PUBLICIDAD
 
miercoles, 26 de noviembre de 2014   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
7
 

La plomada del albañil

Es uno de los artefactos más rudimentarios que se puedan imaginar, pero durante milenios ha servido como herramienta imprescindible para los que han trabajado en la construcción.
CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 30 DE JUNIO DE 2011

Su composición no puede ser más sencilla, consistiendo de un hilo en uno de cuyos extremos está suspendida una pieza de plomo, por lo que al sujetar verticalmente el hilo, el plomo lo estirará e indefectiblemente marcará la verticalidad de manera exacta. De esa forma la plomada se convierte en norma objetiva e irrefutable para conocer el estado de una pared ya construida, o también para construir una nueva con garantía de rectitud.

Aquí no vale guiarse por el ojo del constructor, por muy aguzado que lo tenga ni tampoco por su experiencia, por mucha que haya adquirido, ya que ni el ojo ni la experiencia tienen la precisión que posee la plomada. De hecho, posiblemente la razón por la que algunas de las paredes y vigas de nuestras casas presentan en ocasiones unas formas un tanto caprichosas se deba precisamente a que quien las hizo confió en sí mismo, en lugar de usar la plomada. Es decir, mientras que el propio criterio representa lo subjetivo y por tanto lo que es fácilmente engañoso, la plomada representa lo objetivo y por tanto lo que es verdadero.

De esta forma, resulta que el criterio de lo recto no reside en el constructor sino en algo que está fuera de él, como es la plomada.La plomada se convierte en el juez inapelable sobre el verdadero estado de una construcción. El pronunciamiento del constructor o de cualquier otro agente sobre la edificación no pasa de ser una mera opinión, pero el veredicto de la plomada es vinculante y definitivo.

La plomada mantiene humilde al constructor, porque significa que depende de ella para la consecución de su trabajo y para que éste esté bien hecho. Eso quiere decir, por tanto, que el constructor tiene limitaciones y no puede por sí solo bastarse para realizarlo. Necesita de ella, no siendo algo optativo sino imprescindible. Cualquier albañil inteligente, lejos de estimarla como algo incómodo, la valorará como un instrumento precioso para su trabajo.

Pero la plomada se puede construir en un instrumento odioso, especialmente cuando la autosuficiencia del constructor queda en evidencia, por la línea implacable que muestra a ojos vista las deficiencias de lo que parecía recto en un examen superficial.

En muchas maneras la existencia humana se puede asemejar a una construcción, que consiste en la edificación, primero bajo la guía y supervisión de los padres y luego bajo la propia autonomía, de un proyecto de vida. Pero no solo en el aspecto individual es válido el símil de la construcción, sino que también lo es en el aspecto colectivo.

Por ejemplo, una iglesia local es también un proyecto de edificación e igualmente lo es una nación. Pero de la misma manera que sucede con el albañil, así ocurre con nosotros en esos proyectos, individuales y colectivos, de los que formamos parte. Necesitamos algo más que nuestra propia sabiduría para llevarlos a cabo con garantía de éxito. Necesitamos de una plomada que nos marque lo que es recto.

Me temo que muchos de los fracasos individuales y colectivos, que tanto abundan en nuestros días, se deban precisamente al fatal error de pensar que no necesitamos plomada, pues nosotros sabemos bien cómo hay que hacer las cosas. Y así llegamos a contemplar en nuestros días proyectos sociales y políticos, nacionales y supra-nacionales, que presentan graves deficiencias en su construcción, porque sus diseñadores y realizadores usaron criterios propios para llevarlos a cabo. El fracaso básico del humanismo radica precisamente en su pretensión de que el ser humano no necesita de ninguna plomada externa, porque tiene una interna que le basta para hacer su trabajo.

También me temo que muchos de los estrepitosos fracasos morales y espirituales que se perciben en tantos cristianos se deban también a que, olvidando la necesidad de depender de una plomada externa, se han confiado en sí mismos,dejándose envolver por la atmósfera que nos rodea, hasta el punto de imaginar que por sí solos pueden construir algo auténtico.

