PUBLICIDAD
 
viernes, 19 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
4
 

Mi amigo Monroy

Sin duda alguna su figura es enorme a nivel internacional, y siendo la España evangélica deudora y beneficiaria de su vida entregada de forma plena, no se le ha hecho justicia.

MIRAD@ZUL AUTOR Pedro Tarquis 04 DE ABRIL DE 2016 12:00 h
Juan Antonio Monroy

Hace varios meses le pregunté a Juan Antnio Monroy qué le parecía iniciar una sección mía personal, en la que recogiese mi visión y experiencia con personas conocidas (y menos conocidas) de mi recorrido en la “vida evangélica” desde 1977.



Él me aconsejó que no lo hiciera. Porque –me explicaba- quienes no apareciesen se sentirían aludidos o excluidos. Y quienes apareciesen, a menudo tendrían sus discrepancias si yo opinaba con profundidad.



Sin duda acierta, y es en parte un reflejo de la poca transparencia y posibilidad de ahondar en la realidad de nuestro entorno evangélico, en el que lo que es normal en la sociedad es anormal en nuestros medios de comunicación.



Pero sin duda es un buen consejo. Así que quizás lo deje escrito como obra póstuma mía (ahí ya lo que cada cual diga o pinese me afectará más bien nada).



Pero lo que no quiero posponer es el reconocimiento personal a Juan Antonio Monroy. Un reconocimiento al que él mismo se cerraba las puertas con su consejo, ya que no podía dudar del gran afecto y valoración que le tengo.



Y aquí quiero empezar a romper una lanza por él. Sé que hay quienes le achacan un deseo de protagonismo, pero puedo afirmar que en absoluto es así. Protestante Digital ha salido adelante gracias a su constante e inmenso apoyo. Tanto económico como en su aportación permanente y de una calidad inmensa, en un contenido que muy pocos se acercan a igualar en calidad intelectual y originalidad del diálogo de fe y cultura. A esto se añade su permamente ánimo, estímulo y participación en los momentos más destacados (el inicio del Premio Unamuno, la creación de la Alianza de Escritores y Comunicadores Evangélicos, el proyecto de Global.Radio).



Y todo ello ha sido sin recabar nunca ningún protagonismo. Casi pasando desapercibido a no ser que se le pidiera su presencia o una participación destacada porque el momento lo requería.



Monroy es un hombre humilde. Pecador, como todos nosotros, pero generoso y humilde. Al menos esa es mi convicción sincera tras muchos años de estar con él.



Otra muestra de esa humildad de la que él no hace gala es su apuesta por apoyar a jóvenes valores o hacer destacar a otros. Yo me considero uno de esos casos, pero por ejemplo nada más conocer a Alfredo Pérez Alencart –recién convertido a la fe en Jesús- me dijo: “Pedro, tenemos que apoyarle, vale mucho”. Y dicho y hecho.



De la misma forma, para mí es normal el recuerdo de oírle hablar a menudo bien y alabar a otros como José María Martínez, Ernesto Trenchard, José Grau, José de Segovia, Pablo Martínez Vila, Samuel Escobar, Antonio Cruz, Mariano Blázquez, Samuel Vila, Jacqueline Alencar, José Cardona, Manuel López, Eliseo Vila… Una lista larga, que habla de un corazón donde saber reconocer al otro no hace sombra a la valía propia. A pocas personas he oido hablar tan bien de tanta gente.



 



Juan Antonio Monroy (dcha.), junto a José Grau (centro), y José María Martínez (izq.), en 2007. / M. Gala



Y es aquí donde creo que a veces le surge una espina que le duele: la envidia de otros (activa o pasiva), la falta de que a la inversa se le reconozca (no con trompeta, sí copn agradecimiento) su inmensa labor, su destacado papel en la Historia del protestantismo español y en especial en la labor en el campo intelectual y los medios de comunicación.



Sin duda su faceta de sinceridad absoluta, el ir de frente sin tapujos, el “mojarse” en situaciones concretas posicionándose de manera clara ha levantado ampollas (alguna vez justificadamente, no voy a negarlo).



Pero ante la frecuente mediocridad, es más que evidente que su papel ha sido en parte diluido, rebajado, marginado en la vida evangélica española. Sin duda alguna su figura es enorme a nivel internacional, y creo que siendo la España evangélica deudora y beneficiaria de su vida entregada de forma plena, no se le ha hecho justicia. Hay una deuda moral y espiritual que estoy seguro que el tiempo pondrá en su lugar, pero que hay que reivindicar desde ahora. La figura de Juan Antonio Monroy es una de las grandes luces que alumbran el protestantismo español contemporáneo.



