PUBLICIDAD
 
domingo, 5 de julio de 2015   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
8
 

Las fiestas judías

El contexto religioso de los Evangelios (XI)

Acostumbrado a las definiciones dogmáticas que caracterizan a las religiones que conoce, más o menos superficialmente, el hombre de nuestro tiempo difícilmente puede hacerse una idea de la enorme flexibilidad doctrinal que caracterizaba al judaísmo que antecedió la época de Jesús y que existió, al menos, hasta la destrucción del Templo en el año 70 d. de C. Salvo la creencia en un Dios único que se había
LA VOZ AUTOR César Vidal Manzanares 10 DE FEBRERO DE 2006

Hemos tratado ya las diferentes escuelas religiosas (o sectas) judías para examinar lo que tenían de distintivo y en qué medida se podían relacionar con el movimiento originado en Jesús de Nazaret. Así, tras haber comenzado por los escribas, fariseos y saduceos (que aparecen en las páginas del Nuevo Testamento) vimos a los esenios y la secta de Qumrán, para pasar luego a los zelotes.

Cuando uno concluye el examen de las sectas judías en la época de Jesús, no debería caer en el error de pensar que las mismas representaban a la mayoría de la población. De hecho, y si hemos de creer en el testimonio de las fuentes, las mismas no pasaban de ser minorías bien constituidas, cuyos miembros rara vez superaban algunos millares.

Igual que constituye un error de bulto identificar a los profesantes de una religión determinada con las opiniones de la escuela teológica de moda, no lo es menos el pensar que todos los judíos de la época de Jesús se hallaban encuadrados en algunos de los grupos someramente descritos en este capítulo. Si hemos de ser sinceros, tenemos que confesar que la inmensa mayoría quedaba fuera de los mismos. De mayor importancia incluso que las diferentes sectas que encontraban cabida en el seno del judaísmo del Segundo Templo fueron, sin duda, las instituciones religiosas.

LAS GRANDES INSTITUCIONES JUDÍAS
Sin duda las principales fueron el Templo de Jerusalén, el Sanhedrín y la sinagoga. Y (aunque no sea en sí una institución) trataremos por su valor e influencia en el pueblo judío el concepto de esperanza mesiánica.

Mientras que no todos los judíos pertenecían, como ya vimos, a una secta (posiblemente, lo contrario sería lo cierto), estas instituciones sí afectaban la vida de, prácticamente, todo Israel entendiendo como tal no sólo el que vivía en tierra palestina sino los más de dos tercios de sus hijos cuyo hogar material se encontraba fuera de la misma, en lo que, convencionalmente, recibía el nombre griego de "Diáspora" y los hebreos de "gola" y "galut".

Estas tres instituciones correrían una suerte diversa. El Templo, de importancia esencial en la época de Jesús, sería arrasado, como ya vimos, por las tropas romanas de Tito creando con ello un dilema espiritual a Israel. Desde el año 70 d. de C., y salvo un intento fallido del emperador Juliano el apóstata, no se ha pretendido ni realizado su reconstrucción.

El Sanhedrín, tal y como lo conoció Jesús, desaparecería momentáneamente tras la catástrofe del año 70 d. de C. Sólo la sinagoga permanecería para convertirse en foco no sólo de la vida religiosa sino también social de los judíos en los siglos siguientes.

Hemos incluido al final de este capítulo también un pequeño excursus sobre la esperanza mesiánica. La misma, obviamente, no era una institución pero casi tenía valor de tal entre los judíos. Con la excepción de los saduceos, puede decirse que todos creían en ella, aunque su creencia no era, ni lejanamente uniforme. A esta variedad, siquiera someramente, nos referiremos porque nos permitirá entender la visión concreta que del Mesías tuvieron Jesús y sus primeros discípulos.

EL TEMPLO Y LAS FIESTAS JUDÍAS
Seis eran las fiestas que los judíos celebraban de manera especial en la época de Jesús.

La primera del año era la de Purim (suertes) celebrada en torno a nuestro primero de marzo en conmemoración de la liberación de los judíos de manos de Hamán, según narra el libro bíblico de Esther. La segunda era la Pascua celebrada el 14 de Nisán (cerca de nuestro inicio de abril) en memoria de la liberación de los israelitas de la esclavitud de Egipto. Su importancia era tal que los romanos solían liberar un preso en esa fecha, de acuerdo a la voluntad del pueblo. A continuación de la Pascua, y en asociación con ella, tenía lugar la Fiesta de los Panes sin levadura durante siete días.

