PUBLICIDAD
 
jueves, 11 de febrero de 2016   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • YouTube
  • Rss
 

 
PUBLICIDAD
 
 



 

Juan y los piratas

Cuando Dante (1265-1321) escribió la Divina Comedia y describió los tormentos de los condenados al infierno, se le olvidó mencionar uno que a mi juicio sería digno de ser considerado entre los sufrimientos más refinados. Al lado de las fangosas aguas de la laguna Estigia, donde están sumergidos los iracundos, o de las tumbas ardientes, donde están sepultados los herejes, o de la lluvia de fuego, descargada sobre los blasfemos, o del foso de sangre hirviendo, donde aúllan los tiranos, tamb
CLAVES AUTOR Wenceslao Calvo 04 DE DICIEMBRE DE 2009

Sí, la mala burocracia es esa montaña de papeles fríos e impersonales, tal vez perdidos en algún despacho o en algún cajón, o peor, en manos de funcionarios desinteresados que nunca podrán percibir que detrás de esos papeles hay personas de carne y hueso, esperando, anhelando, una resolución a la solicitud, tal vez dramática, planteada.

¡Ah! De haber vivido Dante en nuestros días no lo hubiera dudado ni un segundo y en alguno de sus círculos infernales hubiera incluido un recinto dedicado a pormenorizar el sufrimiento inaudito que la burocracia de la mala voluntad y la desidia pueden producir. Seguramente al cargo de ese recinto habría puesto a algunos demonios informatizados, porque la tecnología no ha conseguido eliminar la mala burocracia. Aunque los bytes viajan en los chips electrónicos a la velocidad de la luz, la lentitud de las resoluciones es desesperante, porque depende de un órgano que no es electrónico: la voluntad, la mala voluntad.

Estoy firmemente convencido de que en el auténtico infierno, con permiso de Dante, hay un recinto con demonios-burócratas entrenados especialmente para torturar eternamente a los condenados. Una buena razón para evitar, por todos los medios, ir allá.

Y entre los grandes motivos por los que anhelo el cielo y que venga el Reino de Dios es que allí no habrá burocracia. No ya mala burocracia, sino ni siquiera burocracia en sí. Si entre los tormentos de los condenados estará rellenar indefinidamente formularios que nunca tendrán respuesta, en un deambular interminable de ventanilla en ventanilla, con funcionarios mareándote, entre los consuelos de los bienaventurados estará el saber que nadie, nunca, les pedirá ningún papel para demostrar nada. El único papel que allí habrá será el del libro de la vida, donde están registrados sus nombres, acreditando su derecho, por la muerte expiatoria del Cordero de Dios, para estar allí. ¡Qué felicidad! ¡Qué éxtasis! ¿Cómo no anhelar las cosas de arriba, sabiendo que allí no habrá burocracia?

El caso es que conozco a un inmigrante, al que llamaré Juan, que vino hace unos años a España para trabajar y poder mandar algo de dinero a su familia en su país. Pero mientras estaba aquí se le presentó una grave enfermedad, que lo dejó incapacitado para trabajar. Durante unos meses vivió del paro, hasta que éste se acabó. Pero un poco antes de que se le acabara acudió a un centro de servicios sociales, para solicitar ayuda. Allí le dijeron que mientras estuviera cobrando no podía solicitarla.

Aunque la lógica natural nos dice que la solicitud debiera presentarse antes de quedarse sin recursos, la lógica de la burocracia dice que sólo una vez que se está sin recursos es cuando hay que hacerlo. Pero entonces ¿de qué come Juan, hasta que salga la resolución? Pero como hay que pasar por el aro, una vez que Juan se quedó sin nada acudió otra vez al centro de servicios sociales. Entonces le presentaron un montón de papeles a cumplimentar para demostrar su incapacidad física, su situación laboral y su falta recursos. Tendría que recorrer diversas oficinas gubernamentales y bancarias que certificaran todas esas cosas.

Una vez conseguidos todos los documentos, Juan, se presentó de nuevo en servicios sociales, imaginando que ya estaba todo resuelto. Pero en realidad se encontraba no al final, sino al principio de su singladura, pues a partir de ese momento es cuando se formalizaba su solicitud de ayuda, la cual podía demorarse, le dijeron, hasta tres meses. En una declaración jurada se le preguntaba con cuántos ingresos mensuales contaba. Cuando fue a poner cero, se le advirtió que no podía poner esa cantidad. La verdad descarnada es que Juan recibía cero euros en ingresos, pero los burócratas no admitían que se pusiera eso en el papel. Así que tuvo que fingir que tenía ingresos, para poder recibir una ayuda por no tener ingresos.

