PUBLICIDAD
 
viernes, 24 de mayo de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Noa Alarcón
21
 

Traed los diezmos al alfolí

El tema del dinero no debería ir por encima de la santidad personal, del compromiso con Dios, de la protección de los vulnerables y de la integridad de nuestras familias.

AMOR Y CONTEXTO AUTOR Noa Alarcón Melchor 12 DE OCTUBRE DE 2015 17:00 h


¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.



(Malaquías 3:8-10, RVR60)




¿Quién no ha escuchado este versículo alguna vez? Los cristianoviejos, los que llevamos mucha vida en la iglesia, lo hemos visto aplicado a cualquier causa o color. ¿Cómo resistirse a un Dios que te desafía a dar algo a cambio de una bendición mayor? Es un negocio seguro. Probadme ahora en esto… si no os abriré las ventanas de los cielos, dice el Señor. ¿De verdad dice eso el Señor?



Es el pasaje favorito de iglesias de dudosa calaña que sacan de contexto lo que les conviene para intentar obtener beneficios, de los que siguen empeñados en que a pesar del sacrificio de Cristo hay que cumplir la ley para recibir el favor de Dios (y eso es algo que llevamos arrastrando desde que Pablo escribió la carta a los Gálatas), y también es el favorito de los desinformados, de los que creerán a ciegas las palabras del predicador sin molestarse en abrir su Biblia en casa, aunque les cause una desazón difícilmente aplicable a la verdad del evangelio.



Y es que el tema del dinero sigue siendo un motor muy importante en nuestra vida cristiana. Es el tema, por excelencia, en muchas congregaciones. Y permitidme un inciso personal: si en vuestra iglesia se habla más de dinero que de predicar a Cristo, crecer espiritualmente, atender a los que necesitan ayuda, o cualquier otra verdad bíblica, huid de allí lo más rápido posible. Pero aunque no sea la vuestra una de esas iglesias peseteras, nadie se ha escapado nunca de predicaciones y aplicaciones, quizá, demasiado imaginativas.



En este caso no hace falta acercarse con microscopio al texto para ver si es que alguna palabra la hemos entendido mal. No hay otra forma de traducirlo. En este capítulo 3 de Malaquías dice que lo dice. Sin embargo, nuestro problema es que ni siquiera leemos el capítulo 3 entero. Ni siquiera leemos todo el libro de Malaquías, que no es nada largo ni denso, que no tiene el lenguaje rebuscado y simbólico de otros profetas, sino que es directo, sencillo y claro. Una simple lectura del texto por nuestra cuenta, sin necesidad de ser expertos biblistas, sin acudir a libros especializados, nos da ya la clave de la interpretación que necesitamos.



