PUBLICIDAD
 
jueves, 12 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    La libertad interior

    La libertad que nos dignifica como seres humanos es la libertad interior, la que tiene su asiento en el corazón humano, en el alma divina.

    ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 14 DE OCTUBRE DE 2015 10:16 h
    libertad Freedom / Chetan Menaria (unsplash)

    Tiene nombres y apellidos de aristócrata: Jacobo José María Fitz Stuart y Martínez de Irujo. Es hijo de la fallecida duquesa de Alba. Dicen que es el más intelectual de sus hermanos. Ostenta el título de Duque de Siruela. Es escritor, editor y diseñador gráfico. Guiado por su amor a los libros fundó en Sevilla la Editorial Siruela.



    El periodista canario Juan Cruz, quien acaba de publicar un libro en el que agrupa las mejores entrevistas realizadas a importantes personalidades a lo largo de años, mantiene con el duque una animada conversación. Refiriéndose a la libertad interior del individuo, el intelectual sevillano dice al periodista canario: “la libertad no la da el Estado, te la das tú”.



    Verdad. Verdades como puños.



    El 14 de mayo de 1956 los protestantes españoles fundaron la Comisión de Defensa Evangélica Española.



    ¿Motivo principal?



    Reclamar al Estado que les concediera libertad religiosa.



    La respuesta del Estado llegó once años después, el 26 de junio de 1967, cuando las Cortes españolas aprobaron por mayoría el derecho civil al ejercicio de la libertad religiosa.



    No se conformaron. Les pareció poco. Haciendo honor al apelativo por el que se les conoce, siguieron protestando. Los protestantes españoles viven protestando. Por una causa o por otra. Por todo. Y el Estado cedió: el 29 de junio de 1980 ofreció a los protestantes otra ley, mejorada, con la intención de acallar las protestas.



    Se volvió a equivocar. Las voces seguían rompiendo el aire. Querían más. Hasta que el 10 de noviembre de 1992 el Estado les concedió una ley mucho más amplia que las dos anteriores mediante una serie de Acuerdos que les beneficiaban.



    ¡Ya tenemos ley, gritaron! ¡Ya somos libres! Como los judíos de la antigua alianza les dio por cantar y bailar.



    ¿Eran libres? ¿Son libres ahora? ¿Con qué clase de libertad? ¿La que les dio el Estado? Los más apegados a los textos bíblicos respondieron: “somos libres porque hemos conocido la verdad libertadora. Y si el Hijo del Hombre nos ha libertado somos verdaderamente libres (Juan 8:36)



    ¡Palabras! Conozco a mi gente. Una mayoría de los que se proclaman libres en Cristo continúan siendo esclavos de sí mismos.



    Bien lo dice el duque de Siruela: “la libertad no la da el Estado”. Tampoco la da el simple conocimiento de unos versículos del Evangelio.



    La libertad que nos dignifica como seres humanos es la libertad interior, la que tiene su asiento en el corazón humano, en el alma divina. Es la libertad que ninguna institución humana puede darnos ni quitarnos. La libertad interior que nos hace sentir esclavos en las alturas de un monte solitario o en la paz de un valle placentero, o nos hace sentir libres aunque nos encadenen entre rejas, como lo proclamaba el joven de El Quijote. Esta libertad nuestra no depende del Estado ni del conocimiento que podamos tener de la Escritura. Tiene dimensiones más profundas.



    Aun cuando se trate de un texto compuesto de muchas palabras, quiero ilustrar cuanto vengo diciendo con un episodio que figura en el capítulo XLIX, segunda parte de El Quijote.

        

    Las burlas de los duques hacen creer a Sancho Panza que, efectivamente, es gobernador de la Ínsula Barataria.



    Se hallaba en la sala de un suntuoso palacio, sentado en un sillón de gobernador, cuando “en esto llegó un corchete que traía asido a un mozo, y dijo: señor gobernador, éste mancebo venía hacia nosotros, y así como columbró la justicia, volvió la espalda y comenzó a correr como un gamo, señal que debe de ser algún delincuente. Yo partí tras él, y, si no fuera porque tropezó y cayó, no le alcanzara jamás.




    -¿Por qué huías, hombre?- preguntó Sancho.

    A lo que el mozo respondió:

    -Señor, por excusar de responder a las muchas preguntas que las justicias hacen.

    -¿Qué oficio tienes?

    -Tejedor.

    -¿Y qué tejes?

    -Hierros de lanzas, con licencia buena de vuestra merced.

    -¿Graciosico me sois? ¿De chocarrero os picáis? ¡Está bien! Y ¿adónde ibades ahora?

    -Señor, a tomar el aire.

    -Y ¿adónde se toma el aire en esta ínsula?

    -Adonde sopla.

    -¡Bueno: respondéis muy a propósito! Discreto sois, mancebo; pero haced cuenta que yo soy el aire, y que os soplo en popa, y os encamino a la cárcel. ¡Asilde, hola, y llevadle, que yo haré que duerma allí sin aire esta noche!

    -¡Par Dios- dijo el mozo-, así me haga vuestra merced dormir en la cárcel como hacerme rey!

    -Pues, ¿por qué no te haré yo dormir en la cárcel? –respondió Sancho-. ¿No tengo yo poder para prenderte y soltarte cada y cuando que quisiere?

    -Por más poder que vuestra merced tenga –dijo el mozo-, no será bastante para hacerme dormir en la cárcel.

    -¿Cómo que no? –replicó Sancho-. Llevalde luego donde verá por sus ojos el desengaño, aunque más el alcaide quiera usar con él de su interesal liberalidad; que yo le pondré pena de dos mil ducados si te deja salir un paso de la cárcel.

    -Todo eso es cosa de risa –respondió el mozo-. El caso es que no me harán dormir en la cárcel cuantos hoy viven.

    -Dime, demonio –dijo Sancho-, ¿tienes algún ángel que te saque y que te quite los grillos que te pienso mandar echar?

    -Ahora, señor gobernador- respondió el mozo con muy buen donaire, estamos a razón y vengamos al punto. Prosuponga vuestra merced, que me manda llevar a la cárcel, y que en ella me echan grillos y cadenas, y que me meten en un calabozo, y se le ponen al alcaide graves penas si me deja salir, y que él lo cumple como se le manda; con todo esto, si yo no quiero dormir, y estarme despierto toda la noche, sin pegar pestaña, ¿será vuestra merced bastante con todo su poder para hacerme dormir, si yo no quiero?




    El escritor y filósofo inglés Samuel Taylor Coleridge pronunció en 1818 una conferencia en Londres sobre el amor a la humanidad que Cervantes vierte en El Quijote. Aludiendo al episodio anterior dijo que es uno de los textos más bellos sobre la libertad interior del individuo. Aún encarcelado, el joven se consideraba libre para dormir o quedarse toda la noche despierto sin pegar pestaña.



    Hay gentes que se imaginan libres y no advierten las ataduras que los aprisionan. Parecen libres y viven encadenados. En palabras del escritor francés del XIX Robert de Lamennais, la libertad resplandecerá en el fondo del ser humano cuando pueda decir: soy libre en el interior de mí mismo y nada ni nadie puede arrebatarme esta libertad que es mía, sólo mía. 


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - La libertad interior
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

    Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.