Meses después Juan era citado. ¡Qué alegría! Seguramente se trataba de la concesión de la ayuda. Pero, oh desilusión, la cita era para que volviera a presentar el extracto bancario de los últimos tres meses. Tal vez, imaginaron, le podía haber tocado la lotería en el intervalo y se había hecho millonario, o tal vez podía haber recibido una herencia de algún tío en América. Lo cierto es que este nuevo papel ponía en marcha, otra vez, la maquinaria voraz de la burocracia, con toda la demora de tiempo que eso conlleva.

Juan comenzó su proceso de solicitud de ayuda en marzo de 2009; a estas alturas, diciembre de 2009, todavía está esperando respuesta de servicios sociales.

Mientras tanto, unos piratas en el Océano Índico han conseguido unos millones de euros haciéndole chantaje al gobierno español, que, temeroso de que el asunto le pasara una factura política excesiva y hasta acabara socavando sus ya maltrechos cimientos, se ha rendido ante estos delincuentes, cediendo a todas sus exigencias. ¡Qué cosas! El pobre Juan, incapaz de matar una mosca, espera y espera lo que nunca llega, ya que su caso no hará tambalearse a ningún gobierno; los piratas, con metralletas y granadas, han conseguido su propósito. Juan es un caso clamoroso de la derrota de la necesidad apremiante; los piratas un ejemplo escandaloso del triunfo de la extorsión. El primero sigue con las manos vacías; los segundos están con las manos llenas. Tal vez Juan debiera cambiar de táctica: ponerse un parche en el ojo, enarbolar un trapo negro con una calavera y, con una pistola de juguete que simule ser verdadera, irrumpir en las oficinas de servicios sociales, tomando a alguien como rehén. Es posible que entonces le hagan caso. ¡Qué triste!
 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Juan y los piratas
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS
 
Refugiados, desde Catania

El periodista Joel Forster nos cuenta ideas, estrategias y experiencias en la atención a refugiados que se están compartiendo en la conferencia de Refugee Highway Partnership que se celebra en Italia.

 
JA Monroy en clave personal

Entrevista a Juan Antonio Monroy sobre sus experiencias en los medios de comunicación, opinión de líderes evangélicos, encuentros con Fidel Castro y Gabriel Gª Márquez, cómo ve a la iglesia actual...

 
La oscuridad humana en ‘Spotlight’

José de Segovia analiza los temas que surgen de una película basada en el trabajo periodístico que sacó a la luz el escándalo de abusos sexuales a menores en la diócesis católica de Boston.

 
JA Monroy, Evangelio y cultura en los medios

Entrevista a Juan Antonio Monroy, uno de los grandes comunicadores protestantes contemporáneos, sobre su experiencia en la lucha por la libertad religiosa en España y su labor en los medios de comunicación

 
La persecución a cristianos aumenta

Ted Blake explica la situación de los cristianos perseguidos en el mundo, tras la publicación de la Lista Mundial de la Persecución de 2016 de Puertas Abiertas.

 
FOTOS
 
Así afectamos al planeta Tierra

Siete fotos aéreas que muestran la explotación de recursos, la desertización y otros efectos provocados por la acción humana en el medio ambiente.

 
Día Europeo Contra la Trata

Miles de personas salieron a las calles para manifestar su repulsa a la trata y a la esclavitud sexual que sufren miles de mujeres.

 
70 años del fin de la barbarie nazi

Millones de personas, la mayoría judíos, murieron en los campos de trabajo y exterminio. Pasó hace sólo 70 años en una Europa que no debe olvidar.

 
VÍDEOS
 
“Donde hay más oscuridad, podemos ser luz”

El DJ y productor musical Marcos Cruz anima a los cristianos a publicar el mensaje de salvación aún en los sitios donde hay mayor maldad.

 
3MJ #7: Todo comenzó en una boda

Jesús transforma el agua en vino: así comienza una fiesta sin igual, la de una vida llena de alegría.

 
‘Sobre la lava’, Sal150

Una canción sobre los momentos difíciles de la vida y la capacidad de transformarlos en piedras preciosas en el inconfundible estilo del grupo tarraconense.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.