Empecemos por el principio: Dios estaba bastante enfadado con el pueblo de Israel. Desde el principio del libro de Malaquías Dios permanece en su sitio: “Yo os he amado” (1:2), pero en seguida el pueblo empieza a poner excusas: “¿Y cómo nos has amado?”. Insiste el Señor: “¿Dónde está el respeto que se me debe?” (1:6). Y entonces empieza a analizar una por una todas las cosas que hacían, las creencias que defendían, completamente contrarias a la ley y el carácter de Dios. En especial, se centra en los sacerdotes y los levitas que, con su indolencia, llevaban al pueblo a pecar. Ellos eran los responsables de mantener el orden y la cohesión, la identidad del pueblo. Hay algo muy importante que considerar a la hora de leer Malaquías, y es que estamos hablando de que en ese momento el pueblo de Israel era una teocracia, es decir: la realidad política estaba completamente fusionada con la religiosa, algo en el extremo opuesto (o casi) a lo que serían las democracias occidentales actuales. La ley de Dios era la ley civil. Por lo tanto, desobedecer la ley de Dios tenía la misma repercusión que desobedecer la ley civil hoy en día. ¿Y qué pasaría hoy si no hubiera un cuerpo de policía, un sistema judicial, que defendiese la ley para sostener la convivencia según los parámetros establecidos? Ese era el problema del momento de Malaquías: los encargados de velar por la salud del cumplimiento de la ley, los levitas y sacerdotes, eran los primeros en violentarla. “Los labios de un sacerdote atesoran sabiduría, y de su boca los hombres buscan instrucción, porque es mensajero del Señor Todopoderoso. Pero vosotros os habéis desviado del camino y mediante vuestra instrucción habéis hecho tropezar a muchos” (2:7-8, NVI). No era en sí que defendiesen los sacrificios defectuosos al Señor, sino lo que ello significaba: que el corazón del que ofrecía el sacrificio no tenía a Dios como principio y final de todo lo que ocurría en su vida. El foco de la fe se desviaba poco a poco de honrar al Dios que les había amado todo el tiempo hacia la propia persona, su placer, su felicidad, su comodidad. Así, los principios elementales de la ley de Dios, que son esencialmente buenos para el ser humano (“La ley del Señor es perfecta”, Salmo 19:7, NVI), al descuidarse convierten al ser humano en un ser despreciable. No solo a los ojos de Dios, sino ante los de cualquiera. ¿De que acusa pues Dios a sus hijos desobedientes? No solo de ofrecer sacrificios defectuosos, sino de que al casarse con mujeres extranjeras como cabezas de familia tenían que empezar a honrar a sus dioses extraños como parte de sus obligaciones (2:11). Se divorciaban y se volvían a casar como si fuera algo tan común como sacar la basura (2:14); y para las mujeres divorciadas, en aquel entonces, la situación era tan precaria (no podían trabajar ni mantenerse por sí mismas si no podían regresar a su familia de origen) que era el mismo Dios el que salía en su defensa, porque Dios siempre se pondrá de parte del vulnerable. ¿Pero acaso no era cierto que, si se cumplía con la ley que Dios le había dado al pueblo de Israel, nunca tendría que haber vulnerables ni pobres entre ellos? (Deuteronomio 15:4) ¿Y como era posible que su pueblo ahora estuviera desatendiendo ese principio fundamental? Pues lo mismo que con todo lo demás. Su desconexión con la realidad llegaba hasta el punto de que se atrevían a decir: “Todo el que hace lo malo agrada al Señor” (2:17) y “Servir a Dios no vale la pena” (3:14), y después se quejaban de que las cosas no les salían bien, de que Dios no escuchaba sus oraciones ni sacrificios (2:13).



Y aun así, cuando empieza el capítulo 3 Dios vuelve a insistir en que él no va a fallar a su naturaleza, que va a amar al pueblo y a ofrecerles el bien que tanto desean, el mesías que esperan que acabará con su incapacidad de cumplir la ley. El principio del capítulo 3 es una descripción sobrecogedora del carácter del que después conoceremos como Cristo (“¿Quién podrá mantenerse en pie cuando él aparezca?”, 3:2, NVI). ¿Quién no siente la vibración del poder de esta profecía, sabiendo que a la vuelta de la página comienza el evangelio de Mateo hablando, precisamente, de él?



En este contexto es en el que hay que encajar el texto que analizamos. Después de hablar de todo esto, Dios señala por medio de Malaquías otro de los problemas de la maldad de los sacerdotes que no se preocupaban por hacer cumplir la ley: los recursos económicos. La situación de la que habla Malaquías sería semejante a si hoy un noventa por ciento de la población decidiera no pagar sus impuestos (ninguno de ellos) pero estuviera exigiendo seguir disfrutando de los mismos privilegios sociales, de carreteras, transporte público, educación, seguridad social, etc. La ley de Dios organizaba el sistema de diezmos para mantener el gobierno (al rey, sacerdotes y levitas) y una especie de seguridad social que defendía a viudas, huérfanos y extranjeros (3:5). No era solamente dinero, sino en gran medida grano y reses también. De ahí lo de “Traed todos los diezmos al alfolí” (3:10). El alfolí es el granero que había a disposición del templo y sus gestores, de donde se repartía a quien lo necesitase. Otras traducciones dicen: “Traed íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa” (NVI). Cualquier hambriento que acudiera al templo, recibiría ayuda. Faltar a esa protección al vulnerable era faltar al mismo Dios personalmente, y no es este el único lugar de la Biblia donde eso se defiende y se explica. Quien se llevaba el dinero destinado para la organización gubernamental y la seguridad social, en este contexto, estaba robando al mismo Dios que era el que les había otorgado esa ley, y su máximo juez sobre ella (3:8). Lo que Dios les dice en el versículo 10 es que son ellos mismos los que se están provocando la desdicha y el mal al desobedecer intencionadamente al Señor. En el momento en que ellos se sometan de nuevo y comiencen a hacer lo que hay que hacer, y vuelvan a ser fieles con sus obligaciones tributarias, el sistema volverá a funcionar, y ellos verán que Dios volverá a bendecirles (3:11).



