PUBLICIDAD
 
viernes, 24 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Darrell Jackson
    3
     

    El cristiano ante los nacionalismos

    A menudo da dolores de cabeza a los líderes cristianos y especiales desafíos al líder de la iglesia o la agencia misionera responsable de equipos plurinacionales dice Darrell Jackson.

    LAUSANA 20 DE OCTUBRE DE 2014 21:40 h
    lápices colores

    En 1861, el reverendo James Adderley era un  miembro del Parlamento Británico. Su oración por la “confesión nacional”, incluía las líneas: “Sentimos mucho los pecados del pasado de esta nación. Contemplamos con profunda contrición los pecados de los que ahora somos culpables”.



    El primer ministro australiano, Tony Abbot, atacó recientemente a ABC, la emisora fundada por el Estado, por su cobertura de la imputación de que Australia había estado espiando al primer ministro de Indonesia. Abbot se quejaba de que la ABC “instintivamente se pone de parte de cualquiera menos de Australia... no debe precipitarse a criticar a tu propio país.” Los periodistas se quedaron preguntándose si su lealtad primera debía ser relatar la verdad de la forma más exacta posible o el interés nacional.



    El contraste no podía ser más evidente.



    EL DILEMA DEL NACIONALISMO



    Es un dilema que está en el centro de la creciente corriente global de nacionalismos y patriotismos. Ulrich Beck describe las tendencias globales de este tipo como “polizones” que surgen por todas partes cuando menos se esperan. A menudo suponen dolores de cabeza para los líderes cristianos y presentan particulares desafíos para el líder de la iglesia o de  agencia misionera responsable de equipos plurinacionales. Esta simple observación requiere nuestra comprensión para entender el alcance y la importancia del nacionalismo en el contexto de la misión global.



    IRRUPCIÓN DEL NACIONALISMO EUROPEO



    La región global que el autor conoce mejor, Europa, se enfrenta actualmente a desafíos de partidos nacionalistas que ganan votos en las elecciones regionales, nacionales y europeas explotando preocupaciones populares ante inmigrantes, musulmanes o grupos minoritarios históricos:



    Países Bajos: El anti-islamista Partido por la Libertad (Party for Freedom PVV) ganó 24 de los 150 escaños en las elecciones generales de 2010, y hasta 2012 fue un aliado clave del gobierno en minoría. Actualmente tiene 4 de los 25 miembros holandeses del Parlamento Europeo (MEPs).



    Hungría: Jobbik, establecido en 2002, tiene 43 de los 386 parlamentarios y dos europarlamentarios, lo que le convierte en el tercer partido más grande de Hungría. Comprometido con la protección de los valores e intereses húngaros, se describe a sí mismo, entre otras cosas, como “partido cristiano radicalmente patriótico”. Los comentadores lo describen como “anti-semita” o “neo-Nazi”.



    Italia: La Liga del Norte (Lega Nord), es un partido separatista y nacionalista de gran fuerza en el norte de Italia. Tiene 41 políticos elegidos a varios niveles del gobierno nacional y en 2010, controló 14 provincias. Actualmente tiene 9 de los 73 eurodiputados.



    Francia: El partido Frente Nacional (FN), fundado en 1972, obtuvo el 20% de los votos en las elecciones locales en 2010. Tiene tres europarlamentarios y dos miembros del Consejo Nacional. A menudo invoca la memoria de Juana de Arco como unificadora de los valores e intereses franceses.



    Reino Unido: El British National Party (Partido Nacional Británico) BNP, fundado en 1982, ahora tiene dos diputados y un europarlamentario. Con el ascenso del UK Independence Party UKIP, una forma menos extrema de políticos nacionalistas, ha demostrado ser popular. Tiene 9 europarlamentarios británicos y 220 diputados.



    Grecia: El Popular Orthodox Rally (LAOS), fundado en el año 2.000, tiene dos europarlamentarios y controla 121 ayuntamientos. LAOS reclama una identidad cristiana ortodoxa aliada con una identidad política nacionalista radical.