También ha estado inmerso siempre en el compromiso social personal en todo tipo de tragedias humanitarias. No sólo las grandes catástrofes, sino también en la ayuda a pastores y hermanos en la fe. En España y Cuba en especial, y en muchos otros países. No es un teórico de la libertad y el amor, sino un luchador en la vida real para acercar el Reino de los cielos.



Trabajador incansable, evangelista incontrolable, sin parar a pesar de los años (en la firma del acuerdo de Protestante Digital y entreCristianos, le dijo Enrique García: "¿Y cuándo la jubilación?". Monsoy respondió con su fuerza y humor habituales: “Yo quiero morir predicando el Evangelio, con las botas puestas, no dando de comer a las palomas”).



Para finalizar, en este análisis personal (para conocer más de su enorme dimensión pueden visitar su biografía), sólo un epílogo resaltando su humanidad. Con defectos, sí, porque el es como es en su espontaneidad, pero lleno de humor, de pasión, de afecto por los cercanos que va conociendo (me encanta ver cómo aprecia a Isabel Pavón, a Daniel Jáaanduullla -así pronuncia su apellido, enfatizando la entonación árabe-, a mi esposa Asun Quintana, a Jacqueline Alencar…).



Pero por encima de esta afectividad, su corazón late fiel para sus amigos. Como lo fue mi tía Matilde Tarquis, que le ayudó como ayudó a muchos (una mujer excepcional, única, admirable). Pero Monroy fue siempre agradecido. De hecho, me tendió la mano porque era su sobrino, aunque después viniese nuestra amistad propia.



Nunca olvidaré cuando murió Matilde, en Santa Cruz de Tenerife. Yo fui a su entierro desde Madrid, aunque tuve que remover cielo y tierra, pero ella era alguien muy especial para mi. Y allí fue también Monroy, cancelando un viaje a Cuba, gastando el tiempo que no tenía, pero fiel junto a su amiga Matilde en su despedida.



Por todo eso mi amigo Monroy es único, irreemplazable, irrepetible. Alguien a quien quiero entrañablemente, y al que desde aquí y desde cualquier lugar le diré y proclamo que le estoy enormemente agradecido, que ha sido un privilegio caminar junto a él y aprender a su lado.


 

 


4
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Jacqueline Alencar
11/04/2016
16:18 h
4
 
Me sumo a estas gratitudes a Juan A. Monroy, a quien admiro por su labor infatigable y apasionada por difundir el Evangelio. Y por su valentía en decir las cosas, sin ambigüedades; lo cual no te deja sufriendo con la incertidumbre del será, no será... También por cooperar en los proyectos aun cuando no esté implicado. Es una de las personas que me han infundido ánimos cuando, por las dificultades, pensaba "tirar la toalla" respecto a la publicación de una revista... Gracias, gracias, gracias.
 

Misiologo
05/04/2016
16:11 h
3
 
Es algo muy común. Pero si, es lamentable que ese sea el comportamiento practicado con muchas siervas y siervos del Señor. La madurez en Cristo nos hace ser pacientes, hasta que llegue ese día, cuando , según el baremo de justicia del Cordero, se le diga a cada uno; lo buen y fiel siervo suyo que hemos sido. De todas formas, es elegante que tengamos buen trato con el que nos ha sido de bendición, eso, nunca hay que dejarlo para atrás. Felicito a D. JuanAntonio Monroy, le agradezco su buen trabaj
 

begogr
05/04/2016
11:51 h
2
 
La incansable labor evangelística que el Sr. Monroy ha realizado a lo largo de los años y su generosidad en el servicio, tanto en tiempo como en dinero, ha permitido que sean miles las personas que hoy en día hinquen sus rodillas delante del Altísimo. Los que hemos conocido el evangelio por medio de su trabajo, no podemos hacer otra cosa que agradecer su dedicación y servicio en la obra del Señor. Gracias Juan Antonio.
 

el culé
05/04/2016
10:26 h
1
 
Los reconocimientos....siempre deben hacerse en vida!!! Gracias por el tuyo Pedro, yo también pienso como tu. Y agradezco a Dios que, de tanto en tanto, sea capaz de "levantar" semejantes personas en las que los demás podamos fijar nuestros ojos para entender mejor los caminos a seguir. Monroy es un ejemplo. Y...como tu bien dices: Que mala es la envidia!!. Bendiciones.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Mi amigo Monroy
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Toda la Biblia: Marcos Toda la Biblia: Marcos

Este es un evangelio lleno de acción, con detalles cercanos a la vida de Jesús.

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.