Por supuesto, en el libro de Malaquías hay mucho más que analizar y disfrutar. Habla de muchas más cosas, y sus profecías quedan ahí escritas para que todos seamos testigos de que nada de esto tiene sentido si no enfocamos la perspectiva en el esperado Mesías. La ley de Dios del Antiguo Testamento, y toda la insistencia en su cumplimiento, está ligada a la aparición del Mesías, y en eso Malaquías es uno de los profetas más claros.



Por lo tanto, utilizar Malaquías 3:8-10 para que la gente vacíe sus bolsillos en la iglesia no es acertado. Hay principios que debemos observar y aplicar que aquí se nos explican, pero el tema del dinero no debería ir por encima de la santidad personal, del compromiso con Dios, de la protección de los vulnerables y de la integridad de nuestras familias.



Por decirlo de una manera sencilla, ni siquiera el tema de la “obligación” del diezmo en el Nuevo Testamento queda claro. Por supuesto que a la iglesia se la anima a reunir dinero para sostener a otros hermanos que trabajan entre ellos, y a otros en necesidad. Pero Pablo no puede en ninguna de sus cartas defender como defienden hoy algunos que lo “bíblico”, lo aceptable a los ojos de Dios, es que todos estemos obligados a dar el diez por ciento de nuestros ingresos a la iglesia. Primero, Pablo no puede defender eso porque si en Gálatas, por ejemplo, insiste en que en Cristo hemos sido liberados de tener que cumplir toda la ley, el diezmo forma parte de la ley. Si tuviéramos que cumplir con el diezmo deberíamos estar obligados a cumplir con todos los demás preceptos, incluido el de la circuncisión, para poder acceder a la gracia de Dios. Eso no tiene sentido bajo el nuevo pacto. Por otro lado, siendo honestos, los israelitas solo estaban obligados a pagar el diezmo, por ley, para sostener su estado. En el momento en que el estado en que vivimos no es una teocracia ni se dirige bajo la ley mosaica, no podemos aplicar ese principio de forma literal. No digo esto para defender que los cristianos no debamos dar dinero para sostener la iglesia y a sus ministros, ni mucho menos. Lo digo para que se entienda que nadie puede utilizar estos versículos de Malaquías para hacernos sentir culpables, ineptos delante de Dios, desobedientes o dignos de condenación. No, no estamos robando a Dios si no pagamos lo que el pastor o el responsable de tesorería opine que debemos pagar. No, no seremos malditos hasta que aceptemos dar el diez por ciento de todo lo que tenemos para la iglesia. Primero, porque en ningún lugar de este texto de Malaquías se puede deducir que el binomio templo-local de iglesia (tal y como la entendemos hoy en día) sea aplicable. Y segundo, porque no hay mayor hipocresía que esgrimir Malaquías 3:8-10 para exigir que paguemos más a cambio de una supuesta bendición de Dios omitiendo la verdad de que apenas unas frases antes Dios ataca del mismo modo a los que practican artes mágicas, a los adúlteros, a los mentirosos, a los empresarios corruptos, a los que no defienden y acogen a los vulnerables y a los que niegan a los extranjeros tener los mismos derechos humanos, “sin mostrarme ningún temor, dice el Señor Todopoderoso” (3:5, NVI). De esos otros casos no se suele decir nada.



