PUBLICIDAD
 
lunes, 18 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    Carta al director de Pueblo -1963

    Las cartas que sí escribí (IV)

    El diario PUEBLO, de Madrid, publicó un artículo el 16 de marzo último, firmado por un tal “padre Arias”, donde se contenían frases injuriosas para los protestantes españoles.
    ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 04 DE DICIEMBRE DE 2009

    A fin de salir al paso de las calumnias, envié al Director del periódico la siguiente carta abierta, que no fue publicada por el diario madrileño:

    Sr. D. Emilio Romero
    Director de PUEBLO
    Calle Narváez, 70
    Madrid

    Estimado señor:
    Yo soy un asiduo lector de PUEBLO. Me gusta todo el periódico, desde el gallito de la primera hasta las narraciones de Julio Camarero en la última página, y antes renunciaría a mi café de las cuatro y media que a la lectura de su periódico. Cuando usted anunció el sábado 3 de marzo que en el futuro aparecería semanalmente una colaboración religiosa que estaría a cargo de un joven muy joven sacerdote, pensé enseguida que por el hecho de aparecer en PUEBLO, valdría la pena leer esas crónicas. El título de la primera, “la verdad sobre los curas”, enfrió un poco mi entusiasmo, pero esta segunda, “¿a dónde iremos a parar?”, que calumnia a los protestantes españoles, es francamente intolerable y le escribo para rogarle me conceda usted el derecho a la réplica e inserte este escrito en el diario que usted dirige, como respuesta al padre Arias a su artículo del sábado 16 de marzo.

    El padre Arias cita una carta que dice le ha enviado un señor ingeniero llamado Emilio Ramírez. En esa carta, el señor Ramírez siente cierta alarma ante las perspectivas de una mayor libertad religiosa en España, y dice que en el caso de producirse “vendrían los protestantes cargados de dólares y los pobres se dejarían sobornar”.

    Para este señor ingeniero, los misioneros protestantes son todos banqueros que con el amanecer de cada día llenan sus carteras bien apretadas de dólares y se dedican a recorrer los caminos de España repartiendo billetitos a todos cuantos simpaticen con sus ideas religiosas. ¡Qué concepto tan bastardo del protestantismo español, señor Director!

    Y lo peor es que el padre Arias le da la razón. Trata de calmar sus temores, pero le da la razón. Le contesta: “En el supuesto de una mayor libertad religiosa, pienso que serían menos de los que usted imagina los que se dejarían vender por un fajo de dólares”. O sea, que él cree que es verdad eso del fajo de dólares del protestantismo español. ¿Se da usted cuenta en qué lugar nos coloca a los protestantes españoles? ¿Percibe usted el insulto que hay para nosotros en esas palabras?

    Y todavía, para remacharlo más, cuenta lo que dice que el presenció en Barcelona, un grupo de protestantes que con un saco de patatas y dos colchones trataban de “comprar la fe de un obrero”. Y eso lo he leído yo hoy, precisamente hoy, cuando hace apenas dos horas he tenido una reunión para aclarar un caso semejante, que resultó ser una calumnia. Un franciscano aseguraba que nosotros, los protestantes, habíamos ofrecido 20.000 pesetas a un conocido suyo si se “pasaba de bando”. Aclaradas las cosas, resultó ser todo una vulgar patraña.

    En lugar de tantas y tan burdas acusaciones, lo que los protestantes españoles quisiéramos es que la iglesia católica nos presentara a una persona, tan solamente a una en quien pudiera probarse que su cambio de fe se había debido a ganancias materiales. Lo que ocurre es que una gran parte de los curas católicos no cree en la conversión, tan explícitamente relatada en el Nuevo Testamento e imprescindible para ir al reino de los cielos, según el capítulo tres de San Juan. No creen ésos ministros en la realidad de una revolución espiritual en el alma del individuo, en una transformación total de ideas, convicciones y hábitos; no creen en ese trastorno interior que obra el Espíritu de Dios cuando reconocemos con humildad nuestra condición de perdidos; y como no creen en esa intervención de Dios, tratan de hallar un motivo humano, puramente material que justifique el elevado número de conversiones al protestantismo; es entonces cuando salen con el estribillo de los dólares americanos.

    Pero ni el padre Arias ni otros muchos religiosos que, como él, escriben sobre nosotros, conocen de verdad el protestantismo español. No saben que la nueva generación de protestantes españoles estamos empeñados en un protestantismo nacional, de dependencia propia. Recibimos una generosa ayuda de nuestros hermanos en el extranjero, es cierto, como la recibe la iglesia católica mil veces superior, pero un buen número de nuestras iglesias son ya económicamente independientes, sostienen a sus propios pastores y hasta ayudan a otras congregaciones menos pudientes.

    Si hay una generación de jóvenes sacerdotes católicos en España “muy animados de las corrientes de la época”, como usted decía el 3 de marzo, también hay una generación de pastores protestantes españoles conscientes de su responsabilidad ante el futuro espiritual de nuestro país. Esta generación no conoció las disputas religiosas de treinta años atrás, ni el anticlericalismo de una parte del pueblo español, con sus tristes y desgraciadas consecuencias. Nosotros no vivimos aquella época de pasiones exaltadas y de odios desbordados. Muchos de nosotros éramos muy niños y algunos aún no habían nacido. No obstante, a los pastores españoles de mi generación nos ha tocado vivir en un clima de intolerancia, de incomprensiones, de calumnias, de falsedades y prejuicios. Hemos estado viviendo en nuestro propio país como ciudadanos de tercera. Hemos sufrido las incomprensiones y nos hemos dolido, porque los protestantes españoles, señor Director, también tenemos alma y sangre y carne y huesos, también somos personas, también nos dañan las injurias. Pero lo hemos soportado todo con civismo y corrección. Ahora que se está abriendo para nosotros un clima de tolerancia y comprensión, aparecen en la prensa artículos tendenciosos como este del padre Arias. Y esto nos duele.

    Estamos de acuerdo en que esa unión que el Concilio pretende es imposible; hay entre nosotros diferencias doctrinales imposibles de salvar. El catolicismo nos pide que volvamos al siglo XV; nosotros le pedimos que vuelva al siglo primero. Sería tonto pedir que sacerdotes y pastores de la nueva generación nos uniéramos para llevar a cabo un trabajo en común. Hemos de aceptar la realidad tal cual es. Sin embargo, podemos no estorbarnos en nuestro trabajo, que después de todo persigue un mismo fin. El padre Arias dice que el catolicismo “tiene fuerzas por sí mismo para conquistar con la luz clara de su maravillosa dignidad”. Pues bien, adelante. Eso es magnífico. Que no se oponga a la labor protestante hecha con limpieza y buenas intenciones. Que acepte nuestro reto. Que lance a la calle a sus ministros con la Biblia bajo el brazo y que instruyan al pueblo. Porque esa es nuestra arma, señor Director, la Biblia, y no los dólares americanos. Lo que nosotros buscamos es convertir el corazón del hombre a Dios. Y eso sólo puede hacerlo la Palabra de Cristo, el Espíritu de Cristo, Cristo mismo.

    Y nada más, señor Director. Muchas gracias por la acogida que pueda dispensar a esta carta. Muy afectuosamente suyo,

    Juan Antonio Monroy
    La Verdad, Tánger abril 1963



    Artículos anteriores de esta serie:
     1Carta al Nuncio del Vaticano (1962) 
     2Carta al Tte. Gral. E. Aranda (1962) 
     3Carta a Castiella, Ministro de Exterior 
     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Carta al director de Pueblo -1963
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.