PUBLICIDAD
 
sábado, 21 de abril de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    José de Segovia
    3
     

    Nuestras muchas caras

    La brillante y reveladora película de Alberto Rodíguez describe el trayecto vital de gente que ha hecho del chanchullo su guarida y hasta su razón de ser.

    MARTES AUTOR José de Segovia 11 DE OCTUBRE DE 2016 10:56 h
    el hombre de las mil caras Estamos tan acostumbrados a disfrazarnos para los demás, que al final nos disfrazamos para nosotros mismos.

    Uno no tarda mucho en descubrir en la vida, que según la cara que pongas, así reacciona la gente. La persona construye un personaje que varia según esté con familiares, amigos o extraños. Si lo pensamos, no hablamos de la misma manera con nuestros padres e hijos, compañeros de trabajo y estudios, personas que están en la iglesia o fuera de ella. Todos tenemos varias caras…



    “Estamos tan acostumbrados a disfrazarnos para los demás, que al final nos disfrazamos para nosotros mismos”, decía François La Rochefoucauld. El personaje absorbe a la persona. Y cuando tienes muchas facetas, te conviertes en “El hombre de las mil caras”. La película de Alberto Rodríguez se anuncia como “la historia del hombre que engañó a todo un país”. La he visto con subtítulos en inglés, idioma en el que lleva el interesante título de “Smoke and Mirrors”. Nos muestra la necesidad de ver más allá del “humo” y los “espejos”, para descubrir la realidad de las cosas.



    Las apariencias engañan. Cuando vemos lo que hay detrás de la imagen de algunos, uno no se da cuenta que no es más que humo. Otras veces lo que vemos es un juego de espejos en que lo que la persona refleja, es lo que otros quieren ver en ella. El peligro de la decepción es que no sólo no somos lo que pretendemos, sino que acabamos pensando que somos otra cosa de lo que somos. No es que uno no quiera ser sincero. Es que acabamos creyendo nuestras propias mentiras…



     



    El sevillano Alberto Rodríguez busca en la Historia reciente de España las claves de lo que está ahora pasando.



    SOMOS LOS QUE FUIMOS



    Uno de los problemas de nuestro tiempo es la falta de perspectiva histórica. Pensamos que todo ha cambiado, cuando “el pasado no está muerto”, como dice Faulkner. Ya que “ni siquiera es pasado”. Lo que hace el sevillano Alberto Rodríguez es ir a la historia reciente de España, para descubrir las claves de lo que está ahora pasando. Tras desvelar la operación de imagen que supuso la Expo de 1992 en “Grupo 7” (2013), se adentró en la Transición española en “La isla mínima” (2014), para considerar ahora la trama de corrupción socialista que supuso el caso Roldán, desde el punto de vista del camaleónico Francisco Paesa.



    La historia es la siguiente: afiliado al PSOE desde la muerte de Franco, Luis Roldán fue director general de la Guardia Civil, después de ser delegado del gobierno socialista en Navarra en los años 80. Cuando está a punto de ser elegido ministro del Interior, es destituido en 1993, tras ser acusado por el periódico Diario 16, debido al origen dudoso de su desmedido patrimonio. Comienza entonces un proceso judicial que lleva a su fuga. Durante 304 días fue perseguido en todo el mundo, hasta que apareció en el aeropuerto de Bangkok con unos documentos que pactaban su entrega desde Laos.



     



    Es una película brillante, reveladora y hasta necesaria.

    La figura que estaba detrás de estos acontecimientos era Francisco Paesa, un agente del servicio secreto español, que después de encargarse de los negocios del dictador de Guinea Ecuatorial en los años 70, Francisco Macías, fue detenido por la Interpol en Bélgica, siendo encarcelado en Suiza. Colabora después en la “guerra sucia” de los GAL –el supuesto grupo terrorista que actúa contra ETA durante los primeros años de los gobiernos de Felipe González– en los años 80, llegando a hacerse pasar por traficante de armas, vendiendo mísiles a ETA con sensores de localización.