En realidad, desmontar a los que esgrimen este versículo para amenazar a los congregados es demasiado sencillo. Si un pastor os dice: “¡Traed los diezmos al alfolí!”, preguntadle dónde está el alfolí, y hasta que no lo veáis no deis ni un solo diezmo. Otra idea que os puedo dar es que vayáis al supermercado y compréis un palé de cajas de cereales para el desayuno y se lo deis a manera de diezmo a la iglesia. Entonces sí que estaríais siendo completa y literalmente fieles al texto bíblico. Fuera de bromas, si lo que de verdad queremos hacer es honrar a Dios y seguir sus ordenanzas, no acudamos a la literalidad sin contexto. ¿Cuál es el tema principal de Malaquías, en qué debemos fijarnos?: en que Dios nos ha amado (1:2). Y en la promesa de que nos daría al Mesías para que ya no estuviéramos bajo la condena de tener que cumplir toda la ley para estar de buenas con él. Así que si queremos diezmar, si tenemos capacidad y disposición, hagámoslo. Si queremos dar una ofrenda de cualquier otra cantidad, hagámoslo también. Y si por alguna razón nuestras ofrendas no pueden ser en dinero y pueden ser “en grano”, que sepamos que eso también honra a Dios; no por la ofrenda en sí, sino porque “Dios ama al que da con alegría” (2 Corintios 9:7, NVI).



La mejor enseñanza que tenemos que sacar de esto es que, primero, no nos dejemos amenazar por nadie. La enseñanza que viene del convencimiento que el Espíritu Santo provoca en nosotros viene con arrepentimiento, con paz, y no con culpabilidad ni sobrecarga. Lo segundo, que si Dios quiere que salgamos de nuestra zona de seguridad para enseñarnos a ser más generosos, nunca va a utilizar las amenazas de ningún predicador (o profeta, o apóstol, o cualquier cosa).


 

 


21
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

KARLOS
15/10/2015
22:04 h
14
 
Hebreos 7:8. Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive. Aquí el autor a los Hebreos no dice que pertenece al pasado.
 
Respondiendo a KARLOS

Blanco
20/10/2015
22:14 h
17
 
El versículo que citas se refiere a los levitas. ¿Conoces a muchos descendientes de la tribu de Leví en las iglesias españolas? ¿Y como se desplazan regularmente a servir al Templo de Jerusalén? ¿En avión?
 
Respondiendo a Blanco

jomagofu
16/10/2015
19:49 h
15
 
Claro, porque el templo aún estaba en pie y se seguían llevando los diezmos a él. El diezmo no tiene nada que ver con la iglesia, a no ser que se quiera tomar voluntariamente como una fenomenal forma de organizar la economía personal a la hora de ofrendar. Pero no hay una sola vez en el NT que se inste a los hermanos a diezmar. Las ofrendas eran muy generosas, muchos daban bastante más que el diezmo, pero siempre eran voluntarias.
 

Noa Alarcón
15/10/2015
12:49 h
11
 
Gracias a todos. Una aclaración: no hablo de la "validez", sino de la "obligación" del diezmo. Por ejemplo, una familia en paro cobrando subsidio a quien el pastor u otros hermanos les dicen que hasta que no den el diezmo a la iglesia Dios no les va a bendecir y a sacarles de esa situación, alegando Malaquias 3. El diezmo de esa familia puede suponer pagar o no la calefacción ese mes, pero se sienten "obligados" a darlo por temor al castigo de Dios. Eso es abuso, y se da el caso. Un saludo.
 
Respondiendo a Noa Alarcón

Blanco
20/10/2015
22:15 h
18
 
Eso es coacción
 

Mindundy
15/10/2015
12:20 h
10
 
El diezmo no tiene nada de polémico. Era un impuesto nacional común en la antigüedad y en el Nuevo Testamento se asume su desaparición con naturalidad al desaparecer la teocracia, como bien dice Noa. Además, si siguiera vigente: ¿Acaso Pablo no hubiera dicho algo tan importante a las nuevas iglesias gentiles? Debemos ser generosos, pues Todo es de Dios, pero el diezmo actual que algunos imponen es copia del católico medieval. Ni siquiera se parece al del Antiguo Testamento. Es un tema claro.
 
