PUBLICIDAD
 
viernes, 19 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
In memoriam
2
 

Manuel López, corazón de niño, sombra gigante

Nos has dejado con la sensación de deuda por tu amistad, y por haber caminado junto a tu sombra de niño de corazón y gigante de talla humana.

MIRAD@ZUL AUTOR Pedro Tarquis 14 DE DICIEMBRE DE 2014 18:45 h
Manuel López Rodríguez Manuel López (d) con P. Tarquis al recibir el premio 'Personalidad del año' de ADECE / Marina Acuña 2013

Ayer sábado 13 de diciembre asistí al acto de despedida a Manuel López. Un viaje de muchas horas de Madrid a Dénia –ida y vuelta- en coche, precedido de la precipitada cancelación de unas Jornadas de periodismo en Burgos a las que debía haber asistido (y por lo que de nuevo pido disculpas a los organizadores, ahora públicamente).



Pero no podía dejar de estar en ese momento en Dénia. No me lo habría perdonado mi conciencia, ni mi corazón.



No ya por el personaje público, aunque lo merecería sólo por eso. Siempre he dicho que él y Juan Antonio Monroy son los dos grandes periodistas de la España protestante contemporánea.



Tampoco sólo por el hecho de haber sido uno de los pioneros en colaborar con Protestante Digital en sus inicios por varios años, hace más de una década, y por habernos elegido en este último periodo (antes del fatal diagnóstico del cáncer que finalmente ha acabado con su vida) como el medio evangélico en el que publicaba semanalmente sus artículos. Aunque sin duda el agradecimiento a su aportación y esfuerzo son enormes.



Los motivos fundamentales han sido tres, y todos ellos hablan de la imagen de ese ser humano especial, único, irrepetible, que fue Manuel López Rodríguez.



La primera su generosidad. En su desprendimiento de lo material, en su aportación sin esperar nada a cambio (como mucho, la justa valoración a su trabajo y afecto a su persona), y en la capacidad de poner por encima de todo los puentes de relación personal y afecto. Yo tuve diferencias con él, que nos distanciaron un tiempo doloroso. Pero en el primer momento en que se pudieron rehacer los lazos el afecto brotó porque siempre había estado ahí, por su parte y por la mía. Su generosidad era limpia y libre de rencores.



La segunda su sencillez. No buscó protagonismo, ni se aferró a ningún puesto (algo que siempre condenaba en la vida social y religiosa). Tampoco practicó el “postureo evangélico”, esa forma clónica de hablar correctamente en lo que se supone que es el tono espiritual adecuado. El era como era, en toda su enorme humanidad. Equivocándose (lo que sabía reconocer antes o después) y acertando (lo que ocurría a menudo).



La tercera su entrega, algo que hizo real de forma patente tras ser diagnosticado de cáncer a principio de este año. No falló una semana en enviar a tiempo su artículo de “Leyendo fotos” a este medio. Recuerdo un par de veces que decía “por favor, corregid los fallos, tengo los dedos dormidos por la quimioterapia y me cuesta escribir bien”. Su pasión por la vida iba a la par de su valor ante la muerte. Como dijo Martín Lutero, “si supiese que iba a morir mañana, yo hoy plantaría un árbol”. Manolo plantó un huerto entero.



Fruto de todo ello, o unido íntimamente a estas tres razones, está su amistad. Pocas veces en persona, muchas a distancia, por email, siempre sentí su cariño, su aprecio, su pensamiento profundo. No porque yo fuera especial, sino porque él lo era. Lo he constatado en este mismo acto, personas tan diversas, incluso tan opuestas, reunidos en torno al cariño recíproco por Manolo López. Sin hacerle perfecto, pero con la sensación de deuda por su amistad y por haber caminado junto a su sombra de niño de corazón y gigante de talla humana.



Él ha entrado en la tumba cerrada de la muerte. El Jesús a quien amamos ya le habrá dicho “levántate y haz fotos”. Porque Manolo no anduvo con sus pies, sino respirando por los ojos, por el diafragma de sus cámaras, a lo que acompañaba de una redacción vital y exquisita. Ahora guardará las instantáneas en la nube de allá arriba.



En un abrir y cerrar de ojos estaremos contigo, adorando a Aquel que nos salvó. A aquel que es perfecto en sencillez, entrega, generosidad y mano amiga para con nosotros; y del que tú –Manolo- quisiste y supiste ser reflejo en esta Tierra.



Soli Deo gloria.


 

 


2
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Asun
15/12/2014
11:31 h
2
 
Me uno a este sentir tan profundo y sincero...fui testigo de esta amistad!!
 

Lavapiés
15/12/2014
11:10 h
1
 
Desde aquí, aunque lo he hecho desde otra página, un abrazo a María Rosa y mis recuerdos de Manuel. Le agradezco su cercanía a mis escritos y el que hayamos podido escribir juntos algunas cosas publicadas por el Consejo Evangélico de Madrid. Cuando nos veamos, Manuel, comentaremos algo más de nuestra aventura por esta tierra agridulce. Un abrazo, Juan Simarro
 



 
 
ESTAS EN: - - - Manuel López, corazón de niño, sombra gigante
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.