PUBLICIDAD
 
domingo, 15 de septiembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    #VeranoEnColosas 8
    14
     

    Lo que comemos y bebemos

    El cristiano también es libre en Cristo en lo que come.

    AMOR Y CONTEXTO AUTOR Noa Alarcón Melchor 18 DE JULIO DE 2016 11:57 h


    Así que nadie os juzgue a vosotros por lo que coméis o bebéis, o con respecto a días de fiesta religiosa, de luna nueva o de reposo. Todo esto es una sombra de las cosas que van a venir; la realidad se halla en Cristo.



    Colosenses 2:16-17




    Hoy de nuevo regreso un poco atrás, porque en este estudio, digamos, orgánico de la carta a los Colosenses lo que más me está sorprendiendo es que muchas veces las cosas del día a día hacen que me acuerde y que aplique textos que he ido leyendo en la carta. Este es un fenómeno sorprendente y muy agradable que le pido al Señor no perder nunca en la vorágine del día a día. 



    Hace unos días encontré un artículo de la página de El Comidista de El País llamado “Contra el fanatismo antigluten”, que de por sí es un artículo muy interesante. Tengo gente muy cercana que es celíaca y soy consciente, al menos un poco, de la lucha que les causa no poder comer gluten en una sociedad donde la comida es omnipresente. Yo el otro día, para poder invitar a merendar a una amiga celiaca, me tuve que inventar la receta, básicamente; y aun así, con el temor de que el experimento saliera rana, y a pesar de mis limitados conocimientos de cocina, quedó rico. Pero me imagino lo que es aplicar ese esfuerzo e incertidumbre a cada comida, a cada momento de tu vida, mientras intentas hacer una vida normal. El artículo habla no de quien es celíaco y no puede comer, sino de quien adopta la moda y se deja convencer de que para él es algo malo lo que no lo es.



    Pero lo que más me sorprendió (y por eso lo menciono aquí) es que el autor citaba la obra de Alan Levinovitz, de la Universidad James Madison, que no era experto en nutrición, sino en religiones orientales, y en cuyo libro había investigado la relación entre las modas y las tendencias que restringen la participación en ciertos alimentos y la devoción espiritual. Y resulta que es una mezcla sorprendente.



    Por otro lado, también pensé en escribir esto hoy porque en el artículo de la semana pasada el feedback de los lectores me sorprendió. Yo hablaba de cómo la publicidad y la sociedad del consumo desmesurado son “las cosas de abajo” que no nos permiten centrarnos “en las cosas de arriba”, y cómo entender que es esto, y no ninguna expresión artística o cultural, lo que nos aparta de Dios. Y al hablar del tema de la alimentación apenas por encima, me empezaron a llegar comentarios de gente sorprendida y aliviada. 



    No, no pensamos en que la comida que comemos hoy tenga nada que ver con nuestra vida de fe; no hacemos la asociación de forma lógica porque el verdadero cristianismo no es una religión como las demás. Nosotros no estamos bajo la ley del Antiguo Testamento de no comer cerdo, o marisco, u otros animales. La visión que tuvo Pedro en la azotea de la casa de Hechos 10:9-16 es nuestra norma: “Lo que Dios ha purificado, tú no lo llames impuro”. Y quizá no somos conscientes de la maravilla para la libertad que suponen esas palabras. No hay ninguna religión en el mundo que no tenga restricciones de comida como un medio para ponerse en paz con la divinidad. En cualquier sistema religioso, por norma general, hay algo que no se puede o no se puede comer, aunque sea en ciertos momentos de año. Pensadlo: los hindúes con las vacas, los musulmanes y judíos con el cerdo. Entre un millón de ejemplos. En cualquier sociedad, siempre que se haya desarrollado un sistema religioso, siempre vendrá acompañado por restricciones alimenticias. Excepto el auténtico cristianismo. Quizá sea porque de religión (entendida en estos términos) tiene poco.



    Lo que se hablaba en el artículo era que este profesor experto en religión oriental había descubierto que en ciertas prácticas ancestrales chinas se repetían los mantras que nos llegan hoy por la televisión y la publicidad: “Hace unos 2000 años, un grupo de monjes aseguró que si dejábamos de comer grano viviríamos para siempre, tendríamos la piel perfecta, superaríamos cualquier enfermedad y podríamos volar y teletransportarnos”, nos cuenta el autor. “Un par de siglos después, la prohibición pasó del grano a la carne, pero las promesas eran las mismas. Los mismos monjes también ofrecían suplementos exclusivos, secretos y muy caros para los que realmente querían vivir para siempre”.