Respondiendo a Mindundy

JRRiudoms
15/10/2015
18:47 h
13
 
#10 Mindundy: Yo soy uno de los que devuelven el diezmo. Y en ningún caso es una imposición, por lo menos por lo que se refiere en la iglesia en donde congrego y la denominación a la cual esta iglesia pertenece. Que haya gente que haga mal uso o exiga extra-biblicamente el diezmo (y otras cosas) no es razón para renegar de él. Y el diezmo no se circunscribe especificamente en el dinero. Atentamente
 

jomagofu
14/10/2015
23:27 h
9
 
1º El diezmo no se daba en dinero. 2º estaba circunscrito al templo. 3º El caso de Abraham es puntual, no se dice que siguiera diezmando. 4º "Cada uno dé como propuso en su corazón" es el mandato a los gentiles. 5º Pese a todo lo anterior, es una muy buena forma de organizarse. La Ley del Señor es buena, los preceptos allí expuestos son la mejor guía para conducirnos siempre en la libertad del Mesías. Lo que no vale es la distinción que hacemos (sabat no diezmo si, dieta no, tatuajes sí, etc...
 
Respondiendo a jomagofu

JRRiudoms
15/10/2015
17:11 h
12
 
#9 jomagofu: Muchos para r/denunciar a la idolatria se refieren a Éxodo 20:4 y 5 (el segundo mandamiento; pero se olvidan, desgraciadamente, del cuarto mandamiento (Éxodo 20:8-11), que hace referencia al sábado [en algunas Biblias, simplemente "día de reposo", con o sin arterísco]. Con el diezmo (y la alimentación), como usted dice, pasa algo parecido. Aparte, claro, lo que algunos les dá por adjetivar de "legalistas", "judeizantes" y otros adjetivos pretendidamente despectivos e insultantes.
 
Respondiendo a JRRiudoms

jomagofu
17/10/2015
00:11 h
16
 
Así es. La reforma se sacudió de bastantes tradiciones paganas, de las más importantes, pero heredamos un antisemitismo desde la época de los llamados padres, que nos ha hecho ignorar las raíces hebreas de nuestra fe. Y ahora que el tiempo de la restauración de todas las cosas está cerca, muchos estamos intentando leer las Escrituras desde otra perspectiva, no considerando la Torah como algo obsoleto, sino como la máxima expresión de la voluntad de Dios, tal y como Yeshúa la consideraba.
 
Respondiendo a jomagofu

Claudia
30/10/2015
05:27 h
19
 
De acuerdo contigo, a tal efecto útimamente ha sido especialmente bueno descubrir la Complete Jewish Bible, y la NBLH en español, que se asemeja bastante a la CJB, Saludos!
 

Hector de Cristo
14/10/2015
17:46 h
8
 
Este tema resulta ser polémico cuando profundizamos hermenéuticamente hablando todas las aristas del diezmo basado esencialmente en el libro de Malaquías. Es bastante frecuenta “advertencias” que suenan más bien a maldiciones, por parte de pastores, para aquellos que no dan su diezmos. Es peligroso este tipo de actitudes que no revelan la esencia del aporte económico “obligado” que le debemos a la iglesia, perennizando el conflicto de la fe versus las obras. Culto a la ignorancia conveniente...
 

KARLOS
14/10/2015
17:18 h
7
 
Sigo para terminar lo que quería decir. Los diezmos regulados en la ley terminan en la cruz porque el sacerdocio levítico tenía que ver con la ley. Pero el sacerdocio de Melquisedec tipo de Cristo es eterno y traspasa la cruz pues fue antes de la ley. Creo que el diezmo es actual para nuestros días pero como todas las cosas que pertenecen al Reino tiene que ser dado en fe y de corazón sin imposiciones obligatorias.
 

KARLOS
14/10/2015
17:15 h
6
 
Interesante artículo, pero me gustaría hacer una puntualización con todo respeto. Sí es cierto que Dios en la ley estableció los diferentes diezmos y cómo darlos, pero el diezmo que es regulado en la ley, es anterior a la ley. La primera referencia que vemos en el diezmo es de Abraham a Melquisedec y luego creo que Jacob, o sea, antes de la ley. Abraham entregó los diezmos a un sacerdocio eterno sin principio ni fin de días.
 