    En el 94 se ve implicado en el caso Roldán, cuando engaña tanto al cesado responsable de la Guardia Civil, como a los ministros Asunción y Belloch, por medio de unos papeles firmados por un supuesto capitán Khan y un sello que ni siquiera corresponde al gobierno de Laos, país que nunca pisó Roldán. Todo por unos diez millones de euros que le sacó al director de la Benemérita y casi dos del ministro español. En el 98 finge su muerte por un paro cardíaco en Tailandia, publicando sus esquelas y falsificando su certificado de defunción, encargando incluso misas en su nombre. En la actualidad se cree que vive en París, pero su nombre se ha relacionado desde entonces, tanto con ejércitos mercenarios en Guinea, como con la mafia rusa. Su firma aparece hasta en los recientes “papeles de Panamá”...



     



    NUESTRO PROBLEMA



    Si la trama de la película resulta algo confusa, es porque como se suele decir, los protagonistas mienten más que hablan. No sólo el sobrecogedor personaje encarnado por Eduard Fernández (Paesa), sino también el mucho más humano y vulnerable, interpretado por Carlos Santos (Roldán), que miente por sistema, hasta cuando ve la televisión y dice que ha estado leyendo una novela de Dumas. La mujer de Paesa le dice en una ocasión, irónicamente, que no es que no quiera decir la verdad. Es que “para eso, ¡hace falta práctica!”



     



    El problema de España son los españoles, dice Roldán en París.



    En una escena del film, Roldán recuerda a su padre en París, diciendo: “¿sabes cuál es el problema de España? ¡Los españoles!”. Cuando en la sociedad estadounidense se da tanta importancia a que un político mienta, la verdad es que aquí nos arqueamos de cejas y pensamos si hay alguien que no lo haga. No es causalidad que la literatura picaresca naciera aquí, en vez de en Amsterdam. Hasta el sistema jurídico presupone que el acusado miente. Sólo el testigo puede ser acusado de perjurio.



    “De todos aquellos polvos, ya lodos, viene el barro actual que salpica España”, comenta Santos. La curiosa capacidad de seducción de este embustero, llega hasta el punto de que después de tantos años, Roldán sigue sin hablar mal de Paesa –comenta Sánchez Dragó en un libro que le dedicó–. Es un auténtico encantador de serpientes. Imaginación, desde luego no le falta. Y hasta sentido del humor, ya que parece que lo del capitán Khan, viene del capitán Tan de los Chiripitiflauticos que veíamos en nuestra infancia de televisión en blanco y negro.



     



    En 1998 Paesa finge su muerte en Tailandia, publicando su esquela.



    Para guiar al espectador, sólo han inventado un personaje, el piloto al que da vida José Coronado, que estaba ya en el proyecto desde que Enrique Urbizu quería hacer la vida entera de Paesa. Aunque resulte complicada, la trama es apasionante, llena de suspense. Tiene un ritmo contundente, diálogos inteligentes y secuencias devastadoras. Es una película brillante, reveladora y hasta necesaria, que describe el trayecto vital de gente que ha hecho del chanchullo su guarida y hasta su razón de ser. Puesto que si esta es la “historia de un hombre que engañó a todo un país”, es porque podía. Estaba rodeado de mentiras...



     



    ESPERANZA PARA EL MENTIROSO



    Estos días estoy en una conferencia en Inglaterra que sigue la vida de Jacob, un personaje de la Biblia que siempre me ha fascinado. No es casualidad que Israel reciba su nombre de un manipulador tan mentiroso como Jacob, que engaña a su padre y a hermano, para conseguir lo que quiere. Cuando todo le sale mal, tiene que huir del embrollo que ha montado. Y ¿qué hace Dios en Génesis 28? Le da las mayores promesas de bendición, confirmando la Alianza que hizo con su padre Isaac y su abuelo Abraham, que tampoco dudan en recurrir a la mentira, cuando les hizo falta…



    Desde luego, los que quieren hacer de la Biblia, un tratado de moralidad, lo tienen difícil con la vida de los patriarcas. A la búsqueda de ejemplos positivos, se lían una y otra vez buscando el momento de conversión, o haciendo distinciones absurdas entre el creyente “carnal” y el “espiritual”. La Escritura desafía el concepto religioso del que piensa que el que hace bien y actúa conforme a la verdad, el Señor le dará bien en esta vida, mientras que al malo castigará. Si el Antiguo Testamento se basa en esa ley, ¿por qué bendice Dios a Jacob, cuando era todavía engañador y mentiroso?