Hay una plomada fiel que marca la rectitud y por tanto manifiesta inmediatamente lo que no se ajusta a lo que es derecho. Esa plomada es la Palabra de Dios. Una plomada amada y odiada. Amada por aquellos que saben que por sí mismos solo podrán levantar algo torcido, pero que gracias a ella podrán edificar algo recto y justo. Odiada por quienes, considerándose sabios en su propia opinión, quedan en evidencia al ser expuestos sus malos resultados por la línea que todo lo juzga.

Llega un momento en el que Dios tiende su plomada en nuestras vidas individuales, también en nuestros proyectos matrimoniales y familiares, igualmente en nuestros esquemas eclesiásticos, así como en nuestras construcciones nacionales y supra-nacionales y todo lo que no se ajusta a esa línea es desechado.Por eso hay que derribar muchas cosas. Muchas paredes mal construidas, muchos tabiques torcidos y muchos edificios ladeados.
 

 


6
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Donaida B.H
06/06/2013
00:22 h
6
 
Amós 7:7 Me enseñó así: He aquí el Señor estaba sobre un muro hecho a plomo, y en su mano una plomada de albañil. 7:8 Jehová entonces me dijo: ¿Qué ves, Amós? Y dije: Una plomada de albañil. Y el Señor dijo: He aquí, yo pongo plomada de albañil en medio de mi pueblo Israel; no lo toleraré más.
 

Georgina
06/07/2011
14:55 h
3
 
Tanta enseñanza en un elemento tan sencillo... y tanta sabiduría en tan pocas palabras...
 

josema
03/07/2011
20:39 h
2
 
me gustaaaaa!!
 

Mónica Landini
01/07/2011
22:32 h
1
 
Cuánto me ha bendecido este artículo. ¡Lleno de sabiduría de lo Alto! Gracias.
 

Jesús
09/03/2012
23:23 h
5
 
Me parece que las enseñanzas grandes del mundo vienen en las cosas pequeñas, la plomada no es la excepción.
 

Ángel
23/02/2012
00:36 h
4
 
QUISIERA SABER QUIEN LO INVENTO, SERIA UN HOMBRE COMO MUGAS GANAS DE ESPERIMENTAR, SALUDOS
 



 
 
ESTAS EN: - - - La plomada del albañil
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS
 
Luchar contra la trata - Carol Sánchez

“Casa Refugio” es un hogar preparado para acoger, restaurar y dar esperanza a víctimas de la trata y esclavitud sexual.

 
Violencia contra la mujer, con Asun Quintana

“No podemos escondernos ante esta situación. Desde las iglesias evangélicas tenemos mucho que hacer”, opina la Consejera de la Mujer del CEM.

 
Godly Play, aprender de Dios jugando

Un método para presentar de manera imaginativa las historias de la Biblia a niños... y también a mayores. Lo explica David Pritchard en esta entrevista.

 
Iglesia y Sola Escritura -J. Llenas

Sola Escritura y la Iglesia Reformada siempre en Reforma, una reevaluación continua de fe y doctrina a la luz de la Palabra, a veces con grandes tensiones. ¿Cómo se vive hoy en día?

 
FOTOS
 
Daniel Calveti en concierto

Fotografias del concierto de Daniel Calveti, Anna Cano y Julia en la Iglesia Pasión por Cristo, realizadas por César Iglesias.

 
Día de la Reforma en Madrid

Culto unido en Madrid para conmemorar el inicio de la Reforma protestante, hace 498 años. Fotos de Manuel García Lafuente.

 
VÍDEOS
 
Escúchame

¿Qué se esconde detrás de la prostitución? Un cortometraje de Mabel Lozano.

 
¿Qué es el Movimiento Lausana?

Un vídeo (en inglés) que explica brevemente la visión del Movimiento Lausana (Lausanne Movement). 

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.