    Dinamarca: Desde 2001, el Danish People Party (DF), nacionalista de centro-izquierda ha seguido políticas comprometidas encaminadas a proteger el patrimonio cultural de Dinamarca, incluida la monarquía y la iglesia de Dinamarca. Con sus 22 parlamentarios, un europarlamentario y 186 diputados se opone a la promoción de Dinamarca como sociedad multiétnica y trabaja para limitar la inmigración y promover la asimilación cultural de los emigrantes.



    Los partidos nacionalistas de Europa Central han tendido a captar a minorías históricas y a adoptar ideologías generalmente pro-fascistas, originarias de los años treinta. Las versiones de Europa Occidental se dirigen a la multiculturalidad, inmigración y a los musulmanes en particular.



    Mientras los partidos populistas suscitan miedo, las iglesias intentan expresar una perspectiva clara del reino. Mientras el Papa Benedicto XVI con frecuencia se refería a esto como a una crisis espiritual de valores, no hay una voz evangélica unida que hable en medio de la inestabilidad económica y política. En algunos casos, las iglesias se ven retratadas como aliados patrióticos en la lucha por atajar la entrada de los inmigrantes no cristianos.



    Una recopilación de relatos en 2013 de la BBC, el New York Times, Le Monde, el británico  Guardian, el periódico australiano The Age, hacen referencia a casos de nacionalismo en 35 países y territorios del mundo.



    ¿QUÉ PENSAR SOBRE EL NACIONALISMO?



    Desde el principio en su crítica sobre el nacionalismo, Charles Taylor (1) llega a la conclusión de que los nacionalistas, sobre todo hacen “una llamada a la diferenciación frente a las fuerzas homogeneizadoras” de naturaleza global que suponen que la nación-estado está profundamente implicada en la economía de mercado global. 



    Gerard Delanty (2) esgrime que el éxito del nacionalismo reside en su capacidad para imaginar formas de comunidad que nutren el sentimiento de pertenencia, intimidad, comunidad, independencia y auto-determinación, cosas que perciben como que han sido destruidas por las naciones-estados minadas por los partidos políticos y debilitadas, podríamos añadir, por las burocracias globales.



    Las burocracias globales están frecuentemente enraizadas en formas de trans-soberanía que acepta el surgimiento de mercados y formas de cooperación trans-nacionales cada vez más eficaces (incluida la Unión Europea).



    Las reacciones de los euroescépticos ante la Unión Europea están típicamente dirigidas a sus burocracias –conformadas por el marco legal y de tratado- apoyando su vida política, cultural  económica común. Fue precisamente durante el  periodo que culminó con la  firma del tratado de Maastricht en 1992 cuando se fundaron muchos partidos nacionalistas de extrema derecha en Europa.



    Al oponerse a la globalización, la mayoría de los nacionalismos se valen de unas narrativas alternativas que son mitológicas, tales como:



    Mitos de la frontera



    Mitos de origen sagrado (como los mitos originales Magyar de los partidos de extrema derecha en Hungría);



    Mitos heroicos (como la mitología ANZAC, tan importante para la identidad australiana contemporánea);



    Mitos de la Creación (frecuentes entre los pueblos indígenas del mundo); y



    Mitos de Destino Manifiesto (incluidos aunque no exclusivos de EEUU). 



    Por supuesto, escribir de esta forma ofenderá a algunos países donde a estos mitos se les otorga mayor veracidad histórica de la que este artículo les concede. Este hecho por sí sólo demuestra el valor de los mitos, su capacidad para movilizar la opinión pública, galvanizar la acción, y en última instancia movilizar a las naciones a la acción colectiva.



    ¿CUESTIONES PARA LOS PASTORES EVANGÉLICOS?



    En primer lugar, el Movimiento de Lausanne es claramente una expresión global del cristianismo evangélico y en consecuencia exhibe algunas características de otros movimientos globales. El compromiso de Lausanne de una visión de un cuerpo mundial de Cristo alimentado por la pasión y el entusiasmo, es enteramente proporcionado con la visión del Reino de Dios.