    El Evangelio según el Génesis nos muestra que hay esperanza para el mentiroso, pero esa no está en nosotros y nuestros artimañas, sino en el Dios que dice a Jacob: “he aquí yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas, porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido” (v. 15)… ¡Su favor es inmerecido!



    El carácter incondicional de su gracia se pone todavía más en contraste con las palabras de Jacob, que quiere “negociar” con Dios. Ofrece servirle (vv. 20-21) y dice literalmente que le diezmará (v. 22), si le bendice y le guarda, sustentándole en su viaje... ¡Así de miserable es nuestra religión! Cuando Dios es todo lo que necesitamos, lo que buscamos es lo que Él pueda darnos, pero ¿qué es la fe, sino creer que Dios es todo para nosotros, en Cristo Jesús? ¡No hay un Dios como el de Israel!, la única esperanza que tiene el mentiroso. 



     



    El Evangelio nos muestra que hay esperanza para el mentiroso.


     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    charly
    20/10/2016
    13:14 h
    2
     
    La pequeñez del hombre no nos permite reconocer al Dios altísimo y vivimos como si fuésemos autosuficientes. La realidad es nuestra miseria.
     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    16/10/2016
    19:18 h
    1
     
    Estimado José de Segovia. Cuando vi un martes o miércoles el título de este artículo suyo, no quise leerlo. Era demasiado. Hoy domingo lo leo y es todo lo que muy rápido pensé y, gracias a Dios, bastante más. Muchas veces me siento otro hasta cuando escribo un comentario aquí (toda mi intención es defender la verdad). Dios es la verdad, felizmente, y así como Jacob fue necio al negociar, algo de necedad mostraré al querer defenderle. Su favor es inmerecido y así de miserable es nuestra religión.
     

    Earendil
    21/10/2017
    04:10 h
    3
     
    La religión envidia a Dios porque no puede conseguir lo que ve en Él y tanto anhela. Tenemos que elegir al Dios verdadero de los mil nombres, ante cuyos pies tendremos, por amor, que dejar nuestras mil caras. Un saludo en Cristo a José, y especialmente a estas horas a aquel que me lee para moderar y publicar este mensaje.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Nuestras muchas caras
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Es fiable la Biblia? ¿No está llena de errores? ¿Es fiable la Biblia? ¿No está llena de errores?

    Para los cristianos la Biblia es Palabra de Dios. Pero ¿tenemos el texto original? Muchos creen que contiene errores ¿Es así, o podemos fiarnos de lo que dice? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Guillermo y Milagros Aguayo: ¡Salvemos la familia! Guillermo y Milagros Aguayo: ¡Salvemos la familia!

    Entrevista al matrimonio Aguayo, impulsores del movimiento #ConMisHijosNoTeMetas que ha impactado Perú y todo Latinoamérica.

     
    La resurrección de Jesús ¿realidad o fantasía?

    ¿Hay alguna razón para creer en la resurrección de Jesús en pleno s. XXI? ¿Y qué más da si ocurrió o no? Reflexión de Andy Wickham.

     
    “Me preocupa más que los cristianos se callen a que los callen”

    Ser influenciadores en una sociedad secular es el tema central del próximo Fórum de Apologética (4-6 mayo). Jaume Llenas introduce el tema.

     
    ¿Enterró la ciencia a Dios?

    El avance científico borra la superstición ¿Elimina también a Dios? Andy Wickham debate la relación fe cristiana-ciencia ¿Incompatibles y opuestas?

     
    Héctor Pardo, el evangélico que negoció con las FARC

    'La Colombia evangélica lucha por el Evangelio, la paz y la justicia social', dice el líder evangélico Héctor Pardo, hijo de uno de los fundadores de la guerrilla en Colombia.

     
    “Es muy poco progresista querer destruir a la familia”

    Xesús Manuel Suárez cuenta el trabajo que se está llevando a cabo en Latinoamérica para que los evangélicos sean agentes de transformación.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Proverbios Toda la Biblia: Proverbios

    En este libro encontramos píldoras de sabiduría de Dios con un gran valor práctico.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
    ‘En la cruz’, Marcos Vidal y Ulises Eyherabide ‘En la cruz’, Marcos Vidal y Ulises Eyherabide

    “La realeza que se obstina, Tu cabeza que se inclina, Mi pobreza que termina en la cruz”.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.