Eutanasia (V)

En la última entrega señalaba los motivos por los que la sociedad alemana, con los matices que se desee, aceptó decisiones tomadas por el nacional-socialismo que afectaban a principios morales indiscutibles en terrenos como el de la legalización de la eutanasia. La pregunta que se impone, sin embargo, es por qué esa reacción generalizada no encontró una respuesta más firme y rápida por parte de las distintas confesiones religiosas."/> Eutanasia (V)

En la última entrega señalaba los motivos por los que la sociedad alemana, con los matices que se desee, aceptó decisiones tomadas por el nacional-socialismo que afectaban a principios morales indiscutibles en terrenos como el de la legalización de la eutanasia. La pregunta que se impone, sin embargo, es por qué esa reacción generalizada no encontró una respuesta más firme y rápida por parte de las distintas confesiones religiosas."/> Eutanasia (V)

En la última entrega señalaba los motivos por los que la sociedad alemana, con los matices que se desee, aceptó decisiones tomadas por el nacional-socialismo que afectaban a principios morales indiscutibles en terrenos como el de la legalización de la eutanasia. La pregunta que se impone, sin embargo, es por qué esa reacción generalizada no encontró una respuesta más firme y rápida por parte de las distintas confesiones religiosas."/> Eutanasia (V)

En la última entrega señalaba los motivos por los que la sociedad alemana, con los matices que se desee, aceptó decisiones tomadas por el nacional-socialismo que afectaban a principios morales indiscutibles en terrenos como el de la legalización de la eutanasia. La pregunta que se impone, sin embargo, es por qué esa reacción generalizada no encontró una respuesta más firme y rápida por parte de las distintas confesiones religiosas."/>
PUBLICIDAD
 
domingo, 26 de octubre de 2014   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Eutanasia: respuesta débil de las Iglesias

Eutanasia (V)

En la última entrega señalaba los motivos por los que la sociedad alemana, con los matices que se desee, aceptó decisiones tomadas por el nacional-socialismo que afectaban a principios morales indiscutibles en terrenos como el de la legalización de la eutanasia. La pregunta que se impone, sin embargo, es por qué esa reacción generalizada no encontró una respuesta más firme y rápida por parte de las distintas confesiones religiosas.
LA VOZ AUTOR César Vidal Manzanares 23 DE MAYO DE 2008

En el caso de la iglesia católica, la causa está enraizada con su propia naturaleza jerárquica. Cuando Hitler y Pío XII suscribieron el Concordato, ambas partes creyeron obtener lo que deseaban aunque lo que deseaban era diametralmente opuesto. Para Pío XII, un papa esencialmente diplomático, se trataba de garantizar los derechos religiosos de los católicos en un régimen que consideraba muy similar al fascismo italiano de Mussolini.

Para Hitler, la finalidad era conseguir una capa de respetabilidad y, en no menor medida, controlar las reacciones de la iglesia católica. La realidad es que Pío XII tuvo que descubrir con amargura que la distancia entre Hitler y Mussolini no era pequeña y que no era lo mismo firmar los acuerdos de Letrán con el dictador italiano que el concordato con el cabo austriaco.

Las violaciones del concordato por parte de las autoridades nacional-socialistas se produjeron prácticamente desde el principio, pero la respuesta del Vaticano –como la de Francia o Gran Bretaña hasta septiembre de 1939– fue la del apaciguamiento. En otras palabras, se acabó aceptando que la otra parte no cumpliera con sus obligaciones al completo a cambio de que sí hiciera honor a otras.

Se trataba de una aplicación de la tesis del mal menor que, no puede ocultarse, en algunos terrenos tuvo nefastas consecuencias.

De aquel pacto, por supuesto, el gran beneficiado fue Hitler. Cuando su régimen era incipiente pudo gritar al mundo que hasta el papa se fiaba de él y además aprovechó el sentimiento jerárquico de los católicos para lanzar un mensaje: si el papa me ha aceptado, ¿por qué no lo vais a hacer vosotros que lo tenéis por el vicario de Cristo? y si él no lanza una denuncia pública ¿cómo os vais a atrever a hacerlo vosotros?.

Por supuesto, hubo miles de católicos que acabaron reaccionando, no pocas veces con riesgo indudable de sus vidas. Sin embargo, al fin y a la postre, se trató de casos aislados y no pocas veces tardíos.

En el caso de la iglesia evangélica alemana, la causa se halla, sin duda, en el debate sobre la Biblia que había tenido lugar a lo largo del siglo XIX.

El principio reformado de Sola Scriptura había comenzado a quebrarse teniendo como consecuencia que el hombre no se sometía a la Biblia como Palabra de Dios sino que la juzgaba como palabra de hombre.

Esa situación es actual –lamentablemente– en la iglesia católica de hoy y basta echar un vistazo a los teólogos de la liberación, a Schillebeck, a Hans Küng o, a enorme distancia académica, a Pagola para percatarse de ello, pero en los años veinte del siglo pasado era implanteable y el mal afectaba especialmente al protestantismo.

En la medida en que el ser humano podía decidir por si mismo qué parte de la Biblia era verdadera y qué parte podía ser rechazada por antigua o por ser hija de su tiempo, quedaba abierto el camino para cualquier aberración. Por supuesto, la Biblia puede defender la vida, pero el hombre moderno debe emanciparse de ese punto de vista arcaico y aceptar que “la ciencia” o “el progreso” le muestren que la eutanasia o el aborto son aceptables moralmente. Lo mismo podía afirmarse de las enseñanzas “científicas” sobre la raza o sobre la ascendencia supuestamente aria de Jesús, encarnizado enemigo de los judíos según el nacional-socialismo.