Mariano
13/10/2015
18:07 h
3
 
En general comparto la inquietud que motiva el artículo: que muchas iglesias se han convertido en "máquinas exprimidoras" de fieles, aún algunas que no adhieren al falso evangelio de la prosperidad. Un par de puntualizaciones: El diezmo es anterior a la Ley (Génesis 14:20, 28:22), que lo formalizó pero no lo introdujo. Parece haber apoyo del Señor al diezmo en Lucas 11:42. Como sea, es necesaria una discusión sobre el uso y destino que hoy tienen los diezmos, trayendo los principios del AT a hoy
 

JRRiudoms
12/10/2015
20:34 h
1
 
¿Es verdad, o no, que hemos de ser mayordomos? ¿En qué lugar de las Escrituras se dice que no hemos de devolver el diezmo? ¿Dónde se dice que la Ley de Dios (no la ley ceremonial) está abolida? Después de todo, la Ley no salva; en todo caso, nos dice (nos recuerda) sobre nuestro estado de salud. Atentamente
 
Respondiendo a JRRiudoms

Neuma
13/10/2015
16:55 h
2
 
La ley , quedó abolida toda en Cristo. No nos podemos basar en decir que no se abolio el diezmo en el N. Testamento . Si era tan importante por que los apostoles no lo afianzaron en el N. Testamento?. Porque entoces la iglesia se convertiria en el gran negocio. Pero sí que dijeron nada hagais por obligacion PERO sed generosos, dad con liberalidad, explendidamente, alegremente. Y esto puede implicar a menudo mucho mas que un diezmo economico.
 
Respondiendo a Neuma

ANGEL
14/10/2015
15:31 h
5
 
La ley no fue abolida "toda" en Cristo. La ley fue cumplida por y en Cristo. La ley en todos sus aspectos ceremoniales, rituales, dietéticos, civiles y festivos fue abolida con el advenimiento de Cristo. Aquello eran "figura". La ley moral no fue abolida. Fuimos nosotros los "abolidos". Pablo dice que "en Cristo vosotros habéis muerto a la ley" (Ro.7) Por tanto la ley no me puede reclamar nada para ser salvo; he muerto en Cristo. Pero la ley, ha sido grabada en nuestros corazones. (Heb.8.10-11)
 
Respondiendo a ANGEL

Mariano
13/10/2015
20:55 h
4
 
Neuma, cuidado con no irnos a los extremos en cuanto a la Ley. A veces cansados del legalismo (que lo hay en algunos círculos) nos lanzamos a los brazos del antinomianismo. El criterio de estudiar si hubo apoyo apostólico es necesario, pero a veces tampoco es suficiente para resolver estas controversias. Toma por ejemplo la zoofilia: ni se la menciona explícitamente en el NT, ni antes de la Ley tampoco, pero creo que estamos todos de acuerdo que es pecaminosa. El tema es complejo. Saludos.
 

carlos
10/10/2017
03:17 h
21
 
El diezmo era en especies, no en dinero, además no es un trueque, en el nuevo testamento es dar ofrenda, el Señor nunca pidió el diezmo, y tampoco los apóstoles pidieron diezmo, y aparte era para dar a los levitas, huérfanos y pobres y era anual
 

Dialeo
21/07/2017
17:30 h
20
 
Excelente explicación.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Traed los diezmos al alfolí
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Protestantes en España: creer a la contra Protestantes en España: creer a la contra

Documentos RNE dedica un amplio reportaje sonoro a la historia del protestantismo en España. Participan Gabino Fernández, Doris Moreno y Ricardo García.

 
“Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración” “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración”

Jaume Llenas comienza una nueva etapa como asesor de los Grupos Bíblicos Graduados. En esta entrevista comparte su visión sobre el trabajo, la vocación y la misión en el ámbito laboral.

 
Cuidado pastoral y psicología Cuidado pastoral y psicología

El teólogo Julio Díaz Piñeiro explica el desarrollo histórico del cuidado pastoral en Estados Unidos, con sus aciertos y errores a la hora de aplicarse a un contexto como el español.