    El Movimiento de Lausanne tiene que equilibrar constantemente los intereses generales y las agendas de las agrupaciones evangélicas con las agendas globales a las que los líderes del Movimiento apremian.



    En segundo lugar los equipos misioneros destacados en varios lugares del mundo, tendrán, por ejemplo, miembros rusos y ucranianos. Ciertamente, rusos y ucranianos compartirán algunas empatías respecto a la situación actual de Ucrania enraizadas en una visión más amplia del Reino de Dios. Sin embargo, es tales situaciones, un líder de equipo que tenga sabiduría se preparará para discusiones acaloradas dentro del equipo cuando hay colisión entre los sentimientos patrióticos o nacionalistas. 



    Esto será expresado en el sentido de que, según ambas partes,  mi país, normalmente tiene razón, merece mi apoyo y los medios de información de mi país son más exactos a la hora de decir la verdad.



    El paso del patriotismo al nacionalismo empieza cuando mis convicciones se vuelven absolutas y la lealtad a mi país exige que me niegue a cuestionarlo y me esfuerce en silenciar a las preguntas de otros.



    En tercer lugar, como ejemplo, la amarga disputa entre China y Japón, concentrada en unas pequeñas islas, amenazaba la clase de inglés que el autor daba a los alumnos en China en 2013. Una pregunta capciosa de un monitor alumno sólo se distendió cuando el autor dijo que no se informaba ampliamente sobre tales cuestiones en otros países. Puede que rara vez se informe de los intereses nacionales vitales de cada país en otros países. Sin embargo es necesario para un obrero transcultural sagaz, estar constantemente alerta ante el espectro de nacionalismos que levantan su feo rostro y amenazan con debilitar a los testigos creíbles.



    Desde luego, la maldición del nacionalismo para un seguidor fiel de Jesucristo se ve en la medida en que el Cristianismo es utilizado como fuente unificadora de identidad nacional sobre y en contra de otros. Los informadores responsables y astutos reconocerán ese impacto de la religión en las conversaciones públicas y políticas. Sin este reconocimiento es difícil formarse una visión inteligente de la crisis actual de Ucrania, por ejemplo. La llegada del cristianismo ortodoxo en Kiev y el “Bautismo de Rusia” en el año 988, son clave para las versiones ucraniana y rusa de identidad nacional y continúan influyendo en la crisis actual que hay allí.



    UNA PERSPECTIVA BÍBLICA



    Los evangélicos pueden a veces optar  por expresar su solidaridad con sus gobiernos y no siempre está mal hacerlo. Sin embargo, deben tener presente muy presente el consejo de la teóloga británica Esther Reed:



    No es posible trabajar sobre la base de.. nación y nacionalidad… si eso supone parcialidad moral o políticas de superioridad que nieguen a otros los mismos derechos humanos que a sus miembros, está marcada por la hostilidad y la suspicacia hacia otras naciones y consiente la violencia y destrucción que se deriva de estas actitudes. (3)



    Esta perspectiva refleja una teología bíblica de las naciones que las considera cima de la acción creativa de Dios (Génesis 10:32), lamenta su increíble arrogancia  (Génesis 11:4), declara que están en el centro del propósito misionero de Dios (Génesis 12:2-3); reúne a todas las naciones en el cuerpo de Cristo (Apocalipsis 7:9); sin embargo concluye con una imagen escatológica de las naciones en sumisión y bajo juicio (Apocalipsis 19:15).



    La identidad y lealtad cristiana sólo deben ser de Cristo. Todas las demás formas de lealtad son temporales y pasarán, quedando finalmente expuestas como carentes de valor por el Juez de cada tribu y nación.



    RESPUESTAS SUGERIDAS



    En primer lugar, tenemos que arrepentirnos de cualquier parcialidad o superioridad que instintivamente sintamos o demostremos hacia colaboradores o hacia aquellas personas entre las que trabajamos.



