PUBLICIDAD
 
martes, 10 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
3
 

Elefante blanco y la ruina de las buenas intenciones

Una crítica demoledora sobre la religión, o por lo menos la posibilidad de que la fe pueda cambiar el mundo.
MARTES AUTOR José de Segovia Barrón 24 DE JULIO DE 2012

Vivimos en un mundo lleno de egoísmo, pero en el que no faltan buenas intenciones, como demuestra la película argentina Elefante blanco. Aunque ha sido promocionada entre el público cristiano –se hizo un pase para la Federaciónde Entidades Religiosas Evangélicas de España, antes incluso que en el festival de Cannes–, es sin embargo una crítica demoledora sobre la religión, o por lo menos la posibilidad de que la fe pueda cambiar el mundo.

El bonaerense Pablo Trapero nos muestra aquí su fascinación por las causas perdidas, pero también el evidente “fracaso del altruismo” –como ha dicho Ángel Quintana–.

Esta producción hispano-argentina cuenta de nuevo con el atractivo de Ricardo Darín, que hace el papel de cura nuevamente en un papel dramático, muy diferente al registro de comedia que le ha hecho popular, junto con el actor belga Jéremie Renier que hace aquí su primera incursión en el cine de habla hispana, después de haberse dado a conocer con los hermanos Dardenne. Los dos sacerdotes representan dos generaciones con diferentes actitudes ante el problema pastoral, a los que se une una trabajadora social –interpretada por la esposa del director, Martina Gusman–, que intenta ayudar a los vecinos con talleres, actividades de rehabilitación y apoyo escolar.

CRISIS DE FE
El personaje de Darín –Julián– es un sacerdote católico, que hace una “labor más social que pastoral”como bien observa Gregorio Belinchón en un medio tan poco religioso como El País. Estamos, por lo tanto, ante una visión de la Iglesia católica cercana a la teología de la liberación, que lucha contra una jerarquía sospechosa de corrupción en un proyecto del que no queda más que una mole espectral de cemento.Las ruinas de este hospital son como un esqueleto, símbolo de la inutilidad de las buenas intenciones en uno de los barriadas marginales de Buenos Aires, la Villa 15, General Belgrano –conocida como Ciudad Oculta, por el muro que construyó la dictadura en el Mundial de de fútbol de 1978.

El cura que encarna Renier –Nicolás– es bastante más complejo. Superviviente de un ataque del Ejército en una selva centroamericano, en el que fueron asesinados varios de sus compañeros, vive ahora corroído por la culpa de haberse escondido para huir y su evidente atracción por la trabajadora social–Luciana–, con la que acaba teniendo una relación. “Los tres personajes están pasando una gran crisis con muchos puntos en común –dice Trapero–, como su relación con la fe”. Puesto que para el director “hay muchas maneras de fe: en el otro, en tus convicciones, en tus acciones, en un ser superior”. Darín dice, de hecho, que la película le ha enseñado a dudar de su falta de fe.

¿CRÍTICA A LA IGLESIA?
Elefante blanconos muestra, según Trapero, que hay “problemas estructurales, políticos, sociales, económicos, que no puede resolver un asistente social, ni un cura, ni una persona que desinteresadamente se acerca a la villa, para intentar trabajar con la gente del barrio”. Darín no se considera la persona “más indicada para hacer un análisis sobre la estructura eclesiástica, ni de su funcionamiento”, pero ve una “cierta resignación ante las cosas que no se resuelven”. Aunque “de todos modos el esfuerzo”, le parece “válido”. La película pretender ir por eso, según él, “más allá de una crítica a la Iglesia en sí”.


La película hace referencia al Padre Mugica(1930-1974), vinculado al movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, que trabajando en la Villa del Retiro de Buenos Aires, fue asesinado después de celebrar misa en Villa Luro. El crimen, que nunca ha sido aclarado, se cree que fue obra de la Triple A –la Alianza Anticomunista Argentina–, aunque mantenía una postura crítica hacia los Montoneros, por su uso de la violencia. Como dice Horacio Ríos, “fue un paradigma de su tiempo, a la vez que una contradicción en sí mismo”. Ya que era “hijo de una familia de clase alta, que ofrendó su vida por los más humildes”. Amenazado por la derecha y la izquierda, dijo: “no tengo miedo de morir”. A lo que añade: “De lo único que tengo miedo es de que el Arzobispo me eche de la Iglesia”.

SIN FUTURO
Esta no es una película católica, aunque no se vea otra Iglesia en las “villas miseria”. La clave está, para mí, en el Elefante blanco, el antiguo edificio inacabado, que en su día iba a ser uno de los mayores centros hospitalarios de América Latina. Sus ruinas son aquí símbolo de “un mundo que nunca podrá construirse”–como dice Quintana–. Los seres que viven en este universo marginal, escondido tras la vida urbana, parecen “condenados a transformarse en poco más que el esbozo vivo de un proyecto que nunca llegarán a realizar”.

En esta oscura historia sin esperanza, “los protagonistas se cruzan con la violencia del narcotráfico, con las cargas y redadas de la policía, con las venganzas entre bandas que producen terribles asesinatos, con las manifestaciones de los vecinos que reclaman mejores condiciones y con una adolescencia sin oportunidades que acaba esnifando cola como acto de supervivencia”. En este mundo, la fe se ve sobrepasada por “un universo de furor, acción y caos”, donde “todo intento de crear un orden aparente se encuentra condenado al fracaso”.