En tercer lugar, los judíos celebraban la festividad de Pentecostés que tenía lugar cincuenta días después de Pascua, cerca del final de mayo. Se conmemoraba en ella la entrega de la Ley a Moisés, así como la siega del grano del que se ofrecían en el Templo dos de los llamados "panes de agua".

A continuación nos encontramos con el Día de la Expiación que, en realidad, consistía más en un ayuno que en una fiesta. Era el único día, como ya vimos, en que el Sumo sacerdote podía entrar en el Santísimo para ofrecer incienso y rociar la sangre de los sacrificios. Tras realizar estos actos, se soltaba un macho cabrío al desierto que llevaba, simbólicamente, la culpa de la nación, y se sacaban fuera de la ciudad los restos de los animales sacrificados en holocaustos. Durante el día se ayunaba y oraba de manera especialmente solemne.

Cinco días después tenía lugar la fiesta de los Tabernáculos o Cabañas, cercana a nuestro primero de octubre. Se conmemoraba con ella la protección de Dios sobre Israel mientras vagó por el desierto a la salida de Egipto y servía asimismo para dar gracias a Dios por las bendiciones recibidas durante el año. Durante esta festividad, era costumbre que la gente viviera en cabañas improvisadas, y situadas a no más de una jornada de sábado de Jerusalén, en recuerdo de la experiencia pasada de Israel. Los dos actos religiosos principales eran el derramamiento de una libación de agua, realizada por un sacerdote usando una jarra de oro con agua del Estanque de Siloé, y la iluminación del Templo mediante cuatro enormes lámparas que se situaban en el patio de las mujeres.

Finalmente, nos encontramos con la Fiesta de la Dedicación (a mediados de nuestro diciembre, aproximadamente) que conmemoraba la restauración y rededicación del Templo realizada por Judas Macabeo. Durante esta fiesta era común leer los libros I y II de los Macabeos. Sólo comprendiendo la importancia del Templo podemos entender algunos de los datos que nos han llegado en el Nuevo Testamento y en otras fuentes. El primero es la aversión existente entre los judíos y los samaritanos. Estos, a los que no nos referiremos en esta obra por tener una importancia muy tangencial, pretendían ser seguidores de Moisés y consideraban el Pentateuco como revelación divina, con algunas variantes textuales. Esperaban a una especie de mesías conocido como "taheb", pero adoraban a Dios en otro santuario situado sobre el monte Gerizim.

Aquel estado de cosas era más que suficiente para indisponer entre si a ambos pueblos. Los judíos ni siquiera osaban pasar por Samaria en sus viajes a Jerusalén y los samaritanos no perdían ocasión, como pudimos ver en parte al estudiar el contexto histórico, para hostigarlos.

JESÚS Y EL TEMPLO
Mayor trascendencia aún tiene la actitud de Jesús y de sus discípulos hacia el Templo. Aunque tanto el uno como los otros participaron en sus actos principales, no dejaron de anunciar que los días del mismo estaban contados.

Tanto en Q como en los Cuatro Evangelios, Jesús anuncia que el Templo sería arrasado y es sabido que, una vez que tal hecho se produjo, los cristianos lo aprovecharon como argumento apologético contra los judíos.

No sólo eso. Si aceptamos como históricas las tradiciones contenidas en el Evangelio de Juan sobre las visitas de Jesús a Jerusalén podemos ver que éste tendió a presentarse como una alternativa sustitutoria de las festividades judías. No es de extrañar que en su proceso una de las acusaciones fuera la de amenazar con destruir el Templo, que constituía una tergiversación de sus enemigos, sin duda, pero con un poso referencial, y tampoco debería sorprendernos que el primer mártir cristiano, Esteban, fuera linchado bajo la misma acusación (Hechos 7).

Cuando se produjo la destrucción del Templo, si para el judaísmo significó una tremenda desolación además de un conjunto de problemas teológicos (vg: ¿cómo expiar los pecados si ya no existía donde?), para los primeros cristianos no fue sino una confirmación de su fe.

En el próximo artículo estudiaremos el Sanhedrín



Artículos anteriores de esta serie:
Los escribas
Los fariseos (1)
Los fariseos (2)
Los fariseos (3)
Los saduceos
Los esenios
Los zelotes
La secta de Qumran
Los `am-ha-aretz´
 10  Las instituciones judías y Jesús
 

 


3
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

isidora coyopai
22/09/2011
15:57 h
1
 
es muy bueno todo lo que dice
 

D. Zussy Lopez Paiz
09/09/2012
00:35 h
3
 
Gracias por ayudarme a entender un poco mejor las diferentes fiestas judias, es una informacion muy interesante, y en lo personal me ayuda mucho en mis clases de Escueka Dominical. Bendiciones :D
 

jose gonzales
25/04/2012
23:08 h
2
 
este contenido me parece muy rico para mi cocimiento, a proposito si pudiera darme un alcance de la fiesta que habla juan 12.20¿de cual fiesta esta hablando? gracias.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Las fiestas judías
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS
 
Thiago Holanda: 'Reencontro' con Jesús

Entrevista a Thiago Holanda sobre su fe, la alabanza en la iglesia y su album Reencontro (Reencuentro, 2015).

