PUBLICIDAD
 
miercoles, 4 de mayo de 2016   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Murmuradores querellosos

Las malas lenguas (II)

Judas, el hermano carnal de Cristo, habla de un tipo de personas perfectamente desunidas en todas las Iglesias. Las llama “murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas” (Judas 16).
ENFOQUE AUTOR Juan Antonio Monroy 24 DE AGOSTO DE 2007

¿Quiénes son estos tipos humanos? También están representados en Hechos 15:1: “Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos”.

Los murmuradores y querellosos de Judas son personas inadaptables. Han cumplido los requisitos que el Nuevo Testamento impone para la salvación y han entrado a pertenecer como miembros a la Iglesia local… Pero solamente Dios sabe si son realmente salvos. Muy pronto se manifiesta en ellos un espíritu de anarquía; son individualistas. Les cuesta horrores adaptarse a la vida congregacional. Encuentran faltas en todas las personas y en las cosas que hacen. Y acaban marchándose de la Iglesia.

Pero este tipo de gente no es de los que abandona la fe, no; dejan la congregación local y se van a otra, donde repiten la misma experiencia. Terminan recorriendo todas las congregaciones conocidas, de cualquier denominación y en cada lugar donde van hablan mal de las anteriores.

Como pretexto para sus múltiples traslados aducen razones doctrinales. ¡Que se fueron de las demás Iglesias por cuestiones doctrinales! Y como los judeanos de Hechos 15:1, donde van siembran la confusión y la duda doctrinal entre los cristianos sencillos, haciéndoles dudar de su propia salvación.

¡También estos son temibles! ¡Ay de las Iglesias donde entran!

Judas dice que son murmuradores, es decir que hablan mal de las personas en ausencia de éstas. Son también querellosos, según Judas. Querelloso es aquel que con suma facilidad se queja por todo, que nada le parece bien. Acusa a los ausentes sin el más mínimo respeto a la moral ni a la ética cristiana.

Son sembradores de discordias, incendiarios de contiendas entre hermanos de distintas congregaciones. “Andan según sus propios deseos” continúa Judas. ¡Y es claro! Es lo único que les satisface: hacer su voluntad, sin someterse a imperativos de la Palabra ni a disciplina de Iglesia. Son dioses para sí mismos y apelan a la voluntad de Dios con facilidad escalofriante. Nadie conoce la Biblia mejor que ellos –dicen- y ninguna Iglesia es lo suficientemente perfecta para quedarse en ella y trabajar en unión de los demás hermanos.

“Cuya boca habla cosas infladas” , prosigue Judas. ¡Esta es otra! No callan. Murmuran disparando perdigones de muerte. Y como que lo hacen con tanta unción, con una tan grande apariencia de verdad, acaban convenciendo a los ingenuos. Para cuando les ven el rabo el lobo ha huido ya a otra madriguera; se ha refugiado en otra congregación, dejando en la anterior un ambiente contaminado. Todos respiran de satisfacción cuando se marcha, pero algo se ha roto ya en aquella Iglesia. Su atmósfera espiritual ha sido criminalmente viciada por el murmurador de turno.

Esta gente, además, es aduladora. Judas dice que andan “adulando a las personas para sacar provecho”. Y es cierto que lo hacen.

Empiezan adulando a los dirigentes de la Iglesia, hablándoles en contra de los que dirigían la última congregación donde estuvieron. Adulan a los miembros más significados. Y no lo hacen con la intención de sacar provecho material –no siempre- sino más bien para ganar prestigio, para que se les confíen responsabilidades, para que se les den cargos en la Iglesia. Es todo cuanto les importa.

He conocido y conozco y los tengo por buenos amigos y excelentes hermanos a personas que se han cambiado de congregación por razones de distancia o por deseo de crecer doctrinal y espiritualmente en otra Iglesia. Estos se acoplan perfectamente en la nueva congregación, trabajan y son una auténtica bendición entre los hermanos.

Pero conozco también de los otros; de esos murmuradores, querellosos, incendiarios e inflamadores de quienes habla Judas. Gente que va de una Iglesia a otra quejándose de todo, criticándolo todo, haciendo mucho daño a las personas de fe sencilla. Estos pueden decir de sí lo que dijo de él mismo Don Juan Tenorio: “En todas partes dejé / memoria amarga de mí!”

¡Triste memoria!


Artículos anteriores de esta serie “Las malas lenguas”:
1 Poder destructor de la lengua

 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Murmuradores querellosos
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS
 
L. Carballosa: Santiago, fe en acción

Entrevista a Luis Carballosa conocido conferenciante, escritor y teólogo analizando su libro "Santiago, una fe en acción" recientemente actualizado.

 
Abuso espiritual, desafío para la iglesia actual

Marcos Zapata explica la problemática del abuso en contextos religiosos, en base a la Guía Pastoral de prevención del Abuso Espiritual que acaba de publicar la Alianza Evangélica Española.  

 
10.000 niños perdidos: #BuscameEuropa

Loida Muñoz explica la campaña que desde A21 llevan a cabo para concienciar sobre la desaparición de niños, muchos de ellos cayendo en manos de mafias de trata.

 
‘La escalera de Jacob’ en el gueto de Varsovia (C. Vidal)

Entrevista al escritor César Vidal sobre su última novela, un canto a la luz en la oscuridad del gueto de Varsovia. Su título alude al relato bíblico del prófugo Jacob tras perderlo todo, y un sueño que le sobrecoge.

 
Cómo tratar la fibromialgia: Dra. Capa

Entrevista a la Dra. Francisca Capa sobre cómo tratar y prevenir la fibromialgia, y su relación con la celiaquía y el síndrome de fatiga crónica.

 
FOTOS
 
Bruselas, el día después

Otra ciudad en Europa golpeada por el terrorismo que busca en la unión su esperanza. Fotos de Joëlle Philippe.

 
#ComparteJesus en Semana Santa

Imágenes con versículos para compartir esta Semana Santa, en español y en inglés.

 
Idea 2016, en fotos

El encuentro de la Alianza Evangélica Española se celebró del 19 al 21 de febrero, en Sevilla. Fotos de Juan Pablo Serrano.

 
VÍDEOS
 
“Rompamos con la religiosidad”

Debemos dejar de enfatizar las formas para poner el acento en el fondo y abrir más la mente, opina el pastor Rubén Sánchez.

 
¿Cómo abrir las puertas de mi iglesia a los refugiados?

¿Hay que ser un experto para conectar con los refugiados que viven en tu ciudad? ¿Qué pasos sencillos se pueden dar? Robert Strong (OM Holanda) explica cómo su iglesia empezó a ofrecer café y juegos de mesa. 

 
3MJ #18: El mejor maestro de la historia

Jesús no sólo enseñaba para convencer, sino para dar vida. Mostró que se preocupaba por cada persona en particular.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.