PUBLICIDAD
 
sábado, 7 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    José de Segovia
    1
     

    Drogas, rock y sexo en el Nueva York de los 70

    La vieja y sucia ciudad de los “años de la coca y la música disco” –que recrea la serie Vinyl–, era un mundo tan sórdido y peligroso que si Scorsese y Jagger no hubieran estado allí, nos costaría creer que fuera así.

    MARTES AUTOR José de Segovia 05 DE JULIO DE 2016 11:31 h
    La cadena de televisión por cable HBO ha cancelado la serie de Scorsese y Jagger, Vinyl

    Nueva York no fue siempre ese parque temático que ahora visitan los turistas. La vieja y sucia ciudad de los “años de la coca y la música disco” –que recrea la serie Vinyl–, era un mundo tan sórdido y peligroso que si Scorsese y Jagger no hubieran estado allí, nos costaría creer que fuera así. Aquellos lugares ya no existen, pero los supervivientes de la generación de las drogas, el rock y el sexo – ¡en este orden! –, gobiernan el mundo...



    Si la nostalgia se ha convertido en una industria que domina el mundo de la música, el cine y la televisión, es porque aquellos que vivieron aquella época tienen la capacidad para comprar los productos que sus hijos piratean. Lo que pasa es que la nostalgia idealiza unos años, que era bastante más oscuro de lo que recordamos.



    Si al gran público le ha costado identificarse con el sentido apocalíptico de la serie cancelada por la HBO, la generación que representa Garth Risk Hallberg (1978) ha hecho de aquella “Ciudad en llamas”, el escenario de la “gran novela americana”, cuya música sigue inspirando a los adolescentes actuales. Nunca han estado tan de moda, los 70. 



     



    La serie Vinyl recupera el ambiente de las calles de Nueva York en los años 70



    Veo mucha televisión de aquella época, pero poco a poco, mis amigos Julio y Marimar me han ido introduciendo en el inmenso mundo de las series de culto actuales, hasta el punto de que he visto ya esta temporada, incluso antes de que se estrene en España. Quien conozca aquella década, no parará de identificar personajes. Y los que nos fascina esta ciudad, podemos ver lugares que ya no existen.



    LA VIEJA Y SUCIA GRAN MANZANA

    En los 70 se produce en Estados Unidos, lo que se llamó la “crisis urbana”. Es decir, la huida de las clases medias hacía las zonas residenciales que los americanos llaman “suburbios”, donde nace una nueva generación con casa y jardín. Su seguridad y limpieza, hace crecer las localidades que rodean las grandes ciudades, que se hacen más dependientes que nunca del automóvil. El centro es repoblado por gente desesperada y sin futuro, que transforma la urbe en una jungla de asfalto. Es en ese Nueva York, que vivió mi padre a principios de los 70.



    En el 73, cuando comienza la acción de Vinyl, un organismo federal –llamado Law Enforcement Assistance Administratión– publicó un informe donde se recogía que en el año anterior, ciudades como Nueva York, habían sufrido cuatro millones de robos con intimidación, 145.000 violaciones y 20.000 homicidios, cuando en un barrio como Harlem, el paro entre los jóvenes afroamericanos era del 86%. Al tráfico de drogas, la segregación racial y el vandalismo, se une un galopante déficit del ayuntamiento, que obliga a despedir entre 1975 y 1976, 3400 policías, 1000 bomberos y 4000 trabajadores sanitarios. Lo que unido a la proliferación de armas semiautomáticas y la locura del regreso de Vietnam, lleva a la población urbana al borde del abismo.



     



    Vinyl reconstruye lugares como el Max´s Kansas City donde una noche de 1968 podrías ver a Paul Morrisey, Andy Warhol y Janis Joplin cenando



    Scorsese reconstruye para el piloto de la serie, el centro de artes Mercer –cuyo derrumbe no coincidió con un concierto, pero se produjo ese mismo año–; las oficinas del edificio Brill – donde estaba basada la industria musical desde los años 60–; el Madison Square Garden –para un concierto de Led Zeppelin–; el edificio del Bronx donde nació el hip-hop; o el Hotel Jane como el Oasis, un trasunto del Plato´s Retreat –el club de intercambios de parejas que había en los bajos del Ansonia–.



    En el segundo episodio aparece la Silver Factory –el estudio que Warhol recubrió con papel de estaño, espejos rotos y pintura plateada–. El cuarto transforma el local de Rough Trade en Brooklyn en la tienda de discos Sam Goody e imagina los conciertos en la Academia de la Música. El sexto recrea el Hotel Chelsea, ahora en obras –donde Cohen, Nico o Dylan escribieron canciones y Sid Vicious pudo haber apuñalado a su novia en 1978– y el restaurante Max´s Kansas City –donde trabajaba la cantante de Blondie como camarera y se reunía los artistas pop con músicos entre los que surgían inesperadas colaboraciones, como la de Springsteen y Patti Smith–.