    En segundo lugar, tenemos que trabajar duro identificando las potenciales fuentes de tensiones nacionalistas dentro de nuestro propio ministerio y equipos misioneros. Deberíamos estar preparados para afrontar cuestiones  problemáticas que surgen de vez en cuando originados por acontecimientos geopolíticos. Es mejor suscitar el tema con sensibilidad dentro de un equipo y tratarlo de una forma sana buscando siempre la reconciliación asegurada por Cristo mediante su muerte y resurrección. La alternativa puede ser el resentimiento latente.



    En tercer lugar, debemos estar preparados para ofrecer formación a los equipos enviados a zonas en las que es probable que encuentren tensiones nacionalistas. Jesús se enfrentó a esto en su propio ministerio y respondió a una pregunta crucial: “¿Es lícito pagar impuestos al Cesar?” con claridad, sabiduría y gracia. Nuestro consejo equivalente debe ser encauzar el entrenamiento en torno a la noción “Da a tu nación la lealtad debida a él y a Dios la lealtad que se le debe”. Los cristianos, sin embargo, necesitan que se les recuerde constantemente que la lealtad a Dios va siempre por delante de la lealtad a la nación. Este hecho puede a veces requerir que re-evaluemos cuánto puede esperar un país en última instancia de un discípulo de Jesús, Señor de Señores.



     



     



    Darrell Jackson es profesor de Misiología en el Morling College, Nueva Gales del Sur, Australia. Pastor Bautista, anteriormente en Reino Unido, sirvió tres años en Hungría en la Conferencia de Iglesias Europeas. Es presidente de la Red de Investigadores Intenacional de Lausanne y sirve en la WEA (World Evangelical Alliance) Mission Comission.



     



    (1) “Nationalism and Modernity”, Charles Taylor, en The Morality of Nationalism, Robert McKim y Geoff McMahan, eds, (Oxford: Oxford University Press, 1997), p 51.



    (2) Community, 2ª Edición, Gerard Delanty (Abingdon, UK: Routledge, 2009), p 151.



    (3) Theology for International Law, Esther Reed (London: Bloomsbury Publishing, 2013), p 220.


     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    el culé
    03/11/2014
    18:39 h
    3
     
    el apostol Pablo sin duda que usó el nacionalismo a su antojo. Cuando quería ara ciudadano romano,y cuando lo creía conveniente..no. Una vez mas(y como en todo)hay que pedir sabiduría de lo alto para que El nos ayude a decidir las cosas SEGUN SU VOLUNTAD;no la mía,pero tampoco la de otros.Ah!!!... Israel tuvo(y aún tiene)un gran sentimiento nacional MUCHO ANTES que existiese el imperio romano. Saludos
     

    sergio de lis
    21/10/2014
    11:03 h
    2
     
    Hace años, muchos cristianos se identificaban, y se sentían muy orgullosos de ello, cuando el predicador les recordaba que 'los cristianos no pertenecen al mundo'. Ahora, al parecer, algunos de ellos se dicen, 'bueno, un poquito sí se puede...'. "Nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también ansiosamente esperamos a... el Señor Jesucristo" (Fil 3:20). ¿Nacionalismos? La Palabra responde sencilla, pero contundentemente.
     

    Galo Nómez
    21/10/2014
    03:43 h
    1
     
    Mientras no se entienda que la patria es un concepto pagano originado en el imperio romano, contrario al mensaje de Jesús, seguirán existiendo confusiones. Como por ejemplo, esos cristianos que incluyen al patriotismo como uno de los más excelsos valores.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El cristiano ante los nacionalismos
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    Pastor David Ortiz, superviviente y vencedor en el nombre de Jesús en Israel

    Entrevista al pastor David Ortiz, cuyo hijo Ami salvó milagrosamente la vida en Ariel (Israel) al estallarle una bomba que era para él. Su historia y la de su esposa Leah es un mensaje de esperanza y perdón en medio de la barbarie, y del poder de Dios obrando de una forma tan real como sobrenatural.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.