allá de un significado tan sencillo es especular sin base.



Sin embargo, volviendo a nuestro tema principal, esta situación no suele ser habitual. Lo normal –tarde o temprano– es que suceda lo descrito en el capítulo 3.



En algún momento, el estado, el stablishment, la sociedad acaba exigiendo una sumisión tan absoluta que equivale a la adoración. En muchos casos, eso no significa que haya que apostatar o renunciar a nuestras ideas. Simplemente, entraña el sometimiento a la doctrina oficial. No obligará a practicar abortos, pero aplastará a los que se atrevan a decir que es un atentado contra la vida y no un derecho. No impondrá las relaciones homosexuales, pero condenará al ostracismo al que cuestione el matrimonio entre personas del mismo sexo. No exigirá el voto en un sentido o en otro, pero cargará despiadadamente contra los que censuren las raíces del sistema. El que no se incline ante la estatua precisamente cuando todos han recibido la señal de hacerlo, siempre acabará siendo arrojado a un horno del que sólo puede salir convertido en cenizas.



La respuesta ante esa situación sólo puede ser la misma que la de los jóvenes fieles: Dios nos puede salvar de un final trágico, pero si en Su voluntad estuviera el no hacerlo, de todas formas no rendiremos culto a aquello ante lo que se inclina al unísono toda una sociedad (3: 16-18 ).



Sólo Dios es digno de nuestra adoración y de nuestro culto. La enseñanza de Daniel es obvia. En el mundo donde nos encontramos, podemos ser respetados, incluso admirados por nuestra conducta chocante para la mayoría. Incluso cabe la posibilidad de que se acuda a nosotros si somos ejemplos de integridad o sabiduría, pero nada de eso debería llevarnos a olvidar que, en cualquier momento, esa misma sociedad puede exigirnos que nos arrodillemos ante el ídolo de la época.



Entonces sólo cabrá una respuesta digna e íntegra, la que afirma que, si Dios quiere, puede salvarnos, pero que si en Su voluntad no estuviera esa eventualidad, le seremos fieles hasta la misma muerte.



 



Continuará



Lectura recomendada: Daniel 1, 2 y 3.


 

 


3
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Alfredo
09/11/2016
12:00 h
3
 
Don César,Ud duda "si Dios quiere puede salvarnos..." en cambio la Biblia es tajante en 1 Tim 2:4 " Dios...quiere que todos los hombres se salven..." 2Pe.3:9: "El Señor...no quiere que nadie perezca sino que todos alcancen el arrepentimiento"; 1 Jn 2:2: "Jesucristo se ofrece en expiación por nuestros pecados...por los de todo el mundo"; Sal 145:9 "El Señor es bueno con toos, lleno de ternura con todas sus obras". Leer Jonás 3 y 4 y Gén 1:31. Pablo explica que podemos desaprovechar la gracia.
 

Galo Nómez
05/11/2016
23:44 h
2
 
Las dudas sobre la fecha de composición de Daniel no se refieren sólo al supuesto de que en realidad sería un libro histórico escrito en estilo profético-más bien apocalíptico- sino de que además es bilingüe, en hebreo y arameo (y griego koine si se consideran los pasajes añadidos por LXX como inspirados),algo que nunca se ha podido explicar de modo satisfactorio
 

Manuel5
05/11/2016
14:06 h
1
 
"Daniel contiene multitud de profecías que se cumplieron" . Yo leí el libro de Daniel y no encontré ninguna . Se agradecería citara alguna.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Daniel, el profeta que creció en el exilio
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal) Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal)

Análisis de la propuesta de Ley nacional pro LGTBI española. Implicaciones éticas, legales y de mordaza a las libertades. Y la postura que deberían tener los cristianos ante ella. Entrevista a César Vidal.

 
España, 40 años de democracia: luces y sombras (C. Vidal)

Logros de la democracia española teñidos de corrupción, clientelismo político y de Iglesia-Estado, junto a economía que grava las clases medias y un Congreso en crisis ¿Qué pueden hacer los cristianos? Análisis de César Vidal.

 
Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas

El joven estudiante de ingeniería usa sus recursos y talento para ayudar a niños que necesitan prótesis de mano, algo inalcanzable por otros medios.

 
J.C. Escobar: Reforma y Pentecostés inseparable

Evangélicos españoles celebran #500Reforma en 2017, cinco siglos después de la Reforma protestante. El coordinador Juan Carlos Escobar habla de su experiencia, visión y obstáculos para esta conmemoración. 

 
Jaque a Qatar en el tablero global (C. Vidal)

¿Por qué tras el viaje de Trump a Arabia Saudí los aliados de EEUU bloquean a Qatar? ¿Es cierto que es por su apoyo al terrorismo? ¿Qué significa esta jugada en la política mundial? Entrevista al historiador y analista político César Vidal.

 
G. Amarilla: la política como lugar de misión G. Amarilla: la política como lugar de misión

Entrevista al diputado uruguayo de fe evangélica Gerardo Amarilla, ex Presidente de la Cámara de Representantes, sobre su visión y experiencia en la vida pública.

 
Gary Wilkerson, ponente del 8º Congreso Evangélico

El hijo de David Wilkerson preside un ministerio mundial de evangelismo y ayuda al necesitado, World Challenge. Wilkerson habla de la Reforma, el movimiento pentecostal y los desafíos que la iglesia enfrenta en el mundo actual.

 
FOTOS Fotos
 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
Sellos para conmemorar la Reforma Sellos para conmemorar la Reforma

Lituania, Namibia, Brasil, Benín e incluso Polonia, entre otros, han lanzado sellos conmemorativos del 500º Aniversario de la Reforma. España, no.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
VÍDEOS Vídeos
 
La historia de Lutero, animación Playmobil La historia de Lutero, animación Playmobil

Animación "stop-motion" hecha con más de 4.000 fotos explica la esencia de la Reforma. Producción: Dan Rackham. Narración: Luis Panduro.

 
3MJ #64: estoy orando por ti 3MJ #64: estoy orando por ti

Es Jesús quien busca a Pedro para restaurarle. Así hace también con nosotros.

 
Ni te juzgo, ni me comparo Ni te juzgo, ni me comparo

"Libertad de expresión es que si pides respeto para tu opinión, también respetes la de los demás" (youtuber: Daniel González)

 
Repair Café en Toledo Repair Café en Toledo

Esta es una cafetería distinta, donde se ayuda y enseña a reparar objetos rotos. 

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.