    LOCURA AUTODESTRUCTIVA

    “Vinyl” cuenta la historia de Richie Finestra, el responsable de una compañía de discos, que está a punto de vender su sello a la multinacional alemana Polygram. El personaje que poderosamente encarna Bobby Cannavale, es un adicto a la coca, que está al borde de romper su matrimonio, cuando la esposa que interpreta la atractiva Olivia Wilde –que se desnuda física y emocionalmente– le deja con sus hijos.



     



    Si no fuera porque Jagger estuvo allí, uno diría que los años de la coca que recrea el protagonista de Vinyl, Cannavale, son excesivos



    Finestra es una creación del productor Terence Winter, que trabajó con el mismo actor en “Boarwalk Empire”. Como todas las figuras de la serie, parece estar inspirado en alguien. En este caso, recuerda al director ejecutivo de la CBS, Walter Yetnikoff, que perdía el control por el uso de drogas –según recuerda Jagger–, aunque como el protagonista, tampoco era un mujeriego. Lo que hace el protagonista de “Vinyl” es destruir lo que más ama, la familia que ha creado al lado de Devon, la mujer que se ha sacrificado todo, para estar a su lado.



    Todo es excesivo en esta serie, pero los 70 eran también una época de excesos, brutal, como Scorsese nunca tiene miedo de mostrar. Incluso para un medio tan poco moralista, como la televisión por cable, “Vinyl” traspasa la barrera de lo “políticamente correcto”. La visión que tiene de las mujeres, incluso el racismo de su protagonista, hace que hasta Don Draper resulte moderno y “Mad Men” casi feminista. La verdad es que los protagonistas de muchas series actuales no pueden ser más desagradables.



    Hay otros elementos que te dejan perplejo en “Vinyl”, como son esos “flashbacks” en los que los actores, difuminados por la iluminación, interpretan clásicos de músicos de los 50 y 60, como Buddy Holly, Bo Didley, Otis Redding y hasta Karen Carpenter. Lo más enigmático, sin embargo, es el personaje fantasmal que acompaña a Finestra en su lado más oscuro, Ernst –sólo habla con él, aparece y desaparece misteriosamente–. Por un lado, parece que le lleva a mayores abismos de depravación, pero por otro, le acusa de que está intentando escapar de su conciencia de culpa, por haber matado a un hombre. Parece una alucinación de la droga.   



     



    La revolución sexual comienza en Nueva York en clubs de intercambios de parejas como Plato´s Retreat, recreado en la serie Vinyl como Oasis



    EL SUEÑO SE ACABÓ

    En los 70, como decía Lennon –otro de los famosos que frecuenta el Max´s Kansas City, junto a su inseparable Yoko–, “el sueño se acabó”. El momento que para mí, pone en evidencia, el espejismo de “la generación de las flores”, es cuando los Finestra han invitado a sus amigos y compañeros a una fiesta en su casa con piscina de Connecticut. En cierto momento, se hace silencio para que Devon haga un brindis. Para sorpresa de sus oyentes, ella dice que tiene una confesión que hacer. Anuncia que ella y su marido nunca estuvieron en el festival de Woodstock. Prefirieron pasar el fin de semana juntos, en la cama.



    Cuando los colegas de Richie preguntan si no era verdad entonces, la historia sobre cómo vio a Pete Townshend golpear su guitarra, o el tiempo que pasó con Alvin Lee. “¿Qué queréis?”, dice Finestra, “¿qué admita que me perdí Woodstock? Perdería toda mi credibilidad, ¿no?”. Lo que hoy llamarían los jóvenes, su “postureo”, revela cómo el rock se ha convertido en una leyenda útil para el mercado capitalista. La serie te ilustra sobre cómo se compran las canciones en la radio, se falsifican las ventas,  se manipulan los contratos y se crea el boom discográfico de los 70. Algo de lo que Jagger sabe algo, me parece.



     



    Desgraciadamente, la suciedad la llevamos dentro



    Cuando Richie pasa por el Times Square de entonces, vemos que es el año de “Garganta profunda”, la película que llevó el “porno duro” a las salas comerciales. Hoy ya no encontrarán ninguno de esos cines en el centro de la ciudad. Parecería como si los turistas, las luces de neón y los espacios peatonales hubieran sido limpios por la lluvia que invocaba el protagonista de “Taxi Driver”. Desgraciadamente, la suciedad e inmundicia, la llevamos dentro. Y eso no la puede limpiar la sangre de Otro, que Aquel que murió en la cruz.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Galo Nómez
    05/07/2016
    21:37 h
    1
     
    ¿Y no es igualmente sucio el actual New York,con los ”golden boys" de Wall Street,que con sus movimientos especulativos pueden llevar a la quiebra a grandes multinacionales y países enteros,y que por cierto también son famosos por sus excesos morales? Al menos en los 1970 el libertinaje estaba al alcance de más bolsillos,fuera de que sus promotores eran artistas
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Drogas, rock y sexo en el Nueva York de los 70
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

    Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.