PUBLICIDAD
 
martes, 23 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Estudiando la Biblia (XL)
2
 

Jesús y el endemoniado de Gadara

El Evangelio de Marcos: (5: 1-20). Seguir a Jesús implica una conexión directa con el Dios Todopoderoso, pero también puede dañar nuestros intereses más queridos.

LA VOZ AUTOR César Vidal 17 DE SEPTIEMBRE DE 2015 18:00 h
endemoniado gadareno, endemoniado Gadara

El pasaje del endemoniado de Gadara es uno de los más desconcertantes del Evangelio. Bertrand Russell –cuya vida personal fue todo menos ejemplar– incluso lo utilizó para criticar a Jesús alegando que no había tenido la menor compasión hacia los cerdos, algo que no le habría pasado a Buda. Russell no sólo no estaba en su mejor día cuando escribió esa necedad sino que además dio muestras de no ser capaz de entender absolutamente nada en relación con el episodio.



Desde luego, su contenido resulta enormemente práctico. El contexto de entrada es bien revelador. Los discípulos acababan de pasar por la experiencia de la tempestad y ahora, a salvo pero calados hasta los huesos, cansados y de noche, llegaron a la zona de Gadara.



Era creencia común que los demonios salían a pasear a altas horas de la noche –lo que hay que reconocer que no resulta especialmente atractivo– y justo cuando ellos saltaron a tierra se dieron de manos a boca con un personaje que estaba sometido a un espíritu inmundo y que comenzó a dar alaridos nada más ver a Jesús (5: 7). Como forma de acabar un día en que se ha pasado por una tormenta en medio de un lago en que la embarcación estuvo a punto de irse a pique hay que reconocer que no estaba mal.



Pero detengámonos en el hombre que causó la inquietud, como mínimo, de los discípulos de Jesús. Su estado era realmente penoso. Lo era por su sufrimiento y lo era porque la comunidad de la que formaba parte no había dado con una forma mejor de tratarlo que la de recluirlo en el cementerio y encadenarlo. Como tantas veces a lo largo de la Historia, ya que no se podía solucionar el mal se escondía debajo de la alfombra o entre las tumbas. En eso no ha cambiado tanto la especie humana.



Sin embargo, como siempre que se quiere ocultar la desgracia aquel hombre no aguantaba bien la idea de que se le borrara del mapa. No sólo es que rompía las cadenas con las que pretendían tenerlo sujeto (v. 4) sino que además se pasaba el día entero aullando y ofreciendo el espectáculo sobrecogedor de autolesionarse (v. 5). Ni siquiera parece que aspirara a que nadie lo ayudara a juzgar por las palabras que dirigió a Jesús (v. 7). No se esperaría otra cosa de alguien poseído por muchos demonios.



Como Jesús tenía poder para enfrentarse con el Diablo no se le pasó por la cabeza comenzar un complicado ritual de exorcismo como se da en ciertas religiones. Él tenía autoridad y precisamente por ello no se entregaba a ceremonias que, por regla general, además de no funcionar deben provocar las carcajadas de cualquier ser demoníaco.



Acorralados, los demonios le suplicaron que les permitiera entrar en unos cerdos que estaban allí cerca (v. 12) y Jesús se lo permitió, momento que aprovecharon para despeñar la piara en el mar y ahogarla (v. 13). Es precisamente en ese momento cuando la historia llega a su punto culminante.



Los porqueros habían quedado lógicamente horrorizados por lo que habían visto y se dirigieron a la población cercana para informar de lo sucedido. Como era de esperar, los habitantes se precipitaron a ver lo que había de verdad en las palabras de los que cuidaban los cerdos (v. 14) y entonces lo que se ofreció a su vista no pudo ser más claro.



A un lado, podían verse los cuerpos de los cerdos flotando en el lago; al otro, al hombre al que no habían podido ayudar quizá durante años que ahora estaba sentado, vestido y en su sano juicio (v. 15).



Marcos cuenta que tuvieron miedo y es que no era para menos.