    ¿Y hoy en día?



    Quizá no lo habíamos pensado, pero en el artículo que cito dicen algo interesante: “No paramos de recibir información sobre dietas contradictorias que prometen curarnos o protegernos de diversas enfermedades, diferenciarnos de la gente normal incapaz de ver ‘la verdad’. Purificación, limpieza, la existencia de alimentos limpios y sucios y, por supuesto, la inquebrantable fe de que consigues el poder de lo que comes”.



    Quizá pensamos que vivimos en una sociedad atea, agnóstica en el mejor de los casos, alejada de cualquier religiosidad. Pero no es verdad, porque el ser humano es tozudo, y volvemos a los mismos cauces, igual que un río seco que se vuelve a inundar en una tormenta.



    En el artículo de la semana pasada hablaba de lo dañina que es la publicidad, y justo un poco antes en Colosenses se advertía a los cristianos que no cayeran en la trampa de pensar que si comían o dejaban de comer estarían más cerca de Dios. No puedo evitar ver el paralelismo: hoy no pensamos que comer o no comer ciertos alimentos, esas dietas milagrosas que nos publicitan, nos vayan a acercar más a Dios; pero, asombrosamente, en una sociedad tan agnóstica e irreligiosa como la nuestra, nos ofrecen exactamente lo mismo que han ofrecido siempre las religiones: la salvación. Las dietas te ofrecen la salud perfecta, el peso ideal, liberarte de enfermedades (incluso del cáncer); hay alimentos que se deben comer y otros que se deben evitar, por épocas. ¿Quién dicta esas normas? Básicamente, la nueva religión de Occidente: la ciencia. Lo que dicen los científicos hoy en día tiene la misma validez moral que lo que decían los sacerdotes hace dos mil años. Confiamos en el método científico como la verdad absoluta, y en base a ello y a sus promesas de prosperidad adaptamos nuestras costumbres alimentarias. No me digáis que eso no se parece a una religión.



    El tema es que a nosotros, como cristianos, toda la información que nos llega al respecto es muy contradictoria. Y deberíamos utilizar este texto de Colosenses como norma: que nadie nos juzgue. Porque hoy en día se nos juzga a todos en base a los postulados de la nueva religión científica.



    Si Dios ya no toma en cuenta nuestra alimentación como norma para obtener la salvación (que solo es por Cristo), eso es así, radical y rotundamente, en todas las cuestiones que se refieren a la alimentación. El cristiano también es libre en Cristo en lo que come. Eso no quiere decir que no sea responsable de lo que come, sino que no debe dejarse llevar por la corriente, el mainstream, que le induce a pensar que corre peligro de muerte si no obedece las normas nutricionales de la industria, cada vez nuevas y más atrayentes, pero también más esclavizadoras (y más caras, claro está).



    Si no debemos ser juzgados, también debemos ser conscientes de que esa norma se nos aplica a nosotros: tampoco debemos juzgar a los demás por lo que comen. Y soy muy consciente de en qué berenjenal me estoy metiendo. Me he pasado una semana decidiendo si publicar este artículo o no, porque sé que cada vez que hablo de esto asaltan decenas de comentarios de personas que se sienten atacadas por sus decisiones nutricionales; y quien se siente atacado tiende a atacar. 