Al respecto, no deja de ser significativo que la resistencia frente a esas medidas –no sólo la eutanasia– procedió de gente que supo remontar las dos circunstancias señaladas.

En el caso de los católicos, aquellos que supieron ver por encima del orden jerárquico los principios morales a los que tenía que guardar fidelidad, la respuesta fue la resistencia, ya se tratara de laicos, sacerdotes e incluso, ocasionalmente, algún obispo como Galen. En el caso protestante, los que se aferraron a la Biblia de una manera conservadoramente reformada fueron los primeros en resistir. Ésa circunstancia explica, por ejemplo, que se crearan organismos como la Bikenende Kirche que carecieron de paralelo en el lado católico. A fin de cuentas, no es extraño que Hitler denominara su “prisionero particular” al pastor Martín Niehmoller que predicaba en su parroquia: “Seguid al rabí judío Jesús de Nazaret” o que se ejecutara unos días antes de la guerra a Dietrich Bonhoeffer, uno de los teólogos más relevantes del siglo XX, que mantenía posiciones sobre la Biblia que hoy muchos tacharían indignados de “fundamentalistas”.

Es muy triste decirlo, pero no es justo ni sensato pasarlo por alto: si los miembros de las distintas confesiones europeas hubieran mantenido una actitud hacia los judíos como la que tuvieron los protestantes daneses, el Holocausto no hubiera tenido lugar y se habrían salvado millones de vidas.

No deben forzarse los paralelos históricos, pero es muy posible que a día de hoy, ante a determinados retos morales, y no sólo el de la eutanasia, quepa esperar que los que enfrentarán con ellos serán los católicos aferrados a ciertos principios independientemente de la postura ocasional de su jerarquía y los protestantes que crean que el ser humano debe someterse a la Biblia –y no a la inversa– y que ésta es tan de aplicación ahora como cuando Pablo escribió las epístolas.

A contrario sensu, cabe esperar cuál será la reacción de católicos y protestantes frente a la legalización de la eutanasia. A ella se resistirán los católicos que estén bien asentados en sus principios con independencia de la mayor o menor firmeza de la jerarquía, y los protestantes que consideren que la Biblia está por encima de la visión pasajera de los hombres.

Debe señalarse por otra parte que la cuestión de la eutanasia no desapareció con el aniquilamiento del nacional-socialismo alemán. Por el contrario, persistió y, como en el caso de los seguidores de Hitler, siguió presentándose como una forma de progreso.

Pero de eso me ocuparé en otra entrega.

Continuará


Artículos anteriores de esta serie:
1Eutanasia: el inicio del largo camino
2Eutanasia: la legalización
3La resistencia a la eutanasia masiva
4Eutanasia: pasividad del pueblo alemán
 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Eutanasia: respuesta débil de las Iglesias
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS
 
La falsa guerra de ciencia y fe

Una entrevista a Esteban Rodrigo, que aborda las grandes cuestiones que aparentemente enfrentan a ciencia y fe (o filosofía y religión). Realizada por Daniel Oval.

 
Corrupción en España - César Vidal

"Desde el exilio" en Miami, César Vidal trata la actualidad de la corrupción en España, sus raíces, y la necesidad de arrepentimiento. Una entrevista de P. Tarquis.

 
Hispanoamérica y la Reforma Protestante

Emilio Monjo nos cuenta cómo en el recién descubierto continente americano, al igual que en la península ibérica, hubo lugar para un evangelismo basado en las Escrituras, aún antes de la eclosión de los reformadores europeos.

 
Conectando jóvenes EnRed -Héctor Escobar

Héctor Escobar, líder de jóvenes de EnRed, es uno de los participantes y organizadores de este encuentro nacional de líderes de jóvenes que tendrá lugar en Ugena (Toledo), del 7 al 9 de noviembre. Una entrevista de Daniel Oval.

 
FOTOS
 
#WeAreN, orando por los perseguidos

El 11 de septiembre, un centenar de evangélicos participaron de la concentración de oración por los perseguidos en Siria e Irak. Fotos de Asun Quintana.

 
¿Hay solución! Madrid

Resumen en imágenes del acto central de ¿Hay Solución! en Madrid, celebrado el viernes 18 y sábado 19 de julio, en la explanada junto a la Plaza de Toros de Las Ventas. Fotos: César Iglesias.

 
VÍDEOS
 
Exponen N. Testamento euskera de la Reina protestante de Navarra

La Biblioteca de Navarra ha recibido en depósito la obra Iesus Christ Gure Iaunaren Testamentu Berria, traducción al euskera del Nuevo Testamento protestante realizada por J. Leizarraga por encargo de la reina Juana de Albret, publicada en 1571 en el bastión hugonote de La Rochelle.

 
Evan Craft: 'Diez mil razones'

Evan Craft, cantando 'Diez mil razones', una versión de '10.000 reasons' de Matt Redman.

 
'El significado del matrimonio', Tim Keller

Tim Keller y su esposa Kathy explican los motivos por los que han escrito 'El significado del matrimonio' (Andamio, 2013). 

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.