A lo largo de la vida, los prejuicios o el sectarismo pueden ayudar a ocultar lo que es evidente, pero en aquella ocasión no había manera. Aquel hombre que había resultado un problema insoluble estaba bien y la causa era Jesús. Pero, ¡ojo!, aquel Jesús también era el causante de la pérdida de los cerdos al permitir a los demonios entrar en ellos y precipitarse al mar. Los dos extremos eran tan claros que sintieron miedo porque era obvio que Jesús podía hacer lo que para ellos había resultado totalmente imposible, pero también sus acciones tenían consecuencias que dañaban a su economía y no había más que ver lo que había pasado con la piara.



Pongámonos en su lugar. Seguir a Jesús implica participar de una conexión directa con el Dios Todopoderoso que puede derrotar con una sola frase a una legión de demonios, pero también puede dañar nuestros intereses más queridos.



¿Y si seguir a Jesús implica –como ciertamente implica– rechazar el maridaje del poder político y de la religión? ¿Y si seguir a Jesús implica sufrir pérdidas económicas? ¿Y si seguir a Jesús te coloca en el punto de mira de aquellos que, aunque se digan religiosos, aborrecen su mensaje porque ya han abrazado otro más adecuado para su soberbia espiritual? ¿Y si…?



Llegados a ese punto, ¿nos quedamos con Jesús o con nuestros intereses que también se pueden disfrazar de religión? La gente de Gadara no lo dudó. Entre aquel poder que era capaz de realizar lo imposible y su economía se quedaron con la economía y le pidieron a Jesús que se fuera (v. 17).



No negaban la realidad. Simplemente, es que no estaban dispuestos a que la realidad les amargara sus intereses. Hoy, habían sido los cerdos ¿y mañana? Mañana, Jesús – que a fin de cuentas era un judío – era capaz de decirles que sólo se puede rendir culto a Dios y que no es lícito rendir culto a una imagen como enseña el Decálogo que Dios le entregó a Moisés (Éxodo 20: 4 ss). No, mejor que se fuera. Que se fuera y cuanto antes y más lejos, mejor.



El antiguo endemoniado veía las cosas de otra manera. Sabía cuál había sido su situación y cuál era ahora y deseaba subirse a la barca con Jesús (v. 18). Sin embargo, Jesús no se lo permitió. Por el contrario, le dijo que fuera a los suyos y les contara las grandes cosas que el Señor había hecho con él y cómo le había mostrado Su misericordia (v. 19).



Nuevamente –como tantas veces antes y después– Jesús volvió a enfatizar la gracia totalmente inmerecida de Dios. No le dijo: “gracias a tus méritos los demonios salieron de ti” o “el ceremonial del exorcismo funciona, hijo”. Ni por aproximación. Su mensaje como siempre fue: “No te merecías absolutamente nada, pero Dios tuvo misericordia de ti y realizó en tu vida algo incomparable”.



El hombre captó a la perfección lo que Jesús le había dicho y comenzó a recorrer otras ciudades paganas –las conocidas como Decápolis– contando lo que Jesús había hecho con él y, como no podía ser menos, la gente se quedaba pasmada (v. 20).



 



Continuará


 

 


2
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Isidro
23/09/2015
14:45 h
2
 
Además, no sólo Gandhi y Russel, hay cristianos que han hecho de la "reverencia por toda la vida" (incluyendo la de los cerdos) uno de sus mayores ideales, como es el caso de Albert Schweitzer, pastor luterano (nunca fue unitario, como a veces se ha dicho), vegetariano y premio Nobel de la Paz en 1952.
 

Isidro
23/09/2015
14:26 h
1
 
Ya, entendido, pero.... ¿era necesario que esos pobres animales sufrieran y murieran de forma tan cruel? ¿Por qué Jesús, todopoderoso, no echó, sencillamente, aquellos demonios fuera? El cerdo es un animal más inteligente que el perro y el gato, nuestros tradicionales animales de compañía, y es un ser sintiente, con alma, que sufre y siente igual que nosotros. Y no sólo Bertrand Russel, también Gandhi ("Mis experiencias con la verdad") señaló una posible falta de empatía de Jesús con nuestros
 



 
 
ESTAS EN: - - - Jesús y el endemoniado de Gadara
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.