 
Alarma evangélica: Europa coarta libertad religiosa (J. Llenas)

Jaume Llenas, secretario general de la Alianza Evangélica Española, vocal de la Europea, abogado, analiza la libertad religiosa europea, que ha llevado a un encuentro de líderes evangélicos europeos.

 
La casilla religiosa en el IRPF (C. Vidal)

Una entrevista al historiador y escritor César Vidal sobre la presencia de una casilla en la declaración de la Renta en España que destina un porcentaje a la Iglesia católica, y que ha sido denegada a la Federación Evangélica (Ferede).

 
Alicia, Kafka y el sin/sentido de la vida (J. De Segovia)

Se cumplen 150 años de la genial obra "Alicia en el país de las maravillas". Un análisis del periodista y teólogo José de Segovia.

 
‘En busca de Jesús’, videojuego bíblico

Juan Pérez y Nicolás Aguirre explican su labor en el desarrollo de un videojuego para tablets y móviles.

 
Luz en el túnel del racismo: C. Vidal

Entrevista al escritor e historiador César Vidal sobre la reciente tragedia del asesinato de 9 cristianos evangélicos negros en la Iglesia Emanuel de Charleston (Carolina del Sur).

 
Julián Candón: técnica, arte y fe

Tras varios años trabajando en escenografía, Julián Candón lanza su carrera como actor, contándonos sobre sus proyectos y la forma en la que la fe impulsa su vida profesional.

 
Evangelizar, con "E" de Esther Rodríguez

Una entrevista a Esther Rodríguez. Directora de la Liga de Testamento de Bolsillo (LTB), fundadora de las Olimpiadas Evangélicas.

 
El 'Planeta Cuadrado' de Sal150 (Miguel & Rosa)

Entrevista a Miguel Lara y Rosa Burgueda, componentes de la banda musical Sal 150, sobre su CD "Planeta cuadrado"

 
Dios, Iglesia y sexo (Silvia Pérez)

Silvia Pérez, cristiana y sexóloga: "el sexo es una de las mejores cosas que ha creado Dios", pero en la iglesia hay un "silencio brutal" al respecto.

 
FOTOS
 
España oramos por ti, en fotos

Unas 12.000 personas participaron de la marcha y el festival posterior, donde la oración y la música fueron protagonistas.

 
VII Encuentro Adece, en fotos

Comunicadores evangélicos se reunieron en Madrid, del 8 al 10 de mayo, en el encuentro anual de Adece.

 
70 años del fin de la barbarie nazi

Millones de personas, la mayoría judíos, murieron en los campos de trabajo y exterminio. Pasó hace sólo 70 años en una Europa que no debe olvidar.

 
Festival de la Esperanza, en fotos

Unas 20.000 personas asistieron los días 1 y 2 de mayo al Festival de la Esperanza.

 
Premio Jorge Borrow 2015

En el VI Encuentro Cristiano de Literatura se dio entrega del premio Jorge Borrow de Difusión Bíblica a Stuart Park. Fotos: MGala.

 
VÍDEOS
 
Marcos Vidal: “Formar líderes por carácter, no por talentos”

El pastor y compositor Marcos Vidal es el primero en compartir en IDEAS, en relación al discipulado y la formación de líderes en la iglesia local.

 
‘Eu só quero estar’, Thiago Holanda

Alabanza con toques jazzísticos, la marca personal del artista brasileño, acompañado en este clásico por Coalo Zamorano.

 
‘A pesar de mí’, Alex Sampedro

“Tú no has juzgado mi pasado ni mi futuro”, canta Alex Sampedro en el estribillo de su nuevo sencillo.

 
“Tú-vivir-¿cómo?”

David y Estrella son sordos. Vemos cómo viven en familia, su experiencia en el barrio, y la importancia de la fe en su día a día.

 
Videoentrevista: Michael W. Smith

“Me emociona escuchar a la gente cantando tus canciones en sus propios idiomas”, dice el compositor de clásicos como ‘Agnus Dei’ o ‘Above All’.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.