PUBLICIDAD
 
miercoles, 17 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Estudios bíblicos (LXXXV)
 

Cumplimiento de las profecías de Jeremías

Los libros proféticos (XVI): Jeremias (VII): el cumplimiento del mensaje de las profecías (c. 33-45).

LA VOZ AUTOR César Vidal 07 DE SEPTIEMBRE DE 2016 22:00 h
reloj de arena, tiempo

Al final, la marca que distingue al profeta verdadero del falso es si se cumple aquello que anunció por inverosímil que pudiera parecer cuando lo hizo (Deuteronomio 18: 22).



Jeremías, ciertamente, era un profeta de Dios y, de manera contundente, todo aquello que, a lo largo de décadas, señaló que sucedería, efectivamente aconteció.




  • Es cierto que Jeremías había transmitido las palabras que indicaban que aquellos que clamaran a Dios recibirían Su respuesta y conocerían cosas ocultas en las que no habían ni siquiera pensado (Jeremías 33: 3).

  • Es cierto que las bendiciones que Dios había anunciado provocarían temor y temblor en los que las contemplaran (33: 9).

  • Es cierto que el mesías de la estirpe de David –que se llamaría YHVH nuestra justicia– salvaría a Su pueblo (33: 14-17).



Sin embargo, esas grandezas a largo plazo no evitaban que contemplara el presente.



Jeremías tuvo que advertir al rey Sedequías de que Jerusalén sería totalmente arrasada por el rey de Babilonia (34: 7 ss) e incluso tendría que avergonzar a otros judíos indicando como los recabitas, a fin de cuentas una tribu que no pertenecía a Israel, presentaban una integridad que era impensable en el seno del reino de Judá (35).



No por ello tuvo éxito alguno. El rey quemaría el libro donde se recogían las palabras de Jeremías (c. 36) y Jeremías y su asistente Baruc hubieran seguramente muerto de no haberlos escondido Dios (36: 26).



A medida que el final de Jerusalén se acercaba, que la aniquilación del reino de Judá se convertía en irreversible y que todos podían ver que Jeremías sólo había anunciado la verdad contra viento y marea, su suerte se fue convirtiendo en una existencia cada vez más peligrosa.



Sedequías escuchó todavía a un Jeremías que parecía ver en el futuro lo que nadie había visto, pero eso no evitó que el profeta fuera arrojado en la prisión (c. 37) ni tampoco que se le lanzara a una cisterna de la que se esperaba que no saliera vivo (c. 38).



Sin embargo, no el tren de la Historia sino los planes de Dios se impusieron. Jerusalén cayó ante el brutal empuje de las fuerzas de Nabucodonosor II, rey de Babilonia (c. 39) y Guedalías no logró establecer un sucedáneo del reino a causa de la perversión que invadía totalmente a Judá (c. 40-41).



No deja de ser trágico que entonces, cuando ya era tarde, cuando ya nada tenía remedio, cuando no se podía evitar el desastre, los supervivientes escasos de aquella época aciaga se acercaran a Jeremías reconociendo que era un profeta y manifestando su intención de hacer ahora aquello a lo que los había llamado durante años: obedecer a la voz de Dios (42: 1-6).



Sin embargo, a pesar de todo, se trataba sólo de palabras. Cuando Jeremías les comunicó que debían permanecer en aquella tierra y esperar con confianza la bendición de Dios (42: 7 ss), su respuesta fue desobedecer y buscar la seguridad no en El sino en Egipto (42: 8 ss). De nada sirvieron, las nuevas advertencias del profeta (44: 7).



¿Demasiada sordera la de aquella gente? Sin duda, pero no fueron los únicos. Jeremías tendría que transmitir a su asistente, al que había estado a su lado en las peores tribulaciones, al que le había sido de enorme ayuda que no debía esperar la gloria, la fama ni la fortuna por su labor. A decir verdad, debía contentarse con lo que Dios le daba: salvar la vida en medio de aquella inmensa tragedia (c. 45).



Y es que no puede decirse que el profeta vaya a tener una existencia fácil. Verá lo que sucede y sucederá, pero eso no garantiza en absoluto que será escuchado.



Mostrará el camino a sus coetáneos, pero eso no garantiza en absoluto que será escuchado. Les advertirá de las consecuencias directas de su comportamiento en ámbitos como el espiritual, el religioso, el político, el económico y el social, pero eso no garantiza en absoluto que será escuchado.



Llorará porque sabe en que concluirá todo, pero eso no garantiza en absoluto que será escuchado.



Llamará una y otra vez a las gentes a la conversión como única manera de evitar el desastre, pero no garantiza en absoluto que será escuchado. Incluso contará con gente cercana que no sacará las conclusiones adecuadas porque pensará más en sus intereses personales.



Sin embargo, al fin y a la postre, el profeta será fiel y, sobre todo, será reivindicado por el Dios de la Historia, Aquel que no hace nada sin comunicárselo antes a Sus siervos los profetas (Amós 3: 7).



 



Continuará



Lectura recomendada: capítulos 34, 35, 36, 44, 45.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Cumplimiento de las profecías de Jeremías
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

 
Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

 
El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

“No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

 
“Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

 
Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

 
95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

 
FOTOS Fotos
 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

 
SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

 
Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.