PUBLICIDAD
 
sábado, 7 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    2
     

    Yo soy yo y mi móvil

    Las relaciones, principios, pensamientos y conducta están modeladas por el móvil, capaz de gobernar a millones, quedando la identidad personal transformada de forma irrevocable.
    CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 30 DE ABRIL DE 2014

    Pasajeros del metro en Hong Kong.


    El gran pensador español José Ortega y Gasset (1883-1955) plasmó la síntesis de su pensamiento en aquella máxima que decía: "Yo soy yo y mis circunstancias", por la cual convertía a la personalidad individual en un compuesto de esencia (el yo) y agregado (las circunstancias), modificando lo segundo a lo primero y siendo determinante para su resultado final. Por "circunstancias" cabe entender múltiples factores, como herencia, educación, entorno familiar y social, momento histórico, etc., lo cual no es obstáculo para que el yo pueda a su vez actuar y hasta superar tales condicionantes. Esta era la brillante proposición filosófica que hiciera aquel gran intelectual sobre la existencia humana.

    Pero en la década de los sesenta un humorista gráfico español, no recuerdo bien si era Chumy Chúmez, alteró irónicamente la frase de Ortega para convertirla en la siguiente: "Yo soy yo y mi coche". El dibujante representaba en la viñeta a un ciudadano de a pie con su coche al lado, parafraseando a Ortega con la mencionada máxima. El chiste pretendía reflejar el estado de cosas al que habíamos llegado en España, cuando el desarrollo económico estaba levantando el vuelo y, por fin, hasta el obrero podía aspirar al bien de consumo por excelencia: El coche. El sueño de ser dueño de tal objeto estaba ahora al alcance de la mano, no sin esfuerzo y muchas horas extras, elevando el nivel de su poseedor a un estrato diferente. La existencia, pues, pendía ahora del coche, que proporcionaba relevancia y le hacía sentir a uno importante, al haber alcanzado lo que hasta hacía poco era privilegio de una minoría.

    Claro que el coche de "Yo soy yo y mi coche" no era nada del otro mundo. Se trataba de un simple Seat 600, un pequeño utilitario, del que ahora nos preguntaríamos cómo era posible llegar al pueblo o la playa, con toda la familia metida en aquel minúsculo vehículo sin aire acondicionado y otras ventajas que ahora tenemos. Pero la fuerza que tenía, y tiene, la apariencia social hacía impensable que el vecino pudiera tener semejante maravilla y nosotros carecer de ella. Sí; era inconcebible la existencia sin el sueño del coche. Era lo que daba prestancia y categoría social. Tras dos décadas de hambre y escasez, tras la guerra civil, por fin el cielo del consumismo se abría en España para el hombre de a pie.

    Durante décadas el coche, en su evolución ascendente, siguió siendo símbolo de desarrollo y progreso, constituyéndose además en indicador del momento económico por el que pasaba una nación. Pero he aquí que los tiempos están cambiando, como en la canción de Bob Dylan, y su relevancia ha pasado a un segundo plano, al quedar desplazada por la de un artilugio que cabe en la palma de la mano: El móvil.

    Las nuevas tecnologías ahora lo son todo, de modo que muchos podrían decir: "Yo soy yo y mi móvil". Las posibilidades y capacidades que abre ante nosotros el pequeño artefacto son tales que todo un universo está a nuestra disposición, simplemente con un suave movimiento de nuestro dedo índice sobre la pantalla táctil. ¡Ah! Qué lejos queda aquello del "Yo soy yo y mi coche", del humorista español, comparado con lo del "Yo soy yo y mi móvil" actual. Y no digamos ya con respecto a la sentencia de Ortega, abstrusa y filosófica a más no poder, a menos que las "circunstancias" orteguianas las reduzcamos al móvil.

    La existencia es imposible sin el móvil, especialmente para las nuevas generaciones, que nacen ya con un tic en el dedo índice moviéndose en pequeñas oscilaciones de derecha a izquierda. Las relaciones, principios, pensamientos y conducta están modeladas por el móvil, que se ha convertido en la más potente directriz capaz de gobernar a millones, quedando la identidad personal transformada de forma irrevocable.

    Hay un anuncio publicitario que últimamente se pasa por distintas cadenas televisivas españolas, en el que una pareja joven, abstraída en su móvil cada uno, de pronto se pregunta: ¿Qué tenemos en el frigorífico? Y aunque la respuesta sería nada, del frigorífico comienzan a salir distintos personajes portando cada uno un menú de lo más atrayente. ¿Cómo es posible que de donde no hay nada salgan tales recursos instantáneos? Por el móvil, que pone a nuestra disposición la comida que deseamos sin mover un dedo, o mejor dicho, moviendo el dedo por la pantalla táctil.

    Claro que el asunto puede ir a mayores, al quedarse corta la frase "Yo soy yo y mi móvil" y convertirse en "Yo soy mi móvil", con lo cual la persona es el móvil mismo o el móvil es la persona. Recuerdo una escena en el aeropuerto de Fráncfort el año pasado, cuando mientras esperaba la conexión con otro vuelo los componentes de una familia oriental estaban sentados delante de mí. No sé exactamente de qué nacionalidad eran, pero eso es irrelevante. Se trataba del padre, la madre y dos hijos. Pues bien, cada uno estaba absorto, pendiente de su utensilio, sumido en su particular mundo, sin mediar palabra ni mirada con los demás. La escena era digna de una foto, pues plasmaba perfectamente el estado de cosas al que la tecnología nos puede llevar, al convertirse en el eje sobre el que gravita nuestra existencia, pasando por alto todo lo demás, incluida a la familia. Si había un nexo común en esa familia oriental era la tecnología, que a su vez era lo que los desunía y los convertía en extraños, de modo que de familia sólo quedaba el lazo consanguíneo y poco más.

    El problema no es el móvil, como no lo era el coche, sino la inclinación que tenemos para convertir lo accesorio en esencial y lo esencial en accesorio, hasta el punto de idolatrar lo que es simple realidad virtual. Pero el resultado de ello es que nos hacemos gemelos con aquello ante lo que nos postramos, como bien dice el antiguo texto: 'Semejantes a ellos [los ídolos] son los que los hacen y todos los que en ellos confían.'i
    i Salmo 135:18

     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Sergio de Lis
    01/05/2014
    19:56 h
    2
     
    La actitud que muestra un usuario de un móvil... más bien, de un smartphone, es la misma de alguien seducido por algo ajeno a él, que lo posee. Los expertos lo dirán -o lo habrán dicho ya-, pero es el mismo efecto que produce una droga: son móviladictos. Con lo que, si ya se decía que el español no escucha, podemos elevar al cubo ese desinterés, y enfatizar la situación de mayor soledad de esta sociedad. Es triste... especialmente, en un cristiano.
     

    Pablo M.
    01/05/2014
    19:56 h
    1
     
    ¡Muy buen artículo, Wenceslao!. Parafraseando toda la frase de Ortega y Gasset, 'Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo»' podríamos hacer lo siguiente 'Yo soy yo y mi móvil, y si no me salvo de él no me salvo yo'. ¡Adelante!
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Yo soy yo y mi móvil
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

    Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.