    De hecho, ni ser carnívoros convencidos ni veganos crudívoros nos acerca o nos aleja más de Dios: porque el reino de los cielos no es comida ni bebida (Romanos 14:17). Y tomemos esa misma referencia de Romanos, igual que la de Colosenses, como norma, aplicándola a nuestra nueva religión predominante, el cientifismo salvaje. Si tu hermano es vegano y para él es importante, no le invites a tu casa a comer cochinillo. Puede que tú entiendas que tienes libertad para comer de todo, pero no le pongas tropiezo a él en su mente. Y lo mismo, si tú eres vegetariano y quedas a comer con tu hermano y él se toma una hamburguesa, no le juzgues ni le llames asesino de animales. Si a ti te gusta tomar un vaso de agua de limón en ayunas por las mañanas y te sienta fenomenal, pues gloria a Dios, pero no critiques al hermano que lo que quiere es un café en vena. Y, por favor, os lo pido en el Señor, no vayamos acusándonos unos a otros con artículos robados de páginas engañosas y de fuentes controvertidas acerca de lo “venenoso” que es comer cualquier cosa. Sé que esto puede ofender a muchos, pero os lo digo con humildad: vosotros no sabéis que comer ese alimento sea venenoso. De hecho, la gente lo consume y no se muere instantáneamente. Muy a menudo los supuestos estudios “científicos” están pagados por empresas afines a ciertas marcas de comida para defender sus ideales, y esta es la nueva religión que tenemos, la de los estudios y los contraestudios, la de la ciencia al servicio de las empresas, la de la publicidad salvaje y el consumismo absorbente. Los nuevos sacerdotes que nos prometen la salvación y la salud perfecta, alegrías sin fin y una vida digna de Instagram, no pueden prometernos la vida eterna. Lo que honra a Dios no es lo que comamos o no comamos, sino que seamos responsables con nuestra salud en una medida racional, y también le honra lo mucho que nos resistamos a someter nuestra libertad a nada que no sea él. La realidad se halla en Cristo, no en el supermercado.


     

     


    14
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Ángel Aránguiz
    26/07/2016
    06:13 h
    14
     
    Más claro, echarle agua!!! Así decimos en Chile. Felicitaciones Noa y gracias por tu tremendo aporte. 100% de acuerdo. "Nadie os juzgue". Bendiciones y un abrazo.
     

    EZEQUIEL JOB
    25/07/2016
    05:35 h
    13
     
    Rom 14:3 El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido. Rom 14:17 porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.
     

    Isidro
    23/07/2016
    20:47 h
    12
     
    Casi todos los veganos no lo somos por una cuestión dietética, como en el artículo se insinúa, sino por extender nuestra compasión y misericordia a todos los seres vivos, llevando a las últimas consecuencias el mandato de Jesús, como muy bien lo entendió ese gran cristiano y premio nobel que fue Albert Schweitzer con su "reverencia por toda vida" y el hijo mayor de Luther King al decir que el veganismo es la consecuencia lógica del principio de la no violencia.
     

    Manuel5
    21/07/2016
    15:17 h
    11
     
    Pero Dios estableció una dieta para su pueblo en Levitico 11. No creo que el cuerpo de los cristianos sea distinto al de los israelitas. Jesús, que es el modelo, siguió esa dieta
     

    Galo Nómez
    20/07/2016
    21:17 h
    10
     
    Lo otro. Los hindúes no comen vacas porque estas proveen de leche,alimento a considerar en un país bastante poblado y con muchos niños. ¿Que es una prescripción religiosa? Sí. Pero en la Antigüedad era la forma más eficaz de inculcar una práctica finalmente benéfica para la propia sociedad
     

    Galo Nómez
    20/07/2016
    21:14 h
    9
     
    Sí. Pero de la misma forma en que muchos censuran el consumo de bebidas alcohólicas, deberían hacer alguna observación respecto de la comida chatarra,las hamburguesas tipo Macdonalds,las grasas saturadas o los refrescos azucarados, pues también pueden dañar el"templo del Espíritu Santo"
     

    jomagofu
    19/07/2016
    22:32 h
    7
     
    pues yo tomo mi libertad para intentar seguir la dieta bíblica siguiendo el ejemplo del Maestro.
     

    EZEQUIEL JOB
    19/07/2016
    05:21 h
    2
     
    Buen artículo gracias y felicidades. Como cristianos podemos comer de todo lo que se vende (1Cor10:25-27), siempre y cuando demos gracias a Dios en oración (1Tim4:4-5), pero debemos ser sobrios (1Ped5:8) sin exagerar en comida y bebida, en esto actúa el diablo y nos hace enfermar(obesidad, diabetes, etc.). En las prohibiciones actúa el diablo (1Tim4:1-3). Morcillas no puedo comer, por la sangre (Hech15:20), pero es cocida, no se, algunos hnos. la comen, ¿Que dices al respecto?aprecio tu opinión.
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Noa Alarcón
    19/07/2016
    21:45 h
    6
     
    Gracias por el comentario. No creo que Hch 15:20 se aplique a la morcilla o a alimentos actuales. Esto es una cuestión cultural. En el mundo grecorromano se consumía la sangre de los animales con fines esotéricos y creo que la cuestión va más por ahí. Igualmente, no tengo todas las respuestas, pero con cosas así siempre pienso en cómo se enfoca desde el punto de vista del sacrificio de Cristo, y si no afecta a la salvación, pues Romanos 14. ;)
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    EZEQUIEL JOB
    20/07/2016
    14:58 h
    8
     
    Muchas Gracias Noa, Dios os siga bendiciendo para su gloria.
     

