PUBLICIDAD
 
lunes, 18 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    Tres clases de sabios: ayer, hoy y siempre

    El relato de los magos en el evangelio de Mateo(1) nos proporciona una buena ocasión para diferenciar entre tres tipos de sabiduría. Pero antes de nada, es preciso dejar claro que en la pesquisa que aquellos hombres (los magos) hacen, se encuentra resumido el evangelio, o al menos una parte del mismo.
    CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 01 DE ENERO DE 2010

    En efecto, ellos preguntan por alguien que es:

      Rey de los judíos. No se trata de un rey cualquiera de cualquier nación, sino de uno perteneciente a un linaje especial. Esa singularidad radica en que desde la antigüedad había oráculos específicos sobre este personaje, descendiente de David. En él concurrían las grandiosas promesas que los profetas habían anunciado, sobre un Rey y un reino diferentes.
    1. Que ha nacido. Lo que significa que se trata de un ser humano, de carne y hueso, tal como uno de nosotros.

    2. Su estrella hemos visto. Esto denota su carácter celestial, con lo cual estamos ante alguien que es más que hombre, porque tiene un origen divino y una naturaleza divina.

    3. Venimos a adorarle. Ellos no lo buscan para especular, ni para debatir, ni siquiera para contemplarlo. Lo buscan para adorarlo; ahora bien, la adoración es el acto más íntimo y profundo, de entrega absoluta, que la criatura pueda hacer hacia su Creador o que el redimido pueda hacer hacia su Redentor. Es el reconocimiento y la única respuesta lógica, hacia quien es todo y a quien todo debemos.
    He aquí la buena noticia resumida: Un Rey nacido, que es hombre y Dios a la vez, a quien es preciso adorar.

    Ahora bien, ante este magnífico acontecimiento se va a poner en evidencia que hay tres clases de sabios, de acuerdo a la actitud que manifiestan ante dicho acontecimiento.
    1. Los sabios en su propia opinión.

    2. Que están personificados en Herodes. Este hombre había conseguido en su vida grandes logros, a base de su propia fuerza, astucia y hábil manejo de las relaciones políticas con los poderosos de su tiempo. El fin de su existencia estaba meridianamente claro: Afianzarse en el trono y perdurar en el mismo, capeando los cambiantes vientos que soplaban en un sentido y en otro. Herodes es el hombre que se considera a sí mismo artífice de su destino, dueño y señor de su vida, para lo cual se moverá según cálculos interesados, que obedecen al mencionado fin.

      Los sabios en su propia opinión pueden ser personas religiosas, tal como lo fue él, quien agrandó y embelleció el templo de Jerusalén, como nadie lo había hecho. Sin embargo, esa religiosidad en realidad no es más que un medio para conseguir sus fines personales. En efecto, Herodes, sabedor de que los judíos no lo querían en el trono, porque era idumeo y por tanto usurpador de algo que no le pertenecía, quiso congraciarse con ellos y ganarse su favor, acometiendo la empresa ya mencionada. He aquí, pues, a una persona que usa las cosas de Dios para su provecho personal.

      Los sabios en su propia opinión pueden ser personas que son catalogadas por los demás como grandes o importantes, tal como Herodes, que ha pasado a la Historia con el calificativo de ´el Grande´. Pero el juicio que nos deja el evangelio de Mateo no puede ser más categórico, ya que nos lo presenta como taimado, miserable y cruel. En otras palabras, mezquino y alejado de la verdadera grandeza.

      Para los sabios en su propia opinión la buena noticia del nacimiento del Rey es una mala noticia y una amenaza, porque supone el toque de trompeta terminal de sus falsas pretensiones, de ser señores de su destino. Por eso reaccionan rechazando a ese Rey.

    3. Los sabios teóricos.

    4. Que están reflejados en los escribas. Son los que tienen los datos y la información necesaria sobre el Rey que ha nacido. Son privilegiados, porque tienen un medio a su alcance (la Sagrada Escritura) que les proporciona el conocimiento necesario para saber dónde encontrarlo. Es una gran ventaja que no está al alcance de todos. Sin embargo, esa sabiduría es solo teórica, ya que no la ponen en práctica. No hacen nada con el conocimiento intelectual que tienen; no se lo aplican a sí mismos y no lo llevan a cabo hasta sus últimas consecuencias. Se contentan con ser detentadores de una información que almacenan en su cerebro, pero que nunca desciende a su corazón.

      Los sabios teóricos tienen el conocimiento histórico sobre el Rey, pero no el conocimiento personal. Es un conocimiento pasivo, no activo. El Rey ha nacido, pero ellos nunca se tomarán la molestia de ir a su encuentro, de manera que su privilegio se convierte en una grave acusación contra ellos mismos, al no hacer el uso debido de la ventaja que tienen.

    5. Los sabios obedientes.

    6. Que están representados por los magos. En realidad, éstos son los verdaderos sabios, porque no descansan en sus propias elucubraciones, sino en la revelación que han recibido, aplicándose diligentemente a la búsqueda de aquel que les ha sido anunciado, poniéndose en marcha y no escatimando medios con tal de hallarlo. Indagan, se arriesgan (al presentarse ante quien odia al Rey), buscan, recorren largo trecho… para finalmente encontrar y adorar.

      Los sabios obedientes no confunden el medio (la estrella) con el fin (el Rey). La estrella no es lo que hay que adorar (aunque probablemente eso es lo que se hacía en la cultura de la que ellos procedían), sino que es al Rey nacido a quien hay que adorar. Una cosa es el medio y otra el fin.

      Los sabios obedientes adoran, mirando con los ojos espirituales de la fe. En efecto, el Rey ha nacido en una pequeña aldea y cuando llegan al lugar, nada indica a sus sentidos físicos que alguien extraordinario esté delante de sus ojos físicos. Simplemente un niño. Como cualquier otro. Pero el ojo del espíritu discierne lo que el ojo físico no ve. Y allí se postran, cumpliendo el propósito de sus vidas.
    Dios rechaza las pretensiones de los que son sabios en su propia opinión. La mera sabiduría teórica se queda corta, sin conocer al Rey. Sólo los que obedecen y son humildes lo encuentran. Así fue ayer, así es hoy y así será siempre.


    1) Mateo 2:1-12
     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Tres clases de sabios: ayer, hoy y siempre
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.