PUBLICIDAD
 
jueves, 12 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
1
 

Un grito, una crítica

“¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”. El grito de Jesús tiene vigencia hoy, sigue sonando.

DE PAR EN PAR AUTOR Juan Simarro 16 DE FEBRERO DE 2016 18:16 h

Sí. Estas palabras de nuestro Señor son un grito: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”. Este grito de Jesús nos lo reseña el evangelista Lucas. ¿Es un grito de dolor, de crítica, de angustia ante la vana espiritualidad, de búsqueda de compromiso? Quizás sea un grito ante la vivencia de una religiosidad poco humana… ¿quizás inhumana?



Este grito es necesario hoy, quizás imprescindible. Es muy duro el hablar de religiosidades inhumanas, más duro aún el pensar que algunas formas o intentos de vivir la espiritualidad cristiana pueden ser también inhumanas. A veces, cuando nos dirigimos hacia un Dios que consideramos preocupado por darnos gozo espiritual y bendiciones, cosa que es cierto, nos encontramos con el grito del Humano, del Dios preocupado por el hombre y que nos está encargando la vivencia de la projimidad, el amor a nuestro prójimo apaleado y tirado al lado del camino. Entonces en cuando podremos comprender su grito: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?".



El grito de Jesús tiene vigencia hoy, sigue sonando. ¿Es éste un alarido contra la falsa espiritualidad, contra la falsa religiosidad, contra la falsa aproximación al Dios comprometido con el hombre? Es posible que sea un grito que, como sonido de trompeta celeste, crítica a la vivencia de una religiosidad vana y no comprometida con el auténtico Evangelio, con el Evangelio a los pobres, con un Evangelio humano, muy humano.



¿Dónde colocar hoy ese grito tan necesario? ¿Qué opinaríais si este grito se pusiera en el frontal de las iglesias detrás del posible altar? ¿Qué si lo pusiéramos a la entrada del templo?  ¿Nos ayudaría a la práctica de un Evangelio en compromiso con el prójimo? ¿Nos ayudaría a ser hacedores de la Palabra? ¿Nos ayudaría a reencontrarnos con algo central del Evangelio de Jesús que es el amor al prójimo y el mancharse las manos en ayuda a los caídos, los marginados, los apaleados y tirados al lado del camino.



Escuchad de nuevo el grito: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”. La práctica del Evangelio no se basa en una vana palabrería, aunque ésta sea en busca de la alabanza del Creador. Sí. Es un grito, una llamada de atención, una llamada a que nos paremos para no pasar de forma inmisericorde ante el hermano que sufre, ante el oprimido, ante el robado de dignidad, ante el empobrecido, el enfermo.



¡Acojamos el grito del Maestro! Los cristianos tendríamos que recoger este alarido y dejar que nos martilleara en el cerebro. Es un rugido que nos dice: ¡Fuera espiritualidades insolidarias! ¡Basta del autodisfrute religioso! ¡Acabemos con la insolidaridad! ¡Vivid en Evangelio en compromiso con Dios y con el hombre! Es como si Dios nos dijera: ¡No quiero escuchar vanas palabrerías faltas de amor!  



El grito: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?” nos está preguntando que dónde y cómo estamos construyendo nuestra relación con Dios, la vivencia de nuestra espiritualidad. Jamás se ha de construir sólo en las palabras, sino que es necesario construirla sobre la acción, sobre los hechos. Tenemos que construir una espiritualidad y forjar una relación con Dios que, a su vez, implique una relación de compromiso con el hombre. Es por eso que Jesús pone el amor a Dios y el amor al hombre en relación de semejanza.



No dejéis de escuchar la voz de Jesús rasgando el aire con su fuerza. Según este grito, si es que le hacemos caso, se nos hace una advertencia de que podemos construir una casa fundamentada sobre la arena que no resistirá el embate ni del viento, ni de la lluvia, ni de los torrentes de aguas que la puedan azotar. El alarido de Jesús nos dice que es necesario, de forma imprescindible, el compromiso de vida a favor de los que nos necesitan, del prójimo robado y apaleado por las estructuras sociales injustas que se han creado como estructuras de pecado.



Escuchad de nuevo el grito: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”. Este mensaje nos anima a no equivocarnos, no sea que estemos construyendo, trabajando y esforzándonos en cumplimientos religiosos, en ofrendas y alabanzas, pero que nuestro edificio tenga sólo una pata que no pueda sostenerlo.



El grito nos dice que hay peligros. Es como si los edificios insolidarios se pudieran derrumbar sin más, acabar en la ruina. “Será grande la ruina”, nos dice el Evangelio de Jesús. Construiremos edificios grandes y que parezcan arquitectónicamente bellos, pero que no sirven para nada. Edificamos edificios que pueden tener la crítica que tienen en la Biblia las imágenes: “Lo mejor de ellas, para nada es útil”.



Si en Jesús, la Palabra se hace carne para transformarse en hechos, nosotros debemos seguir el ejemplo. Si no, todo es un engaño teñido de una capa de insolidaridad que hunde todo intento de espiritualidad cristiana auténtica. El grito siempre te acompañará: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”.



Así, pues, te dejo con este grito que espero te acompañe siempre para recordarte que creer en Dios es, a su vez, comprometerse con el prójimo. Sólo así podremos ser fieles servidores de Jesús.


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Carlos Sánchez
22/02/2016
10:46 h
1
 
Las gráficas del desarrollo demuestran que los países bajo el capitalismo, aún cuando no sean democracias, presentan: menos pobreza económica y alimentaria, mejor protección del medio ambiente, más riqueza per cápita, más crecimiento, menos pobreza en el mundo a nivel gobal, más democracia y progreso, más innovación y más emprendimiento. Paz, bien y verdad.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Un grito, una crítica
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

 
7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.