 
“Hay partidos que están creciendo en base a la crispación” “Hay partidos que están creciendo en base a la crispación”

Xesús Manuel Suárez analiza la situación política previa a las elecciones en España y presenta el documento ‘Vota sabiamente’.

 
César Vidal: “Si gobierna el PSOE recortará libertades a los cristianos” César Vidal: “Si gobierna el PSOE recortará libertades a los cristianos”

Análisis de las próximas elecciones en España el 28 de abril. Posibilidades de cada partido y posibles pactos.

 
La semana que cambió el mundo La semana que cambió el mundo

Junto al teólogo José Hutter repasamos la semana de la crucifixión de Jesús, atendiendo a la historia, al contexto de la religión judía, las profecías, los fenómenos astronómicos que se registraron y el alcance universal de lo sucedido en Jerusalén hace casi 2.000 años.

 
Ternura, la revolución pendiente Ternura, la revolución pendiente

Harold Segura reflexiona sobre cómo las iglesias deben aplicar la centralidad de la infancia que enseñó Jesús.

 
“La complejidad del ADN es reflejo de una mente inteligente” “La complejidad del ADN es reflejo de una mente inteligente”

Antonio Cruz explica de qué forma los últimos avances en la investigación científica apuntan a la figura de un creador, presentando su libro ‘A Dios por el ADN’ en el programa ‘La noche en vela’ de RNE.

 
La situación de los evangélicos en Murcia La situación de los evangélicos en Murcia

Una conversación con Ángel Zapata y Jonatán Espinosa sobre el papel de las iglesias evangélicas en la Región de Murcia, durante el encuentro Idea 2019 celebrado allí.

 
Tiberíades, nueva red de poetas y críticos literarios cristianos Tiberíades, nueva red de poetas y críticos literarios cristianos

Conversamos con Alfredo Pérez Alencart sobre este nuevo proyecto, que aglutina a poetas y críticos literarios de ambas orillas del Atlántico.

 
“Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

 
“No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
FOTOS Fotos
 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Hebreos Toda la Biblia: Hebreos

Poner los ojos en Jesús y seguirle es el secreto de la fe.

 
Las Tres Tabernas: Marcos Vidal Las Tres Tabernas: Marcos Vidal

Alex Sampedro entrevista a Marcos Vidal en profundidad sobre iglesia, pastorado, arte, literatura o redes sociales.

 
Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

 
Yo soy el pan de vida Yo soy el pan de vida

Si ningún placer de la vida puede satisfacernos del todo, puede que estemos hechos para algo más.

 
¿Tiene sentido creer en Dios en el Siglo XXI?

Rocío Vidal y Gerson Mercadal confrontan la postura atea y cristiana en un debate organizado en la Universidad de Ciudad Real.

 
Algo huele mal Algo huele mal

Una historia de malos olores de la que extraemos una importante lección.

 
“El reto es mantener nuestra identidad, con valentía y convicción” “El reto es mantener nuestra identidad, con valentía y convicción”

Ante el clima de confrontación y “la laminación de los valores cristianos”, la Alianza Evangélica debe ser capaz de reflexionar y actuar, expresa Xesús Manuel Suárez, nuevo secretario general de la entidad.

 
Andrés Reid: la predicación bíblica Andrés Reid: la predicación bíblica

¿De qué forma pueden las iglesias compartir un mensaje escrito hace 2000 años a la nueva generación? Hablamos con uno de los impulsores de Taller de Predicación en España.

 
“La iglesia tiene que enfocarse en la misión de Dios” “La iglesia tiene que enfocarse en la misión de Dios”

Al cerrar su etapa como secretario general de la Alianza Evangélica Española, Jaume Llenas comparte algunas reflexiones sobre el presente y futuro de los evangélicos en España.

 
“Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia” “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia”

Conversamos con Javier Martín, coordinador de min19, sobre la necesidad de dar espacio e importancia a los niños, tal y como hizo Jesús.

 
Loida Muñoz: La iglesia, agente transformador Loida Muñoz: La iglesia, agente transformador

¿De qué forma la iglesia puede transformar su entorno? Conversamos con la directora de A21 en España.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.