Vivimos un momento de gran interés por la obra social. La continua formación y apoyo de organizaciones no gubernamentales ha producido contribuciones millonarias a fondos de solidaridad por diferentes desastres en todo el mundo. Empresas y gobiernos dedican un porcentaje cada vez mayor de su presupuesto a fondos benéficos. Y aunque detrás de mucha filantropía no haya más que un ansía de autopromoción, no hay duda que estamos ante un fenómeno sin precedentes en una sociedad tan materialista como la nuestra. ¿Podemos hacer un mundo diferente?

EL SACRIFICIO QUE SALVA
En la teología de la liberación que representa el personaje de Julián, la salvación se transforma en liberación social, la cristología en amor humano, la escatología en acción política, la Iglesia en el mundo y sus ordenanzas en muestras de solidaridad. Ese es el paradigma de los años setenta al que se enfrenta la generación de Nicolás, que ya no sabe lo que cree. Renier ve a su personaje como alguien atormentado, porque “en un momento dado, ya no sabe por qué debería seguir creyendo en Dios, visto todo lo que pasa en la tierra, vista la miseria de la gente”.

El amor del cura por Luciana se enfrenta además con la norma romana del celibato forzoso del clero. Lo que hace que su fe no sólo parezca inhumana, sino imposible de llevar a la práctica. Recuerda al cura que interpreta Nanni Moretti en La misa ha terminado, que acaba observando, como Quintana, que “entre la doctrina cristiana y la praxis del mundo real existe un abismo difícil de franquear”. Se olvida así que si el Evangelio es buenas noticias, es porque hay malas noticias: sin Dios, estamos perdidos.

Tenemos un problema que no viene de nuestra condición social o económica, sino de una raíz más profunda. Tiene su base en una injusticia que no está sólo en estructuras y sistemas, sino en la realidad de cada uno de nosotros que la Biblia llama pecado. Ya que por mucho que intentemos justificarnos ante Dios y limpiar nuestra conciencia con buenas obras, no hay otra esperanza para nosotros que Cristo y su justicia. No podemos redimir nuestra vida por otro sacrificio que el que Cristo ha hecho de una vez y para siempre en la cruz del Calvario (Hebreos 9:26-28).

EL REINO QUE VIENE
La Bibliano es una simple colección de pensamientos piadosos para alimentar una religión personal. Nos habla de un mundo nuevo. Aceptar el Evangelio no es sólo recibir perdón y seguridad de vida eterna, sino una visión de futuro, al creer e identificarse con un Dios cuyo propósito final es recuperar este mundo.

Lo que pasa es que no podemos salvar este mundo, porque ni siquiera nos podemos salvar a nosotros mismos. Como está escrito, “No hay justo, ni aun uno”(Romanos 3:10). Por lo que es Él quien nos declara justos mediante la fe cuando todavía somos injustos, por la justicia de Cristo en la cruz. El Evangelio no consiste por lo tanto en lo que nosotros podemos hacer para llegar a ser aceptables a Dios, sino en lo que Jesucristo ha hecho para que lo seamos.

No podemos creer que la evangelización del mundo, o la acción social, establecerá el Reino de Dios en la tierra. “Esperamos cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia”(2 Pedro 3:13), pero no como una utopía que el hombre va a construir por su propio esfuerzo. Cristo establecerá su Reino al volver triunfante.
 

 


3
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Sofia Martínez
28/02/2014
19:57 h
3
 
Buena crítica y desde mi punto de vista diré que elefante Blanco es técnicamente maravillosa, con una historia central que invita a la reflexión y al debate, y con diferentes relatos paralelos que, sin ser del todo atrapantes, acompañan correctamente la cruda y muy interesante narración principal. Además es muy accesible yo la pude ver en hbo filmes y me ha encantado es una excelente propuesta.
 

Jesus Rivera
29/07/2012
21:41 h
2
 
Gracias José por el artículo. Da que pensar bastante. La verdadera libertad del ser humano no puede venir de lo social, ni del propio hombre, por muy buenas intenciones que tengamos, puesto que nosotros somos también parte del problema. La verdadera salvacion solo puede darse por un acto de la Gracia del Señor. Es verdad que los creyentes no podemos conformarnos ni caer en el inmovilismo, pero si queremos ver cambios profundos en la sociedad a partir de la accion social, nos decepcionaremos, porque la raiz del problema es nuestro pecado. Una persona que conocí hacía una critica dura a la iglesia evangélica en cuanto a la falta de implicación contra la injusticia social y las desigualdades ec
 

Pastor L. Pineda González
26/07/2012
09:24 h
1
 
Los últimos dos párrafos me parecen un buen clímax ya que alientan la fe del seguidor de Jesucristo, además anunciando la opción mas indicada en el laberinto teológico-social de nuestro tiempo. Lastima un poco el tener que reconocer que la 'teología de la liberación' nos dio más dolores de cabeza que soluciones. Es un gran error el pensar que podemos construir una sociedad justa, equitativa, y moralmente buena, siendo los constructores mismos, agentes de destrucción. La única alternativa es la que la Sagrada Escritura lleva proclamando por más de veinte siglos: ¡Jesucristo! ¡Vengamos a Él antes que sea demasiado tarde!
 



 
 
ESTAS EN: - - - Elefante blanco y la ruina de las buenas intenciones
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

 
7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.