    JRRiudoms
    19/07/2016
    01:52 h
    1
     
    El significado de la visión que tuvo Pedro en Hechos 10:9-16 se encuentra en los versículos 28 y 29. El mensaje de la visión era que se han de esparcir las buenas nuevas a toda persona, sin importar origen o nación. No tenía que ver con los alimentos que introducimos en el cuerpo (ver 1 Co. 6:12-20). La voluntad divina primigenia (antes de la caída y, por supuesto, antes que el pueblo de Israel existiese) sobre la alimentación fue muy clara. Tan clara como fue el matrimonio monógamo heterosexual
     
    Respondiendo a JRRiudoms

    Noa Alarcón
    19/07/2016
    21:32 h
    5
     
    Gracias por el comentario, pero en Hch 10 se pueden interpretar ambas cosas (tanto alimentos como evangelización a toda cultura) sin desmerecer ni una ni la otra. Por otro lado, defiendo ser responsables con la dieta cada uno en su conciencia. Dios no ha dado orden de ser vegetariano, vegano, carnívoro, ni insectívoro; esas cosas que son más de la conciencia de cada uno, como se explica en Romanos 14. Nunca, jamás, poner yugo sobre el hermano más pequeño, y esa visión de la dieta lo hace.
     
    Respondiendo a Noa Alarcón

    Jose
    19/07/2016
    15:42 h
    3
     
    Esto también es muy claro (énfasis versículo 3): Génesis 9:1 Dios bendijo a Noé y a sus hijos con estas palabras: «Sean fecundos, multiplíquense y llenen la tierra. 2 Todos los animales de la tierra sentirán temor y respeto ante ustedes: las aves, las bestias salvajes, los animales que se arrastran por el suelo, y los peces del mar. Todos estarán bajo su dominio. 3 Todo lo que se mueve y tiene vida, al igual que las verduras, les servirá de alimento. Yo les doy todo esto.
     
    Respondiendo a Jose

    JRRiudoms
    19/07/2016
    17:34 h
    4
     
    #3 Jose: Génesis 9 es posterior a que la Creación toda cayese en pecado; la voluntad divina no era que las criaturas se matasen entre ellas. Como no lo fue permitir la poligamia... En cualquier caso, nadie será salvo gracias a lo que coma o con quien y con cuántos se acueste. Pero soy de la opinión que en nuestro comportamiento hemos de acercarnos lo máximo posible a la voluntad primigenia que Dios tenía para la humanidad y toda su creación. Y no por ello entro en juicios de valor. Atentamente
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Lo que comemos y bebemos
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán

    Beltrán analiza el mayor estudio científico realizado hasta la fecha, su metodología y conclusiones. Una entrevista de Julio Pérez (Onda Paz, El Tren de la Vida).

     
    España, ante la ‘tormenta perfecta’ España, ante la ‘tormenta perfecta’

    La crisis de investidura tras las elecciones nacionales, la amenaza de un Brexit duro y la sentencia del "procés" en septiembre colocan a España ante una "tormenta perfecta" social, política y económica, opina César Vidal.

     
    “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

    Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

     
    Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

    Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

     
    “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

    Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

     
    “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

    Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

     
    “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

    Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    El informativo #12: Por la vida y la familia en México El informativo #12: Por la vida y la familia en México

    La actualidad evangélica desde México a la Unión Europea, donde se pone en marcha un proyecto pionero de estudio del cerebro.

     
    El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca

    Entre otros temas, viajamos a Hong Kong, donde se ha celebrado un congreso para promover la unidad de los cristianos chinos.

     
    El informativo #10: Día mundial contra la trata El informativo #10: Día mundial contra la trata

    Visitamos las excavaciones arqueológicas que revelan la ciudad bíblica de Gat. Un testimonio directo nos explica cómo los cristianos memorizan la Biblia en Corea del Norte.

     
    El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años

    Tras conocer algo más sobre la fe de los astronautas repasamos la actualidad visitando Brasil, Montreal, Taiwán y Jerusalén.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.